Mes: noviembre 2017

Cómo equiparse para viajar en moto en invierno

Ya estamos metidos de lleno en el frío pero eso no es impedimento para seguir saliendo en moto. Eso sí, hay que pertrecharse de forma adecuada y extremar las precauciones al conducir.

Vamos a repasar algunas de las opciones que hay disponibles, más algún truco, para no pelarse de frío sobre la moto. Para ello empezaremos de abajo a arriba.

nieve

Los pies

botas moto

Como he dicho en alguna ocasión: yo casi siempre uso botas de monte para ir en moto. No es lo que más protege y, con seguridad, no es el calzado más adecuado para la moto pero es lo que hay. La recomendación es usar unas buenas botas de moto de invierno, con membrana de Gore-Tex, si la economía lo permite. Aquí, además de las marcas típicas de moto, podemos decantarnos, tal y como hacen algunos moteros de “lo custom”, por botas de trabajo con protecciones o botas de moto directamente. ¿Te has preguntado alguna vez dónde compra las botas la policía? La empresa FAL tiene varios modelos de botas adecuadas para nosotros aunque yo sólo he probado un modelo.

Siguiendo por los pies podemos decantarnos por usar elementos calefactables. Igual que con las botas hay opción cara, barata y media. La opción cara son las plantillas con baterías de litio. Con mando a distancia y ausencia de cables, debemos prepararnos para desembolsar 100 o 200 euros, dependiendo de la marca y de las opciones que escojamos.

Como opción media, podemos elegir algún modelo más o menos “artesanal” que hay a la venta en la red. Yo he probado unas de estas y he de decir que son muy efectivas. Para ser exactos, demasiado efectivas pues sin un regulador de potencia pueden producirte daños en el pie por lo mucho que calientan. Cuestan unos 15 o 20 €

La tercera vía es tirar por lo barato y adquirir unos chaufferettes, unas plantillas que, en contacto con el aire, producen una reacción química que libera calor durante unas dos horas. También las he probado y… bueno, se quedan un poco cortas en temperatura y en tiempo pero te sacan de un apuro.

Cualquiera de estas opciones la complementaremos con unos calcetines finos y, sobre ellos, unos de polartec o similar.

Las piernas

MAXMOTO_pantalon-bikers-perform_FRONT_L
Lo más normal es usar unas mallas con buena protección térmica en las zonas más expuestas, usualmente las rodillas y los muslos, y sobre ellas el pantalón de invierno con su forro. Pero volvemos a tener la ropa calefactable: por poco más de 170 € disponemos de mallas enchufables a la batería con su confortable forro de tafetán, lavables a máquina y ajustables en tamaño.

En los pantalones de moto, como todo, hay varios niveles de sibaritismo. desde los de mil euros la pieza hasta los del Carrefour. No merece la pena extenderse mucho en este aspecto.

El torso

chaqueta

Además de la ya mencionada opción de ropa calefactable en forma de chalecos, chaqueta y petos, lo principal es ponerse una camiseta térmica y un jersey de polartec o similar. El resto de capas van en función de frío pero recuerda que es mejor ponerse varias capas que una sola muy gruesa. En caso de que la glaciación mundial decida presentarse sin previo aviso podemos intercalar varias hojas de papel de periódico entre nuestro cuerpo y la chaqueta. Suena muy antediluviano pero sigue siendo la mar de efectivo. Completaremos con una braga o “buff”.

En algunas ocasiones he usado un palestino, por aquello de la imagen, pero es un engorro: se cuela el aire y abulta mucho, dificultando los movimientos de la cabeza.

Y en la cabeza, un sotocasco fino, termoregulador y que no nos oprima el pensamiento.

Las manos

manopla

Los guantes calefactables son conocidos desde hace tiempo. Su precio suele comenzar en los 60 o 70 euros a lo que hay que sumar el regulador y el cable. Ojo con comprarlos sin probar porque es fácil que, en algunas marcas, los cables interiores molesten en el dorso de la mano. Talla grande y si es posible, probar antes de comprar. Son muy confortables y mucho más efectivos que los puños calefactables. Si combinas los dos es un lujo asiático. Y si le sumas unas manoplas que te protejan la mano y parte del antebrazo viene a ser algo así como trabajar de fogonero.

Una opción más económica pero menos efectiva, siempre dependiendo del frío, es usar sotoguantes y los guantes de invierno. No es lo mismo pero también ayuda.

Si decides usar ropa calefactable fíjate bien en los consumos de las resistencias y calcula lo que tu moto puede soportar. Guantes, puños, calcetines, pantalones y peto sumados a la luz y algún cargador quizá sea demasiado consumo para tu sistema eléctrico.

Cordura o cuero?

En mi caso, y sin ningún género de duda, cordura. El cuero protege más de la abrasión pero a la hora de viajar bajo condiciones de frío riguroso con la cordura tenemos muchas más opciones.

En un viaje de varias horas con temperaturas cercanas al cero es muy importante mantenerse caliente, so pena de convertir nuestra ruta en una tortura. Las manos y los pies, junto con las rodillas, son las partes del cuerpo que más se nos enfrían. Esto es debido a la falta de circulación durante lapsos prolongados de tiempo.  Debemos hacer todo lo posible por mantenerlas calientes.

Viajo en Moto con gambas y langosta

Gambas gigantes y langostas descomunales es lo que han merendado un día de estos Koldo Burgoa y Gustavo Falero en Congo.
Xuankar García seguro que también ha comido pescados y mariscos a su paso por el Caribe, eso sí, con un ojo puesto en la moto a ver si le iba a sobrevenir otra avería.
Y Roberto Naveiras nos hablará de sus problemas con el tapón de seguridad de la R1200RT, que ha tenido que desarmar media moto para sacar el tapón.

Las primeras motos con pico de pato

Cuando uno piensa un una gran moto trail con pico de pato se le vienen a la cabeza las Suzuki Dr-Big de los ochenta. O si pensamos en motos más actuales, las omnipresentes BMW GS, las vStrom y tantas otras que se han sumado a esta moda desde los 80.
A poco que indaguemos sobre el origen de este peculiar adminículo las respuestas a nuestras preguntas nos indicarán que es un invento de Suzuki. Y, en efecto La Suzuki DR. Big fue la primera moto trail (o “gran enduro”, como gusten) en hacer uso de este peculiar guardabarros. Pero antes de las “gran enduro” existían otras motos y algunas de ellas usaron el “pico de pato”.

No voy a hacer un repaso exhaustivo sobre cuáles fueron las marcas pero, a modo de ejemplo, podemos sacar a colación la NSU Sportmax.
En 1954 la NSU Sportmax salía a ganar en los circuitos y lo conseguía en múltiples ocasiones. El Tourist Trophy de la Isla de Man, el Trofeo de la FIM… iban cayendo con el pilotaje de Haas Werner. Solía salir con carenado integral que, si bien era muy efectivo para bajar el coeficiente aerodinámico, penalizaba bastante con viento lateral. De hecho se mataron varios pilotos a causa de estos carenados y terminaron prohibiéndolos.
Pero había otro carenado para montar en esta moto y ese, oh sorpresa, llevaba un pico de pato.

Por si esta fuera poco aún había más motos de la época con el famoso pico de pato, como por ejemplo esta Guzzi.

Así que no, ni Suzuki es la inventora del Pico de pato, ni BMW copió a Suzuki el invento, porque el invento es anterior.
Ahora bien, los primeros en usarlo en una moto de calle fueron los de Suzuki, en su trail más emblemática. Y sí, BMW lo usó después en sus GS.

Viajo en Moto con los culoduros

Volvemos a hablar de los Iron Butt, esas rara avis del mototurismo a los que no les duele el culo por hacer kilómetros a lo loco. Esta vez Lucas Aisa, aka @calvoconbarba, ha dado una vuelta de tuerca, además de la vuelta a España en menos de 36 horas. 2400 km de una sentada. Y nunca mejor dicho.
Tenemos, también, a Charly Sinewan, que anda por Miami, tierra del vidio y del buen tiempo.
Además damos un pequeño repaso de amateur a algunas de las novedades presentadas en el Salón de la Moto de Milán.

Viajo en Moto con los Atlantes

Charly Sinewan está en Atlanta y viene a reirse de mí porque me he comprado una BMW R 1200 RT.
Creo que este es unn resumen más que suficiente para lo que voy a tener que aguantar estos días.