Cine: Hell Angels on Wheels

ngeles_del_infierno_sobre_ruedas-767088327-largeNo se puede decir que el tiempo haya tratado muy bien a Hell Angels on Wheels, de Richard Bush. Los excesos visuales, en cuanto a secuencias larguísimas, imágenes en movimiento mareante y peleas que se alargan, aburridas, hasta lo indecible, nos retrotraen con el cine tópico de finales de los sesenta.

Pero Ángeles del Infierno Sobre Ruedas, que así llegó al mercado español, tiene otros atractivos que la hacen muy interesante. En primer lugar cabría destacar las motos. Abundan las Harley Davidson cortadas, “choperizadas”, que poco o nada tienen que ver con la moda generalizada que siguieron este tipo de motos, movidas como si fueran ligeras máquinas de enduro. Incluso con una de ellas se atreven a participar en una competición de hill-climb. Aquí podemos ver a dos BSA de la época, una A10 y una Firebird Scrambler, y una Royal Enfield Interceptor escalando la colina como histéricas.

En segundo lugar la Historia. Y lo escribo con mayúsculas porque las pandillas motoristas, los motoclubs violentos de los sesenta y los setenta, forman parte de la historia de los EE.UU y de su peculiar modo de ver el mundo. Después de haber leído a Sonny Barger (que también sale en la película haciendo de sí mismo) y a Hunter S. Thomson, entre otros libros dedicados a los Hells, el visionado de esta película viene a ser algo así como poner imágenes a los libros. Se suceden las peleas, el abuso de drogas, los líos con la policía y algo que Thompson dejó muy claro en Los Ángeles del Infierno, una extraña y terrible saga: las pandillas de moteros estaban formadas por tipos a los que no les importaba nada, desahuciados de la sociedad y desencantados con un sistema que no tenía nada que ofrecerles. Unidos por una visión del mundo pueril y simplista, este tipo de motoclubs se aferraron a un sistema organizativo casi militar del que muchos procedían, adoptando poses y modos. En este aspecto Jack Nicholson, el protagonista, lo deja muy claro en uno de los diálogos. “no tengo interés en participar en tu ejército privado” le dice al presidente de un capítulo, interpretado por Adam Roarke.

Llama la atención que se aleja bastante de los estereotipos marcados con posterioridad, en los años setenta, en los que los motoristas pandilleros eran retratados como retrasados mentales en los que su salvajismo competía con su idiocia. No es que en esta salgan muy bien parados pero, al menos, salva la situación Jack Nicholson, mucho más digno en su rol que en la archiconocida Easy Rider. Y eso que en esta que nos ocupa hacía uno de sus primeros papeles como protagonista.

El guión no es que sea nada especial, chico conoce a chica, la chica es la novia del mafioso, chico se enamora de chica… en fin, más de lo mismo. Pero esta película hay que verla como un documental porque refleja, a la perfección, aquellos primeros años de las bandas motorizadas. Aún quedaban lejos las condenas por tráfico de armas y de drogas y todo se centraba en motos, fiestas y vida disoluta.

Como curiosidad hay que apuntar que colaboraron en la filmación, además del propio Ralf “Sonny” Barger y unos cuantos miembro de los Ángeles del Infierno de los capítulos de California, Richmond y San Francisco. Sonny, en su libro Ángel de Infierno, hace referencia a este hecho, al igual de Hunter S. Thompson. Esto de salir en películas y estar todas las semanas en la prensa  trajo a Los Ángeles más problemas que ventajas pero de eso hablaremos en otra entrega.

Etiquetado con: , ,
5 Comentarios en “Cine: Hell Angels on Wheels
  1. Javier dice:

    Primera vez que tu página me dice que soy un malote por tener el bloqueador de anuncios activado. No me importa desactivarlo aquí, si es que te sirve para algo, pero tengo esa duda: ¿tú ganas algo por dejar cargar esos anuncios, si el visitante jamás hace click en ninguno de ellos?

    Genuina curiosidad…

    • jajaja… te has sentido culpable y antisolidario por no ver anuncios!! Yo también uso el Adblok, lo reconozco. Esto lo he puesto para ver si suben los ingresos por publicidad porque no me explico que, teniendo mil visitas diarias salga medio euro de publicidad… esto es una ruina. En efecto, si no hay clicks no hay remuneración. Antes, hace 10 o 15 años, la publicidad en banners daba unos dividendos aceptables para páginas con 1000 o 2000 visitas diarias pero desde hace mucho tiempo no se saca un duro. Supongo que todos estamos tan acostumbrados a los anuncios que ya no los vemos.
      Con el aviso este de Adblok he visto que no hay más de un 15%, tirando muy por lo alto, de gente que lo use así que, si no hay ingresos por publi no es culpa del bloqueador.

      • Javier dice:

        No te creas, no, que lo de sentirme “culpable” por bloquear anuncios lo llevo la mar de bien… 😉 No me importa hacerlo en páginas que aprecio, como la tuya, y de hecho ya lo he desactivado, pero a lo que iba es que si uno tiene por costumbre no clickear jamás en los anuncios, en realidad nadie gana una mierda: yo tengo una página más lenta de cargar, que formalmente consume más datos, y tú sigues sin comerte un colín, si yo no hago click.

        Lo que me sorprende es que según tus estadísticas no haya más de un 15% de gente usándolo… Vamos, más de 15 años puedo llevar yo con el bloqueador puesto y rara es la vez que veo un anuncio en ningún sitio (Últimamente, y por cierto, estoy usando uBlock Origin, que es igual de efectivo y significativamente más ágil en la carga de páginas, te lo recomiendo).

        En fin, que la cabra es tuya y… pero vamos, que yo creo que para una página como la que tienes, lo de las pegatas y las camisetas es mucho más elegante y agradecido, además de infinitamente más rentable… 😉

        Sea como fuere, dejo mi uBlock desactivado, y aprovecho para darte la enhorabuena por un podcast con el que me has hecho pasar muy buenos ratos, Roberto.

        Un abrazo

        • Voy a ponerte un like 🙂
          No creas que no me planteé quitar los banners porque son, lo reconozco, una marranez, pero los que tengo en mi artículo estrella “como ver gratis MotoGP” me da para hacer unos kilómetros. Eso sí, necesita muchas visualizacines diarias.

          • Javier dice:

            Te tomo el “like”, y además me callo, si es que estás conseguiendo que alguna página te dé para hacer kilómetros (No aclaras si son para ir a por el pan o más lejos… :P).

            Pero eso no quita para que siga pensando que existen herramientas mejores en la red para que alguien que haya conseguido lo que tú ya has conseguido, saque mucho mejor tajada que las pipas sin sal que te puedan llegar a dar los banners… 😉

1 Pings/Trackbacks para "Cine: Hell Angels on Wheels"
  1. […] Cine: Hell Angels on Wheels Seis rutas sobrevaloradas Empresas de viajes y viajes de empresas Nueva app: Mapas de España IGN Cómo hacer unas camisetas Home » Blog » 25 míticas películas de motos que tendrías que ver […]

Deja un comentario