Cine: Masters Of Menace / Amos del Camino Cine de moteros, una estupidez más.

En el cine de moteros, Master of Menace (aka Amos del Camino) es uno de esos bodrios perpetrados en los años 90 que no se sabe si se rodaron porque el director odiaba a la humanidad o porque era lo que tocaba. Humor burdo, moteros borrachos y drogotas (cómo no), e idiocia repartida en igualdad de proporciones ente todos los integrantes de la “obra”. El aliciente principal reside en ver a James Belushi, por aquello de que es hermano de John Belushi (The Blues Brothers). Una vez superada esta curiosidad, cuando su personaje muere, puedes dedicarte a otra cosa y cerrar la ventana en la que estés viendo la película.

Pertenece a ese género despreciable que es la comedia comercial norteamericana de principios de los años noventa que, según todo indica, no llegó a estrenarse en España. Por fortuna para los españoles de aquella época, que bastante teníamos con la comedia del solar patrio.

La trama. Un grupo de moteros malos-malotes, estos “maestros de la amenaza”, es juzgado por varios delitos y el juez les conmuta la pena de cárcel con la condición de que no abandonen el condado. Uno de los “hermanos” muere en un accidente con un dragstar en el transcurso de una fiesta y deciden ir a enterrarlo a Las Vegas. Para eso tienen que abandonar el condado sufriendo la constante persecución del fiscal, que es otro idiota como los policías, los moteros, los abogados, los extras y, en general, cualquiera que haya tenido algo que ver con semejante engendro.

Después de múltiples peripecias, a cual más absurda, no puedes más y avanzas la reproducción. Sigues avanzando otro poco y, cuando te quieres dar cuenta, la película ha terminado. Te alegras de no seguir perdiendo el tiempo con el cine de moteros.

Las motos de la pandilla son todas Harley Davidson, una de ellas con sidecar. Eletra Glide, Softail Custom y de propina, una Honda CR 500 R con un tipo vestido de blanco haciendo el mono en una escena corta.

Hale, aquí os os dejo la peli para que podáis insultarme por descubriros mierdas de este calibre. Ah, es en verisón original subtitulada con una traducción cercana al vómito.

 

Etiquetado con: ,

Deja un comentario