Mes: noviembre 2014

La muerte de los foros. Segunda parte

facebookDecíamos ayer que el declive de los foros comenzó con la popularización de la blogosfera y que con las redes sociales están llevando el golpe definitivo. Las necesidades de comunicación han cambiado. Más que cambiar las necesidades lo que ha mutado es la forma de comunicarse.
Las RRSS son lo que Foucault definió como “las tecnologías del yo” mucho antes de que se inventaran los ordenadores. En Facebook, por hablar de la red social por excelencia, se presta atención a asuntos tan cotidianos como el estado de ánimo o a detalles insignificantes como el hecho de estar comiendo un potaje o tomar las copas con los amigos. Estas tareas, casi siempre relacionadas con el ocio, ascienden de categoría y adquieren categoría de “cosa importante”. No sólo de cosa importante para quien la está realizando sino de cosa que se puede compartir. Es en estos pequeños detalles cotidianos, intrascendentes, en lo que está basado el éxito de Facebook y la agonía de los foros. En los segundos la comunicación resulta mucho más plana, casi sin matices y, por supuesto, sin concesiones a estados de ánimo o a detalles íntimos y nímios de los participantes. Allí se tiende más a “ir al grano”, al comentario práctico y a la discusión sosegada.
En Facebook, al igual que en Twitter, toma la riendas la inmediatez y un cierto exhibicionismo. Desde nuestro registro en FB podríamos establecer una línea con todo lo que hemos escrito y publicado, con todas nuestras fotos, con los vídeos, con los comentarios… No es otra cosa que la progresión de nuestro yo. Tendemos a enseñar ese yo (algunos de forma compulsiva) formado por situaciones que denotan nuestro status social. Vacaciones en la playa, motocicleta nueva, ruta con los amigos, copas estrambóticas, comidas fastuosas… Casi todo tiene que ver con nuestro status de consumidores y con nuestro nivel de éxito en la vida. Y todos buscamos lo mismo: la aceptación en el grupo afín mediante un juicio de valor en forma de “me gusta”. Nuestro grupo afín son los “amigos” (hasta el nombre que han buscado llama a la afinidad) de Facebook, la “masa” que compone nuestro grupo social. En esa búsqueda de la aceptación social encontramos la clave de nuestro exhibicionismo en las RRSS.
Pocas veces se da en Facebook la discusión política, civilizada o no, o el intercambio de posiciones con la retórica de por medio: son situaciones en las que nuestra aceptación social está en juego y no queremos arriesgarnos a que nuestra imagen se vea dañada porque, recordemos, es algo que llevamos cultivando durante años, podemos verlo en nuestra progresión del yo que mencionaba antes.
En los foros no establecemos una relación tan estrecha con el grupo. Nadie comparte fotos familiares o de ocio íntimo con perfectos desconocidos, no se crea un lazo estrecho más allá de un nick y un lugar de residencia. Los foros son, por decirlo de algún modo, impersonales, sin lugar para la emoción y sin capacidad de lograr una proyección del yo. Sin embargo, gracias a esa ausencia de personalización (aunque todos conocemos casos de personalismos en los foros) son el lugar propicio para el intercambio de ideas sin gran injerencia de lo estrictamente personal. El anonimato y la ausencia de la necesidad de una implicación del “yo social“, al contrario que en las redes sociales, hacen que sean un formato más adecuado para el intercambio del conocimiento.
Pero creo que la balanza ya se ha decantado hacia uno de los lados.

Eskimós 2015

Ya tenemos aquí, con un adelanto inusitado, el cartel de la concentración invernal de Eskimós 2015. Se trata, como sabrán los asiduos a esta página, de una concentración pequeña que se celebra en la Serra da Estrela, en el distrito de Guarda, al Este de Portugal. Allí está el punto más alto del país, el Pico de Torre. Como es de suponer, acampar a 1500 metros de altitud, en plena sierra, es un asunto que hay que tomar con cierta “frialdad”.

Quien se acerque por allí que no espere encontrar strip-teases, ni fiestas de la cerveza, ni macroconciertos musicales. Allí se va a lo que se va: a hablar de motos, de viajes y motores. A confraternizar con los portugueses y con su peculiar y auténtico modo de vivir la moto, en hermandad y en convivencia.

No nos importaría volver a pasar por la misma experiencia que en Eskimós 2014, cuando un manto de nieve hizo que nos arrebujásemos, aún más, alrededor de las hogueras.

Temos aqui, com um avanço sem precedentes, o sinal de concentração de inverno de esquimós 2015. Isto é, como sabem os frequentadores a esta página, uma pequena concentração realizada na Serra da Estrela, no distrito da Guarda, o leste de Portugal. Lá é o ponto mais alto do país, o Pico de Torre. Como você pode imaginar, acampamento a 1500 metros acima do nível do mar, na Serra, é uma questão de ser tomadas com uma certa “frieza”.

Quem se aproxima lá, que não espera encontrar stripteases, festivais de cerveja ou macroconcerts música. Haverá o que está acontecendo: a falar sobre motocicletas, viagens e motores. A confraternizar com o Português e com a sua forma distintiva e autêntica de viver motocicleta, irmandade e convivência.

Nós não importaria de passar pela mesma experiência que os Eskimós 2014, quando um manto de neve feito apretásáemos-nos ainda mais, em torno de fogueiras.

Eskimós 2015

 

Si quieres saber lo que allí se celebró en años anteriores, tenemos alguna crónica_

Eskimós, en el techo de Portugal

Eskimós, la invernal portuguesa

Eskimós 2012

Eskimós 2013

Eskimós 2014

Eskimós 2014 (en portugués)

y algunas fotos

 y si aún quieres más fotos…

La Red Social mató a la estrella del foro

Hace unos días, recorriendo los bares lumpen de Oviedo, algo de lo que hablaré en tiempo y forma, charlaba con mi amigo Gianola sobre internet, las redes sociales y las relaciones que se establecen. Reflexionábamos sobre el poco movimiento que hay ahora en los foros, desde el advenimiento de esta nueva cultura que son las redes sociales.

red_socialLos foros languidecen y van quedando en un segundo o tercer plano, desplazados y acongojados por Facebook y Twitter. Incluso el fenómeno “blogger”, que tan de moda estaba a finales de la década pasada, ha perdido parte de su ímpetu y la blogosfera anda a medio gas. Quién nos lo iba a decir hace unos años cuando había verdaderos ídolos de masas disparando palabras desde los más variados blogs.

Todo eso hoy está bastante diluído y ningún blog o foro que se precie de serlo puede caminar de forma autónoma sin la concurrencia de las redes sociales, principalmente Facebook y Twitter. Pero, ¿qué nos ha traído esto?

En las redes sociales prima una especie de onanismo virtual. Se trata de dejarse ver, de enseñar selfies, foodporn y toda una serie de actitudes que reafirmen nuestra existencia frente a la de los demás. Somos seres sociales, gregarios por naturaleza y, aunque el individualismo de las RRSS pueda parecer que choca con la pertenencia a un grupo social, no es así. Buscamos precisamente, dejar de ser egregios a través de la aprobación de los demás; necesitamos sentirnos queridos y aceptados por nuestros congéneres y para ello nada mejor que unos “retuits” o unos “me gusta” a tiempo. Es natural, comprensible y hasta agradable, no hay que avergonzarse de ello.
Pero volvamos a los foros, a lo que era, hasta no hace muchos años, el centro neurálgico de las reuniones sociales, el ágora del siglo XXI. Donde antes había movimiento de post y si querías estar al día tenías que hacer visita cada pocas horas para no perderte nada, ahora es un páramo lleno de cascotes, de información desfasada salteada con felicitaciones de cumpleaños que saltan de forma automática. El apartado de presentaciones boquea como un pez fuera del agua y matorrales rodantes se pasean por el foro técnico.  Se han perdido los trolls, los “espabilaos”, los héroes… y hasta aquel listo que todo lo sabía ahora está en un grupo de Facebook, que ha creado él mismo y donde nadie le rebate argumentos porque, ahora sí, es un gurú de verdad.

¿Que hemos perdido? No solo nos ha dejado todo el variado compendio de personajes tópicos que pululaban por los foros, hemos perdido el lugar donde se compendiaba el saber popular. Los foros “monomarca” donde podías obtener información sobre tu moto también están de capa caída. Los generalistas donde lo mismo podías aprender a cambiar un neumático que a instalar un dragbar, igual. Los consejos que se daban allí van quedando perdidos en las búsquedas de Google, desplazados a las terceras páginas por falta de actualización. Toda la sabiduría acumulada se acabará yendo por el desagüe de la red. ¿A dónde acudiremos cuando esto ocurra? ¿A los grupos de moteros de Facebook, difíciles de encontrar y sin apenas información técnica? ¿A los tuits de 140 caracteres caracterizados por la inmediatez? No, no hay nada ahora mismo que sustituya a lo que fueron los centros del saber “motorístico”, un lugar donde recibir consejos del abuelete, donde escuchar fantasmadas del espectro de turno y donde leer las batallitas de los más viajeros. Ahora lo único que encuentras con facilidad son fotos y vídeos de cada una de nuestras salidas en moto.

Por eso son tan necesarios espacios como Moterus que, sabiendo aprovechar el formato de red social, no han dejado de lado el espacio común, el “foro de toda la vida” al que acudir a pedir o dar consejos, el sitio en el que compartir aquella página llena de manuales de taller o las fotos del último modelo de Honda. Desde aquí os animo a salir de vez en cuando de mundo endogámico de las redes sociales y compartir vuestras experiencias hacia todo el espectro mundial. No es necesario abandonar la confortabilidad familiar de facebook, sólo salir un poco más de ese reducto y participar en el enriquecimiento de la Internet.

Todos los puertos de montaña de España

España tiene una variedad de carreteras interminable. Rutas increíbles en las que disfrutar con la moto a través de paisajes espectaculares. Tan pronto puedes estar a nivel del mar como, unos minutos más tarde, ascender un puerto de montaña y desde su cima, lanzar la vista al más allá.

El mapa que hoy te ofrecemos puede ayudarte, si lo que deseas son curvas y más curvas, a escoger la carretera más adecuada para incluir unos cuantos ascensos en tu hoja de ruta.

Si pulsas sobre el símbolo del puerto obtendrás las coordenadas y el nombre. También puedes hacer una búsqueda por nombre o, si lo deseas, cambiar el mapa base para tener una visión de los puertos sobre la foto de satélite, actualizadas y con mucho detalle.


Ver mapa más grande

Madagascar, El Dakar y otros desvaríos

Por fin llegó el otoño con olor a invierno. Después de un final de verano, que se nos hizo eterno con temperaturas inusualmente altas, llegaron los fríos y la época de poner los forros a las chaquetas de cordura.

Para caldear el ambiente tenemos, en este programa número 36, a Charly Sinewan con el que nos tomamos un vino y que nos habla de sus planes de viaje, de sus aventuras por Madagascar y de las impresiones de la BMW GS800 por África, entre otras muchas cosas.

También hablamos con Álex Busquets, de la mano de Álex Mora. Proveniente de una familia ligada desde siempre al mundo del motor, nos contará sus impresiones del Dakar, en el que participó como piloto en el año 2013 y nos cuenta un poco de su vida en el mundo de las dos ruedas.

Además hablamos de concentraciones invernales, de los concursos que organizamos en Viajo en Moto, en los que te puedes llevar el libro “Dos Ruedas a la Aventura” de Dany Liska, de proyectos formativos… Un montón de cosas en un programa que habla de viajes en…. motocicleta!

Este mes hemos abierto el programa a colaboraciones publicitarias y ya tenemos a dos empresas que creen en nuestro proyecto y que nos apoyan: La Poderosa Tours, una empresa que organiza viajes en moto por Cuba y Rental Motorbike que se ocupan de alquilarte una moto para que viajes en más de 140 países. No dejéis de visitarlos.

Este es Charly Sinewan, uno de los protagonistas del programa

Este es Charly Sinewan, uno de los protagonistas del programa

Esta es la moto del otro protagonista, Álex Busquets

Esta es la moto del otro protagonista, Álex Busquets.

La música de los Hijos de la Anarquía

Llegamos a la recta final de la serie Sons of Anarchy. Los tiros, las muertes y asesinatos violentos son el pan nuestro de cada día y todo está tan embrollado en estos últimos capítulos que parece que se vaya a producir, de un momento a otro, la hecatombe final. En cada capítulo se da una vuelta de tuerca y se avanza un paso más hacia lo insostenible (si es que lo que pasó hasta ahora se sostenía de algún moto). Las cosas han evolucionado mucho desde los primeros capítulos y lo que era un M.C. de corte mafioso se ha convertido en un caos cuya costra se resquebraja de forma imparable.

Ya hemos hablado aquí de la serie y de qué va la cosa pero hasta ahora no habíamos tocado uno de los aspectos más importantes de la serie: su música. Entre drogas, asesinatos, tráfico de armas y todos los componentes que hacen que una serie del siglo XXI tenga éxito, perlan la trama exquisitos temas de Rock and Roll, Blues, Country… Casi todos son temas más o menos clásicos pero también nos encontramos con alguno compuesto especialmente para la serie. Incluso alguno de los actores protagonistas interpreta, como el caso de Katey Sagal que además de actriz es cantante.

Aquí os dejo una lista de Spotify para que veáis como se las gastan.

Y algunos vídeos:

BATTLEME – Hey Hey, My My

http://youtu.be/PbeIv39s04s

THE BLACK KEYS – Keep Me

http://youtu.be/cQHJsDOeiJg

FRANKY PEREZ Y LOS GUARDIANES DEL BOSQUE

http://youtu.be/c80OYHIcgFc

GREG HOLDEN – The Lost Boy (Opie Wake Song) 

http://youtu.be/XF-qH7G9ACI

THE WHITE BUFFALO – Oh Darlin’ What Have I Done

http://youtu.be/48dQMECiv48

MOAN, la moto anfibia del 56

Muchos ya conocéis la historia de la moto anfibia, un engendro mecánico que el valenciano Antonio Martínez Carmona, inventó en el año 1956. Ahora que se van a cumplir los 60 años de este aparato de utilidad más que dudosa, me apetece traerlo a la página. La moto que vemos en el vídeo, a pesar de no llevar ruedas de tacos, se mueve con bastante soltura por el fango de la Albufera y resulta sorprendente la estanqueidad puesto que, aunque se cale, vuelve a arrancar bajo en agua como si nada. Se dice que había dos prototipos pero que uno de ellos quedó hundido y, por motivos que se desconocen, no se pudo recuperar.

La MOAN, que así se llamaba, quedó durmiendo el sueño de los justos y nunca llegó a producirse en serie.

De su inventor hay que decir que se hizo famoso pero por distintos motivos. Tenía una avioneta Klem con la que se estrelló tres veces; en la última tuvieron que amputarle los dos pies y estuvo a punto de perder la vida. Acababa de cumplir los 25 años.

MOAN (Valencia), 1956. Moto anfibia realizada al parecer en dos únicas unidades (aunque sólo se hayan encontrado referencias de una), con motor tipo Sumble (por sumergible), un monocilíndrico de 2 tiempos y 249,31 cc (69,5 x 67,5 mm),contando además para su seguridad al vadear ríos, charcas y acequias con doble encendido, batería/bobina y volante magnético. El embrague era a base de discos múltiples en baño de aceite, con cambio de 4 velocidades y frenos anti-agua de 200 mm de diámetro.

Si tienes interés por ver esta moto, actualmente está en Asturias y es propiedad de Aldo de Alberto, un apasionado del motor, de la competición y de todo lo que huela a gasolina.

moan 56

Las 12 concentraciones moteras más famosas del mundo

Te presentamos las concentraciones de motos más famosas del mundo. Algunas son enormes, como Sturgis, otras de carácter minimalista, como la Kristal Rally pero todas tienen en común que son la representación de lo más mítico en cuestiones de eventos moteros. Seguramente echarás en falta alguna, quizá esa invernal tan especial, pero créeme, es mejor que no la divulgues o terminará perdiendo su carácter íntimo y reservado que tanto te gusta.

A mi ya se me ha pasado un poco la afición por las concentraciones de motos, al menos por las más ruidosas. Sigo acudiendo regularmente a alguna cita anual, sobre todo en invierno, pero ya he dejado atrás, de forma casi definitiva, los festivales veraniegos. Pero, de todas las concentraciones de motos que hay el el mundo, no me importaría acudir a alguna de las que aquí aparecen.

En este mapa te presentamos la ubicación de estas míticas reuniones, de estas concentraciones emblemáticas que pasan de ser una simple fiesta. Puedes escoger el mapa de fondo sustituyéndolo por una imagen de satélite y puedes realizar búsquedas de ubicaciones. Pulsando sobre cada una de las “chintetas” de evento dispones de información sobre la concentración con imagen y enlaces a las páginas de los organizadores o a algún otro sitio donde puedes ampliar datos.


Ver mapa más grande

Viajar con lo puesto. Un Viaje Vaquero

Tanto en esta página como en el podcast de Viajo en Moto, hablamos muchas veces de viajar con lo puesto, “a la quinta pregunta”. Cantamos las excelencias de andar por el mundo con la tienda de campaña, durmiendo donde coincida y viajar despreocupado, con los planes justos para pasar el día. Pues ayer, gracias a Fran Brighton, un colega motorista, me encontré con el cuaderno de bitácora de un viajero primerizo en esto de andar en moto. Alejandro,que así se llama el protagonista, nos va contando su día a día de forma directa, real y desenfadada. Me ha gustado mucho su blog porque creo que en él se resume a la perfección el viaje que muchos de vosotros tenéis en mente: salir de casa con una ruta sencilla y vivirla de forma despreocupada, sin objetivos grandiosos y sin más esperanza que pasárselo bien.

Alejandro en moto

Salió de casa con una Shadow de 125, sin experiencia en viajes y con un pasado motero que se reducía a sus tiempos de currante en Telepizza. Su equipación: unos vaqueros y una rebequita “por si refresca”. Se recorrió media España y volvió a Alicante resuelto a que ese no fuera su último viaje. Por el camino, entre porro y chupito, fue durmiendo, sin tienda de campaña, al raso, el cementerios, en ermitas o en el medio del monte. Todo eso y más no lo cuenta, huyendo de artificios y grandilocuencias en su blog, Viaje Vaquero. No te lo pierdas porque este tipo es un viajero de los que engancha. Su blog se lee de un tirón y, cuando terminas, te apetece hacer un viaje con este fichaje alicantino.

Todos los campings de Europa

En Viajo en Moto somos fieles a nuestra filosofía de viajar barato y dentro de las opciones que escogemos están los campings. En España quizá no sea la opción más económica pues algunos tienen precios de escándalo, sobre todo si los comparamos con los franceses. Allí puedes encontrar fácilmente un camping por diez o doce euros al día, con tu moto, tu tienda de campaña y todos los servicios. En España esto es poco menos que un milagro.

Para que te resulta más fácil planificar tu ruta te ofrecemos aquí más de 30.000 lugares de acampada legal en toda Europa. Camping, campsite, campeggio, parque de campismo… tu eliges.

 


Ver mapa más grande

Si lo deseas puedes cambiar el mapa base y usar fotos de satélite, curbas de nivel, relive, mapa gris, etc.

Estambul y los perros

Uno de los viajes de este año, como podréis ver en la página, ha sido a Turquía. Fue un viaje sencillo y que recomiendo a todo el mundo. Por sencillo me refiero que no es necesario ser un gran aventurero ni disponer de una dosis extra de intrepidez, sólo la moto revisada y unos cuantos días para descubrir un país increíble. Se puede optar por hacer el viaje íntegramente por tierra o si, como es mi caso, no se disponen de muchos días, llegar a Italia en ferry, atravesar por tierra hasta el sur del país (o hasta Ancona) y allí tomar otro barco a Grecia. Una vez en Grecia sólo resta hacer kilómetros hasta Estambul.

perros_callejerosEn la capital del Bósforo, con 15 millones de habitantes, es tanto lo que hay que ver que te vas a quedar con la sensación de que dispones de muy poco tiempo. Da igual si estás una semana o un mes, la sensación será la misma. Además de mezquitas, palacios, puentes y gentes, hay algo que nos llamó mucho la atención por lo pintoresco: la cantidad de perros sueltos que hay por las calles. En un principio puede parecer que son animales abandonados pero cuando los ves tan gordos y lustrosos algo no cuadra. Después te fijas en que algunos llevan una “chapa”, un crotal de color verde o blanco. Ahí ya hay algo que no encaja; los más de 150.000 perros y gatos que hay deambulando por la ciudad están… “controlados”. Además la forma de relacionarse con la población es amable y continuamente ves a niños y mayores interactuando con los canes con una naturalidad pasmosa.

El crotal indica que el perro ha sido esterilizado, tal y como señala la ley para animales abandonados.

Resulta chocante como los vecinos, vendedores ambulantes y dueños de bares o restaurantes alimentan a perros y gatos por igual y como éstos viven tranquilos y protegidos en las calles de la ciudad. Es costumbre que los vendedores adopten a uno de ellos como mascota y lo alimenten y lo cuiden, aunque sigan viviendo en la calle.

Isla Sivriada

Isla Sivriada

Pero esta armonía entre hombres y animales no siempre fue tan idílica. Hace unos cien años, después de la caída del Imperio Otomano, con el gobierno de los Jóvenes Turcos, se consideró que los perros eran una plaga y se decidió exterminarlos a todos. Más de 50.000 animales fueron abandonados en la diminuta isla de Sivriada, en el Mar de Mármara. Los canes, sin comida ni agua aullaban desesperados y sus agónicos lamentos eran escuchados desde toda la ciudad. Después de aquello la ciudad sufrió un terremoto que todos consideraron como un castigo divino.

Quizá se pueda pensar que esta forma de relacionarse con los animales sea un tanto aberrante pero ver la ternura con la que los ciudadanos tratan a sus perros callejeros, a sus conciudadanos, hace que te replantees la relación hombre-animal en el mundo occidental.

La ciudad entera quiere a sus perros. Los perros quieren a su ciudad.

Libro: En Moto por Sudamérica

libro_martin_solanaEl libro de Martín Solana,  En Moto por Sudamérica no está enfocado a la “calidad literaria”. Está bien escrito, es bastante correcto y no tiene faltas de ortografía pero su estilo desenfadado e informal lo hace más cercano a una crónica de un blog que a un libro. Entonces… ¿Por qué me ha gustado tanto leerlo? Pues por su frescura y, sobre todo y por encima de todo, por su dinamismo y su dosis de acción. Es difícil, en un libro de viajes, no quedar atascado (y me refiero al que escribe) en un bucle de descripciones bucólicas. Muchos autores acaban liándose y llenando páginas y páginas de paisajes, de hostales y de carreteras que terminan por aburrir a la gravilla. Esto, si lo hace un profesional de la escritura, puede quedar perfecto, incluso ser una obra maestra. Pero si lo hace un motorista aficionado a los viajes y a contar historias puede resultar de un tedio insoportable. Martín Solana ha huído de esta práctica y, sin dejar de contarnos lo que ve, no pretende sacar literatura a base de artificios.

Me ha resultado especialmente dinámico uno de los primeros capítulos donde cuenta cómo tuvo que cubrir 250 km de pista en tres horas. Al principio del mismo me parecía un tanto pedante pero, de pronto, me vi leyendo a toda velocidad para saber cómo iba a terminar aquello, aunque ya supiera cómo terminaba. Luego, este dinamismo se rompe durante unas cuantas páginas hasta llegar al campamento del Dakar donde volvemmos a tener movimiento y acción, además de pasión porque la competición y los raids son el plato fuerte del autor. A Martín parecen faltarle páginas a la hora de hablar de rallye, de competición, del Dakar… Confieso que no conocía ni a la mitad de los pilotos con los que el autor interactúa pero ha sabido transmitir esa pasión que lleva dentro.

He de decir que el libro lo fui leyendo poco a poco, a ratos perdidos, dedicándole poco tiempo de cada vez a pesar de que esta es una obra que, por su dinamismo, pide leerse del tirón. No sólo transmite movimiento por la forma de relatar sino porque la moto tiene un protagonismo especial y eso le da velocidad. Es de agradecer, sobre todo porque hay otros autores que cuentan su viaje olvidándose de que van sobre una moto, como si este hecho, que a mi  me parece tan contundente, fuera sólo un tema secundario. ¿Un relato de viaje en moto sin apenas hablar del viaje sobre la moto? No, no es lo que busco cuando leo sobre viajes de este tipo.

En general me parece un libro muy sincero en el que Martín Solana nos entrega una parte de sí mismo sin demasiadas concesiones al lirismo poético pero mostrando, a cambio, una parte de su personalidad más intimista. Porque, ¿qué es un diario de viaje sino el producto de las reflexiones más íntimas?

En el último capítulo es donde llegan las reflexiones más personales y la exposición del alma viajera del autor. Quizá sea aquí, a pesar de un cierto exceso de puntillismo, donde podemos encontrarnos con el autor cara a cara y ver lo que tiene dentro con más facilidad.