Mes: junio 2017

¿Acaso soy yo un vlogger?


No creo que yo sea un vlogger. No tengo alma de vlogger. Llego tarde a la corriente de moda y ni siquiera me gusta el formato. Aborrezco a decenas de vloggers. Siento repulsión por vídeos de un histriónico hedonista subido encima de la moto contándome sus insulsas movidas cotidianas. Definitivamente, no soy un vlogger.

Entonces, ¿qué coño hago grabando un vídeo blog encima de la moto contando mis insulsas movidas cotidianas? No sabría cómo responder a esto. Seguro que estoy sufriendo algún tipo de enajenación pasajera.

Me he ganado una GoPro Hero 5 Black Edition por la cara. La primera intención era venderla y comprar algo más útil, como un disco duro, unos guantes o la provisión de cubalibres de todo el verano. Pero la he probado. Y ese fue mi error. La cámara funciona tan bien que estoy encantado con ella así que me he dicho ¿por qué no enseñas las carreteras por las que te mueves habitualmente en moto y cuentas algo de la zona?

El hecho de no tener ni idea de edición, realización y todo eso que se supone que hay que saber para hacer un producto de calidad, pareció pasar a un segundo plano. No tener unas buenas tetas o un buen cuerpo que enseñar tampoco tenía importancia. La cámara parecía hacerlo todo sola así que, por qué no convertirse en niño-rata y volcar algún desvarío frívolo en YouTube… Al fin y al cabo, si hay tutoriales para freír un huevo o millones de vídeos de dudosa utilidad, ¿por qué no iba yo a mostrar las carreteras de la zona donde vivo?

Y con estas premisas nace esta nueva jaimitada de Viajo en Moto. La idea es mostrar las carreteras de Asturias y Galicia (o de donde sea) pero contando algo más. En la primera entrega hablo un poco del Camino de Santiago, de las curvas, de la Presa de Salime… En la segunda lo haré de las explotaciones auríferas romanas en el Puerto del Palo y en la tercera… ya veremos si llego a la tercera. En ese caso, hay temas: las labores del campo, la producción eólica, la cultura castreña, la pesca de la trucha, el turismo activo… Hay un montón de cosas que ver y que hacer en la comarca. Y un montón de curvas para disfrutar de la moto. Uniendo las dos cosas tenemos un cóctel ideal.

Procuraré que los vídeos no tengan más de cinco minutos de duración y escogeré carreteras retorcidas, que aquí no hay otras. Esta serie de vídeos aún no tiene nombre. He barajado cosas idiotas como “…en la carretera“, “explorando carreteras“, “curva y contracurva” y otras de parecida factura pero supongo que el nombre saldrá solo. ¿Tienes alguna sugerencia? Puedes dejarla en los comentarios.

Este es el primer vídeo de mi nueva etapa como vlogger y lo bueno que tiene es que, a partir de aquí, solo queda mejorar.

60 libros de viajes en moto

image

Muchos me preguntáis por tal o cual libro de viajes en moto y cuales recomiendo de toda la oferta actual. Yo, más que recomendar o hacer de guía iniciático puedo decir lo que a mi me gustó, lo que me agradó menos o lo que, directamente, me parecía infumable. Tenéis una buena muestra de ello en las críticas que escribo sobre alguno de los libros pero claro, eso no significa que se sean buenos o malos, solo es el reflejo de mis “gustos literarios”.

Poco a poco me voy haciendo con una buena colección de libros de viajes en moto que, si bien es algo ínfimo en comparación con la de Bernd Tesch, tampoco persigo hacerme con una estantería llena de publicaciones de este “subgénero”. Si quieres comprar alguno de estos libros puedes hacerlo a través de esta misma página.

Los he nombrado, más o menos, según están en el estante, es decir que no llevan orden de ningún tipo. Y los he leído todos, algunos con un considerable esfuerzo por mi parte. Si habéis leído alguno os agradecería que dejarais vuestra opinión en los comentarios para intercambiar puntos de vista y pareceres.

IV GARAJE 18

Un aventurero conocido como El Búfalo, se queda sin poder realizar su siguiente viaje. El verano llega a Conil y se ve obligado a dejar su casa de alquiler. Sin casa y sin aventura a la vista, decide irse a vivir al garaje de modo clandestino. Terminando unos artículos para una revista en la que colabora y con problemas económicos, decide escribir un libro de la que él considera su mayor aventura. ALASKA – NUEVA YORK en el invierno más frío del siglo, completamente solo y en su maltrecha moto. Garaje 18 es una manera diferente de contar una aventura épica en moto, entrelazada con la aventura de vivir en un garaje sin baño y sin ducha. Aventura en la cual, reirás, sufrirás, te emocionará y te hará sentir. Garaje 18 no te dejará indiferente. Póngase el casco, abríguese bien y agárrese fuerte…

Viajo en Moto a Cabo Norte sin carnet

Nos vamos a Cabo Norte sin carnet de moto. En moto. Y hablamos de intermmitentes, de averías, de lluvia…
Charly nos contará sus últimos proyectos y Raúl Sanz hará lo propio pero con su periplo por España dando conferencias sobre la India.
Quisimos darle la sorpresa al Búfalo, pero, además de meterlo en un compromiso, nos salió rana el asunto.

La música corre a cargo de :
Le curé qui vouliat baiser – David TMX
Likely Story – The Great White Buffalo
Island – Jamison Young
Rainbow Stonne – Fresh Body Shop
Country – Garp

Viajo en Moto con los Iron Butt

Traemos al programa a los del culo de hierro, a la gente que es capaz de meterse 1600 km en menos de 24 horas, a los más duros de la ruta. Para ellos el mundo es su patio de juegos.
y a los que se van a Cabo Norte en moto sin tener carnet de moto.
Y leemos libros de motos. Novelas, aventuras, relatos épicos. ramón parreño y El Búfalo ya tienen el suyo. Y los hemos leído.

El timo de las cartas nigerianas

Tener tiempo para perder es una de las cosas más preciadas en este siglo XXI. Y yo lo tengo.

El timo de las cartas nigerianas es tan viejo como la Internet misma pero, gracias a la mente despierta de los timadores, van apareciendo variables. En esta ocasión me ha llegado con una de ellas y me ha pillado con la gracia suficiente como para trolearlos un poco.

Todo comenzó, más o menos, así:

 

A los dos días, la Señora Dionisia, encantada de poder deshacerse de los diez millones, me contestó ilusionada de saber que su dinero iba a ser destinado a una buena causa.

A este correo contestó diciendo que me pusiera en contacto con el Señor Peterson. Fue un burdo “copia y pega” que no me hizo mucha gracia. Esperaba un poco más de educación por parte de una persona a la que le voy a hacer el favor de recepcionar diez millones de dólares.

Pero bueno, tampoco iba a enfadarme por unas simples cuestiones de forma así que le escribí al Señor Peterson, de la India.

El Señor Peterson, acostumbrado, sin duda, al relajo indio, tardaba en contestarme así que tuve que aplicarle un poco de presión.

 

Al ver, el Señor Peterson, que podía darme un mal si el asunto no avanzaba, me contestó, pero lo hizo en inglés.

Como el inglés es un idioma salvaje y este tipo de cosas requieren de caballerosidad, le supliqué que me escribiera en español, cosa que hizo en cuestión de cinco minutos.

Venía a decir esto:

Querido Cliente Valioso.

Bienvenido a ICC-Worldwide Courier Company India, la empresa de entrega de premios Premium líder mundial, que ofrece servicios de mensajería de alta calidad, flexibles e innovadores en todo el mundo.

En nombre del dinero que le ha concedido la señora Dionisia Denis Perman. Estamos muy orgullosos de informarle que el proceso de entrega es inmenso. Habiendo completado el proceso de verificación, ahora tiene que cooperar con nosotros y luego haríamos la entrega. Su cheque de USD 10.142.728,00 Dólares de la Sra. Dionisia Denis Perman como un premio donado desde el fondo de su corazón está listo para su entrega.

ENVÍO Y FACTURACIÓN: –
El cheque y los documentos de la Sra. Dionisia Denis Perman se envían para ser entregados bajo una sola factura por la empresa de mensajería contratada y se clasifican como alta prioridad y entrega urgente bajo las leyes y regulaciones aplicables. Este envío no puede ser entregado a la Caja Postal oa los Códigos Postales, sino a la dirección del Receptor. Los tiempos de tránsito para la entrega de paquetes a los clientes son en días laborables y están sujetos a cambios dependiendo del lugar de recogida y entrega.

ÍNDICE DE PRECIOS DE LOS ARTÍCULOS: –
Los precios indicados indican los servicios de Air Express disponibles de la India a su país de destino para el tipo de envío seleccionado. La disponibilidad real de los servicios está determinada por el destino, el código de área o el nombre de la ciudad y está sujeta a restricciones de mercancías y de valor para los envíos sujetos a pago.

Estamos listos para enviar y entregar su paquete a usted tan pronto como se reúna con nuestras opciones de entrega que se enumeran a continuación.

ENTREGA DE IDENTIDAD DE PARCELA: DDP-91322 *.
CONTENIDO DE LA PARCELA: D.D.P $ 10,142,728.00 VENTAS SELLADAS, ENTREGA DE PARCELAS;
Con la copia original de su certificado junto con un documento de cobertura.

ICC-WORLDWIDE OPCIONES DE CARGOS DE ENTREGA DEL CORREO;

OPCION UNO (ENTREGA DE UN DIA, 24 HORAS)
Costo de envío / flete …………………. $ 299.00
Seguro ……………………………… $ 120.00
IVA ……………………………… $ 80.00
Total ………………………………… $ 499.00 (Cuatrocientos Noventa y Nueve Estados Unidos Dólar)’

OPCIÓN DOS (DOS DÍAS DE ENTREGA, 48 HORAS)
Costo de Envío / Envío …………………. $ 259.00
Seguro $ 100.00
IVA ……………………………… $ 50.00
Total ………………………………… $ 409.00 (Cuatrocientos nueve dólares de los Estados Unidos)

OPCIÓN TRES (TRES DÍAS ENTREGA, 72 HORAS)
Costo de envío / flete …………………. $ 210.00
Seguro $ 90.00
IVA ……………………………… $ 35.00
Total ………………………………… $ 335.00 (Trescientos treinta y cinco Estados Unidos Dólar)

Responda a este correo electrónico indicando su opción de entrega asequible / preferible entre nuestras tres opciones de cargos de entrega mencionadas arriba, envíenos también una copia escaneada de su licencia de conducir o cualquier fotografía de identificación legal necesaria para fines de identificación cuando nuestro Diplomático llega a su domicilio para la entrega de su paquete a usted. Tenga la seguridad de que tendrá acceso a su paquete en el tiempo especulado de las horas de entrega que oscila entre 24 y 72 horas una vez que cumpla con nuestros requisitos de pago, luego publicaremos su paquete con su opción de entrega y enviaremos inmediatamente el Número de seguimiento para usted, para su verificación y luego seguimiento / monitor de su paquete en línea.

Tenga en cuenta que los gastos de mensajería no se pueden deducir de sus fondos debido a Artículo 1186 sección 45 inciso 2.3 de la Constitución de la India relacionados con los asuntos financieros y de carga, que están debidamente codificados en la ley de la India.

Usted debe regresar a esta oficina con su opción de entrega de envío asequible / preferible a fin de asesorarle sobre cómo hacer los pagos necesarios para cualquier opción que elija, tan pronto como realice el pago un número de seguimiento se le dará a Le permiten rastrear su paquete en línea. La señora Dionisia Denis Perman es una señora muy amable, quiere que esta cantidad de ella circule por todo el mundo, a los huérfanos, a los menos privilegiados, a los pobres ya los desamparados. Ayúdala a cumplir sus sueños.

Aviso importante: Debido a la entrega internacional de paquetes, los cargos obligatorios deben hacerse, no hacemos efectivo a la entrega (COD). Ofrecemos el pago antes del servicio (PBS).

Estamos encantados de servirle y esperamos con interés la entrega exitosa de su paquete a su puerta.

Gracias por su cooperación anticipada.

Sr. Robert Peterson,
Oficial de servicio al cliente.
ICC-Worldwide Courier Services,
Departamento de Información al Cliente y Investigación.”

Y cuando llegó la traducción escogí el modo de operar para que el dinero se tranfiriese lo más rápido posible a mi poder.

 

Pasaron dos o tres días y temí que mis diez millones se esfumaran porque no recibí respuesta alguna del Señor Peterson. Craso error: revisando los pasos dados observé que no le había dado a “enviar” en mi última respuesta. Una vez que el mensaje salió a su destino el proceso siguió su trámite.

El Señor Peterson contestó, en inglés y en español, para que no hubiera dudas. Venía a decir que había que hacer el pago de los 499 Estados Unidos Dólar a la mayor brevedad posible y a través de Western Union.

 

Con premura y diligencia, pasé a contestarle, explicándole que yo no manejo con soltura el Western Union y que si no prefiere una transferencia bancaria.

Así de claro me expresaba en el mensaje:

Loadísimo Señor Peterson:

Libo, cual errática polilla, entre las diferentes opciones que nos ofrece el proceloso mundo de la economía y me pregunto:
¿No prefiere usted que le haga una transferencia bancaria?
El operario de la sucursal bancaria de Villaquemada de los Bomberos, a quien Dios guarde muchos años, es un tanto lerdo pero le aseguro que, en el asunto del pecunio, no se le escapa una. Bien diligente que fue cuando tramitamos acciones preferentes y otros productos de la entidad.
Apunto a esta posibilidad de la transferencia bancaria porque en Villaquemada de los Bomberos no disponemos de oficinas de Western Union y, siendo sincero, tampoco conozco el funcionamiento de este sistema. Los tiempos avanzan que es una barbaridad y me temo que he quedado obsoleto, aislado mientras avanzo hacia edad provecta y recluido en este reducto de retórica verborrea.
Abandonando ahora este barroquismo y regresando a una prosa más laxa, le pregunto:
¿En caso de ser de todo punto imposible tramitar esta gestión a través de Transferencia Bancaria, tal y como queda antedicho, podría usted indicarme el modo de proceder con Western Union?
Nunca antes he tenido experiencia alguna con ellos e ignoro, con la mayor de las burramias, los diferentes pasos que he de seguir en el proceso. ¿Podría usted instruirme al respecto?
Conocedor de la molestia que ello supone, subrepticiamente le comunico que es favor que yo sabré recompensar en su justa medida en el momento en que disponga de los dineros de la Señora Dionisia.
Reciba usted, a la recepción de esta misiva, el testimonio más considerado de éste, su seguro servidor.

Roberto Juan José Julio César de Todos los Santos de Maimona Naveiras

El siguiente paso será, como el Señor Peterson no va a aceptar la transferencia, solicitarle ir a India a pagar los 499 Estados unidos Dólar en persona. Pero para eso aún falta tiempo, no nos precipitemos.

Cuando el interés es mutuo la comunicación fluye con rapidez. He aquí el siguiente capítulo de la relación epistolar.

 

Como la operación parece muy sencilla no es bueno dejar ningún cabo suelto, ni detalles al azar así que intenté recabar más información.

 

 

Todo son facilidades a la hora de pagar. Así da gusto

 

 

Todo un alivio poder enviar el recibo mediante una foto. Curiosamente la identificación de mi persona mediante DNI o carnet de conducir parece que pasó a un segundo plano sin importancia.
Ahora sí, había llegado el momento de proponer una visita a la India…

En vista que el Señor Peterson se demoraba en su contestación, decidí abrir una ventana para darle un respiro al hombre, que seguro que ya estaba medio desesperado a estas alturas.

Así mismo le dije:

Valora mi propuesta el Señor Peterson y me escribe como sigue:

 

Y acto seguido me llega el número de cuenta de un colaborador. Como muchas veces esta gente usa pardillos de varios países no me extrañó. La mecánica es sencilla: el pardillo recibe el dinero, sin saber de dónde procede, y lo reenvía a través de Western Unión a los estafadores a cambio de una propinilla. También me llegó ese ofrecimiento hace años.

Así las cosas ya no me quedaba más remedio que pagar para recibir el dinero de la Señora Dionisia o seguir mareando la perdíz. Elegí la última opción.

 

Dicen que las prisas son malas consejeras pero, en el caso del Señor Peterson, todos son apurones e intentas imprimir celeridad al pago.

El siguiente paso es enviarle un recibo que justifique el pago de los 499 dólares para liberar el dinero de la Señora Dionisia. Como es natural, no tengo ninguna intención de hacer pago alguno así que enviaré un recibo cualquiera. Lo esperable es que acudan a la oficina de Western Union y allí intenten cobrar la pasta. La segunda parte de la venganza, se habrá consumado. La primera era trolear al timador todo lo posible y la segunda hacerle ir a la oficina de Wester Union a cobrar un dinero que no existe.

Me gustaría ver su cara cuando, ilusionado por cobrar, el empleado le diga que el número de la transacción no es correcto.

Quizá no se aprecie pero en el anterior email se me ha olvidado adjuntar el recibo de haber pagado en Western Union. El Señor Peterson, que a estas alturas ya estará mentando a toda la caterva del panteón de deidades hinduistas, me contestará diciendo que se me ha olvidado adjuntar la foto.

La foto del recibo la enviaré con una resolución tan baja que no será capaz de leer el número de referencia así que, es de suponer, me contestará comunicándome el error. Supongo que luego le pediré instrucciones para realizar esta operación. ya veremos cómo avanza esto…

(Seguiremos informando)

Parece que la cosa se complica y, al no haber enviado la foto del recibo ahora me pide que cambie el destinatario.

Respecto a las dudas sobrevenidas me dice que todo está en orden, que no hay motivos de preocupación

Con el ánimo de deshacer el malentendido pasé a enviarle el Señor Peterson, esta vez sí, un mensaje con el recibo de haber pagado. Una cosa es tomar el pelo y otra resultar molestón.

He de decir que, a menos que tenga una vista de lince, el número era apenas legible aunque la cantidad girada, 499 Estados Unidos Dólar, le leía perfectamente.

Todo se complica.

 

Y aún más. Ahora tenía que volver a las oficinas de la Western Union y cambiar el destinatario.

 

Algo raro debe haberle pasado al Señor Jacob así que hay que hacer de tripas corazón y volver a las oficinas de la Western.

Estoy a tiempo, menos mal!!

 

Y sí, haciendo mi mejor, voy corriendo a las oficinas de la Western Union. Este pequeño impasse me sirve de descanso porque el Señor Peterson me estaba dando una mañanita de lo más ajetreado.

(continuará)

Esto es un no parar!!

 

Una locura! Este hombre va a dejarme sin resuello y si no… al tiempo

He de señalar que la foto que le envío va con una resolución muy baja y le resultará imposible leer los números de referencia. Ya habreá tiempo a enviárseála con más calidad…

Tres correos más allá sucedía esto:

Como la goma ya no estiraba más, decidí poner punto final al tema:

 

 

 

Después de este último mensaje el Señor Peterson pareció perder todo el interés  y todas las prisas. Aún así ha sido una semana muy intensa, de muchas risas y mucha diversión.

Y aquí finaliza, de momento, esta historia de troleo.

Segunda parte.

Cuando ya daba por concluida toda esta historia, me escribió otra vez la Señora Dionisia, interesándose por mis negociaciones con el Señor Peterson.

Y, claro, me resultó imposible no contestarle:

 

Estimadísima Señora Dionisia:

Estimadísima Señora Dionisia:
El infortunio se ha cebado en nuestra relación y lo que hasta ayer era miel sobre hojuelas, hoy deviene en una nube ominosa que se superpone a mi existencia.
Hete aquí que, tal y como le comuniqué al agradabilísimo y siempre poco loado, Señor Peterson, la policía acudió a mi domicilio. Lo hizo a instancias de mi hija la mayor, que es de naturaleza pejiguera y desconfiada como su madre, a quien Dios tenga en su gloria. Resulta que mi nieto, un chiquillo vivaracho y en extremo despierto, le dijo a su madre que el abuelo (que soy yo) iba a ser millonario. Cosas de chiquillos, ya se sabe.
Ella, con artimañas sibilinas y usando de su artes de fémina melindrosa, sonsacó de mí información sobre la operación que estaba llevando a cabo y con la que pensaba darle una sorpresa. Coligió, a tenor de los datos que yo le proporcioné, que estaba siento víctima de una estafa y pasó a verter sobre mí todo tipo de falacias e infundios. Si eso hizo conmigo, que soy su padre, imagínese los epítetos y descalificaciones de toda índole que dedicó al Señor Peterson y a usted misma. Irrepetibles vocablos que en modo alguno saldrán de mi boca. Menos guapa, de todo.
Acto seguido, me retiró el recibo de Western Unión que yo celosamente guardaba en el segundo cajón de la cocina e instó a la horda policial, tres agentes para más abundamiento, a insmiscuirse en los archivos de mi ordenador, correo electrónico incluido. Hete aquí que yo mantengo una relación epistolar, de todo punto inocente, con una viuda de Villaquemada de los Bomberos y hasta en eso hurgaron. El que violentaran de ese modo mi intimidad me supo muy mal y, corrido de rubor, expresé de viva voz y malos modos, mi disconformidad. Todo ello a la par que mentaba a toda la parentela de la policía y cuerpos de seguridad colindantes.
De nada sirvió. Celosos en su loco empeño de perseguir al criminal, trasladaron a sus máquinas toda la relación epistolar que yo había mantenido con el Señor Peterson, se llevaron el recibo y me dejaron cariacontecido y descompuesto. También hurtaron las fotos comprometedoras de mi vecina Concha, que mantenía yo ocultas en una carpeta del escritorio que llamaba “cosas de Concha”, por aquello de no levantar sospechas.
Sea como fuere, el caso es que yo ya había enviado los 499 Estados Unidos Dólar que había convenido con el Señor Peterson y, a día de hoy, me encuentro sin los 499 Estados Unidos Dólar, sin el recibo y con un desconcierto tal que han vuelto a descompensarse los niveles de azúcar de mi organismo y, en verdad le digo, temo por mi delicada salud.
 
Me pregunto si no podría usted ponerse en contacto con la policía de este país y explicarles que usted obraba de buena fe y que no estaba en su ánimo realizar estafa alguna. Ya de paso, si la molestia no fuere mucha, hablar con mi hija la mayor y convencerla de la legalidad de nuestro pequeño acuerdo. Porque yo, por mucho que le explico, no soy capaz de hacerle entrar en razón.
También he de decirle que sería bueno arreglar este asunto cuanto antes porque, dado lo precario de su estado de salud, igual fina en cualquier instante y mis jóvenes se quedan sin su casa de citas, Josín y El Búfalo sin su viaje y yo sin mi acomodaticia posición que anhelo desde ha tiempo.
 
Reciba el testimonio de mi consideración más distinguida.
 
 
Roberto José Julían Jairo de Santos Abondos de Maimona Naveiras.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Viaje histórico a Serra do Açor

Serra do Açor

En Piodão se escondió un asesino. Pero no un asesino cualquiera. Diogo Lopes Pacheco fue el instigador principal y una de las manos ejecutoras del asesinato de Inés de Castro, en un aciago 7 de enero de 1335.

No era Coimbra, en esta alta edad media, la ampulosa ciudad que hoy conocemos. Los asesinatos de estado, castraciones, decapitaciones y otros abusos estaban a la orden del día en el seno de la corte de Alfonso IV de Portugal. Era una época en la que las alianzas entre hermanos, primos, bastardos y parentela de toda índole marcaban el éxito de una nobleza salvaje y despiadada.

Inés de Castro era la amante de Pedro, el primogénito del rey Alfonso. Hija natural del segundo conde de Lemos, fue educada en Santiago y era prima de Costanza, la esposa de Pedro. Con ella se trasladó a Portugal, como asistente, amiga y confidente. Allí, bajo los oropeles de la Corona, surgió una historia de amor trágico con el Infante Pedro.

Los celos de Costanza eran más que evidentes pero no llegaron a ser duraderos ya que murió cuando daba a luz a Fernando, su primer hijo. A partir de  ese momento las cosas cambiaron y el amor entre Pedro e Inés pasó a ser público y notorio.

Pedro e Inés se casaron en secreto, sellando un amor que dejó tres hijos. Sin embargo, esta unión, que pocos conocían, no resultaba conveniente a los ojos del abuelo Alfonso y sus consejeros: la casa de los Castro en Galicia era muy poderosa y a la vez, enemiga de una gran parte de los nobles afines a la casta gobernante.

¿Qué solución se le habría de poner a esto? El asesinato de Inés, una víctima colateral que no sería sino una entre tantas. Alonso Gonçalves, Pedro Coelho y Diego López Pacheco, enemigos declarados de los Castro, se prestaron voluntarios para la empresa.

El rey Alfonso dudaba ya que, por una parte facilitaría el reinado de su nieto Fernando (hijo de Costanza) pero por otra daría el visto bueno al asesinato de una mujer inocente. El hecho de que su hijo estuviera locamente enamorado de Inés no pareció importarle mucho porque, cuando éste estaba de cacería por los montes de Coimbra, se fue con su séquito a encargarse de la ejecución.

Enterada Inés de la llegada de su suegro y de las oscuras intenciones de éste, salió a recibirlo con sus hijos, con la esperanza de ablandar el corazón del venerable monarca. Y sí, entre llantos y súplicas, la treta surtió su efecto pero solo unas horas. Cuando ya se iban, los tres nobles convencieron al rey de que dejar con vida a Inés era un error y, volviendo al palacio de Pedro, degollaron a la mujer en sus aposentos.

Pedro contuvo sus ansias de venganza durante dos años, justo hasta que murió su padre y él pudo convertirse en Pedro I “El Cruel“. Con semejante apodo los asesinos no esperaban comprensión por parte del nuevo monarca así que decidieron refugiarse en la vecina Castilla a la espera de tiempos más apacibles para su integridad física.

Mientras tanto Pedro I ordenó exumar el cadáver de su difunta esposa y, sentándola en el trono, ordenó que todos los nobles del reino pasaran a besar su mano. Lo de besar la mano de reinas difuntas era una costumbre muy arraigada en Portugal pero claro, hasta la fecha las difuntas solían estar más frescas. La primera parte de la venganza se había consumado.

Pero Pedro, además de cruel era implacable. Después de la ceremonia del besamanos, introdujo los restos de su amada en una tumba de mármol blanco en Alcoçaba, la dejó allí  y pasó al punto siguiente. Llegó a un acuerdo con Enrique II de Castilla mediante el cual él se intercambiarían varios nobles díscolos que tenían refugiados en sus cortes correspondientes.

Así, Golçalves y Coelho, llegaron a la corte de Pedro I y éste dispuso su venganza. Al primero le arrancaron el corazón por el pecho y al segundo, por la espalda. Diogo, temiendo ser víctima de estas dolencias cardíacas, salió como alma que lleva el diablo de Piodão, que era donde estaba escondido. Primero se refugió en Francia y luego en Castilla. Sin embargo, la ira de Pedro I se fue aplacando con el tiempo y, por mor de conveniencias palaciegas,  perdonó a Diogo, varios años más tarde.

Nosotros llegamos a Piodão desde el Este, a través de una carretera estrecha y retorcida por la que apenas si cabía la moto. Son paisajes escarpados, perlados de bosquetes de castaño y adornados por aldeas imposibles que se pegan a las laderas. Tráfico nulo y sol radiante. Comarca con sabor a viejo en la que aún perdura el aire de lo inaccesible. Estábamos en el corazón de la Serra do Açor, entre el distrito de Guarda y el de Coimbra, un recóndito enclave del centro de Portugal en el que el turismo, poco a poco, se va abriendo paso.

Piodão es una aldea negra, de pizarra oscura y paredes de piedra. Permanece escondida en la cabecera de un valle ignoto: el lugar perfecto para pasar desapercibido en plena edad media. Por aquí anduvieron, además de famosos asesinos, cabreros anónimos de vida efímera y monjes del císter que apenas si dejaron huella. Porque, además de las casas en imposible equilibro, poco se mantiene el pie en estos valles olvidados. Las terrazas de los montes son prueba de una supervivencia dura en la que los que se van no vuelven.

Un paseo por las calles intrincadas, una visita al bar y tres rezos deslavazados en la Capilla de las Almas, fueron suficientes antes de seguir la ruta hacia la cuenca del río Alva. Ya lo habíamos cruzado unas horas antes. Tranquilo, lento, de humildad majestuosa. Muy portugués en su pausado discurrir, muy portugués en su discreto fluir.

Y así, con el espíritu henchido de curvas bondadosas y aldeas imposibles, regresamos al camping Toca da Raposa, un sitio lleno de encanto y peculiaridad que hasta hace pocos años era exclusivo para moteros. Allí no sonaban raro nombres como Lobos da Neve, la mítica invernal portuguesa.  Esta concentración hace años que no se realiza y Eskimós fue, durante años, su digna sucesora. Pero para las nevadas aún faltaban muchos meses y muchos calores. Ahora,  lo siguiente, era llenarse de la universalidad de Coimbra. Pero eso es otra historia.

 

 

Viajo en Moto. Mil kilómetros y más allá.

Escucha”Viajo en Moto. Mil kilómetros y más allá.” en Spreaker.

Hoy vuelve McBauman, recién aterrizado de recorrer Japón en moto para contarnos cómo le ha ido el viaje. Entre Olga Ferro y yo lo someteremos a una batería de preguntas comprometidas para sacarle los colores.
También comentaremos lo que ha dado de sí Aventurerinos 2017 y esos viajes-reto deportivo en los que se hacen mil km diarios de media.

Viajo en Moto. Mil kilómetros y más allá.

Hoy vuelve McBauman, recién aterrizado de recorrer Japón en moto para contarnos cómo le ha ido el viaje. Entre Olga Ferro y yo lo someteremos a una batería de preguntas comprometidas para sacarle los colores.
También comentaremos lo que ha dado de sí Aventurerinos 2017 y esos viajes-reto deportivo en los que se hacen mil km diarios de media.