Mes: junio 2016

Libro: Amazigh. En moto hasta el desierto

Amazigh. En moto hasta el desiertoDice Mario Montoro en el prólogo de este libro que “las palabras escritas necesitan del adorno pomposo y suntuoso que sólo les confiere una correcta edición y una trabajada puesta en escena”. No podría estar más de acuerdo. Un libro, sea de viajes o no, además de contar una historia, ha de estar correctamente editado. Es, a mi modo de ver, el formato mayúsculo, la expresión máxima de la literatura, muy por encima de archivos de texto, libros electrónicos, audiolibros y otros inventos de índole menor. Un libro es la cúspide de la pirámide de la tradición escrita. Read More

Viajando en motocarro y pensando en India

Fernando, El Búfalo, ha venido hasta los estudios de Viajo en Moto y, en una mañana de resaca, nos ha concedido una entrevista en su línea habitual: disparatada e irreverente. Nos habla de su nuevo proyecto de viaje a Australia, de su próximo libro y de lo mucho que disfruta viviendo.
También ha venido Raúl Sanz, de India en Moto, para someterse a un tercer grado de preguntas ansiosas y para desvelar qué me voy a encontrar en septiembre, cuando viaje hasta Nueva Deli para participar en uno de sus viajes.

Además tenemos a un dúo peculiar. Rubén y Lucía, de Algo que Recordar. Ellos son una pareja de trotamundos que llevan el viaje metido en lo más profundo de sus ser. Organizan una curiosa ruta por Sri-Lanka en tuc-tuc, o ricksaw o, por denominarlos de forma más castiza… motocarro.

Perlando este programa, las intervenciones de los oyentes y el látigo implacable de Stacy, que, además de escoger la música, ha cercenado lo más destroyer.

Lucía y Rubén tienen un montón de cosas que ofrecer además de lo que nos cuentan en el programa:

Cortometraje viral El Síndrome del eterno viajero
Trailer documental Around Them
Libros de Rubén

Viajando en motocarro y pensando en India

Fernando, El Búfalo, ha venido hasta los estudios de Viajo en Moto y, en una mañana de resaca, nos ha concedido una entrevista en su línea habitual: disparatada e irreverente. Nos habla de sus nuevo proyecto de viaje a Australia, de su próximo libro y de lo mucho que disfruta viviendo.?También ha venido Raúl Sanz, de India en Moto, para someterse a un tercer grado de preguntas ansiosas y para desvelar qué me voy a encontrar en septiembre, cuando viaje hasta Nueva Deli para participar en uno de sus viajes.
Además tenemos a un dúo peculiar. Rubén y Lucía, de Algo que Recordar. Ellos son una pareja de trotamundos que llevan el viaje metido en lo más profundo de sus ser. Organizan una curiosa ruta por Sri-Lanka en tuc-tuc, o ricksaw o, por denominarlos de forma más castiza… motocarro.

Perlando este programa, las intervenciones de los oyentes y el látigo implacable de Stacy, que, además de escoger la música, ha cercenado lo más destroyer.

Libro: De Argelia a Túnez en Moto

Dibujo de Anna Grimal

Hacer un viaje en moto desde Londres hasta Argelia en los años 20 seguramente sería una aventura de proporciones mayúsculas, es una lástima que Lady Warren no consiga transmitir lo épico de esta gesta en su libro.

Through Algeria and Tunisia in a Motor Bicycle es un libro escrito en 1922 por Lady Warren y traducido por primera vez al español por la editorial Casiopea bajo el título “LADY WARREN: de Argelia a Túnez en Moto“. En él se nos cuenta la historia de una joven que, sin un plan claramente definido, se embarca en un viaje por el Norte de África en busca de aventuras por países que en aquel entonces resultaban bastante exóticos. Viajaba en el sidecar de una moto de la época pilotada por “P”, un mero acompañante del que no sabemos si es mayordomo, conductor o simplemente, figurante. Desde luego no es su pareja y lo único que nos cuenta de él es que viaja a Alemania en tren una vez que finaliza el viaje. Sobre sí misma tampoco cuenta gran cosa. Podemos deducir que era una mujer “de armas tomar”, valiente y sin miedo al qué dirán, pero pocas conclusiones más extraeremos de la lectura del libro.

Sin embargo, lo que empieza siendo un relato muy prometedor, pronto pierde fuelle y la autora se deriva en descripciones de paisajes y carreteras infectas que terminan por aburrir al lector. Pierde la oportunidad de hacer un retrato de la sociedad de principios del Siglo XX en las colonias francesas para dejarnos una retahíla de hoteles de mala muerte y de montañas y colinas perladas de adjetivos grandilocuentes.

En el texto cabe destacar el fino sentido del humor, muy inglés, de la autora pero, aparte de dos o tres anécdotas verdaderamente “aventureras”, este diario de viaje acaba resultando un tanto tedioso si lo que se busca es un relato de viajes en moto. Por cierto, de la moto, equipada con sidecar, se habla poco y nada bueno, tan poco que ni siquiera nos informa de la marca. A base de indagar por la red he comprobado que se trata de una Triumph, probablemente un modelo H, equipada con un sidecar de un constructor ingles.

Lo mejor del libro, además del sentido del humor de la autora, es conocer a una de las pioneras de los viajes en moto y transportarnos a aquella moda viajera, tan romántica, los años 20 en los que cada kilómetro recorrido era un desafío. También hay que destacar la excelente adaptación que hace Marta Sarramián, dándole un aire moderno y actual a una obra de hace casi cien años.

A modo de resumen se podría decir que no es una obra maestra de la literatura de viajes en moto pero el libro se deja leer en un par de tardes y es una curiosidad recomendable si te apasionan los viajes en moto.

Qué es el Klout para moteros?

kloutEn realidad l Klout es el mismo para todo el mundo, da igual que seas motero o no, pero si te mueves por las redes sociales y tienes una buena legión de seguidores puedes aprovechar tu presencia en este ranking para algunas cosas como por ejemplo sacarle partido a tu blog de motos.

¿Qué es el Klout?

Básicamente Klout es la herramienta gratuita que mide tu influencia y relevancia en redes sociales. Esa influencia está basada en el número de retuits que te hacen tus seguidores, los comentarios que te comentan en Facebook, los debates que te siguen en Linkedin o los +1 que generas en Google Plus.

Vale, pero… ¿para qué sirve?

Hace unos meses, en Facebook, hicimos muchas coñas con esto del Klout. La conclusión a la que se llegaba es que su mayor utilidad es medir el ego de cada uno y compararse con los demás en plan competitivo. Sí y no. Alguien que no busque sacar rendimiento económico de su presencia en la red o que no le importe desembolsar los gastos que genera tener una página web, un programa o el ser creador de contenidos le dará igual. Pero si lo que buscas es rentabilizar de algún moto tu trabajo en internet (o al menos no perder dinero), Klout es una herramienta importante a la hora de presentarte ante una empresa.

Uno de los sistemas para ir arañando algún dinero es publicar en las redes sociales a cambio de unos euros. Los precios varían dependiendo de la campaña pero suelen oscilar entre 1,20 y 4,5 USD. El mecanismo es sencillo: te das de alta en una página como Socialpubli.com y, si tienes suficientes seguidores, pronto comenzarán a llegarte campañas para que promociones tal o cual cosa.

¿Pueden sentirse molestos tus seguidores? Si el volumen de tuits o mensajes patrocinados en Facebook no es muy alto no tendrían por qué sentirse molestos, al fin y al cabo son tus seguidores y tendrían que alegrarse de que te vayan bien las cosas. Es una publicidad directa, no intrusiva y generada por alguien al que tienes cierto aprecio virtual.

logoKLOUT

Pero volviendo al asunto inicial, para qué sirve el Klout? Algunas empresas como Social Publi lo tienen muy en cuenta midiendo tu influencia en las redes sociales y saber si les convienen como altavoz de sus productos. Cuanto más alta sea tu reputación como influencer más campañas tendrás.

Se gana pasta con esto?

logo-socialpubli-comSinceramente… no. Pero para financiar nuestros gastos de blogueros no aspiramos a dar un gran pelotazo y ganar dinero a espuertas. La estrategia es ir sacando pequeñas cantidades de aquí y de allá, diversificar nuestros ingresos y al final de año, hacer balance para pagar el hosting, los gastos de reportajes, los viajes para hacer entrevistas y la inversión en equipos.

Si estás pensando en darte de alta en Social Publi, puedes hacerlo a través de mi enlace de afiliados y te quedaré eternamente agradecido.