Search results for: libro

Viajo en Moto con dos libros

Hoy retomamos la senda de la cultura y os traemos dos libros de dos chicas. El primero de ellos fue escrito el 1972 y el segundo se ha publicado hoy. Más de cuarenta años los separan pero el espíritu del viaje sigue siendo el mismo: conocer el mundo.
Nuestras escritoras de hoy son Anne France Dautheville y Sonia Barbosa, mujeres y motoristas.
Además nos visitan Ana y Alfonso, Papis en Moto, que nos hablarán de cómo es esto de ser papis y seguir viajando en BMW, en Vespa o en lo que se tercie.
Charly Sinewan sale, por fin, de Miami y se dirige hacia el sur, camino de México pero con la duda de ir o no por Cuba.
Desde el punto de vista musica.

60 libros de viajes en moto

image

Muchos me preguntáis por tal o cual libro de viajes en moto y cuales recomiendo de toda la oferta actual. Yo, más que recomendar o hacer de guía iniciático puedo decir lo que a mi me gustó, lo que me agradó menos o lo que, directamente, me parecía infumable. Tenéis una buena muestra de ello en las críticas que escribo sobre alguno de los libros pero claro, eso no significa que se sean buenos o malos, solo es el reflejo de mis “gustos literarios”.

Poco a poco me voy haciendo con una buena colección de libros de viajes en moto que, si bien es algo ínfimo en comparación con la de Bernd Tesch, tampoco persigo hacerme con una estantería llena de publicaciones de este “subgénero”. Si quieres comprar alguno de estos libros puedes hacerlo a través de esta misma página.

Los he nombrado, más o menos, según están en el estante, es decir que no llevan orden de ningún tipo. Y los he leído todos, algunos con un considerable esfuerzo por mi parte. Si habéis leído alguno os agradecería que dejarais vuestra opinión en los comentarios para intercambiar puntos de vista y pareceres.

Libro: Si te abrazo no tengas miedo

Bajo el título “Stranger in the paradise”, está en fase de post-producción la película basada en el libro “Si te abrazo, no tengas miedo“, de Fulvio Ervas. La dirigió Gabriele Salvatore’s y está llamada, al igual que el libro en el que se inspira, en ser un éxito rotundo. En el caso de la novela, más de 300.000 copias vendidas, 24 ediciones y algunos galardones de reconocimiento por parte de los lectores.

Los protagonistas, Franco y Andrea, pasaron del más absoluto anonimato a pasearse por platós de televisión, por radios y a tener un gran éxito en las redes sociales.

Pero hablemos del libro.

No me gustan los libros fabricados a partir de frases cortas. Ma parecen abominables. Es el truco de internet. Es la forma de atraer lectores en la red de redes.

Frases impactantes, a veces si siempre buscando efectivismo y con el objetivo inconfeso de hacer aflorar sentimientos primarios. Así ha escrito Fulvio Ervas “Si te abrazo no tengas miedo“, una historia entrañable que tendría que habernos llegado de la mano de sus protagonistas y no bajo la prosa moderna de un escriba. Esto es lo peor del libro y lo he soltado así, de sopetón, por darles con él en los morros a todos esos que han escrito críticas benévolas sin haberlo leído.

La  trama de esta novela de viajes basada en hechos reales  es sencilla: un padre y su hijo autista se embarcan en un viaje que los llevará en Harley Davidson desde una punta a otra de los Estados Unidos. Simple y sencilla a más no poder.

Pero detrás de esta simpleza de partida se esconde un historia mayúscula, llena de ternura, de sentido del humor y de amor paterno filial.

Franco y su hijo Andrea van saltando de una peripecia a otra como por ensalmo y, de paso, haciéndonos partícipes de un viaje tan inusual como este. Recorrer los EE.UU, Centroamérica o Brasil con la compañía de un hijo autista nos hace preguntarnos, en primer lugar, sobre los viajes de algunos aventureros profesionales que, no llevando más carga que ellos mismos,  hacen de cualquier cruce de frontera una batalla epiquísima. Que le pregunten a Franco qué se siente al cruzar la frontera de Panamá con la compañía de Andrea, o qué tipo de aplomo conserva para encontrar a su hijo cuando se pierde en un mercado de Centroamérica atestado de tenderetes.

Quiero suponer de Fulvio, el autor, ha sido bastante fiel al relato de viaje que le contó Franco, con las licencias literarias que consideró necesarias. Y quiero suponerlo porque es una historia hermosa que merece ser real.

La primera parte del libro transcurre dentro de los parámetros del viaje original, con la mítica ruta estadounidense de trasfondo. No le presta demasiada atención al hecho de viajar en Moto pero nosotros lo sabemos y con eso nos resulta suficiente. Más adelante, comienzan a sucederse casualidades y decisiones impulsivas (o no tanto) hasta que los dos protagonistas se ven envueltos en un viaje que parece no tener fin.

Insisto en que es una historia hermosa pero que podría haberlo sido más si el autor hubiera escrito literatura de verdad en lugar de jugar con esa prosa facilona tan de moda entre los libros más vendidos. Por cierto, “Si te abrazo, no tengas miedo” fue uno de los que estuvo en las listas de los más vendidos en Italia dura te todo el año 2012 y ha recibido un galardón de los oyentes de la RAI.

En España lo ha editado Seix Barral en el año 2013 y creo que no ha tenido tanta repercusión como en Italia.

Conclusiones: es un libro que se lee fácil, que tiene una historia de viaje en moto y que empieza my bien pero algunos capítulos llegan a hacerse pesados. ¿Me ha gustado? Sí, bastante. Y si estuviera escrito con otra cosa que no fueran frases cortas, me hubiese gustado más.

Cómo se hace una crítica de un libro en Viajo en Moto

Viajar en moto es para mí algo muy especial. Supongo que como para cualquier persona a la que le apasionen los viajes y las motos. Cada uno lo vive a su manera pero casi todos con un halo de especial reverencia, con la fiel certeza de que es algo imprescindible. Desde esta óptica, desde la pasión exacerbada y desde el amor incondicional por estas actividades, es como se analizan en Viajo en Moto libros, películas, bitácoras y en general, todo lo que tiene que ver con esta visión parcial del mundo de las motos.

Cuando escribo sobre un libro, lo hago, no tanto desde el punto de vista literario, como desde esa pasión a la que hacía referencia; la obra en cuestión tiene que transmitir, de forma fehaciente, esa pasión que se espera de alguien que nos habla de lo que tan bien conocemos. Puede que la calidad literaria quede arrinconada en un segundo plano, puede que los errores gramaticales se desdibujen y puede que perdone inexperiencias de aficionados. Porque lo que busco es entrega. Lo que estoy persiguiendo es el hecho de viajar a través de los ojos de otra persona, es que me transporten a lugares ignotos y al pasar la página, poder cerrar los ojos y sentir que he estado allí.

No necesito las indicaciones precisas para llegar del punto A al punto B (a menos que esté leyendo un manual). No quiero la objetividad textual en la descripción de un paisaje, para eso ya tenemos buscadores de fotos en la Red. Busco la mente del viajero, el detalle subjetivo, las vivencias personales de quien escribe… el aporte íntimo y único del autor. Y para eso hay que abrirse a los demás. Hay que dejarse la piel en los folios y escribir con las vísceras. Hay que transmitir todos esos sentimientos y llegar a una comunión total con el lector.

Sólo así, usando al público como confesor, logrará encandilarme un libro de viajes. Sólo contándome cuentos que me dejen el regusto de lo exquisito haré una buena crítica. La humanidad cuenta historias desde el albor de los tiempos pero hay quien sabe regalar historias y hay quien sólo es capaz de describir lo que ve envuelto en una pátina de literalidad y asepsia que difícilmente podrá atraparnos.

Porque, amigos, es necesario que la realidad supere a la ficción. Faltad a la verdad, fabulad hasta la extenuación, mentid hasta el hastío… pero hacedlo de forma magistral.

 

Libro: 360 grados. Una mujer, una moto y el mundo

Libro de Alicia SornosaTengo que decir que 360 Grados, el libro de Alicia Sornosa, es un libro bonito. No me refiero al texto sino al objeto en sí mismo, a la hechura de la publicación. Una cubierta impecable firmada por Pedro Peinado con esquinas redondeadas para que no se deterioren con una lectura “a salto de mata” y papel cebolla en la hoja de respeto. Incluso la contracubierta está cuidada con un mosaico de rosas de los vientos. No es usual en esta casa comentar el aspecto físico de la obra pero esta es una delicia por lo cuidada. Si tuviera cubiertas en rústica y sobrecubierta sería la bomba.

Es una lástima que la última hoja de cortesía en mi ejemplar venga con un defecto de plegado pero lo tomaré como una concesión al hecho diferencial y al fetichismo, más que un error de imprenta.

Alicia Sornosa se ha decantado por publicar bajo licencia Creative Commons, lo cual es toda una declaración de intenciones y algo inusual en este tipo de obras. Punto para ella.

Lo primero que hay que saber antes de comenzar con la lectura es que es una novela y como tal hay que leerla. Es cierto que está basada en las experiencias de la autora en su viaje alrededor del mundo pero, insisto, es una novela y no tenemos que dar como cierto todo lo que en ella leemos sino que habrá concesiones a la fabulación y a la inventiva. Sin embargo, los que seguimos el blog de Alicia en su día, vemos coincidencias literales con lo que escribió durante el viaje así que cada uno que saque sus conclusiones.

¿Por qué este formato de novela en lugar de una bitácora de viaje en formato libro? Según la autora de este modo puede decir más cosas sin temor a ser demandada. El viaje, recordémoslo, lo realizaron ella y Miquel Silvestre juntos hasta India donde cada uno se fue por su lado. Es de dominio público que terminaron con una fuerte enemistad y eso es algo que el lector no olvida cuando viaja por las páginas de esta novela.

¿Qué decir de la trama? Resulta un tanto difícil hablar de la protagonista, Sofía, alter ego de la autora o de Pedro, su pareja en esta ficción. Y no es fácil porque, en el fondo, sabes que estás leyendo una historia “basada en hechos reales” o, al menos, inspirada en los acontecimientos que ocurrieron en aquel viaje del ya lejano 2012. Así que optaré por hacer lo mismo que la autora, no nombrar a los verdaderos protagonistas y centrarme en los personajes que aparecen en el libro.

Llama la atención que, desde las primeras páginas, Sofía nos retrate a Pedro “El Pajarero” como un ser despreciable, un grotesco egocéntrico, maniático y en todo punto despreciable y a ella misma como una cándida muchachuela engañada. El victimismo de Sofía nos hace pensar si esta candidez no será rayana con la inocencia supina porque, lo que es la ruptura sobrevenida, se veía venir en las primeras páginas.

Sin embargo no podemos más que ponernos del lado de la protagonista y terminar tomándole manía a ese monkey (sic.) odioso y malhumorado que tanto la hace sufrir, ese que alterna momentos de ternura con accesos de ira descontrolada que socavan la bondad innata de Sofía.

La novela está muy bien estructurada y no sigue la cronología de los hechos sino que la protagonista va recordando momentos del viaje en diversas situaciones. Eso ayuda a ir avanzando en la lectura con regresiones a momentos del pasado.

La prosa de Alicia camina por derroteros alejados de la de Fabián Barrio, por ejemplo. O de la de Miquel Silvestre, por hacer una chanza con gracejo. Bebe de la nueva narrativa de los blogs y el periodismo digital. Eso puede ser bueno para una bitácora de viajes pero una novela es Literatura con mayúsculas, es el género del cuento por excelencia y está sometida, al menos por mi parte, a críticas más exigentes. Aún así, a pesar de alguna falta de ortografía y momentos planos en la trama, resulta de lectura amena. Claro que uno nunca sabe si el atractivo reside en el conocimiento previo de algunas situaciones, a lo novedoso (por escaso) del formato en el ámbito de los viajes en moto o es achacable, simple y llanamente, al morbo.

Si lo que el lector busca es morbo, lo tiene asegurado porque resulta imposible no hacer el paralelismo, de forma constante, entre el viaje real y el viaje de ficción de 360 Grados. Por otra parte, si uno tiene la tentación de saber qué partes del libro están más basadas en la realidad solo tiene que darse una vuelta por el blog de Alicia Sornosa y comprobar que algunos capítulos están calcados de lo escrito entonces.

Cada uno de nosotros suele tener un alto concepto de sí mismo y cuenta su verdad, su punto de vista sobre las cosas que le pasan. Quién mejor que uno mismo para saber qué es lo que ocurre en su interior. La cuestión es que toda moneda tiene cara y cruz y lo que nosotros vemos circular, otro puede verlo cuadrado y también estar en lo cierto.

Personalmente hay cosas que yo nunca contaría en un libro y no tengo muy claro si esta obra traerá beneficios a la imagen pública de Alicia. Supongo que necesitaba contar su viaje, es algo en lo que trabajó durante años y un deseo largamente acariciado. Y también supongo que este formato de novela era la única forma de poder desvelar detalles más íntimos que no podría contar usando nombres reales. Pero el caso es que el relato se queda a medio camino entre la ficción y la realidad y a los lectores siempre nos quedará la duda de saber qué hay de cierto en todo esto. No es que tenga una importancia capital, ya que el libro de Alicia Sornosa es eso, una novela, pero creo que habría sido más acertado contar la verdad del viaje y omitir los detalles más escabrosos, los que corresponden a una relación truculenta y malograda o los que pudieran dar lugar a demandas judiciales. Claro que esto es solo una opinión personal.

Si quieres comprar este libro de Alicia Sornosa puedes hacerlo desde este enlace:

Producto disponible en Amazon.es

 

10 libros de viajes en moto para regalar estas Navidades

Regalar un libro siempre es garantía de éxito. Si además el destinatario del regalo es aficionado a las motos y a los viajes aquí te presentamos un listado de libros de viajes en moto donde podrás escoger algunos con los que acertarás, seguro.

 

[su_box title=”Ted Simon. La trilogía”] Los Viajes de Júpiter es el libro más famoso de viajes en moto y quizá, el que ha inspirado a más gente a salir de viaje. Es, seguramente, el mejor libro de esta temática que se haya publicado y resulta imprescindible en cualquier biblioteca de viajes.
Puedes complementarlo con Los Sueños de Júpiter y Sobre Ruedas para tener la trilogía completa.

   

[/su_box]

[su_box title=”Fabián Barrio. Morador del Asfalto”]Este es el mejor libro de Fabián C. Barrio. Un texto cercano e íntimo que se nos acerca a los sentimientos interiores del viajero, huyendo de lo puramente descriptivo para presentarnos su cara más amable y tierna. En Morador del Asfalto, el autor nos presenta, con un sentido del humor fino y elegante, los cambios que se presentaron en su vida al terminar la vuelta al mundo en moto. ¿Qué hace un tipo cuando ha dado la vuelta al mundo en moto y regresa a su casa vapuleado por un fuerte estrés postraumático? Buscarse la vida para seguir viajando. En Morador del Asfalto, Fabián se enfrenta a los miedos más cotidianos y emprende dos nuevos grandes viajes, también en moto y en solitario: desde Madrid a Nepal y de Buenos Aires a California.

[/su_box]

[su_box title=”Miquel Silvestre. La Emoción del Nómada.”]De todas las publicaciones de Silvestre, La Emoción del Nómada es el libro más completo e íntimo. En él nos describe, además de paisajes y viajes, la transformación que sufrió en uno de ellos y el reencuentro con su fe en un viaje desde Europa hasta Asia Central para llegar luego a Tierra Santa, a modo de peregrinaje iniciático. Creo que es el libro más sincero que ha escrito y en el que más se aleja de tópicos viajeros.

[/su_box]

 

[su_box title=”Ricard Fité. No le digas a la Mama que me he ido a Mongolia en Moto.”]En “No le digas a la mama…“, ópera prima del catalán Rcardo Fité, nos encontramos con una obra canalla y desvergonzada. Escrita con un lenguaje directo y llano, el autor nos relata su aventura en el Mongol Rally. Esta es una aventura mayúscula escrita con minúsculas, perlada de peripecias absurdas, de un viajero despreocupado o, quizá, con demasiadas preocupaciones. Es un libro recomendable para iniciarse en la lectura del género que huye de lo grandilocente para horadar lo mundano con los ojos de un viajero despistado.

[/su_box]

[su_box title=”Hernert Tichy. Hacia el Trono de los Dioses.”]En los años 30, Herbert Tichy abrió al azar un libro del explorador Sven Hedin. Aparecía una cúspide pelada cubierta por un glaciar y decidió que tenía que verla con sus propios ojos. En Hacia el trono de los dioses, Recorrió Cachemira y el Hindu Kush en su “diablo apestoso”, como los afganos denominaban su motocicleta. Se acercó a Birmania, cruzó el Himalaya a pie, atacó la ascensión al Gurla Mandatha hasta alcanzar los 7.200 metros, se adentró por el reino prohibido del Tíbet disfrazado de peregrino indio.

[/su_box][su_box title=”Sonny Barger. Ángel del Infierno”]Este es el único libro autorizado que podrás leer sobre los Ángeles del Infierno. Sonny Barger desgrana historias de violencia, sexo y drogas, la propia historia de los Hell´s Angels en la pacata sociedad de los años sesenta en california. Sus problemas con la justicia, con la policía, con otros grupos de motoristas… van desfilando por este libro en el que, no se cuenta todo lo que pasó pero nos da una idea de lo que pudo pasar.

[/su_box]

[/su_box][su_box title=”Quique Arenas. En moto hasta el desierto”]Un libro, sea de viajes o no, además de contar una historia, ha de estar correctamente editado. Es el formato mayúsculo, la expresión máxima de la literatura, muy por encima de archivos de texto, libros electrónicos, audiolibros y otros inventos de índole menor.
Amazigh cumple con estos requisitos de edición y presentación y, sin lugar a dudas, con lo que se espera de un libro de viajes: una historia, un hilo conductor y confesiones personales.

[/su_box]

[/su_box][su_box title=”Sergio Morchón. En busca del Norte.”]Si lo que tienes en mente es viajar a cabo Norte este libro será tu guía ideal por la cantidad de datos que aporta. Hoteles, rutas, lugares a visitar, precios… Todo un compendio de información útil que servirá de libro iniciático a la hora de preparar elviaje a Nordkapp. La mayoría de los que lo han comprado lo consideran un buen libro para acercarse a Cabo Norte sin salir de casa.

[/su_box]

Y, a mayores, que dirían los chicos de La Circunvalación, os dejo una joya rara para tener en la estantería como oro en paño. Se trata de Los Ángeles del Infierno, una extraña y terrible saga, de Hunter S. Thompson. El libro está descatalogado y alcanza precios astronómicos pero queda a la venta un ejemplar por menos de 70 euros.

images-2

Libro: No le digas a la mama que me he ido a mongolia en moto

Ricardo Fité podría haber escogido un título más corto para el libro pero no sería adecuado. El el título perfecto para esta aventura ditirámbica y chocante que nos lo dice todo desde el principio: “No le digas a la mama que me he ido a Mongolia en moto

noledigas¿De qué va? ¿A vosotros qué os parece? Pues de un tipo menudo y con mala leche que se va a participar en el Mongol Rally, una extraña y poco conocida actividad que organiza una ONG para conseguir fondos e invertirlos en proyectos sociales en Mongolia. Pero eso es lo de menos. De hecho Ricardo solo da unas pinceladas que nos puedan acercar al lado solidario del viaje porque ese no es el objetivo principal, es la disculpa. El mejunje del libro está en las peripecias del autor que, bien sea por mala cabeza, por desconocimiento o por testarudez, va arrastrando problemas y achaques durante gran parte del viaje. Y esto nos diverte.

Sí, nos reímos de Ricardo y de las cosas que le pasan. Nos reímos con él y de él con toda la irreverencia posible. A través de las páginas vamos descubriendo a una especie de antihéroe, a veces gruñon y a veces entrañable, que nos guía con voz pausada y tranquila por las estepas rusas, que se equivoca al escoger el sistema de transporte de equipaje, que se angustia por problemas que él mismo causa o que magnifica inconvenientes nimios. Y nos da la risa.

El autor se ríe de si mismo y nos hace reir, alejándose de heroísmos y poses “aventureras”. Con su vieja “dos y medio” procedente de un siniestro, una Yamaha SR, fue capaz de llegar desde Barcelona hasta Mongolia, renqueando y medio muerta sí, pero lo importante no es llegar.

"La ruta pasó por Barcelona, Francia, Suiza, Alemania, República Checa, Polonia, Ucrania, Rusia, Kazajistán, Uzbekistán, Kazajistán otra vez, Rusia y finalmente Mongolia. Antes de llegar a Mongolia la moto fue perdiendo las suspensiones y amortiguaciones así que al llegar a Mongolia y sus terribles pistas el chasis se iba partiendo casi a diario y había que parar a soldarlo cada vez. A pesar de los contratiempos de salud, el escaso presupuesto económico y la falta de bagaje en este tipo de viajes sin duda supuso una gran experiencia. "

En esta autoedición, que quizá por serlo no está todo lo cuidada que debiera desde el punto de vista literario, se disfraza de hecho mundano una aventura con mayúsculas, un viaje como los de antes, perlado de peripecias y de situaciones rocambolescas. Una de las más notables jaimitadas, o debería decir “ricardadas”, la encontramos en las primeras páginas, cuando el autor, después de cometer la estupidez de cortar la cadena de transmisión con una radial, va escuchando la voz de su otro yo que le dice con voz lejana “eres muuuuy toooooonto….” Encuentro este pasaje sublime porque resume el espíritu del libro, del viajero y del viaje: la inocencia, la honestidad y la despreocupación inconsciente llena de ilusión y ganas.

Una obra que se lee en un par de tardes y que puede ser una buena opción para iniciarse en la lectura de los libros de viajes en moto de un modo distendido y divertido.

Si quieres comprarlo puedes hacer a través de Amazon.

Nota: Perdonamos las faltas de ortografía y algún que otro error por el buen rato pasado.

Libros: Cultura Custom

cultura-customTodas estas cosas de organizarse alrededor de una afición pero con unas normas estrictas me dan mucha risa. Me recuerdan a los juegos de niños donde los roles son llevados con una seriedad digna de un consejo de ministros. Al fin y al cabo no hay nada más serio que los juegos de los niños.

En torno al mundo de la moto nos encontramos, casi siempre en el mundillo ligado a lo custom, con clubs con una organización rayana a lo militar. No deja de ser un contrasentido que, enarbolando la bandera de la libertad y el desprecio por las normas de la sociedad, se afanen en dotarse de unas normas tanto o más estrictas que las mismas que dicen despreciar.

Partiendo de la base de que cada uno organiza su vida y su ocio como quiere o puede, he de decir que, si bien todo este sistema de clanes y castas me parece bastante absurdo, soy bastante mitómano y siento una gran atracción por la imagen icónica del mundo custom en general. Eso me llevó a comprar varios libros sobre la historia de los Hell´s Angels, por ejemplo, o a leerme la vida del propio Sonny Barger, además de empaparme de la cultura motorista de los “forajidos” de finales de los sesenta en los EE.UU.

Y como no dejo pasar una oportunidad de bucear en este mundillo tan peculiar me compré el libro “Cultura Custom” de Lauren Jordán, publicado en el año 2010 por Quarentena. El prólogo es de Loquillo así que no empecé con muy buen pie, supongo.

Jordán hace un repaso por los orígenes del custom, repasando los tópicos que más se manejan cuando se intenta ilustrar la génesis de este tinglado. En general está bien explicado para que un neófito en estas lides se entere de dónde salió toda esta moda de las motos custom, de las poses de malo malote e incluso, para comprender de dónde surgieron cuadrillas de presuntos forajidos y aspirantes a serlo. Le da, sin embargo, a algunos pasajes, una pátina de epiquismo y “autenticidad” que, por exagerada roza lo ridículo. Da la impresión de querer capitalizar todo el “motorismo auténtico” en la acepción más peyorativa de la palabra.

Para mí el interés recae de forma notable cuando el autor empieza con el repaso a la historia de los diferentes MC en España, hablando de sus presidentes, secretarios, sargentos de ruta y toda la mandanga. No tengo tanta curiosidad como para bucear en la vida y obra de los “históricos” fundadores de las correspondientes cuadrillas de motoristas custom. A partir de este punto y en honor a la verdad he de decir que no seguí leyendo.

Libro: Amazigh. En moto hasta el desierto

Amazigh. En moto hasta el desiertoDice Mario Montoro en el prólogo de este libro que “las palabras escritas necesitan del adorno pomposo y suntuoso que sólo les confiere una correcta edición y una trabajada puesta en escena”. No podría estar más de acuerdo. Un libro, sea de viajes o no, además de contar una historia, ha de estar correctamente editado. Es, a mi modo de ver, el formato mayúsculo, la expresión máxima de la literatura, muy por encima de archivos de texto, libros electrónicos, audiolibros y otros inventos de índole menor. Un libro es la cúspide de la pirámide de la tradición escrita. Read More