Mes: febrero 2017

Mi encuentro con el futuro Doctor Fashar

Aquella mañana llevaba un rato deambulando por el barrio de Pahar  Ganj. Allí, en el centro de Delhi, me seguía sintiendo como un indio más, a pesar de toda la basura que me rodeaba, a pesar del calor y a pesar de mi escaso dominio de cualquiera de los más de 300 idiomas que se hablan en India. Nada de esto me importaba. Sentía la ciudad como mía, me sentía identificado con su organizado caos, con la amabilidad de sus habitantes, con la vorágine inherente a cualquier ciudad india. El olor penetrante de la basura y el curry, el sonido ensordecedor del tráfico, el aire contaminado… Todo lo sentía mío, todo tenía una extraña pátina de familiaridad que me engullía con la suavidad pestilente de una madre desnaturalizada.

Josín y el resto aún estaban en la barbería, disfrutando de un afeitado apurado y un masaje a juego. Nos habíamos aficionado al afeitado de barbero y los cinco habíamos descubierto los placeres del cuidado corporal que nos proporcionaban los indios. Yo, escarmentado del anterior masaje en Manali, prefería limitarme al afeitado y prescindir de más cuidados y afeites, que en el Norte me había resultado un tanto violentos. Así que, mientras ellos se dejaban hacer, yo no hacía nada. Si acaso fumar en la puerta del establecimiento e intentar disfrutar de aquellas últimas horas en el país. Mis pensamientos flotaban, inconexos, de los Himalayas al Rajastán, del Taj Majal al populoso distrito de Old Delhi, donde la vida comercial se organizaba por calles de imposible estrechez distribuidas en gremios.

El sabor áspero del bidi me quemaba la garganta. Me esforzaba en fumar aquellos cigarrillos envueltos en hoja de ébano pero me resultaban mucho más fuertes que la picadura a que estaba acostumbrado. El que estaba fumando me lo había dado el barbero para que probase en auténtico tabaco indio así que, por no hacerle un feo, castigaba un poco más mis pulmones.

Al otro lado de la calle, mientras yo me perdía en recuerdos frescos, un chico de unos doce o trece años me miraba con disimulo. Aún traía el uniforme del colegio, con su impecable camisa blanca y una corbata que le daba un aire de anciano adolescente. Al principio creí que estaba esperando a alguien, un transporte, un padre o una madre que lo llevarían a casa. Se subía en un ricksaw, se bajaba, remoloneaba entre los coches aparcados, daba una patada a una lata… No parecía estar interesado en nada concreto pero no me quitaba ojo. Cuando yo lo miraba, apartaba la vista y ambos nos esquivábamos como si sospecháramos el uno del otro.

Por fin, en un arranque de valentía intrépida, cruzó la calle y nos saludamos. Una sonrisa y una rápida presentación seguida de un apretón de manos, como hacen los hombres, como hacen dos desconocidos que se buscan porque se necesitan.

Fashar vivía en Delih y era un buen estudiante. Un tipo serio y educado, con camisa impecable y corbata, con gestos de caballero colmado de dignidad en medio de una de las ciudades más sucias del planeta. Apenas sonreía y nuestra conversación discurría como lo hacen las cosas trascendentales, con la seriedad grave en la que la banalidad no tiene cabida.

Fashar quiere ser médico porque desea curar las enfermedades de la gente. Y en su país hay muchas enfermedades para curar. Quizá la más difícil de erradicar sea la segregación heredada desde hace más de dos mil años. Quizá Fashar no consiga curar a la sociedad india de la peor enfermedad de todas, creer que el sistema de castas es una verdad absoluta. Pero Fashar quiere ser médico y curar a las personas. Lo afirmaba con una rotundidad delicada, de las que no ofrecen lugar a dudas.

Y Fashar, con sus ideas claras, con su absoluta convicción, con su deseo de ayudar a los demás, me dio la mayor lección que pude aprender en India. Me enterneció el alma y en lo más profundo de mi ser deseé que a Fashar le fuera bien en la vida. Que lograse terminar la carrera de medicina y un día no muy lejano, pudiese curar a las personas.

Nos miramos a los ojos y, deseándole mucha suerte en la vida, nos despedimos como se despiden los hombres, con un apretón de manos firme y sincero. Me quedé mirándolo mientras se perdía, con aire serio y circunspecto, al fondo de la calle.

“Adiós, Doctor Fashar, me alegro de que tenga toda la vida por delante”

Nada es casualidad

Josef Lackhove me lo encontré en Khardungla, el puerto de montaña más alto del mundo. Lo saludé con un ligero movimiento de cabeza y con una absoluta falta de interés. Yo no había ido hasta los Himalayas para intercambiar opiniones con un alemán que viaja en moto. Como tampoco había ido allí para saludar a su acompañante español, Carlos, un tipo de Madrid que viajaba en Yamaha Teneré. Ya éramos más que suficientes españoles viajando con India en Moto como para establecer más relaciones entre nacionales. Un “hola” bastante lacónico y un “hasta luego” igual de anodino. Tampoco ellos tenían mucho interés en nosotros, la verdad.

Pasados unos meses de aquel viaje, alguien me habló de un madrileño que estaba aquellos días por Malasia y que había atravesado Birmania hacía pocos días. Como atravesar Myanmar no es algo que haga mucha gente, sobre todo porque la frontera estuvo cerrada al turismo motorizado e independiente durante años, me pareció que podríamos tener una buena charla para Viajo en Moto. Además, los rumores de un nuevo cierre de fronteras eran cada vez más insistentes y probablemente sería uno de los últimos en pasar por el país con su propia moto. A pesar de que Carlos huye de todo lo mediático y ni siquiera tiene un blog donde publicar sus viajes, que son muchos, le gustó el formato del programa y accedió a charlar conmigo.

La conversación resultó ser muy amena y, mientras me iba relatando su viaje, fue llegando a lugares comunes. El Norte de la India, los Himalayas, Leh… Khardungla. Espera– le dije -.Yo estuve en ese puerto tan alto en septiembre. Sí, Carlos era el español que acompañaba a Josef y habíamos coincidido en los Himalayas indios. Buscamos fotos y fechas y, en efecto, los dos habíamos estado allí arriba el mismo día y a la misma hora. Nos quedamos sorprendidos por la casualidad y resultó una situación bastante hilarante.

Pero hoy, meses después de la entrevista, he vuelto a ver su moto. Esta vez en la invitación que Bernd Tesch me enviaba desde Alemania para acudir a la 59.Tesch-Travel-Treffen für Motorrad-Reisende, una reunión que lleva celebrándose desde hace 40 años en el Norte de Alemania. Con ella venía una foto de Josef Lackhove en la que se veía claramente la Yamaha de Carlos. Y agudizando un poco más la vista, en segundo plano, estaba la Royal Enfield de Raúl Sanz, el de India en Moto.

Si no fuera porque, ni Josef, ni Carlos, ni la Travel Treffen son famosos la cosa no tendría más enjundia que una mera casualidad. Pero precisamente por no ser muy mediáticos, al menos en el ámbito que yo me muevo, esta coincidencia tiene un sabor mucho más dulce.

Ahora solo resta extraer conclusiones más o menos trascendentales, hablar del destino o de las señales divinas y decir que las casualidades no existen.

Este es Josef, celebrando su llegada al Khardungla.

 

y esta es la ruta de Josef, un viaje mayúsculo por sitios bastante inusuales.

 

Memoria

Aún me acuerdo cuando era joven y tenía memoria, cuando conquistaba fortalezas inexpugnables, cuando soltaba a los cuatro vientos mis gritos silenciosos.
Eran guerras incruentas de palabras que se arrastran, eran hazañas bélicas de guerrero desarmado, era la sutil conquista de las cimas íntimas.
Pero hoy, curtido en mil pacíficos conflictos, planeo de nuevo otra masacre que me devuelva zaherido, marcado por las cicatrices indelebles de los otros, acosado por la impronta firme del que ha lanzado su mirada más allá del horizonte.

Viajo en Moto Directo. Grandes Viajeros y Viajeros Enormes

Escucha”Viajo en Moto Directo. Grandes Viajeros y Viajeros Enormes” en Spreaker.

Este es el Directo número 16 de la nueva época y el 91 de cómputo general. Un no parar, oiga!
Hoy hablaremos del Encuentro de Grandes Viajeros en Segovia y de otro encuentro mucho menos conocido pero que aglutina la mayor concentración de motoviajeros del mundo: La Tesch Travel Treffen de Malmedy, donde se dan cita las personas que más kilómetros tienen sobre la moto de toda Europa.

Entrevista con Bernd

Además os hablamos de la chaqueta y el casco Klim que nos ha enviado Twin Trail para que evaluemos, material pata negra que, a buen seguro, no está al alcance de todos los bolsillos.
También tenemos a Charly Sinewan, hoy con versión extendida de su sección en la que nos cuenta, semana a semana, cómo va su viaje.

Casi al final Olga Ferro llega al directo y charlamos sobre salidas al campo, sobre legislación, sobre el Paddock y sobre la apertura de Ace Café del Prat.

La música corre a cargo de:

Dickey F. – Crazy train

Proleter – Faidherbe square

Heilefervescent – Hearts and minds

Pilican – Raindrops melody

Les Bonobos – Slice n´dice

Dickey – Snake skin blues

The Madpix Projetc – Wish you were here

Los Lunnis – Loco por mi moto

Así se graba Viajo en Moto

 

Viajo en Moto Directo. Grandes Viajeros y Viajeros Enormes

Este es el Directo número 16 de la nueva época y el 91 de cómputo general. Un no parar, oiga!
Hoy hablaremos del Encuentro de Grandes Viajeros en Segovia y de otro encuentro mucho menos conocido pero que aglutina la mayor concentración de motoviajeros del mundo: La Tesh Travel Trefen de Malmedy, donde se dan cita las personas que más kilómetros tienen sobre la moto de toda Europa.
Además os hablamos de la chaqueta y el casco Klim que nos ha enviado Twin Trail para que evaluemos, material pata negra que, a buen seguro, no está al alcance de todos los bolsillos.
También tenemos a Charly Sinewan, hoy con versión extendida de su sección en la que nos cuenta, semana a semana, cómo va su viaje.

Viajo en Moto Directo. A Moscú por Turquía

Nos vamos a Moscú de la mano de Quique Vidania y lo hacemos por la ruta larga, por Turquía. Además damos un repaso a todo el panorama podcast del mundo de las dos ruedas, hablando de los podcast que han pasado y de los que están.
También tenemos a Charly, que se va separando del muro americano y saludos que nos envían desde Tailandia.

Viajo en Moto Directo. Del muro de Trump a Montevideo

Escucha”Viajo en Moto Directo. Del muro de Trump a Montevideo” en Spreaker.

Hoy nos vamos desde Bogotá a Montevideo con Gina Motociclista Colombiana. Viaja con una moto de 150 cc. desde hace más de un año y medio en solitario por Sudamérica demostrando que para viajar no hace falta tener la última tecnología, ni la moto con pinta más aventurera. Las aventuras están dentro de uno mismo y es uno el que tiene que hacerlas brotar.

Nos hacemos eco de la Vigo, una de  las motos eléctricas que va a dar que hablar este año si son capaces de sacar a la calle lo que prometen: una moto de 120 cv que se pone de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos.

Y saldremos del ecosistema de las motos para posar nuestra mirada en gente que viaja en otros medios de locomoción, aunque sea de soslayo. Lo haremos asomándonos a las las Jornadas de IATI de grandes viajeros. Vuelven a celebrarse en Sevilla en 4 de marzo y contarán con Polo Arnáiz, amigo de esta casa y viajero empedernido.

Viajaremos has el muro de Trump con Charly Sinewan, que sigue en México preparándose para salir a recorrer el país y catar, de primera mano, la vida nocturna en Tijuana.

Damos visibilidad a un curso que se celebra en Manresa sobre GPS y roadbook, algo que no te enseñan en la FP y que resulta muy interesante para cualquier motoviajero. Hemos tomado la información de la página de Perlanegraviajes.

Tampoco se nos escapa la reunión de Grandes Viajeros que este año se celebra en el auditorio municipal del El Espinar, en Segovia. Será los días 19, 20 y 21 de mayo. Esta es la decimotercera edición y que allí se habla de motos y de viajes, creo que con eso ya lo digo todo.

A día de hoy aún no se sabe quienes serán los ponentes pero seguro que, como todos los años, tienen gente de nivel.

Tenemos fechas para el Motomadrid, que será a finales de marzo en La casa de Campo de Madrid. Según los organizadores este es el mayor escaparate nacional dedicado al universo de las dos ruedas. Más de 20.000 metros cuadrados de superficie expositiva y 15.000 metros cuadrados exteriores dedicados a la realización de actividades lúdicas y de entretenimiento configuran este gran escenario dedicado a promover la actividad comercial de las empresas del sector, promocionar nuevos productos y favorecer la proyección social de colectivos, asociaciones y clubes deportivos.

Viajo en Moto Directo. Del muro de Trump a Montevideo

Hoy nos vamos desde Bogotá a Montevideo con Gina, la Motociclista Colombiana, al muro de Trump con Charly Sinewan, a las Jornadas de IATI, a las motos eléctricas y a un montón de cosas más.
Seguro que esta media hora termina alargándose.

Viajo en Moto Directo. En Royal Enfield por Malasia

Escucha”Viajo en Moto Directo. En Royal Enfield por Malasia” en Spreaker.

Una semana más os traemos otro trepidante programa lleno de contenido elegante para su uso y disfrute.

Tenemos a Walter Astrada, que vuelve a ponerse en marcha, retomando el viaje en Malasia, donde lo había dejado hace unos meses.

También ha venido hasta el programa Mark, uno de los organizadores de Mamuts, la concentración segoviana.

No nos olvidemos de Charly Sinewan, que sigue fiel a su sección y a todos vosotros cada semana.

Tocamos más temas como la jaimitada de la DGT con las nuevas bandas de alerta en la capa de rodadura, denunciada por la Unión Internacional para la Defensa del Motociclista y la crítica de la película Road to Paloma, una road movie de las de verdad.

Viajo en Moto Directo. En Royal Enfield por Malasia

Entrevistas a Walter Astrada, Mark, uno de los responsables de la concentración Mamuts y reseña de la reunión de viajomotistas.
Además hablamos de cine, de la DGT y algún desvarío más.