Mes: abril 2015

Mejor una moto con averías

Resulta fácil que una estrella mediática se identifique con las motos, con el icono de la libertad individual y todas esas zarandajas. Ya he puesto algunos ejemplos en la entrada “las motos de los famosos y las estrellas” en las que hacía un repaso, más o menos jocoso, sobre las motos que manejan los asiduos al couché. Si lo vemos por gremios, los cantantes y grupos de rock también son mucho de hacer guiños al colectivo motero y sobran ejemplos, además del famoso Born to be wild de los Steppenwolf, de grupos y canciones ligados de uno u otro modo a las dos ruedas.

loquillo

En el panorama patrio, y concretamente ligado al rockabilly, al punkabilly y cosas por el estilo, tenemos a Loquillo que lleva un montón de años haciendo apología del Cadillac y, en menor medida, de las motos. Ya le dediqué una entrada hace años, en los albores de este blog, a una de sus canciones: Himno de motoristas. En ella este monstruo de la escena nos dice que prefiere tener una Harley que le dé averías de forma constante a ser propietario de una eficiente máquina japonesa a la que llama “máquina de arroz”. La canción tiene buen ritmo pero la letra se las trae, no sólo por las preferencias del Loco en cuanto a mecánica sino por el desprecio xenófobo hacia lo japonés con la mención del arroz. Pero bueno, vale, me da igual lo que cante.

El caso es que, leyendo la entrevista a Loquillo en la revista Rolling Stone de abril de 2015 me he quedado pasmado. Si tenía alguna duda de que este cantante fuese tan cretino como yo pensaba, se me han disipado de forma inmediata. ¿Cómo si no se explica que le espete al entrevistador que él y Bunbury son las únicas estrellas que quedan? Resulta indigesto leer que “la Mataré fue el primer disco de rock latino que se lanzó en este puto país” cuando Radio Futura ya había abierto las puertas de este género en España. O “no te puedo decir ninguna banda de rock and roll que valga la pena“. A excepción de sí mismo, claro. Se queja, nuestro ínclito rockero, de que siempre ha ido un paso por delante y ahora le roban la identidad y la estética. “la copian desde los mítines de partidos hasta Operación Triunfo, donde salen con chupas de cuero y guitarras eléctricas“. Larga vida al precursor de la cazadora de motorista en los escenarios.
Para rematar, referido a sus compañeros de profesión, dice que nadie se mete con los políticos por si luego no tocan. Parece haberse olvidado de sus tiempos de corista del PSOE, apoyando a Felipe González junto con Serrat, Victor Manuel, Ramoncín y otros personajes metidos a líderes de masas.

Loquillo siempre fue muy “sobrao” y muy chulo. Formaba parte de su estética, de su pose y de su imagen mediática, pero ahora suena a rebeldía impostada de un jovencito de 54 años.

Larga vida al Rock and Roll, chaval.

Motos de aventuras

Aventura: Suceso extraño o poco frecuente que vive o presencia una persona, especialmente el que es emocionante, peligroso o entraña algún riesgo.

Intentando establecer las pautas de un proyecto que queremos llevar a cabo mi amigo Juan Berguño y yo, éste acuñó el término “aventurerinos”. Lo dijo sin ánimo peyorativo, sin menospreciar a nadie y refiriéndose a todos aquellos que, soñando desde críos con correr grandes aventuras, no pasamos de ser precisamente eso, “aventurerinos”.  A partir de este término podrían hacerse muchas extrapolaciones y, si nos da por ser sarcásticos, todos conocemos a algún aventurero de andar por casa.

Pero… ¿Qué es una aventura?

Suceso o lance extraño, dice la RAE. Viajes de colonización, de descubrimiento, de lucro personal, de egocentrismo… Desde que el mundo es mundo el hombre siente la necesidad de viajar, de moverse, de satisfacer su curiosidad. Y algunos devienen en verdaderos adictos. Desde Simbad el Marino hasta los exploradores del siglo XIX, pasando por los héroes de las sagas vikingas o los conquistadores del Nuevo Mundo, la Historia está llena de ejemplos de Aventura con mayúsculas.

Sin embargo,¿ es posible correr una aventura en el marco de los países desarrollados? Hay quien sostiene que no, que con las facilidades para el viaje, las posibilidades de asistencia, las comunicaciones, etc., el viaje de aventura queda totalmente descartado. Al menos si nos atenemos a la definición real de aventura, a lo que el imaginario colectivo entiende por AVENTURA. Siempre habrá quien diga que, para alguien poco acostumbrado a viajar, por ejemplo, un viaje al corazón de los Alpes ya supone una aventura. Bien, puede ser. Pero también lo sería, si nos ponemos así, una peregrinación por los distintos despachos y departamentos administrativos con el fin de poner en marcha una empresa. No van por ahí los tiros sino refiriéndome a la aventura como suceso poco frecuente para el común de los mortales.

Triumph

Fruto de esa especie de atracción por la aventura, la adrenalina y el peligro (casi siempre del género masculino) surgen de forma natural y lógica las maniobras avispadas de los publicistas de las marcas. Y, como si de un maná se tratase, aparecen referencias a la aventura en decenas de productos que nos convertirán en aventureros nada más comprarlos. Colonias para hombres, coches que prometen llegar al fin del mundo y por supuesto, motos.

BMW Adventure, KTM Adventure, Suzuki vStrom XT Adventure, KTM Superadventure, Mash Adventure… O sus variantes exploradoras que también son una aventura en toda regla: Triumph Explorer, Winner Explorer, Ossa Explorer, Cagiva Lucky Explorer… Hay un montón de ejemplos de quienes pretenden vendernos la aventura y la emoción de lo poco usual a través de la moto. Por si esto fuera poco la industria auxiliar a través de empresas como Touratech o 2Tmoto nos ofrece un amplio elenco de accesorios para equipar nuestra máquina para el riesgo y la aventura (a veces hasta cotas ridículas, todo hay que decirlo).

Así las cosas nos encontramos con que muchos de nosotros no podemos sustraernos a la ilusión de ser unos aventureros y nos compramos cualquiera de estos productos con la vana ilusión de salir a correr aventuras sin darnos cuenta de que la verdadera aventura, el hecho inusual por excelencia, lo realmente peligroso y emocionante es estar vivo.

Disfruta de tu ruta vital porque no tendrás otra.

Cine: Timerider, el jinete del tiempo

timerider1

Sin llegar al nivel de otras películas visionadas por quien suscribe, Timerider es una obra infame, vaya esto por delante. Es la primera de William Dear y, si por mi fuera, podría haberla obviado tranquilamente.

La trama, bastante plana y por momentos absurda, se centra en el viaje en el tiempo que Lyle Swann (Fred Ward) realiza por accidente. Lyle es un piloto de motocross (de enduro, más bien) que se ve involucrado, sin enterarse (?), en un experimento científico que lo catapulta hasta el año 1877, moto incluida. No podrían enviarlo mucho más atrás porque el bagaje histórico de los EE.UU, al menos el que les gusta contar, no tiene mucho más recorrido así que el protagonista aparece en pleno Oeste Americano. Con estos mimbres se urde una aventura surrealista y bastante absurda, no solo por el hecho de que el piloto no se entere de que ha viajado en el tiempo, sino porque la sucesión de tiros, peleas y persecuciones es un sindios que no aporta nada a la historia que el director pretende contarnos.

(contiene spoiler)

Nada más traspasar la línea espacio temporal, Lyle Swann ya se cepilla a la tía buena (Belinda Bauer) que sí, está muy buena pero descontextualizada y acartonada en su interpretación. Después de esta escena de sexo casto, las incongruencias van en aumento conforme van desfilando más personajes. El protagonista que no huye cuando tiene que huir, los malos que son más tontos de lo habitual, los disparos que siempre yerran… Cine de serie B y escaso presupuesto con ganas de aprovechar el tirón de Regreso al Futuro pero sin los artificios escénicos de esta.

timerider3

La moto es una Yamaha XT 500 equipada con algunos trastos de difícil clasificación que el amigo de Lyle había patentado y estaba probando. Hay uno que destaca por encima del resto aunque a decir verdad, no tiene ninguna función útil en el guión. Se trata del precursor de los navegadores GPS pero sin GPS. Consiste en una cinta, una “musicasete” que le va diciendo al piloto por dónde tiene que ir. Algo así como un road book en versión audio. Que también mete la pata porque habla de tener cuidado con los cactus en un desierto que se caracteriza por la ausencia de esta planta.

El casco está cargado de tecnología de dudosa utilidad como un medidor de distancia, visión ampliada, infrarrojos y alguna chorrada más que se me va olvidando. Por supuesto también patentado en el año 1982 por el amigo listo que se parece a Bud Spencer. Me recordó al artículo que escribí sobre los cascos del futuro (que ya los habían pensado en el pasado)

Después de unas cuantas peripecias absurdas llega la escena final en la que aparece un helicóptero enviado por los científicos para rescatar a Swann, al que ya todo aquello le parece muy normal. Es una escena delirante que no voy a describir pero sabed que la chica no se va al futuro, tal y como era de prever, sino que se queda en 1877. Lo mejor viene cuando ella le arrebata el colgante que había sido de la tatarabuela de Lyle y que había pasado de generación en generación hasta llegar a él. Es decir, el protagonista es tataranieto de si mismo. Supongo que por eso es tan idiota.

Bonus Track

No me gustaría olvidarme de la pretenciosa banda sonora, plagada de rifts de guitarra eléctrica y de opresivas oberturas de sintetizador que ponen los pelos de punta y que parecen metidos a calzador. Fue compuesta en 1982 por Michael Nesmith. Pero que no cunda el pánico porque en el año 2000, como regresando de un pasado lejano, Nesmith decidió que sería buena idea reeditarla y sacarla en CD.

timerider

Y sí, claro que recomiendo verla porque seguro que has visto truños peores. Y pagando.

Botánica para Motoristas

Coges tu moto, ajustas el casco, la cazadora y sales a la ruta. La carretera, revirada y por paisajes de montaña, es cada vez más atractiva y flanqueándola, cientos de árboles que arrojan su sombra sobre el asfalto.

Bajo uno de ellos te detienes y lo miras fijamente. Te apetece abrazarlo, sentirlo cerca, pero ni siquiera  sabes cómo se llama.

Reconócelo: no sabes distinguir un pino de un roble.

Ahora tienes la oportunidad de conocer los árboles, de saber distinguir las especies y de vivir un fin de semana de ruta y aprendizaje en el Occidente de Asturias y el Oriente de Galicia con un experto que te transmitirá los rudimentos de la botánica arbórea.

Con el curso, para motoristas, de “Identificación de Árboles y Arbustos” no sólo saldrás de ruta por alguna de las carreteras más hermosas de España sino que volverás sabiendo un poco más de Naturaleza.

Nuestra propuesta incluye una ruta con transectos de reconocimiento de árboles, un pic-nic en el monte, charlas sobre viajes y la estancia en un albergue lleno de encanto.

PROGRAMA

Descargar Programa en PDF

SÁBADO 16 DE MAYO

Salida de Grandas de Salime a las 12:00 h.

Reparto de documentación y comienzo del transecto que nos llevará, identificando árboles y arbustos, hasta Negueira de Muñíz, en Galicia. Paradas en varios puntos para identificación de especies y lugares  con vistas panorámicas.

14:00 h. Comida.

Visita a la Bodega Panchín donde podremos degustar el Vino de la Tierra de Cangas que es la DOP de toda la comarca.

15:30 h. Transecto.

Seguimos con la identificación de especies por la ruta, que discurre a media ladera y dispone de unas vistas inmejorables del río Navia.

(Castaños, fresno de hoja estrecha,pino radiata, pino pinaster, alcornoques, abedules, brezos, madroños…)

Visita a los Túmulos del Canadeiro y los Petrogifos de A Xorenga.

19:00 h. Conferencia.

Charla coloquio en el Albergue de Castro. “Viajar en moto con desconocidos. Luces y sombras”

Proyección de fotos de viajes en moto.

21:30 h. Cena

Tertulia y copas.

DOMINGO 17 DE MAYO

10:00 h. Desayuno

11:30 h. Visita guiada al Museo Etnográfico de Grandas de Salime

 

Precio: 50€

Incluye:

  • Comida y cena del sábado.
  • Alojamiento en albergue.
  • Desayuno del domingo.
  • Degustación de vino.
  • Material formativo.
  • Asistencia a la charla-coloquio.
  • Entrada al Museo y visita guiada.
Si prefieres alojarte en tienda de campaña o en hotel, apartamento, etc. contacta con nosotros. Haz tu reserva ahora con PayPal o escríbenos con tus dudas a ranoplas@gmail.com

Nota: viajoenmoto.com no se responsabiliza de accidentes y/o incidentes causados por los participantes durante la ruta.

Primavera en moto

11156416_1001306836546894_1869087358501411566_n

Lo admito, ya casi había perdido la esperanza de que llegara. Creo que, incluso, llegué a sentir cierta desesperación por su falta de puntualidad. La necesitaba tanto. Quizá no fuera sólo su presencia, el modo en que me hace ver las cosas, la energía que me inunda cuando llega… O sí, no lo sé. El caso es que ahora, circulando por la AS-14 veo que ha llegado con todo su esplendor. Comenzó con unas inflorescencias tímidas que se asomaban con cautela. Luego siguió la floración del brezo y ahora la primavera ha llegado con toda su fuerza, estrenando verdes e inundándolo todo de energía y de ánimo renovado.

Llueve.

Tiene que llover, es la primavera. Y es abril. Y yo voy fluyendo sobre la moto, acomodando cada pensamiento, cada recuerdo en su estantería correspondiente. Siento como se me quita el polvo, siento como me limpio por dentro fluyendo entre la lluvia. A veces pienso en la soledad de mi casco que, conforme voy avanzando, los pensamientos viejos salen por la parte de atrás de mi cabeza y entran los nuevos con cada kilómetro. El aire frío arrastra casi todas las angustias que, pegajosas, se aferran al interior de la cabeza. Salen por la parte posterior y sólo queda un leve poso en suspensión que me sirve para conformar una nueva visión. Es el cosmos mínimo, el microuniverso del interior del casco.

Y pienso.

Y pienso en el acto de pensar. El el proceso mismo del pensamiento mientras me pregunto, “¿en qué piensas?” y me respondo que en el acto mismo de pensar y todo se convierte en un bucle pernicioso, en un mantra enfermizo en el que me recreo porque sé que puedo eliminarlo de un plumazo porque estoy sobre la moto. Y sobre la moto soy omnipotente y tan yo mismo que la distancia entre todos mis “yos” se acorta de tal manera que todos confluyen en un mismo ser.

Y ahí estamos todos, la turbamulta en silencio, tan uno solo con la primavera, con la carretera, con la moto… Pensando en pensar.

¿Cuantas veces habré recorrido esta carretera de vuelta a casa? ¿Cuantas veces habré quedado extasiado con el verdor tierno de los abedules, con la hierba fresca y húmeda, con la niebla que, perezosa, se desgaja a media ladera entre brezos en flor y retamas blancas?

Todas las necesarias.

Y ahora, al parar aquí y escuchar este silencio tan quedo sólo puedo cerrar los ojos y asentir en sincera reverencia, aspirar el aroma de esta primavera que no iba a llegar nunca y que ahora explota con violenta belleza.

El eco de una chova resuena el el valle, está volando hacia un cortado de rocas. Sentado sobre la moto escucho otra vez los sonidos de la nada, la lluvia golpeando en el casco, la niebla que susurra. Engranaré la primera y seguiré negociando las curvas de la primavera, siguiendo una ruta hacia ninguna parte en pos de nada que no sean efímeras emociones. Enormes, por lo mínimas.

image

Curiosidades de la Historia. Lawrence de Arabia

1947644_688312097893499_1573201062_nThomas Edward Lawrence es más conocido como Lawrence de Arabia. A estas alturas, dada la importancia histórica del personaje, mucha gente tiene información general o básica sobre él y los acontecimientos que le hicieron famoso durante la Primera Guerra Mundial actuando en favor del bando británico y francés promoviendo la insurrección de las distintas tribus árabes contra el Imperio Turco en el frente de Oriente Medio. Su labor fue ingente y de gran importancia para los intereses aliados. Es cierto que aunque actuó bajo su bandera, éste fue utilizado y engañado en varias ocasiones por su propio servicio de inteligencia.
Al verse implicado en estas situaciones intentó la independencia de varios pueblos árabes, hasta que se dió cuenta que esta era inviable por las diferencias entre las distintas facciones árabes y hacerlo sin traicionar, en parte, a su propia patria.

Algunos datos de su vida se conocen, como que era un gran amante de las motos. Concretamente de las británicas Brought (ya desaparecidas) y que lamentablemente falleció en un accidente conduciendo una de ellas.

Sin embargo, otros detalles importantes se escapan a la mayoría:
-Durante la guerra fue brevemente hecho prisionero por los turcos, aunque no le identificaron, y fue violado brutalmente por el comandante de la guarnición de Deraa. Este hecho le condicionó psicológicamente durante toda la vida. Lo sorprendente es que, tras la guerra, escribió un libro donde describió todo este capítulo sin ningún rubor y ocultación (situémonos en la época-1919) y ello le conllevó socialmente muchos problemas.
-En la posguerra fue destinado a la RAF británica con un pseudónimo por temor a ser descubierto. Existía una mezcla de admiración con rechazo a su persona. Al final lo echaron puesto que se reveló su auténtica identidad.
-Después con otro pseudónimo entró como soldado raso en una unidad de tanques.
– Por último, y tras amenazar a las autoridades pertinentes con su suicidio, consiguió entrar de nuevo en la RAF y sirvió en la India donde sirvió durante 10 años más.

La fama le resultaba muy pesada e incómoda porque se le solía tratar como un heroe o un villano. Sin término medio. Él solo quería pasar desapercibido.

Carlos Gohringer

Varados por amor (o por avería)

Tenemos a Charly Sinewan y a Teo Romera contándonos sus respectivos viajes desde Madagascar y desde Costa Rica. De forma simultánea.
Además, Victor, nuestro becario, nos desvela cómo Danny Liska, el primer hombre en ir desde Alaska a la Tierra del Fuego por tierra, comenzó su viaje.