Nada es casualidad Caminos que se cruzan y personas que reaparecen.

Josef Lackhove me lo encontré en Khardungla, el puerto de montaña más alto del mundo. Lo saludé con un ligero movimiento de cabeza y con una absoluta falta de interés. Yo no había ido hasta los Himalayas para intercambiar opiniones con un alemán que viaja en moto. Como tampoco había ido allí para saludar a su acompañante español, Carlos, un tipo de Madrid que viajaba en Yamaha Teneré. Ya éramos más que suficientes españoles viajando con India en Moto como para establecer más relaciones entre nacionales. Un “hola” bastante lacónico y un “hasta luego” igual de anodino. Tampoco ellos tenían mucho interés en nosotros, la verdad.

Pasados unos meses de aquel viaje, alguien me habló de un madrileño que estaba aquellos días por Malasia y que había atravesado Birmania hacía pocos días. Como atravesar Myanmar no es algo que haga mucha gente, sobre todo porque la frontera estuvo cerrada al turismo motorizado e independiente durante años, me pareció que podríamos tener una buena charla para Viajo en Moto. Además, los rumores de un nuevo cierre de fronteras eran cada vez más insistentes y probablemente sería uno de los últimos en pasar por el país con su propia moto. A pesar de que Carlos huye de todo lo mediático y ni siquiera tiene un blog donde publicar sus viajes, que son muchos, le gustó el formato del programa y accedió a charlar conmigo.

La conversación resultó ser muy amena y, mientras me iba relatando su viaje, fue llegando a lugares comunes. El Norte de la India, los Himalayas, Leh… Khardungla. Espera– le dije -.Yo estuve en ese puerto tan alto en septiembre. Sí, Carlos era el español que acompañaba a Josef y habíamos coincidido en los Himalayas indios. Buscamos fotos y fechas y, en efecto, los dos habíamos estado allí arriba el mismo día y a la misma hora. Nos quedamos sorprendidos por la casualidad y resultó una situación bastante hilarante.

Pero hoy, meses después de la entrevista, he vuelto a ver su moto. Esta vez en la invitación que Bernd Tesch me enviaba desde Alemania para acudir a la 59.Tesch-Travel-Treffen für Motorrad-Reisende, una reunión que lleva celebrándose desde hace 40 años en el Norte de Alemania. Con ella venía una foto de Josef Lackhove en la que se veía claramente la Yamaha de Carlos. Y agudizando un poco más la vista, en segundo plano, estaba la Royal Enfield de Raúl Sanz, el de India en Moto.

Si no fuera porque, ni Josef, ni Carlos, ni la Travel Treffen son famosos la cosa no tendría más enjundia que una mera casualidad. Pero precisamente por no ser muy mediáticos, al menos en el ámbito que yo me muevo, esta coincidencia tiene un sabor mucho más dulce.

Ahora solo resta extraer conclusiones más o menos trascendentales, hablar del destino o de las señales divinas y decir que las casualidades no existen.

Este es Josef, celebrando su llegada al Khardungla.

 

y esta es la ruta de Josef, un viaje mayúsculo por sitios bastante inusuales.

 

Publicado en Blog, India 2016 Etiquetado con: , ,
Un comentario en “Nada es casualidad Caminos que se cruzan y personas que reaparecen.
  1. juanjo1970 dice:

    Si es que el mundo es un pañuelo. Hay algún moco en él pero para eso sabemos esquivarlo.
    V´ss
    Juanjo Nieto

Deja un comentario