Mes: abril 2016

El Congreso insta al Gobierno a sustituir los ´quitamiedos´

EFE | Madrid La Comisión de Seguridad Vial y movilidad sostenible del Congreso ha instado al Gobierno a realizar un estudio integral nacional de toda su red de carreteras para identificar los “puntos negros” o conflictivos y se sustituyan o reformen los sistemas viales de contención, más conocidos como “quitamiedos”.

En el texto de esta Proposición No de Ley de Ciudadanos, aprobada por 27 votos a favor y las votaciones en contra del Grupo Popular, pide que se sustituyan “de manera gradual” y mediante dotación plurianual, dentro de las próximas legislaturas, los sistemas de guardarraíles por Sistemas de Protección al Motorista (SPM), para evitar el peligro que corre este colectivo en las vías del país.

El diputado de Ciudadanos, Diego Clemente, ha recordado el papel de “guillotina” que producen los guardarraíles entre los 6 millones de motoristas que hay en España y que son la causa “del 15 por ciento del total de las muertes registradas en este colectivo”.

Por otra parte, gracias a una transaccional con el PSOE, la iniciativa recoge la necesidad de realizar otro estudio sobre la ubicación de los quitamiedos ya colocados y valorar los criterios seguidos para su colocación. El objetivo es la eliminación de aquellos que se consideren innecesarios por constituir, más que un elemento de protección, un riesgo para la seguridad Vial.

Así lo ha defendido la portavoz socialista en la Comisión, Zaida Cantera, que ha denunciado que haya “guardarraíles en llanuras y planicies que sirven para delimitar las vías o como ornamentación” y no como “un elemento para mejorar la seguridad o la circulación”.

La oposición a esta proposición del Grupo Popular se ha basado en las cifras que, según ha señalado el diputado Eloy Suárez, demuestran que el trabajo en este aspecto se han hecho bien. El ‘popular’ ha recordado que existen más de 9.000 kilómetros de carreteras en España con estas protecciones y que el país es el quinto del mundo en Seguridad Vial. “Lo que no puedo entender son los planteamientos de estas iniciativas en las que se dice que el Gobierno de turno ha estado de brazos cruzados”, ha criticado.

Por su parte, el portavoz del Grupo Podemos, Juan Antonio Delgado, se ha referido a una reunión mantenida con miembros de la Guardia Civil en la que le explicaron que existen políticas económicas con las que se podrían reducir “un 50 por ciento las salidas de vía”, como la buena iluminación de zonas peligrosas o la limpieza de arcenes.

Fuente: La Nueva España

guardarrailes

Foto denuncia

No hay que rebuscar mucho en las carreteras españolas para encontrarse con la chapuza y la improvisación, al igual que en cualquier otro campo. Es algo que llevamos marcado a fuego en este país que que ya, ni nos extraña. Pero cuando la chapuza atañe a la seguridad vial tendría que espeluznarnos esa falta de seriedad que nos puede costar la vida.

Estas fotos están tomadas en la carretera LU-701, una carretera muy transitada por motoristas que une Lugo con la localidad de A Fonsagrada. La ruta es una delicia: curvas nobles, buen piso y paisajes en los que dejar que la vista se lance hasta los Ancares. Pero las vías de escape en caso de accidente tienen sorpresas como estas:

Si tienes un accidente y, por casualidad, consigues pasar por debajo de la bionda, aún tendrás que superar el siguiente obstáculo para considerarte a salvo.

 

Madrid, ese pueblo enorme

gran_víaAl igual que le ocurría a Paco Martínez Soria, me pierdo en las grandes urbes. Y en las pequeñas también, para qué nos vamos a engañar. Soy un pueblerino irredento que, por momentos, se muestra orgulloso de ello, de la paletez supina y de la existencia pacífica alejada del mundanal ruido.

Aunque en ocasiones salgo del retiro monacal por ver qué tiene el mundo que ofrecerme y qué grandes avances ha hecho la humanidad sin la concurrencia de mi humilde presencia. Hace unos meses nos fuimos, Elena y yo, a un sarao magnífico en Pamplona. Es una ciudad cara y, en palabras de alguno de sus habitantes “el lugar donde follar es un milagro”, pero si no tomas vino aborigen puedes hacer unas jornadas de agradable chateo y obviar sus otras carencias. Ah, si… y los toros y tal, pero eso es harina de otro costal.

De Pamplona nos fuimos a Madrid a la presentación de la nueva tienda de Royal Enfield en España. Fuimos por Alfaro y Almenar, que también son pueblos y no sirven para acotar la ruta, pero su extravagante mención la traigo a modo de homenaje a lo aldeano. No hay muchas montañas por allí, ni grandes arboledas que mitiguen el efecto del viento así que la moto fue culebreando hasta la Capital del Reino con grandísimo pánico por parte de Elena. A decir verdad yo también iba acongojado pero mi condición de conductor me impedía mostrar ese tipo de emociones.

Una vez en Madrid, guiados por el navegador del teléfono móvil, llegamos al hostel que habíamos reservado a un paso de la Gran Vía. Era el centro de la ciudad, el meollo, el culmen de la vida metropolitana. Y allí estábamos, como cualquier ciudadano anónimo, sin saludar a la gente que pasaba y sin que nadie reparase en nuestra discreta presencia. Estas cosas en el pueblo no pasan, ya se sabe.

Mientras posaba el casco, con temeraria despreocupación, sobre el asiento de la moto, vi a Pipo sentado en una terraza. Pipo se fue de nuestro pueblo a Madrid hace un montón de años para escribir el guión de su vida y cada año lo sorprenden nuevos giros de la trama. El caso es que no habíamos quedado, ni siquiera tenía previsto hacerlo porque nos habíamos visto, en el pueblo, la semana anterior en el transcurso de varios saraos de índole alcohólica. Lo saludé con indiferencia impostada, igual que si nos cruzáramos todos los días en la calle. Él, se mostró muy sorprendido por el encuentro, como si fuese algo extraño en toparse con “uno de Grandas” en el centro de Madrid. Estaba trabajando de ayudante de producción en una película que rodaban en el hostal de al lado.

Antes de eso, cuando estábamos con la moto aparcada encima de la acera, intentando ubicarnos en Google Maps, vimos pasar a una sobrina de nuestros amigos de Pamplona, a los que acabábamos de dejar hacía unas horas.

Y después del encuentro con Pipo, al irnos de Madrid un par de días más tarde, me encontré en la calle con José María García, que en aquellos días estaba preparándose para ir a Argentina a correr el Dakar y andaba medio tarumba con los preparativos.

En fin, que para una vez que voy a Madrid, me encuentro con que tengo que saludar por la calle y no dar demasiado la nota porque, al igual que en el pueblo, está lleno de conocidos.

 

Atropello a un motorista

Hay gente que tenía que tener prohibido salir de casa. En este caso, a pesar del “karma instantáneo”, el conductor del coche le jodió la vida a una persona, la otra se libró por poco.

-Piden 10 años a acusado de atropellar intencionadamente al conductor de una moto tras una discusión

La Fiscalía va a solicitar penas que suman diez años de prisión para un hombre acusado atropellar intencionadamente al conductor de una motocicleta con quien había mantenido una discusión de tráfico previa y al que persiguió a lo largo de una avenida, embistiéndole varias veces con su turismo.

La Fiscalía va a solicitar penas que suman diez años de prisión para un hombre acusado atropellar intencionadamente al conductor de una motocicleta con quien había mantenido una discusión de tráfico previa y al que persiguió a lo largo de una avenida, embistiéndole varias veces con su turismo.

El Ministerio Público imputa a J.R.L. la presunta comisión de un delito de homicidio en grado de tentativa por el que interesa ocho años de cárcel y otro de lesiones por imprudencia grave ya que, en la huida posterior al atropelló, colisionó con un camión del servicio de recogida de basuras y causó heridas a su copiloto por las que este quedó parapléjico.

Los hecho se remontan a las 19,47 horas del 1 de septiembre de 2010 cuando el acusado, al votante de su vehículo, mantuvo una discusión de tráfico con la víctima, que conducía un ciclomotor por la Avenida Mare Nostrum, en el barrio de El Puche de la capital almeriense.

Tras la pelea, y “con la intención de acabar con la vida” de su oponente, J.R.L. empezó presuntamente a perseguirlo “a gran velocidad” con su coche, “embistiéndole en varias ocasiones” hasta que hizo volcar la moto.

A continuación, según remarca el fiscal, pasó supuestamente “por encima” del cuerpo de la víctima una vez este había caído al suelo y con el objetivo de “provocarle los máximos daños físicos posibles”.

El herido sufrió lesiones que “comprometieron seriamente su vida” y hubiese fallecido si no hubiese recibido atención médica urgente. Aún así, estuvo incapacitado durante 150 días, 22 de ellos en ingreso hospitalario y le han quedado numerosas secuelas.

La compañía con la que tenía asegurado su ciclomotor le indemnizó con la cuantía de 10.697 euros por los gastos médicos ocasiones.

Dos colisiones en la fuga

Según el relato del Ministerio Público, el acusado, una vez perpetró el atropello, no detuvo la marcha y se dio supuestamente a la fuga, “perdiendo el control del vehículo debido a la velocidad inapropiada que llevaba”, por lo que terminó “empotrándose varios metros más adelante contra la parte trasera de un camión del servicio de recogida de basuras”, causándole daños por valor de 2.487,87 euros.

Como consecuencia de esta colisión, el copiloto que iba en el asiento delantero derecho sufrió un traumatismo raquimedular con fractura-luxación de la vértebra cervical C-6, lo que le causó una lesión medular completa y quedándole como secuela paraplejía. El herido falleció en julio de 2012 tras renunciar a cualquier acción civil o penal contra el acusado. En su huida, y debido a sus “maniobras irregulares al volante”, también chocó con un turismo que estaba estacionado en la vía y le ocasionó daños por importe de 1.530, 52 euros.

El Ministerio Público fija la responsabilidad civil, que señala como directa de la compañía aseguradora del vehículo conducido por J.R.L., en 21.660 euros por las secuelas y las lesiones, a lo que hay que sumar 4.560 euros del valor de la motocicleta. También pide que corra con los gastos que generaron los daños causados al camión de Urbaser y al coche estacionado en la avenida. Además de la pena privativa de libertad, interesa para el acusado, que será enjuiciado en la Audiencia Provincial de Almería en mayo, que no pueda acercarse al herido a menos de 200 metros y que no pueda comunicarse con él por periodo de nueve años.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/2729277/0/tribunales-piden-10-anos-acusado-atropellar-intencionadamente-al-conductor-moto-tras-discusion/#xtor=AD-15&xts=467263

Carta Abierta a los Aventureros Mayúsculos

Carta abierta a todos los moteros aventureros que quieren ser los primeros en lo que sea:

El ser humano además de, por regla general, tener el deseo de agradar para sentirse seguro dentro de la tribu, hay veces que tiene la necesidad de trascender. Algunos lo consiguen por tener dotes especiales para una u otra tarea. Escriben una obra maestra, consiguen descubrir la penicilina o inventan la Internet. Otros, los que somos más mediocres, tenemos que conformarnos con no trascender más allá de unos límites constreñidos que conciernen a familia y amigos. Algunos ni eso. Pero hay un tercer grupo que intenta destacar haciendo lo que sea, aunque ese “lo que sea” esté basado en el engaño y la autopromoción de gestas que no son tales. Estoy hablando de los Grandes Aventureros y Aventureras.

Una aventura, ciñéndonos a una descripción más o menos fiable, es un suceso extraño o poco frecuente que es emocionante y que entraña algún riesgo, creo que ya lo había comentado en otra entrada de este blog. Según esta definición, el hecho ha de estar perlado de acontecimientos inusuales y con cierta dosis de riesgo.

Si unimos la aventura con la necesidad de trascender nos encontramos, en el acotado mundo de los viajes en moto, con toda una caterva de personajes que nos quieren vender su aventura particular como la gran gesta del siglo XXI. En este punto habrá quien diga que si ellos quieren vender yo tengo la facultad de no comprar y que sobra toda crítica. Pues no. Desde el momento en que sometes tu aventura al juicio público (y lo haces en cuanto publicas algo) estás expuesto a que tipos como yo examinen todo lo que haces y te critiquen de forma despiadada. Se siente.
En esa “venta” de la aventura tienen cabida exageraciones e hiperbólicas mentiras de todo tipo. En ese periplo publicitario se tiende a cometer excesos y a magnificar el proyecto como si los protagonistas estuvieran dotados de superpoderes.

El público, los aficionados a los viajes e incluso, los que no tienen ni idea de esto, leen los detalles del proyecto y se preguntan en qué especie de universo paralelo vivimos el resto de los mortales para comulgar con semejantes ruedas de molino. ¿Quieren ustedes, aventureros de pro, que pase por aventura su viaje en una moto de 15 o 20.000€, cargada de tecnología, con teléfono vía satélite, con seguimiento en tiempo real y con, pongamos, 3.000€ en el bolsillo? El mundo está globalizado y todo está mucho más cerca de lo que lo estaba hace cincuenta años, no me vengan con milongas.

Ya lo dijo Fabián C. Barrio: “una aventura es lo que vive la gente que cruza todos los días la Moyale porque viven allí”. Una aventura es atravesar a pie el Norte de África, desde Costa de Marfil hasta Italia, para encontrar un empleo de mierda recogiendo naranjas. Una aventura es bajar todos los días del año a una mina de plata en Potosí para llevar a casa un sueldo exiguo cada semana. Lo que ustedes hacen no es una aventura, es un viaje de negocios.

Quieren hacernos creer que su viaje, con toda la tecnología y las dosis de seguridad correspondientes, pase por ser un hecho insólito y digno de admiración. Y aún podemos ir más allá si le añaden eso tan mentado de ser “los primeros en”. Recuerdo, cuando era niño, que también me hacía ilusión ser el primero en hacer algo. Cada vez que nevaba en el pueblo salía temprano a pisar nieve virgen y me decía a mi mismo que era el primer ser humano en pisar esa nieve. A partir de aquel hecho insignificante, una huella en la nieve, me convertía en el primero y ya no habría nadie en el planeta que pudiera hacerlo de nuevo. Podrían volver a pisar, pero no la nieve virgen que yo había pisado porque mi huella ya estaba allí.

Ser el primero en algo, si no va acompañado de una dificultad especial, que entrañe peligro y cierta dosis de riesgo, no significa nada. Al igual que yo fui el primero, miles de veces, en pisar nieve virgen sobre la que no pisaría otro pionero, hacer algo por primera vez no tiene por qué conllevar un mérito especial que los demás tengamos que admirar.

Me encantan los viajes en moto, lo míos y los de los demás. Me gusta ver a otras personas en moto que me descubren paisajes e historias pero no soporto a los impostores, a los que quieren hacerme creer que su viaje es único y una gesta de proporciones homéricas. Eso puede estar bien para la prensa generalista o para vender el proyecto y conseguir patrocinadores externos pero, créanme, dentro del mundillo de los viajes en moto, los aficionados se ríen de ustedes.

 

Viaja gratis con Ducati

Eres un gran viajero? En Ducati buscan a uno como tú para llevarlos de viaje, gratis, con la nueva Ducati Multistrada Enduro.

En Ducati andan buscando blogueros con experiencia en viajes de larga distancia para pagarles un gran viaje. Así, como suena. Con motivo de los 90 años de su historia, de Ducati están seleccionando motoristas de todo el mundo para descubrir los lugares y los personajes que han hecho la historia de la marca.

Seleccionarán a siete personas que, por turnos, realizarán la mítica Transiberiana, las calles de Japón, los Estados Unidos, Europa y, finalmente, regreso a Borgo Panigale. Todo ello se hará por turnos y tú sólo tendrás uqe elegir el tramo de ruta que quieres hacer.

Durante el viaje los pilotos visitarán algunos lugares importantes para la historia de Ducati, conocerán a personajes míticos y especiales para cualquier fan, y contarán su viaje, como no, en el blog de Ducati y en las redes sociales. Durante las próximas semanas revelarán más detalles de esta promoción tan atractiva.

Pero, si te apetece, has de comenzar ahora. Tienes que inscribirte en su página web, rellenar un cuestionario y conseguir que te elijan como uno de los 14 finalistas. Los más motivados, se enfrentarán a un campo de entrenamiento final del que saldrán los site “Storm Rider”.

La salida está prevista para el 4 de julio de 2016. ¿Estás listo?

Puedes inscribirte desde este enlace.

Heritage_Ed_D1920_Storia-logo_01_logo-Attuale_634x357_634x357

Cine: Hell Angels on Wheels

ngeles_del_infierno_sobre_ruedas-767088327-largeNo se puede decir que el tiempo haya tratado muy bien a Hell Angels on Wheels, de Richard Bush. Los excesos visuales, en cuanto a secuencias larguísimas, imágenes en movimiento mareante y peleas que se alargan, aburridas, hasta lo indecible, nos retrotraen con el cine tópico de finales de los sesenta.

Pero Ángeles del Infierno Sobre Ruedas, que así llegó al mercado español, tiene otros atractivos que la hacen muy interesante. En primer lugar cabría destacar las motos. Abundan las Harley Davidson cortadas, “choperizadas”, que poco o nada tienen que ver con la moda generalizada que siguieron este tipo de motos, movidas como si fueran ligeras máquinas de enduro. Incluso con una de ellas se atreven a participar en una competición de hill-climb. Aquí podemos ver a dos BSA de la época, una A10 y una Firebird Scrambler, y una Royal Enfield Interceptor escalando la colina como histéricas.

En segundo lugar la Historia. Y lo escribo con mayúsculas porque las pandillas motoristas, los motoclubs violentos de los sesenta y los setenta, forman parte de la historia de los EE.UU y de su peculiar modo de ver el mundo. Después de haber leído a Sonny Barger (que también sale en la película haciendo de sí mismo) y a Hunter S. Thomson, entre otros libros dedicados a los Hells, el visionado de esta película viene a ser algo así como poner imágenes a los libros. Se suceden las peleas, el abuso de drogas, los líos con la policía y algo que Thompson dejó muy claro en Los Ángeles del Infierno, una extraña y terrible saga: las pandillas de moteros estaban formadas por tipos a los que no les importaba nada, desahuciados de la sociedad y desencantados con un sistema que no tenía nada que ofrecerles. Unidos por una visión del mundo pueril y simplista, este tipo de motoclubs se aferraron a un sistema organizativo casi militar del que muchos procedían, adoptando poses y modos. En este aspecto Jack Nicholson, el protagonista, lo deja muy claro en uno de los diálogos. “no tengo interés en participar en tu ejército privado” le dice al presidente de un capítulo, interpretado por Adam Roarke.

Llama la atención que se aleja bastante de los estereotipos marcados con posterioridad, en los años setenta, en los que los motoristas pandilleros eran retratados como retrasados mentales en los que su salvajismo competía con su idiocia. No es que en esta salgan muy bien parados pero, al menos, salva la situación Jack Nicholson, mucho más digno en su rol que en la archiconocida Easy Rider. Y eso que en esta que nos ocupa hacía uno de sus primeros papeles como protagonista.

El guión no es que sea nada especial, chico conoce a chica, la chica es la novia del mafioso, chico se enamora de chica… en fin, más de lo mismo. Pero esta película hay que verla como un documental porque refleja, a la perfección, aquellos primeros años de las bandas motorizadas. Aún quedaban lejos las condenas por tráfico de armas y de drogas y todo se centraba en motos, fiestas y vida disoluta.

Como curiosidad hay que apuntar que colaboraron en la filmación, además del propio Ralf “Sonny” Barger y unos cuantos miembro de los Ángeles del Infierno de los capítulos de California, Richmond y San Francisco. Sonny, en su libro Ángel de Infierno, hace referencia a este hecho, al igual de Hunter S. Thompson. Esto de salir en películas y estar todas las semanas en la prensa  trajo a Los Ángeles más problemas que ventajas pero de eso hablaremos en otra entrega.

Seis rutas sobrevaloradas

Internet está lleno de recomendaciones de todo tipo: que si los pueblos más bonitos, las ciudades más hermosas, los mejores destinos para ir de fiesta, los mejores restaurantes… Somos adictos a las listas y nos encanta saber qué es lo mejor, aunque sea a través de la opinión de los demás. Necesitamos que nos digan qué es lo más exclusivo y atractivo para no ir contracorriente por aquello que hablábamos de sentirse aceptado por el grupo.

Pero ¿son los lugares de esas listas lo que nosotros estamos buscando? A veces lo que es bueno para los demás no lo es para nosotros. Con frecuencia, visitamos lugares que hemos visto en la red y que, por una foto retocada, nos parecen espectaculares.  No son menos las veces en las que estos lugares nos desilusionan porque no cumplen con las expectativas que habíamos generado.

Pego de Inferno en Tavira

Hace unos días mi amigo Fran Brighton colgaba unas fotos en Facebook en las que contrastaba el enfrentamiento entre la cruda realidad y las expectativas emocionales. El Pozo do Inferno de Tavira, en Portugal, pasaba de ser un lugar mágico por mor del retoque fotográfico a convertirse en una poza infecta.

A mi también me pasa. He visitado sitios que parecían espectaculares y que no resultaron ser más que un triste “bluf” bajo el prisma de mi cámara de fotos porque, sabed amigos, que la realidad no tiene filtros. Bajo este barniz de desilusión vamos a desmitificar algunas de las carreteras que aparecen en os típicos listados de lugares por los que merece la pena pasar.

1- Carretera del Atlántico

Esta carretera noruega es una de las más fotografiadas y más mitificadas del mundo. Se nos presenta como una ruta emblemática digna de recorrer, tanto por sus paisajes como por el peculiar trazado que discurre entre islas e islotes separados por puentes de extraña belleza.
La realidad es que el tramo “espectacular” de la carretera no llega a tres kilómetros en los que nos encontramos el famoso puente curvo Storseisundet, uno de los ocho que conforman la ruta. En mi opinión es una carretera sobrevalorada cuyo principal atractivo reside el los paisajes espectaculares que hay para llegar allí. La Carretera del Atlántico en sí misma no es para tanto.

2- Pesso de Régua. La mejor carretera del mundo

La empresa de alquiler de vehículos Avis nos sorprendía hace algún tiempo con un estudio en el que se afirmaba que la mejor carretera del mundo para conducir estaba en Portugal.  Se basaron en una serie de parámetros que fueron elaborados por un diseñador de montañas rusas, un físico cuántico y un diseñador de circuitos.

Si bien la carretera N-222 desde Pinhão a Pesso da Régua discurre por paisajes hermosos, no tiene el trazado único que me esperaba y desde luego, está muy lejos de obtener un título tan pretencioso como el de “mejor carretera del mundo”.

3- La Costa Azul. Cannes

Rotondas, atascos y paisaje humanizado en cada recodo es lo que nos nos vamos a encontrar en este tramo icónico de la Costa Azul. hay que decir que gusta porque lo dice todo el mundo y nosotros no queremos ser bichos raros pero lo cierto es que tanto glamour aturulla. Aquí se confunden y entremezclan las campañas publicitarias del correspondiente departamento francés con los aires de exclusividad a que nos tiene acostumbrado el cine y el famoseo de las revistas del colorín. Si hablamos única y exclusivamente de la carretera, de la ruta, esta es otra de las que muchos viajeros evitan por lo engorroso de atravesar la zona.

4- El desierto del Sáhara

Tentados de emular a Laurence de Arabia, aunque sea en otro desierto, nos adentramos en la carretera de Senegal, la que va desde Marruecos hacia el sur atravesando el Sáhara Occidental. Vamos pensando en playas enormes y carretera con encanto al lado del mar pero lo que nos encontramos es un coñazo de ruta recta en la que el mayor atractivo reside en salir pronto de allí. Kilómetros y kilómetros de aburrimiento total, rodeados de piedras y con el mar en la lejanía, sumido en un manto de bruma y polvo. Por fortuna el tráfico es escaso y las molestias que causa el olor a pescado podrido de los camiones, pasajero.

5- Ruta de Don Quijote

Me caerá la del pulpo pero, aún a riesgo de parecer antipático, me cuesta trabajo encontrarle atractivos espectaculares a esta ruta. Si restamos la belleza visual de los típicos molinos de viento nos quedamos con una carretera recta en la mayor parte del trazado que no ofrece, apenas, singularidades. Si además sumamos el nulo atractivo de una urbe anodina como Ciudad Real, completamos un cuadro que únicamente está destinado a dinamizar una zona deprimida desde el punto de vista turístico.

6- Ruta das Rías Baixas

A pesar de ser un enamorado de Galicia y de las Rías Baixas, he de reconocer que la carretera costera tiene un atractivo nulo. A un paisaje humanizado hasta el hastío hay que unir el intenso tráfico de verano y el famoso “feismo” gallego. Eucaliptos, abandono y escaso interés por la estética cuidada es lo que nos vamos a encontrar en este rincón de España que podría ser sublime. Por fortuna, aunque la carretera no ofrezca grandes incentivos, toda la comarca goza del encanto de sus gente, de ese cariño tan gallego y de esa hospitalidad que caracteriza a toda la región. Y los precios.

Ejemplos como estos los hay a patadas, no solo en rutas sino en paisajes, monumentos y cualquier otra cosa sometida al dictado de la publicidad y que tenga que ver con el turismo. Lo que recomiendo es que no hagas ni caso a este artículo y vayas a ver por ti mismo esos sitios emblemáticos para comprobar con tus ojos si responden a las expectativas que te creaste.

Empresas de viajes y viajes de empresas

Alpes en Moto

Los viajes en moto han tenido un boom exponencial en los últimos años y lejos quedan ya los tiempos en los que solo cuatro locos se atrevían a salir del solar patrio en busca de tierras ignotas y perdidas. Ahora el mundo es más pequeño y todo, o casi todo, está al alcance de la mano. Todo es más accesible porque la información fluye a borbotones y cualquier duda se puede solventar a golpe de click. Los “nuevos exploradores” nos cuentan en tiempo real sus cuitas y desvelos haciendo que lo que antes parecía difícil y arriesgado, ahora lo sintamos como algo común y cercano. Las redes sociales nos traen a casa todos los viajes con los que alguna vez soñamos y hacen que nuestra imaginación vuele hacia destinos anhelados.

No hace mucho tiempo hablaba de esto en un artículo, de la necesidad que tenemos los humanos de ser aceptados, de compartir experiencias con los demás que nos hagan parecer más apetecibles, más interesantes a los ojos de nuestros congéneres. Es una cuestión de evolución que nos impele a no querer quedarnos fuera del grupo por una cuestión de pura supervivencia. Y es precisamente por esta necesidad de aceptación que se vuelcan en las redes sociales los viajes y las experiencias más interesantes de cada uno de nosotros. Gracias a esto la posibilidad de hacer un viaje en moto a cualquier parte del mundo ya no nos parece un proyecto irrealizable lleno de incertidumbres: si los demás lo hacen, nosotros también podemos hacerlo.

Internet despierta en los aficionados a los viajes, en los que sienten curiosidad por conocer “in situ” otras culturas y a otras personas, la necesidad perentoria de salir a la carretera y zambullirse en ese mundo tan atractivo que vemos a través de las pantallas.

Algunos, después de algunas experiencias viajeras, quieren dar un paso más allá y hacer del viaje su modo de vida, explorando las posibilidades en todas sus vertientes. Una de las opciones elegidas es crear una empresa de viajes en moto. ¿Hay algo más apasionante que guiar a los demás a través de una actividad que te apasiona tanto? Tú disfrutas conduciendo la moto, viajando por carreteras secundarias y descubriendo paisajes nuevos y quieres que los demás también tengan esa posibilidad. Pero para llevar a buen puerto un proyecto de este tipo hace falta algo más que ganas de viajar y ganar dinero.

En todos estos años ligado al mundo de los viajes en moto, si es que existe este “mundo” como tal, he visto florecer proyectos de este tipo que se marchitaron como plantas vivaces en pocos meses. He visto también mercenarios y arribistas en busca del dinero fácil a costa de clientes incautos y empresas que te venden a precio de oro experiencias mundanas. Comisionistas desesperados y revendedores de medio pelo. Y también he visto toneladas de ilusión en personas que lo han dejado todo para apostar por empresas en las que lo más importante es que sus clientes disfruten de una experiencia especial y única. Personas honestas que creen en lo que hacen y que ponen todo su empeño en ello como un servicio a los demás.  Estos últimos siempre tendrán mi respeto y admiración; los primeros, mi desprecio más absoluto.

Nueva app: Mapas de España IGN

mapas-para-el-movilLo malo de usar un navegador “de coche” o “de moto” para nuestras rutas es que éstas se basan en los mapas de carreteras pero, ¿qué ocurre si queremos hacer una ruta “trail? Si lo que pretendemos es salir al campo y transitar por pistas forestales tenemos que usar mapas topográficos que, por lo general, hay  que descargarse a un dispositivo móvil o al GPS para planificar la ruta. Suelen ser más complicados de conseguir y su manejo requiere de cierta experiencia.

Ahora el Instituto Geográfico Nacional ha sacado una app que viene a solucionar este problema. Los mapas del IGN, gratuitos y de uso público, son la base  de esta nueva aplicación que tiene su origen e inspiración en la popular OruxMaps. El formato es compatible para ambas app´s y nos permite trazar transectos en plena naturaleza, bien sea para senderismo, esquí, rutas en moto o itinerarios a pie por parques naturales.

A los mapas se puede acceder, siempre de forma gratuita, tanto “on line” como con descarga previa y los tenemos en escalas de 1:250.000 a 1:25.000, la típica de los mapas militares, por ejemplo.

La app se llama Mapas de España IGN y está disponible,en inglés y español, para dispositivos Android en Google Play Store.

IGN

Fuente:OCU

Cómo hacer unas camisetas

camiseta_verde_mujer¿Tienes una página web, un blog, un motoclub o planeas un viaje? Seguro que en algún momento se te ha pasado por la cabeza hacer unas camisetas para que los integrantes del grupo o los seguidores puedan lucirlas con orgullo. En Viajo en Moto también hemos pasado por esa fase y esta ha sido nuestra experiencia.

La primera opción para hacer unas camisetas es acudir a cualquier empresa de serigrafía de tu ciudad, en mi caso también tengo amigos que se dedican a ello profesionalmente así que esos eran los lugares para empezar. Pero antes de pensar el logo llegó el primer problema: no disponía de capital para hacer frente al pago de las camisetas. No solo eso, ¿qué ocurriría si me quedo con, por ejemplo, 50 o 100 camisetas sin vender? Y aún más, porque las preguntas se seguían acumulando, ¿Qué tallas hago? ¿Cuántas de hombre y cuántas de mujer? ¿En qué colores? Además está el tema de la distribución, los envíos, las devoluciones, los pagos, los impagos…
La variedad de dudas era tan grande que el proyecto se moría antes de nacer.
Demasiados quebraderos de cabeza para hacer unas camisetas que tenían por objetivo contentar a un puñado de seguidores de la página y el podcast y de las que no pretendía sacar rendimiento económico.

Entonces me encontré con un anuncio de Crowdence, una joven empresa sevillana que aborda el asunto de las camisetas como si de un crowfunding se tratara. La idea es simple: pones en marcha tu campaña de camisetas y si se llega al número pactado para fabricarlas, se fabrican, en caso de que no se vendan las suficientes a los compradores se les devuelve el dinero y el proyecto se retira.

Mi primera experiencia con ellos fue agridulce porque se vendieron diez veces más camisetas de las que había fijado como mínimo para la fabricación pero el modelo que escogí no me satisfizo del todo. En cualquier caso, culpa mía por no haber leído las instrucciones. Tampoco me fijé en que se podían escoger colores así que… todas blancas.

Para la siguiente campaña contacté con los técnicos de la empresa que me aconsejaron marca y modelo de camisetas así como un rediseño del nuevo logo para hacerlo más atractivo y sencillo.

Todo el proceso es muy fácil, desde escoger el modelo de camiseta o sudadera, hasta las condiciones de envío, pasando por el texto, imágenes, etc. Pero si surgen dudas ( o aunque no surjan) lo mejor es ponerse en contacto con el equipo técnico que te aconsejará sobre el logo, la tipografía, el texto… lo que necesites.

La gran ventaja de Crowdence es que no tienes que adelantar dinero para invertirlo en unas camisetas que no sabes si vas a vender pero también que te evitas gestionar tú mismo los pedidos que, lo digo por experiencia, es una tarea pesada y en la que hay que ser muy cuidadoso.

El precio de coste de las camisetas va a depender del número de tintas que lleve tu diseño así como las unidades mínimas que vas a vender. No es lo mismo hacer 10 o 20 camisetas para tu grupo de “aventura” que hacer 200 o 300: a más cantidad, menor precio por unidad. En mi caso las dos veces he pecado de conservador pues las expectativas se han superado ampliamente pero como el objetivo no era financiar nada ni ganar dinero con ello no es asunto que me preocupe. En caso de que se busque obtener fondos para un viaje, por ejemplo, a través de la venta de camisetas lo mejor es dejarse aconsejar por la empresa para saber qué margen aceptable se puede aplicar y cual es la estrategia más adecuada.

Una vez que tienes en casa las camisetas de los que han escogido “recogida en local” solo tienes que ir entregándolas y borrando nombres del listado que te envían, de este modo te evitas que se te mezclen los pedidos o que se produzcan errores. Cada pedido viene con el nombre del cliente y su número de modo que es muy sencillo entregar a cada uno lo suyo.

A la hora de escribir esto hay abierta una nueva campaña de camisetas de Viajo en Moto porque, por mucho que anuncies, siempre quedarán algunos rezagados a los que les apetece la camiseta fuera de plazo, es ley de vida. Cuando finalice la campaña abandonaré el tema de las camisetas, por lo menos, hasta el año que viene porque el mundo de la moto no está acostrumbrado a esta elegancia minimalista y no conviene saturar.

Esta es la tercera tanda de camisetas y, si llega una cuarta, volveré a contar con Crowdence por la sencillez de todo el proceso y por las facilidades que me han dado en esta empresa.