Cine: Fantasmas de la ruta.

Nuestro director de cine de cabecera, José Campusano, nos ha enviado el enlace para ver “Fantasmas de la Ruta”, otra película con aires de documental, peculiar y brutal. Cine Bruto, la productora de Campusano está especializada en contar la verdad sin medias tintas, sin actores de por medio que tengan que meterse en la piel de ningún personaje: los personajes son ellos mismos y sus vidas reales. No necesitan investigar en los bajos fondos bonaerenses para saber cómo se mueven, cómo piensan y como sueñan estos peculiares motociclistas porque lo único que tienen que hacer es ser ellos mismos y contarnos una parte de sus vidas. Esas vidas nos las relata otro motociclista más dirigiendo, con su visión real y brutal, a un elenco de actores que no son tales.

Al igual que hizo con Vikingo, Campusano nos trae una historia desprovista de artificios que nos permite asomarnos a universos paralelos de violencia impune. En esta serie de 13 capítulos Vikingo, con su particular idiosincrasia, se ve envuelto en el rapto de la novia de Mauro, otro motociclista del barrio. Las historias se superponen y circulan por caminos paralelos para cruzarse en cualquier punto, para entrechocar con estrépito. A la vez nos muestra el sórdido submundo de la trata de blancas y la prostitución en los sórdidos ambientes del extrarradio, muy lejos del glamour y más cerca de la realidad cotidiana.

Originalmente la serie duraba cinco horas y pico pero fue reconvertida en film y se quedó en 210 minutos en los que se mezclan “actores” con nula expresividad que recitan diálogos como si estuvieran leyendo con otros como Rubén Beltrán (Vikingo) que llena por si mismo cada plano. Otro producto de la factoría de verdades Campusano.

Premios

2013: Festival de Mar de Plata: Sección oficial largometrajes a concurso

 

 

 

Si no has tenido bastante con la película y aún te quedan ganas, no te pierdas el making-off para cotillear en los entresijos del barrio.

Etiquetado con:

Deja un comentario