Mes: agosto 2014

Consejos para publicar un libro de viajes en moto.

(no para escribirlo)

Impresión Bajo Demanda

 Ya se habó en esta página algunas veces de la manía que le da a todo viajero que se precie de tal de escribir un libro al terminar un viaje de cierta entidad. Necesitamos contar cosas, hacer partícipes a los demás de nuestras experiencias, soltarle al mundo todo lo que llevamos dentro. Después de un viaje iniciático nos sentimos tan únicos y especiales que se apodera de nosotros una necesidad imperiosa de largar prosa al primero que pase.

Y se escriben libros de viajes.

librosNo voy a insistir hoy en aquello de los libros prescindibles ni en que habría que cortarle las manos a algún escritor porque, por mor de la libertad individual, cada uno puede escribir lo que le plazca y como le plazca (luego tendremos la misma libertad para poner la obra a parir, ojo). Hoy, de lo que se trata es, precisamente, de todo lo contrario: mostrar a los protoescritores el camino para que vean su obra publicada y animar a los que están dudando si escribir un libro o no, a que lo hagan. ¿Que te has ido a correr aventuras a Valdeolmos? Pues libro que te crió. ¿Que tuviste un ataque de intrepidez en tu viaje a las Tres Mil Viviendas? Libro que te crió. Nadie quede sin escribir en el país donde hay más escritores que lectores.

¿En qué consiste la impresión bajo demanda?

Pues ni más ni menos que en imprimir sólo los libros que se piden en cada momento. No es necesario hacer una edición con una tirada mínima ni esperar a que una editorial se decida a publicar nuestra obra.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Se escribe el libro
  • Se envía a la empresa ya maquetado (portadas, fotos, tipografía, etc)
    • La empresa puede hacer :
      • Corrección de estilo
      • Corrección ortográfica
      • Diseños
      • Sugerencias
      • Apoyo
      • Tramitaciónn del ISBN
      • Incluso pueden escribir el libro con tu idea o líneas maestras y publicarlo con tu nombre (lo que se llama “un negro” de toda la vida)
      • Etc.
  • Se prepara la edición pactada. (tamaños, encuadernación, calidades…)
  • Se distribuye a través de uno de estos canales: 
    • Por la empresa que te mete en sus catálogos, en su web de ventas, te lo distribuye en librerías, en Amazon, etc. 
    • Por el autor que puede vender, a comisión, en la web de la empresa editora, hacer venta directa, patearse librerías, ir a concentraciones de motos, dar charlas… 
  • Tipos de producto final
    • Libro electrónico (posibilidad de meter enlaces)
      • PDF, formato LIT, CDR, versiones para Paml, eBook´s etc
    • Libro tradicional

Los tiempos de edición hasta que el libro está listo no superan las tres semanas y la impresión se realiza con potentes impresoras láser. La calidad final es la de un libro normal de cualquier editorial tradicional.

Se pueden hacer tiradas grandes o ejemplar por ejemplar. Los costes de impresión comienzan a bajar a partir de 10 ejemplares. No es recomendable hacer menos.

Los precios varían según la tirada. Una tirada de más de 10 y con libro sencillo con unas pocas páginas comienza a partir de los 3 euros más IVA.

Las ventajas de la impresión bajo demanda

Se pueden invertir los pasos tradicionales a la hora de publicar, es decir en lugar de imprimir y distribuir podemos primero distribuir y luego imprimir. Se edita el libro (con sus correcciones, sus fotos, su tipografía), se apalabran las ventas, se entregan ejemplares de prueba, etc. Y luego se imprime para la venta

No es necesario mantener ejemplares en stock ni llenar el pasillo de casa con un montón de cajas de libros para distribuir.

Se pueden hacer tiradas de sondeo para ver cómo funciona nuestra obra. Podemos enviar u nejemplar a alguna página especializada el críticas de libros de viajes en motocicleta, por ejemplo, y ver cómo responden los expertos.

Los ejemplares no se pueden enviar a saldos en grandes almacenes, como  le pasó a “El Zen y el Arte del Mantenimiento de la Motocicleta” que anduvo por las estanterías de Mercadona dando tumbosen una humillante peregrinación. Son tiradas pequeñas y no corren ese riesgo

Los plazos de entrega, una vez editado, son muy cortos y no tenemos que esperar meses antes de ver nuestro libro en la calle.

No hay devoluciones, gastos de almacenaje, inventarios, etc. y la obra se puede actualizar, corregir, ampliar o rediseñar, si fuera necesario. En las autoediciones siempre se cuela alguna falta de ortografía, algún error que ha pasado desapercibido. En cuanto el primer lector lo detecte podemos corregir sobre la marcha y seguir vendiendo.

Los derechos de explotación revierten en el autor, hasta un 80% en comparación con el 10 o el 20% de las editoriales. Y siempre tienes el control de tu obra.

Posibilidad de personalizar ejemplares por ejemplo con dedicatorias, ejemplares patrocinados, editados para u evento en concreto… lo que se te ocurra.

Desaparecen conceptos como tirada o primera edición

 

Inconvenientes

La piratería directa en ediciones grandes. Te pueden copiar el ibro entero mucho más fácil con la edición a demanda.

En PDF o libro electrónico es aún más fácil

 

¿Para quién es útil?

Para tiradas de menos de 1000 ejemplares, que son casi todas las de los viajeros en moto.

Ediciones de prueba, para presentar a concursos, para mostrar a modo de galeradas, etc.

Recuperación de descatalogados o agotados con poca pero constante demanda.

Ediciones “de vanidad”, autores que buscan la satisfacción personal de ver su obla publicada.

Libros en permanente actualización, manuales, guías, anuarios.

 

 Nos vemos en la entega de los Nobel.

 

 

Aspectos legales del acceso motorizado al medio natural

Motos de los ForestalesLa Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes, sustituyó a la antigua Ley de Montes del 53 y también derogó la Ley 81/68 de Incendios Forestales y es la norma básica que más ha dado que hablar a los usuarios de motos, quad y todo terreno en los últimos años. La antigua Ley de Montes no regulaba expresamente la circulación de vehículos por el monte, competencia de las comunidades autónomas, aunque establecía la posibilidad de restringir o prohibir la circulación de vehículos y personas por algunas zonas si el alto riesgo de incendios forestales así lo aconsejara. A raíz de la modificación de la Ley las cosas, al menos desde el punto de vista estrictamente legal, han dado un giro importante que, a fecha de hoy, y después del desconcierto por la falta de información, hay disparidad de criterios en su aplicación. Con la modificación de la Ley se introdujo, de forma definitiva, un concepto nuevo para la circulación de vehículos por el monte al señalar en uno de sus artículos que “la circulación de vehículos a motor por pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras quedará limitada a las servidumbres de paso que hubiera lugar, la gestión agroforestal y las labores de vigilancia y extinción de las Administraciones Públicas competentes. Excepcionalmente, podrá autorizarse por la Administración Forestal el tránsito abierto motorizado cuando se compruebe la adecuación del vial, la correcta señalización del acceso, la aceptación por los titulares, la asunción del mantenimiento y de la responsabilidad civil” Se limita, por lo tanto, si hacemos una interpretación estricta, la circulación de vehículos a las pistas forestales que tengan servidumbre de paso. Pero, aún siendo deseable, la Administración no concreta lo que es una “pista forestal” y tampoco ahonda en el término “servidumbre de paso”, quedando fuera de una definición meridiana también, el concepto de “red de carreteras”.

¿cómo se diferencia una pista forestal de un camino rural, un camino vecinal o una carretera sin asfaltar?

Malamente se podrá comenzar a aplicar la legislación si no tenemos claros los conceptos que se regulan. Por poner un ejemplo: ¿cómo se diferencia una pista forestal de un camino rural, un camino vecinal o una carretera sin asfaltar? Éste no es asunto baladí pues es el primer asunto que hay que tener claro para la aplicación de esta normativa. Algunos ayuntamientos tienen su propia regulación sobre caminos, estableciendo una serie de categorías con sus correspondientes usos y restricciones. Aquí podemos encontrar definiciones y glosarios pero, ¿qué ocurre cuando, como en la mayoría de los casos, no es así? Tan sólo algunas CC.AA. han definido en su legislación lo que es un pista forestal pero no parece lógico el acudir a normas autonómicas o locales para la aplicación de una ley de carácter estatal. En cuanto al segundo punto, “las servidumbre de paso que hubiera lugar”, acudimos directamente al Código Civil, que es donde se regulan y se describen las servidumbres. Éste nos da una serie de normas al respecto y nos desglosa los distintos tipos de servidumbre que existen. Para no ahondar en demasía en el tema diremos que las servidumbres pueden ser continuas, (uso constante), y discontinuas, (uso inconstante). Desde el punto de vista de su apariencia pueden ser aparentes o no aparentes, es decir, o se ve o no se ve. Hay dos formas de adquirir servidumbre sobre una finca: – que se establezca por Ley – por la voluntad del propietario Se denominan servidumbres legales y servidumbres voluntarias.

Los caminos públicos son bienes de dominio público que han gozado siempre de derecho y servidumbre de paso, salvo legislación específica, (zonas protegidas, vías pecuarias, etc.). La propia Administración forestal, cuando redacta un proyecto de actuación en el monte, (repoblaciones, tratamientos selvícolas, etc.), en el apartado correspondiente a “cargas y limitaciones”, dentro del epígrafe “Situación Legal” suele señalar, si el monte no está sujeto a ninguna servidumbre específica, un texto genérico que, más o menos, viene a decir que en la zona donde se van a a efectuar los trabajos “no existen ocupaciones, cargas o servidumbre”, añadiendo a renglón seguido “exceptuando las correspondientes a los caminos públicos”. Es decir que es la propia administración forestal, a través de la consejería del ramo, la que reconoce de forma pública y oficial que los caminos públicos gozan de servidumbre de paso.

la propia administración forestal reconoce que los caminos públicos gozan de servidumbre de paso

IMG_0437Por último, y para seguir acotando interpretaciones de la Ley, acudimos al Ministerio de Fomento en busca de una explicación o aclaración somera sobre las “red de carreteras”. La respuesta de este organismo es que, si queremos saber si un vial pertenece o no a la red de carreteras debemos de acudir a las Administraciones que tienen su gestión. Es decir, para saber a qué grupo legal pertenece tal o cual pista forestal, camino rural o camino vecinal primero debemos saber qué administración tiene su gestión y luego preguntarles si dicho vial está incluído en alguna red de carreteras local o regional. Todo esto que parece absurdo, en realidad lo es sin ningún género de dudas. La interpretación de la Ley queda en manos, únicamente, de los servicios jurídicos de la consejería correspondiente, en ausencia, como he mencionado, de legislación específica de acceso motorizado al medio natural. Los usuarios, los sufridos administrados se encuentran con que no saben si la actividad que realizan es legal o no y los encargados de aplicar la legislación en el campo tienen dos opciones: inhibirse y mirar para otro lado o denunciar a los usuarios a discrección, con una dudosa base legal y sin la completa seguridad de si lo que están haciendo luego será respaldado por su consejería. La opción más común por parte de la Adminstración ha sido la de mirarse unos a otros con cara de circunstancias y, ante las reiteradas solicitudes de aclaración por parte de los agentes forestales y usuarios, han dado la callada por respuesta sin que nadie sepa muy bien qué decir. Como resultado obtenemos que con la promulgación de esta Ley no se contentó ni a los grupos conservacionistas que venían demandando una normativa en este sentido, ni a los usuarios del mundo del motor, (quads, motos, 4×4…), que vieron la Ley de Montes como un ataque frontal a su actividad sin que quepa ninguna alternativa.

Hasta aquí la interpretación que yo le doy al asunto. Pero mi amigo J.L. Felgueroso, abogado, tiene una interpretación que quizá sea más adecuda, sobre todo en lo tocante a las servidumbres de paso:

Partimos del artículo 54 bis de la Ley 43/2003, de 21 de marzo, de Montes:



1. El acceso público a los montes podrá ser objeto de regulación por las Administraciones Públicas competentes.

2. La circulación con vehículos amotor por pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras quedará limitada a las servidumbres de paso que hubiera lugar, la gestión agroforestal y las labores de vigilancia y extinción de las Administraciones Públicas competentes. Excepcionalmente, podrá autorizarse por la Administración Forestal el tránsito abierto motorizado cuando se compruebe la adecuación del vial, la correcta señalización del acceso, la aceptación por los titulares, la asunción del mantenimiento y de la responsabilidad civil.

3. El acceso de personas ajenas a la vigilancia, extinción y gestión podrá limitarse en las zonas de alto riesgo previstas en el artículo cuando el riesgo de incendio así lo aconseje, haciéndose público este extremo de forma fehaciente



Primer problema: el acceso público a los montes podrá ser objeto de regulación por las Administraciones Públicas competentes. Según los art. 7 a 9 de la Ley tienen competencias desde la Administración General del Estado a los Ayuntamientos, con lo que nos encontramos con una maraña legislativa y cualquier opinión de tipo genérico debe quedar supeditada a la existencia de regulaciones locales.

Segundo problema: el que apuntas en el artículo ¿que es una pista forestal? El art. 6, que contiene las definiciones, no dice nada al respecto. Pero nos define “forestal”: todo aquello relativo a los montes. Debemos ir al art, 5, “concepto de monte”:

1. A los efectos de esta Ley, se entiende por monte todo terreno en el que vegetan especies forestales arbóreas, arbustivas, de matorral o herbáceas, sea espontáneamente o procedan de siembra o plantación, que cumplan o puedan cumplir funciones ambientales, protectoras, productoras, culturales, paisajísticas o recreativas.
Tienen también la consideración de monte: a) Los terrenos yermos, roquedos y arenales .
b) Las construcciones e infraestructuras destinadas al servicio del monte en el que se ubican. c) Los terrenos agrícolas abandonados que cumplan las condiciones y plazos que determine la Comunidad Autónoma, y siempre que hayan adquirido signos inequívocos de su estado forestal d) Todo terreno que, sin reunir las características descritas anteriormente, se adscriba a la finalidad de ser repoblado o transformado al uso forestal, de conformidad con la normativa aplicable. e) Los enclaves forestales en terrenos agrícolas con la superficie mínima determinada por la Comunidad Autónoma.

2. No tienen la consideración de monte: a) Los terrenos dedicados al cultivo agrícola. b) Los terrenos urbanos y aquellos otros que excluya la Comunidad Autónoma en su normativa forestal y urbanística.

3. Las Comunidades Autónomas, de acuerdo con las características de su territorio, podrán determinar la dimensión de la unidad administrativa mínima que será considerada monte a los efectos de la aplicación de esta Ley. 

Por lo tanto, podría defenderse que una pista que lleve a una finca agrícola, aunque esté en el monte, no es pista forestal. En Asturias, los terrenos dedicados a pradería ¿son fincas agrícolas? Si “vegetan”, como dice el art. 5,.no; en otro caso, sí.

Moto forestalesCentrándonos en el tema de las servidumbres de paso, si vamos al Código Civil hay varios tipos de servidumbres: 1) Las servidumbres legales. Hay varias servidumbres legales de paso: riberas de los ríos, saca de agua y abrevadero, finca enclavada, cañada, cordel, vereda, descansadero y majada. Cada una tiene su regulación específica. Unas tienen por objeto la utilidad pública y sus beneficiarios son indeterminados, pero solo se pueden utilizar para el uso previsto. Por ejemplo, la de ribera de río. Otras se establecen en beneficio de particulares. En este caso solo puede usarla el beneficiario. Por ejemplo, la de finca encalvada. Algunas incluirían el paso de vehículo pero otras no, pero solo para el uso previsto o los beneficiarios de esa servidumbre en concreto. El resto los usuarios no. 2) Las servidumbres voluntarias. Este tipo de servidumbres solo existen entre fincas. Las servidumbre de paso de este tipo se limitan a dar paso a una finca sobre otras fincas ajenas. El único beneficiario que puede utilizarla es el titular de la finca dominante. 

Es muy habitual en Asturias, como consecuencia del minifundismo, la existencia de caminos de servicio o caminos servideros. Son caminos originariamente trazados sobre fincas privadas para dar servicio a otras fincas, como consecuencia de sucesivas divisiones de fincas y herencias. En muchos casos este origen privado se ha desvanecido y hoy son caminos abiertos. A pesar de su apariencia de camino público, son verdaderas fincas privadas gravadas con una servidumbre de paso a favor de determinadas fincas exclusivamente. Son habitual origen de conflictos sobre su titularidad. 3) Las servidumbres personales. Son las establecidas a favor de una persona o una comunidad. El Código Civil cita la de pastos y leñas. Pero en virtud del principio de libertad de pactos se han reconocido otras como el derecho de caza o el de labranza. 

Pero como en los casos anteriores, estas servidumbres recaen sobre fincas determinadas y su uso está limitado por el objeto del servidumbre y a favor de sus beneficiarios.

El Código Civil no nos habla del derecho de paso a favor de todo el mundo ni de cualquier uso.



¿Cabe una servidumbre de paso a favor de una comunidad? Si. Pero a favor de una comunidad determinada y para un uso determinado. Por ejemplo, el derecho de un pueblo a pasar por una finca para ir a la romería de San Roque. Incluso a pasar todo el pueblo por una finca sin restricción.

Esto es lo que regula el Código Civil. Pero lo que tu planteas va más allá.* El Código Civil solo habla de servidumbres personales a favor de una o más persona o una comunidad. No nos habla del derecho de paso a favor de todo el mundo ni de cualquier uso. 

Una persona, o 500, pueden adquirir un derecho de paso sobre una finca por el uso continuo del mismo. Pero no adquieren a favor de otras personas. Por otra parte, es el uso el que configura el derecho. El paso durante 20 años andando confiere el derecho a pasar andando, pero no en vehículo. En el articulo hablas de la adquisición servidumbres sobre caminos públicos. Deben distinguirse dos tipos de bienes. 

Sobre los bienes patrimoniales de la Administración pueden adquirirse derechos de servidumbre. Dentro de una finca patrimonial de la Administración puede haber un camino y puede adquirirse una servidumbre de paso. Pero con las limitaciones antes referidas: solo a favor de personas determinadas y para usos concretos .

Sobre los bienes de derecho público, entre ellos los caminos de uso público, no pueden adquirirse derechos de servidumbre. Por lo tanto, no podemos hablar de servidumbres sobre caminos públicos.

A la vista de lo expuesto, cabe la siguiente interpretación del art. 54 de la Ley de Montes.



- El artículo habla de “pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras”. Por la tanto puede haber:

a) red de carreteras, termino impreciso.

b) caminos o pistas situadas fuera de la red de carreteras que no son forestales; por ejemplo, las que sirven a fincas agrícolas y

c) pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras. Las pistas forestales pueden ser privadas, patrimoniales de la administración o públicas.


- Sobre las pistas forestales privadas y patrimoniales de la administración pueden adquirirse servidumbres de paso y su uso debe respetarse. Pero la servidumbre tendrá beneficiarios y usos concretos

.
- Sobre las pistas forestales sobre bienes de dominio publico, como los caminos de uso publico, no se pueden adquirir servidumbres. Pueden existir algunas servidumbres legales. En este caso, deben ser respetadas, pero solo a las personas concretas beneficiarias de las mismas y para su objeto específico.


- La ley al usar el término “servidumbre” parece reconocer otro tipo de derechos de paso que no son realmente servidumbres. Se trataría de paso a fincas “enclavadas” por la restricción de accesos que plantea: por ejemplo casas. No puede calificarse propiamente como una servidumbre, sino como una autorización singular de paso.

* J.L. Felgueroso se refiere a una teoría mía que no se ha incluído en el texto para no crear confusión.

Te ha gustado el artículo? Compártelo, escribimos para eso. Y recuerda citar la fuente.

Qué ver en Turquía

Mucha gente llega a esta página buscando información sobre Turquía, no solo para viajar hasta allí en moto sino con la intención de averiguar qué atractivos tiene este país.

Nosotros antes de enfilar nuestras motos hacia Turquía hicimos lo mismo: buscamos según nuestras preferencias, seleccionamos y, por fin, pusimos las ruedas delanteras de nuestras motos rumbo hacia el Este.

Pero, ¿qué tiene Turquía que ofrecer al viajero? Infinitamente más de lo que nos podemos imaginar. En primer lugar, y destacando por encima de cualquier otra cualidad, su gente. La amabilidad de los turcos y su hospitalidad no tienen parangón, no resulta comparable a ningún otro país que conozca. Allá donde te encuentres siempre encontrarás a alguien dispuesto a ayudarte si lo necesitas, dispuesto a darte un poco de conversación y, por supuesto, dispuesto a compartir un té con tranquilidad. Ese es, para mi, el mayor atractivo de Turquía.

Además hay enclaves que, debido a su emblemático interés, no deben dejar de visitarse en un viaje a Turquía. Vamos a hacer un repaso somero por alguno de ellos.

Estambul.

Chicas en EstambulNosotros dispusimos de poco tiempo para visitar la ciudad y no llegamos a recorrer todos los lugares de interés, quizá con el deseo inconsciente de volver pronto. El Museo Santa Sofia, La Mezquita Azul, El Gran Bazar y el Hipodromo Antiguo, El Palacio Topkapi son puntos a visitar de forma obligada. Un paseo por el Cuerno de Oro y el Puente Gálata finalizando con una cena que incluya testi kebab podría ser el remate perfecto de una jornada mágina en la ciudad.

Capadocia

Ciudad subterránea en CapadociaCreo que Capadocia fue uno de los lugares que más nos impresionó por su peculiar geología. Torres cónicas que se yerguen por todas partes, casas e iglesias excavadas en la roca, paisajes lunares… todo tiene un aire sobrenatural que no deja al viajero indiferente. Lugares extraños y sobrecogedores como la ciudad subterránea de Kaymakli o las casas de Cavusin bien merecen una visita para dejarse asombrar por las soluciones arquitectónicas más sorprendentes.

Pamukkale

PPamukkaleamukkale es de esos sitios que, en ocasiones, ves en las revistas de viajes y te dices “algún día tengo que visitar eso”. Pertenece al reducido elenco de lugares únicos en el mundo por sus características especiales. Solo en Yellowstone, en Hungría y en China podemos encontrar formaciones similares a esta, aunque no tan espectaculares. Las fuentes termales de la parte superior, contienen grandes cantidades de calcio y bicarbonato de la creta, que precipitan de modo que parece una cascada de algodón que se haya congelado en el tiempo. Acceder, descalzo, por estas piscinas naturales es algo verdaderamente irrepetible.

Éfeso

Condensar la historia de Éfeso en unas pocas frases resulta imposible. Esta ciudad jónica fue uno de los centros culturales, religiosos y comercialesen la época antigua. Entre sus ruinas, destaca de manera importante la fachada de la Biblioteca de Celso con sus dos pisos que se leantan hacia el cielo.

Nosotros invertimos un total de 19 días para llegar a Turquía y hacer todo el recorrido en moto. Esto, como es natural tiene la ventaja de poder viajar a tu aire, de poder pernoctar donde quieras y no depender más que de uno mismo. Pero comprendo que no todo el mundo puede disponer de tantos días para dedicarlos a un viaje de estas características. Incluso quien no se anime a llegar tan lejos con la moto. En ese caso se puede optar por contratar un circuito que nos lleve por los lugares más destacados de Turquía. En Pride Viajes, estambul turismo, encontrarás varias opciones para hacer un tour por todos estos lugares y la oferta perfecta para conocer Turquia en 10 dias, con guías locales que hablan español y que conocen perfectamente la zona.

La solución al calor en moto

ventzPara la mayoría de los motoristas, al menos para un porcentaje importante, resulta difícil disponer de una cazadora de verano, con sus sistemas de ventilación y una buena de invierno que nos aísle del frío. Más bien, lo que tenemos es una de invierno a la que le extraemos los forros cuando llega el verano. Además, los que vivimos por el Norte nos pasamos una parte importante del año con frío y el tiempo restante en eso que llamamos “ahora hace frío, ahora refresca y ahora llueve”, no necesariamente en este orden.

Cuando el calor aprieta y nos pilla con nuestra chaqueta de invierno desprovista de forros, no sabemos qué hacer para conseguir refrescarnos un poco. Probamos a abrir la cremallera y el flaneo de las tapetas y los golpes de la prenda contra el casco nos vuelven tarumbas y nos desconcentran de la conducción. Abrimos un poco las cremalleras de las mangas y una exigua corriente de aire parece penetrar en ellas pero enseguida vuelve a su posición habitual, es decir, cerrada. Además, como ya me ocurrió una vez, se corre el riesgo de que una avispa u otro bicho ponzoñoso se cuele dentro.

En el interior de la chaqueta se queda una capa de aire caliente que nos acompaña durante todo el viaje y que hace que éste sea un engorro. Si además llevamos una cazadora negra este efecto se multiplica de forma indeseable. Nos invade la fatiga y pronto estamos hartos de moto y de calor.

Yo he probado este verano un invento que viene a solucionar, por lo menos en parte, esta falta de refrigeración. Se trata del dispositivo Ventz, un invento sencillo pero muy efectivo. Son dos piezas de plástico huecas que se introducen en las aberturas de las mangas y que derivan una corriente de aire hacia el interior de las mismas. Esto, además de crear una corriente de succión en el interior de la chaqueta por el llamado “efecto Bernoulli”, hace que el sudor se evapore más deprisa provocando una reducción de la temperatura corporal. El principio en el que se basa es la reposición constante del aire del interior, eliminando el aire caliente y reponiéndolo con el aire más frío del exterior.

Con este sencillo sistema se consigue bajar la temperatura hasta un 25% y la conducción resulta mucho más agradable.

Se me ocurre que, combinar el Ventz con otras prendas de refrigeración que se basan en la evaporación del agua que contienen sus polímeros podría ser la solución definitiva para dejar de pasar calor en la moto. O, ya puestos a innovar, ¿por qué no fabricar una cazadora que lleve incorporado este sistema en las mangas u otras zonas?

El Ventz está construído en plástico irrompible y en goma de tacto muy agradable. Se coloca de forma sencilla en las mangas y puede guardarse fácilmente en cualquier recoveco de la moto.

Cuando vi este aparato en una review de una página de moto me quedé sorprendido por la sencillez del invento y desde que tengo el Ventz lo llevo siempre en la maleta de la moto cada vez que salgo de viaje, sobre todo si voy a abandonar las frescas estribaciones de la Cordillera Cantábrica.

Si quieres saber más sobre este dispositivo o comprarlo puedes visitar www.ventz-range.com. En España ya hay distribuidos desde hace unos meses: www.motorvista.es

 

Cine: Yo compré una moto vampiro

TITULO ORIGINAL I Bought a Vampire Motorcycle
AÑO 1990
NACIONALIDAD Reino Unido
DIRECTOR Dirk Campbell
GUIÓN Mycal Miller, John Wolskel
MÚSICA Dean Friedmans
FOTOGRAFÍA Tom Ingle
REPARTO Neil Morrissey, Amanda Noar, Michael Elphick, Anthony Daniels, Andrew Powell, George Rossi, Daniel Peacock, Midge Taylor, David Daker, Burt Kwouk, Brendan Donnison

 

Yo compré una moto vampiroLo mejor que se puede decir de la película “Yo compré una moto vampiro” es que resulta… perturbadora. Una gamberrada cuyo mayor mérito hacer que una motocicleta pueda tener alguna calidad interpretativa más allá del estar o de ser ella misma. Aunque, pensándolo bien, quizá la interpretación de la moto destaque, por su calidad, por encima de unos actores mediocres, agarrotados y malos hasta la extenuación.

La película es del año 1990 aunque, debido a su ínfimo presupuesto, sigue los cánones estéticos y formales de una mala serie B de los setenta. Y lo mismo ocurre con los efectos especiales, por llamarles de algún modo.

El guión tampoco va muy allá. En una rápida sinopsis podríamos decir que el espíritu vampiro de un diablo se apodera de la moto cuando el motorista que lo está invocando es asesinado por unos Ángeles del Infierno (o parecida cosa). Fin de lo gordo del guión. A partir de aquí el resto de la película es una serie de huidas, sangre, asesinatos intuidos y un sin fin de estúpidas peripecias salpicadas por el pésimo trabajo de todos y cada uno de los actores.

La moto, una Norton Commando de los años 70 (por el arranque a patada), fue sometida a una remodelación un tanto indigna que, más que aterrar, da un poco de lástima.

Como detalles a destacar sobre esta grandísima obra señalar que el doblaje desaparece durante el exorcismo para regresar luego al rancio castellano patrio, no sé porque los dobladores han creído más oportuno que disfrutáramos de la versión original durante unos minutos o porque se cansaron de decir idioteces y se fueron a tomar el café. Sea como fuere, se agradece. Además hay otras joyas por ahí repartidas como dedos de látex amputados, miembros cortados y heridas sangrantes. Normal, habida cuenta de que La mayoría de las motos corren con gasolina, esta corre con sangre…

A destacar también el ñordo, zurullo o cagallón parlante. Sin parangón.

Se recomienda su visionado con cerveza o cualquier otra bebida alcohólica, algún psicotrópico y ganas de pasártelo bien con esta obra gamberra e irreverente de imposible clasificación.

 Os dejo el trailer que es mucho mejor que la película

Y unas cuantas imágenes de propina que la peli se lo merece.

PD.: Creo que lo más aterrador es la banda sonora.

Suleiman Trail 3. Vídeo del viaje a Turquía.

Poco a poco van saliendo los vídeos del viaje a Turquia que realizamos Álex y yo en el mes de junio. Ya han pasado varias semanas y uno no sabe si realmente el viaje sucedió o solo fue producto de la imaginación. Menos mal que hemos grabado algo…

 

Frustrantes viajes a ninguna parte.

Suzuki vStrom 650 DL¿Cuántos de vosotros no habéis deseado, aunque sólo sea una vez, dejarlo todo y coger la moto? ¿Cuántos no habéis imaginado un reflejo de vosotros mismos rodando sin destino por carreteras de países ignotos?

El poderoso atractivo de la aventura unido al inconformismo inherente al ser humano nos sume, a veces, en un estado de perpetua incomodidad.

Tenemos lo que siempre habíamos deseado pero, al alcanzarlo, nos dimos cuenta de que lo que queríamos era otra cosa. No es que la situación sea atroz, ni siquiera mala. Vemos crecer a nuestros hijos, tenemos una casa hermosa que compartimos con nuestra pareja, un trabajo aceptable… pero ahora deseamos otra cosa. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Con la moto ocurre otro tanto; luchamos durante meses o años para poder comprar ese modelo, hojeamos revistas, nos quedamos embelesados al verla por la calle… y resulta que ahora, unos años más tarde, cuando la moto está, como quien dice, en rodaje, deseamos cambiarla por otra.

¿Qué nos pasa?

Lo que nos ocurre es que lo que nos proporcionaba el placer no era el objeto en sí mismo sino imaginar el placer de tenerlo. Lo que nos hacía levantarnos cada día con ánimos renovados era el llegar a tener una casa propia, una familia o lo que fuese en cada momento. Pero ahora que ya lo tenemos ha desaparecido la ilusión por tenerlo y necesitamos seguir persiguiendo un sueño para poder sentirnos “vivos”.

Cuando ese anhelo se convierte en una obsesión se corre el riesgo de minusvalorar lo que tenemos y a causa de esa frustración, sentirnos infelices por no llegar a ese otro sueño. En esto mismo se basa el consumismo, en crear en el individuo la necesidad de poseer objetos de forma que crea que son esos objetos los que le van a traer la felicidad.

Sin embargo lo que nos ocurre en realidad es que lo único que traen esos objetos es la necesidad de poseer otros nuevos. No nos damos cuenta de que es el proceso mental que nos lleva al “tener” lo que nos proporciona sensación de felicidad. Una vez que se llega al “tener”, el círculo se completa y es necesario volver a empezar.

Lo vemos todos los días en gente que conocemos y que cambia de moto de forma compulsiva como un reflejo de su propia insatisfacción. Siempre encontrarán la disculpa perfecta: “no era la moto de mis sueños”, “esta es más barata de mantener”, “esta se ajusta más a mis necesidades”… Decenas de explicaciones dadas que en ocasiones sólo esconden una frustración difícil de explicar. Es la insatisfacción perpetua.motos_de_juguete

El mecanismo del cambio constante de moto es prácticamente el mismo que crea señoras adictas a la tienda, compradoras compulsivas: el placer de estrenar.

Las marcas de automóviles conocen bien este aspecto de la psique humana, tanto que tienen expertos en olores que se pasan el día olfateando plásticos y resinas para conseguir ese característico “olor a nuevo”. Ese excitante y evocador aroma que percibimos el día que estrenamos un coche. Ese olor que quedará en nuestras neuronas, asociado para siempre al placer de estrenar. Es el olor de la felicidad y la emoción.

A causa de unos principios parecidos hay gente que disfruta tanto o más preparando un viaje que viajando. Personas que son capaces de tirarse semanas o meses mirando mapas y rutas para hacer un viaje que, es posible, no les llene tanto como pensaban porque la verdadera gracia del asunto estaba en pensar en hacerlo, no en llevarlo a cabo.

O quienes están deseando emular a cualquiera de los “grandes viajeros” sin darse cuenta de que a las tres semanas de viaje estarán deseando volver a casa porque, el objetivo ya ha sido alcanzado y continuar con ello pierde la gracia.

Pero esto es la vida, un viaje a ninguna parte o, si se prefiere, una ruta llena de pequeños viajes que nos llevan siempre al punto de partida y con un destino final que conocemos de antemano.

Que disfrutes de tus bucles vitales.

Road Movie de James Blunt

Detrás de este videoclip tan americano y tan peliculero, se esconde una hermosa historia, una road movie contada en unos pocos minutos y que, estoy seguro, a más de uno le gustaría protagonizar. Aunque no sepa cantar.

Condensa una parte de la esencia de los viajes y, sobre todo, esa parte que los recién llegados al mundo de los viajes en moto tienen tan idealizada.

Es del último álbum de James Blunt y el tema se titula “Bonfire heart”. Es una mezcla de rok, pop y country o folk, como quiera llamársele.  Para el que no conozca a James Blunt decir que es  inglés y ha estado nominado a cinco o seis premios Grammy en el año 2006.

Además colabora desde hace un montón de años con Médicos sin Fronteras haciendo subastas en sus conciertos.

A mi me gusta.

Ruta por los Faros de España

faro_luarcaFaros de España

Hace unos días comenzamos con el Especial Desafíos Cercanos y se nos ocurrió compartir con vosotros el listado de las carreteras más altas de la Península Ibérica. Aún estamos trabajando en el mapa, con sus coordenadas y con toda la información necesaria para hacer coincidir alguno de estos puertos con vuestra ruta. o hacerlos todos, como gran desafío “cercano”.

De las charlas en Twitter y en Facebook sobre carreteras y rutas no tardaron en aparecer más desafíos cercanos y originales y, casi de forma inmediata comenzamos a trabajar en ello. @viajemoto comentó que tenía todos los faros de Galicia en un POI, parte de ellos extraídos de TodoPOI. Lidia, la currante de mundoenmoto.com tenía los de Cataluña en un archivo kml. Yo recopilé información de Autoridad Portuaria… y cuando nos quisimos dar cuenta ya estaban todos los Faros de España en un archivo kml para usar con Google Maps o Gloogle Earth.

Todos los faros.kml

Archivos para GPS (Formatos Asc,csv,kml,ov2,upd )

 


Ver mapa más grande

Cómo pulir la pantalla del casco para quitarle los arañazos

arcilla-blanca-para-limpiar-pulir-proteger-y-abrillantar-4649235z0Que se te caiga el casco, con ese sonido tan desagradable que todos conocemos, y que se te raye la pantalla al rodar por el suelo, es una desgracia en toda regla. Pero antes de desembolsar un dineral por una pantalla nueva prueba a seguir nuestros consejos e intenta pulir la pantalla por ti mismo. Verás que no resulta difícil y que aún puedes seguir con la misma durante un tiempo.

Para ello solo tienes que disponer de una Dremel (o la versión barata de imitación) y un bote de Arcilla Blanca, Robin, Pierre Verte o similar, una pasta limpiadora de uso doméstico.

Desde Grecia Turquía

Esta es la segunda entrega videográfica de nuestro viaje a Turquía. Llegamos a Estambul, montamos nuestro centro de operaciones y… nos fuimos de copas! Cierto es que podríamos haber ido a ver museos, mezquitas y otros lugares de magnífico interés, pero no somos tan hipócritas.

El hecho de que yo cante al final del vídeo no significa nada, ni siquiera que lo haga bien.

 

Cosas que no me gustan de los blogs de viajes

blogMe diréis que siempre estoy criticando, tocando la fibra sensible, que soy un pejiguero, pero alguien tiene que hacerlo, no? Si todos nos dedicáramos a cantar las loas de lo que acontece por la red, si sólo escribiéramos panegíricos sobre los que viajan en moto y todo sería tan empalagoso que daría asco poner la manos sobre el ratón. Así las cosas vamos a ello, en esta ocasión con lo que no me gusta de los blogs de viajeros, grandes y pequeños.

El Diseño. Por norma general los “grandes viajeros” (otro día nos dedicaremos a desentrañar qué es lo que se esconde detrás de tan rimbombante título) tienen blogs o páginas web muy bien diseñadas. Claro que, como en todo, hay excepciones, como aquella vez que casi me da un síncope al entrar en el blog de El Búfalo, que tenía una imagen de fondo y unos colores rayanos con lo punible.

La Usabilidad. Además del diseño malo también molesta la mala disposición de la información. No es de recibo que, cuando llega un nuevo lector a la página, alguien que no sabe de las andanzas de su propietario, necesite varios minutos navegando por las secciones hasta llegar al principio del viaje. Qué menos que un resumen del proyecto y una presentación del viajero. Aunque, como en todo, siempre hay un término medio; tampoco es necesario un curriculum con toda la vida y obra del interfecto desde su más tierna infancia y su primera motofeber. Con cuatro pinceladas es suficiente, algo que nos de una idea de la persona que escribe pero sin contar todas sus excelencias, que en los currículos se miente mucho. Además, alguien que escribe más de una página acerca de si mismo para presentarse, carece de la capacidad de síntesis necesaria para contar su viaje.

Las Fotos. Comprendo que no todos somos grandes fotógrafos (ya lo dijo aquel filósofo humilde: “nadie es perfecto, ni siquiera yo”) y por lo tanto se disculpan fotos con mal encuadre o carentes de interés. Pero hombre, no me pongas galerías eternas de fotos desenfocadas, aburridas y sin sustancia. No me castigues la vista con mil posados de tu moto porque, si quisiera ver fotos de motos usadas me iba a una página de segunda mano. Y tampoco me intentes deslumbrar con paisajes increíbles porque, una vez que los capturas en el mínimo encuadre de una fotografía, pierden parte de su encanto. Una cosa es verlo en vivo y otra muy distinta observarlo desde la tableta, el móvil o el ordenador de sobremesa.

La Carretera. A veces se abusa tanto de las descripciones del estado de la carretera que el autor parece un aprendiz de ingeniero de caminos. Lo mismo de los bares de carretera y las consumiciones. Si no había nada digno de contar cuando paraste a poner gasolina pues no me aburras con las paradas, con los cafés, las cocacolas o los pinchos de tortilla. Y no me pongas las fotos de la comida que el olor y el ambiente del bar no se transmiten fácil. Además, yo también como todos los días y ya sé lo que es ver una fuente de patatas fritas sobre la mesa.

La Ruta. Hay quien, una vez que se sube a la moto, a la autocaravana o al coche, se convierte en una especie de tomtom con patas. Yo soy uno de ellos. Me encanta ir mirando el mapa, trazando rutas, adivinando itinerarios sobre la marcha… cuando voy de copiloto, claro. Pero eso no significa que, una vez que te pones a escribir, tengas que ir cantándonos cada curva como la Srta. Mónica, la del Garmin. No vamos a usar tu página web ni tu blog para llegar a ninguna parte. Cuéntanos el nombre de los lugares, lo que nos podemos enconrar, los atractivos, lo desechable… pero no nos aburras con un rutómetro que no vamos a seguir. Nosotros también sabemos trazar rutas en Google Maps o seguir a nuestro dedo por el mapa. Nada de “al llegar al punto kilométrico X tomar a la derecha por la comarcal ZY-23 y después…” Eso es un tostón y aburre a las piedras.

El Héroe. No hace falta que te hagas el héroe, te voy a querer igual. Si llueve te mojas y si nieva te acojonas pero no es necesario que conviertas el asunto en algo épico si no lo es. No digo que no sea una aventura y se relate como tal, pero tampoco hay que exagerar. Por ejemplo, si te vas con la moto a comprar el pan a la tienda de la esquina o al Carrefour a pillar aceite, no me digas que caminabas con sigilo por los pasillos porque te acechaban un grupo de terroristas afganos: no cuela. O que el panadero te sirvió la bagette muy caliente y temiste perder tus dedos. Tampoco cuela. Las cosas normales, bien contadas, también tienen su encanto. No es necesario correr una aventura en cada salida en moto ni una odisea en cada viaje.

La Constancia. Qué decir de esos y esas que terminan el viaje y si te he visto no me acuerdo. No me gusta que me dejen colgado, que me den plantón. Esas personas que te cuentan su viaje, que apuntan maneras y que al terminar su ruta desaparecen sin dejar huella, ¿se los traga la tierra? ¿Quedan tan hastiados de viaje que no vuelven a salir de casa? ¿O es que después de una gran aventura todo lo demás les parece pequeño para narrar? No se necesita ir al quinto carajo para contar cosas, para vivir experiencias nuevas y para deleitar a los demás relatándolas. ¿Acaso creíais que vuestros seguidores lo éramos sólo por vuestro viaje? ¿Tan poco aprecio os tenéis?

Otras cosas que no me gustan de los blogs de viajes tienen más que ver con las personas que con el diseño, el estilo o la capacidad.