Blog

Viajo en Moto, un blog de motos ecléctico y minimalista.

Cómo usar la mesa de mezclas digital para podcast

Estudio de Viajo en Moto
Aspecto actual del estudio de Viajo en Moto

Viajo en Moto se lleva grabando desde hace más de siete años. En todo este tiempo ha habido evolución, involución, pasos adelante, hacia atrás y de lado, tanto desde el punto de vista técnico como de contenidos.

Hoy te enseñaré un poco como ha sido esta evolución técnica y como he llegado hasta el minimalismo en el estudio.

Los comienzos.

Al principio todo era oscuro. No sabía casi nada y no llegó la iluminación como un acto divino. Fueron muchas horas de lectura, de tutoriales, de aprender desde lo más básico. Y muchos errores y gastos inútiles que, seguro, aún no han terminado.

Estarás harto de leer que para empezar con un podcast es necesario muy poco, apenas un teléfono móvil y una conexión a internet. Es cierto. Pero no te hagas ilusiones porque no sirve. Al menos no sirve si quieres crear algo de calidad.

Viajo en Moto empezó con un micrófono USB y un ordenador. 

Luego vinieron los interfaces de audio (ya he perdido la cuenta de cuántos), las mesas de mezclas, más micrófonos, compresor de audio, ecualizador, preamplificadores y más meteduras de pata. Siempre con un mismo objetivo: buscar la mejor calidad del sonido que pudiera dar.

Todo este material trajo consigo que, cuando empecé a emitir en directo, tenía que atender al guión y a que cada aparato encajase a la perfección con los demás. Había días que lo conseguía y había días que no.

Estudio de viajo en moto
Un estudio lleno de chismes.

La evolución.

El estudio pasó de tener una pequeña mesa de mezclas y una tarjeta de sonido externa, a estar lleno de trastos de modo que ya resultaba complicado desenvolverse con soltura. El siguiente paso lógico fue ampliar el espacio, claro.

Cada cambio de equipo suponía una nueva inversión y ahorrar para comprar material, casi siempre usado.

La voz pasaba a la mesa de mezclas, de ahí, a través de un inserto, al compresor de audio, al ecualizador y a otra serie de procesos que se realizaban a través de software. Un lío, oye. Un soberano lío que me quitaba horas de sueño.

La faena.

Con el paso del tiempo decidí volver a la simplicidad. No a la simplicidad de los comienzos sino a la simplicidad exquisita de lo excelente, si se me permite la chanza. Cada aparato que interponía entre mi voz y la del receptor se traducía en ruidos, en merma de la calidad. La solución que aportaba era otro filtro, otro aparato, otro proceso que solucionase el problema anterior. Era como una huída hacia adelante, muy tonta y encaminada a dejar cada vez más dinero en equipo.

Una nueva mesa de mezcla con mejores previos de micrófono, con canales de audio independientes por USB, un micrófono de más calidad, mejores cables… parecía una escalada sin fin.

Rode Procaster – Micrófono para grabación (Electrónica)


List Price: EUR 160,99
New From: EUR 160,99 EUR In Stock
Used from: EUR 160,99 In Stock
buy now

La actualidad.

Esta nueva mesa, una Behringer XR18 Air, es, además de un interface de audio de 18 canales, todo lo que antes tenía encima de la mesa. A través de software se le pueden aplicar puertas de ruido, compresores de audio, filtros y una colección de efectos de lo más variado.

Behringer – X air xr18 mezclador digital (Electrónica)


List Price: 0
New From: EUR 409,95 In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

El resultado es que ahora lo único que tengo encima de la mesa es un aparato que apenas pesa tres kilos y poco más. Se maneja a través de red inalámbrica con el iPad, con el ordenador o con el teléfono móvil. Tiene posibilidad de enviar el sonido que entra por los diferentes canales a cualquier destino dentro del ordenador y además, han desaparecido la mayoría de los cables que había tirados por el suelo.

Simpleza.

Para los no iniciados, una mesa de mezclas digital no es más que un mero periférico del ordenador. Las señales de audio no tienen que pasar, físicamente, por los elementos de control (potenciómetros, ecualizadores, etc) y la señal se digitaliza y se procesa dentro de la misma. A esa señal luego se le pueden hacer más perrerías, como dirigirla hacia donde sea necesario (Skype o grabación multipista, por ejemplo) o meterle más procesos en en ordenador.

Behringer Q1202USB 230 V, Consola de mixage, 230 V, 12 entrantes con interfaz de audio USB (Electrónica)


List Price: 0
New From: EUR 107,90 In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

A la mesa llega, vía USB, cualquier señar de audio que se procese en cualquiera de los programas del ordenador sin necesidad de más cables que un único USB. En mi caso uso un programa para las cuñas publicitarias y los efectos especiales, otro para el Skype, otro para el programa de música, otro para Spotify, etc. Además se le pueden conectar dispositivos analógicos como el micrófono.

Todo ello entra por canales independientes y se procesa de manera independiente.

Resumen.

La calidad de audio, la facilidad de control y la posibilidad de configuración y enrutamiento hacen que todo el proceso de emitir en directo sea mucho más sencillo.

Eso por no comentar que el estudio es mucho más diáfano y ahora resulta fácil barrer debajo de la mesa.

Aquí puedes ver parte del material que ha pasado por mis manos en estos años.

Behringer Q1202USB 230 V, Consola de mixage, 230 V, 12 entrantes con interfaz de audio USB (Electrónica)


List Price: 0
New From: EUR 107,90 In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

Rode PSA1 – Accesorio para micrófono (Electrónica)


List Price: EUR 78,99
New From: EUR 78,99 EUR In Stock
Used from: EUR 78,99 In Stock
buy now

Behringer XR12 mezclador DJ – Mezclador para DJ (Ordenadores personales)


List Price: 0
New From: EUR 312,82 In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

Behringer – X air xr18 mezclador digital (Electrónica)


List Price: 0
New From: EUR 409,95 In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

Behringer C-1 – Micrófono de condensador (de estudio), color dorado (Electrónica)


List Price: EUR 27,00
New From: EUR 27,00 EUR In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

Focusrite Scarlett Solo (2 ° Gen) Padres. (Electrónica)


List Price: EUR 88,00
New From: EUR 88,00 EUR In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

Cómo evitar que te roben la moto

Comprar una moto es, muchas veces, un sacrificio. Ahorrar un montón de dinero, pedir un crédito, solicitar un adelanto… Cualquier de las opciones supone un quebranto que, suponemos, va a merecer la pena cuando la tengamos en nuestro poder. Y casi siempre es así.

Pero, ¿qué pasa si nos roban la moto?

Los robos de motos aumentan cada año en España, a veces por no disponer de un buen sistema antirrobo de moto y, a veces, por ser un tanto descuidados.

Recuerdo que, hace poco tiempo, dejé la moto aparcada en Oviedo, en la calle toda la noche. Por la mañana, cuando iba a salir, rebusqué las llaves por todos los bolsillos hasta que me di cuenta que estaban puestas en el top-case. Habían estado allí toda la noche.

Meses más tarde, en el mismo punto, se repitió la escena: las llaves no aparecían por ninguna parte. En esa ocasión salió el dueño del bar y me dijo  que las había dejado olvidadas encima de una mesa.

Según las aseguradoras y los datos del Ministerio del Interior, cada día se roban más de 180 motos cada día. Esto es un porcentaje enorme y más sangrante aún, si tenemos en cuenta que solo se recuperan unas pocas.

En Barcelona, más avezados al mundo de las dos ruedas, se recuperan entre un 40 y un 45% de las motos robadas, pero lo normal no es eso. Lo más habitual es que solo se recuperen un 10% de las motos que desaparecen.

Aún recuerdo el disgusto que tuvo el año pasado Matías. A Matías le robaron la moto en Tenerife. Fue uno de los afectados por una oleada de robos de motos en la isla que aún no ha terminado. A Josín también se la llevaron hace años. Este fue quizá, un caso más típico. Las carreras en Jerez y la tentadora presencia de miles de motos con escasa vigilancia. El resultado fue quedarse sin moto y con un gran disgusto, que además estaba nueva.

Muchas veces da igual si la tienes en la calle o en el garaje, los ladrones no respetan nada. En Gijón y en algunos barrios de Oviedo hubo una oleada de robos de motos guardadas en el interior de garajes comunitarios. Los ladrones aprovechaban un descuido en la salida de un coche para colarse dentro y actuar de forma impune.

Los mejores antirrobos de motos para instalar en el garaje y evitar el robo son los que se anclan al suelo. Son, además de seguros, una forma ideal de colocar la moto en los límites de la plaza de garaje.

¿Cuales son las motos que más se roban? Es importante saberlo porque, en caso de que tengas una de las más robadas tendrás que redoblar el esfuerzo para evitar el robo.

El primer lugar del ranking lo ocupa la Honda Scoopy, un scooter de ruedas grandes de los más vendidos lo que lo hace muy fácil de colocar por piezas.

Luego la Yamaha T-Max, un modelo muy popular y manejable. Inmediatamente detrás tenemos a toda la gama Z de Kawasaki. Desde hace muchos años las bandas organizadas se inclinan por estos modelos.

Cerrando el grupo los modelos GS de BMW, otra grande en ventas.

Como se puede ver lo más apetecible para los amigos de lo ajeno son las grandes superventas, algo lógico por otra parte.

Las ciudades donde se roban más motos son Barcelona, Málaga y Madrid y por comunidades, Cataluña, Madrid y Andalucía respectivamente.

Pero… ¿quienes son los manguis?

Pues son jóvenes españoles de entre 20 y 27 años que actúan en grupo y que roban para aprovechar el despiece. Por eso es complicado encontrar una moto una vez robada, las despiezan y las venden a trozos.

Una de las claves para recuperar la moto, por cierto, es poner la denuncia cuanto antes y nunca dejar la documentación en la moto ya que es clave para presentar la denuncia.

Pinlock : Cómo repararlo si ya no funciona

Uno de los mejores inventos para evitar que la pantalla del casco se empañe es el Pinlock. Afirmar esto ya no es ninguna sorpresa para la mayoría de los moteros. Es un sistema eficaz y muy sencillo de Instalar y cada vez son las los cascos que lo incorporan de serie.

Se trata de una pantalla plástica que se incorpora en el interior de la visera o pantalla del casco mediante dos bulones excéntricos. La sujección, además de estos dos “tetones” se la proporciona una junta de silicona. Esta junta es lo que hace que funcione correctamente.

Pinlock

Givi – Visiera antifog pinlock z2261r (Automóvil)


List Price: EUR 19,55
New From: EUR 19,55 EUR In Stock
Used from: Out of Stock
buy now

¿Cómo funciona?

Lo que hace el Pinlock es crear un cámara de aire entre la pantalla y la lámina. De esta forma que se crea un puente térmico y la diferencia de temperatura entre la superficie exterior e interior no es tan grande. Así se evita la condensación y la pantalla no se empaña

Pinlock

¿Es efectivo?

Actualmente es el sistema más efectivo.

Sin embargo el Pinlock no es eterno. Con el tiempo la lámina  se amolda a la pantalla y va tomando holgura. Esto sucede porque con el uso, con el calor del sol y después de mucho tiempo instalada se vicia y se desajusta.

 Al principio esto se puede solucionar moviendo los bulones excéntricos pero, desafortunadamente, pronto vuelve a estropearse.

Lo que ocurre es que el conjunto pierde estanqueidad y se rompe ese puente térmico con lo que el aislamiento deja de ser eficaz. Esto provoca que la temperatura exterior e interior en la superficie de la pantalla vuelva a ser muy grande y se forme condensación.

Antes de comprar una nueva lámina, prueba a reparar la que ya tienes.

Para ello , quita el pinlock de la pantalla del casco y sumérgelo en agua caliente. Puedes hacerlo bajo el grifo si la temperatura es elevada. 

Una vez que la lámina Pinlock se va calentando defórmala para que vuelva a tener la posición original, es decir, totalmente plana.

Pinlock

Después de un rato verás que el plástico se ablanda poco a poco y te resultará más fácil moldearlo.

Hay otras opciones como usar una pistola de aire caliente pero, si la usas, procura que la temperatura no sea muy elevada o te cargarás el Pinlock.

Una vez que la lámina vuelve a estar estirada, lávala bien con jabón neutro y sécala con papel de cocina o un paño que no suelte pelusas. Ajústala de nuevo en la pantalla y volverá a ser tan funcional como cuando era nueva.

Pequeña ruta por Alicante

Recuerdo hace unos años que estuvimos de vacaciones por el Mediterráneo. Para los que vivimos casi todo el año inmersos en la niebla y mirando como llueve, es importante ponerse a secar de vez en cuando.

La Comunidad Valenciana nos pareció la mejor opción, no sólo por lo poco que conocíamos si no por su excelente clima. No teníamos mucha idea de los atractivos turísticos que había (sí, de vez en cuando también hacemos “turismo”, como todo el mundo) así que, después de algunas indagaciones por internet salimos de viaje.

En esta ocasión íbamos en furgoneta así que no hubo que hacer reservas en hoteles, ni buscar dónde dormir. Cuando viajamos así vamos a lo que surja.

Después de Peñíscola y su encantador castillo, seguimos en dirección Sur, buscando sol y playa, sin importarnos mucho el destino.

Lo cierto es que, después de varios días de furgoneta ya echaba de menos la moto así que hubo que buscar un alquiler de motos baratas en Alicante. El modelo era lo de menos, el caso era subirse a algo con dos ruedas para conocer la ciudad y los alrededores con comodidad y soltura.

Una vez subidos en el scooter nos dedicamos a callejear sin más ayuda que Google Maps y alguna de sus reseñas.

Empezamos por la Basílica de Santa María, muy barroca ella y exponente del gótico valenciano. Luego, según las recomendaciones, estuvimos dudando si acercarnos al Museo Arqueológico o seguir descubriendo la ciudad pero, como en vacaciones no somos mucho de museos, optamos por seguir dando una vuelta por el casco antiguo.

Por allí cerca, colgado en lo alto de un promontorio está el castillo de Santa Bárbara, que se ve desde todas partes. Es el monte de Benacantil y está muy cerca del mar. El castillo es, por lo menos lo más antigua, del siglo IX, de la época de dominación musulmana. Desde allí arriba dominaban los señores toda la bahía de Alicante y era un punto estratégico e primer orden. 

Durante toda su historia anduvo esta instalación metida en hazañas bélicas y siendo testigo de las miserias guerreras de  los hombres.

Luego la Playa del Postiguet y el Paseo del Ensanche para, al día siguiente, volver a subirse en el scooter y rodar un poco por la Costa Blanca. 

Una de las carreteras más míticas de España es la N-340, la “trescuarenta”, que va desde Barcelona a Cádiz y es la más larga del país. A su paso por la Comunidad Valenciana es difícil de seguir puesto que algunos tramos han sido convertidos en autovía. Aún así, en Alicante aún pudimos disfrutar de algunos tramos. No es que sean especialmente hermosos, pero son Historia.

Lo último que visitamos con el scooter fueron los bosques de pino carrasco del Xorret del Catí, en el Parque Natural del Maigmó y volvimos a la furgoneta.

Pero eso es otra historia.

Vistas desde el Castillo

Arqueomoto cruza el charco

«Cruzamos el charco hasta Perú para visitar el primer asentamiento español del hemisferio sur.  Piura la Vieja, fundada por Francisco Pizarro y que hoy es uno de los yacimientos más interesantes para el conocimiento de los primeros asentamientos coloniales en América del Sur.»

Sueños o ilusiones

Hoy he soñado… No suelo recordar lo que sueño, salvo cuando son pesadillas que igual que las hostias que te da la vida, marcan más en el alma.

Soñaba con una carretera perdida en Yucatán. Allí, en medio de aquella recta infinita rodeada de manglar y golpeado por la humedad y el calor de la selva,  sentía que estaba en ese preciso instante donde me siento en conexión con todo, con el momento, conmigo mismo, con el planeta…. No echo en falta nada y me siento pleno.

Carretera Yucatan

En el sueño aparecía un hombre chaparro, de tez rojiza, con un bigotillo fino y poco poblado y una mirada desafiante a la vez que dubitativa, justo detrás había algún tipo de establecimiento no muy bien mantenido, no recuerdo qué clase de negocio era pero estaba pintado con los colores típicos de los edificios del caribe mexicano.
Sabía que estaba de viaje en moto con mi amigo Roberto, aunque éste no aparecía por ningún lado, lo sentía cerca y me daba tranquilidad saber que no estaba yo solo con aquel hombre desafiante. Lo describo de esta manera pero lo cierto es que no me inquietaba lo más mínimo. 

Después de este verano volveré allí, a las rectas de Yucatán y Quintana Roo. Ya han pasado casi 10 años desde la primera vez que estuve allí, lo echo de menos, porque me enamoré de esa península al instante de tocarla. Como de tu boca y tu mirada, aunque a éstas  solo las toco en sueños….

No me gusta hacer muchos planes, no se me da bien, cuando planeo algo todo se va a la mierda.

A veces planeo como será nuestro próximo domingo, en el sofá, viendo una película a la que no le pienso prestar ningún tipo de atención, porque prefiero estar mirando tu boca, tu pelo o mirando como nos agarramos fuerte antes de que llegue el tan temido lunes.

Paso de hacer planes, prefiero hacerme ilusiones: ilusiones con perderme en algún viaje o ilusiones encontrándome contigo.



Jorge: 9 Abril 2019

Viajo en Moto número 200

Parece que fue ayer y fue anteayer. El caso es que ya llevamos 200 programas de Viajo en Moto. Y para celebrarlo vamos a sortear una noche con desayuno en el Hotel La Basílica en Venta de Baños (Palencia) gracias a nuestro colaborador Ok Hoteles. Será en directo entre todas las personas que respondan a una pregunta muy sencilla relacionada con los viajes en moto.

Tendremos con nosotros a Quique Arenas, director de la revista Motoviajeros que, precisamente estos días, comienza una nueva etapa profesional y personal. Con él repasaremos todos estos años de publicaciones y charlaremos de los nuevos proyectos.

Después de Quique hará su aparición estelar la Dama de las Arenas, Olga Ferro, colaboradora de Viajo en moto y como sabéis, siempre poco ponderada. Se nos va a África y ya está más nerviosa que un trailero con botas de carretera. Nos contará cómo preparan el viaje, qué destinos van a visitar, qué motos llevan y un montón de cosas más. 

Y finalizaremos con un profesional del podcasting, baterista de los buenos y aficionado a la transformación de motos: Jorge González, alma mater y dueño y señor de Motodial, el podcast de moda en el mundo motero.

Además, tendremos algún audio que nos han enviado con motivo del cumpleprogramas, lectura de mensajes y alguna cosa más que se me ocurra por el camino.

Y sí, también nos iremos a África.

Viajo en Moto 200


Aprender frases útiles

Tener un programa en directo como Viajo en Moto supone conocer a muchísima gente y hacer contactos a lo largo y ancho del mundo. Esto posibilita que las cosas sean más sencillas a la hora de planear un viaje o una vez que estás en destino. Tener contactos en tu lugar de vacaciones siempre es algo que se agradece, no solo si surgen problemas, también a la hora de conocer el país de la mano de un local.

Pero claro, a mí también me llegan consultas que no siempre se responder. Preguntas que van desde qué hacer en Madrid cuando estás de vacaciones hasta cuales son las mejores carreteras del país para rodar en moto. También me piden recomendaciones sobre empresas de alquileres de motos o algunas consultas sobre los Picos de Europa. Claro que desconozco muchas respuestas, pero suelo esforzarme en buscar la mejor información para ofrecérsela.

Sobre lo que pocas personas preguntan es sobre el idioma. Y el caso es que en España tenemos toda una colección de expresiones que describen muy bien nuestra idiosincrasia. Frases hechas, palabras que expresan justamente lo contrario de lo que quieren decir o descripciones llenas de humor y doble sentido.

Pero no solo eso, en España, cualquiera que no esté acostumbrado se sorprende por la gran variedad de idiomas que tenemos. Gallego, euskera, catalán, valenciano, asturiano, aranés, mallorquín… Incluso hablas zonales que, sin estar considerados un idioma, tienen grandes diferencias con el español de la Academia de la Lengua. En internet tienes mucha información al respecto, pero quizá no tanta si lo que buscas son frases, en cualquiera de nuestros idiomas, específicas para viajar por aquí. Hace unos días, buscando vuelos en la página encontré una página que nos descubre el libro de frases de eDreams. Son frases para viajar y para aprender cosas básicas de algunos de los idiomas oficiales de la península.

Son ejemplos simples en gallego, en euskera, en catalán o en aranés, frases sencillas y fáciles de aprender. 

En cualquier país del mundo, a cualquier persona a la que te dirijas en su lengua materna, estará más dispuesta a charlar y será más receptiva a tus requerimientos. Nos lo contaba no hace mucho Ricardo Fité en el programa: “en Rusia, si vas hablando inglés, te tratarán con evidente indiferencia. Sin embargo, si saludas en ruso, si ve que te esfuerzas por hablar su idioma, serás bien recibido y todo será mucho más fácil.”

Así que, ya sabes, si tu intención es viajar a España de vacaciones, es buena idea que te aprendas un par de refranes y algunas expresiones coloquiales: servirán para romper el hielo y para distender la conversación.

Aprenda a cambiar los muelles de la horquilla de la moto

Como ya sabéis, y si no os lo digo yo, la empresa de amortiguadores Hagon, a través de su importador en España, colabora con esta página y con el podcast. Tanto es así que me han enviado, además del amortiguador para la vStrom, los muelles y el aceite para la horquilla de la Suzuki. El amortiguador lo cambié hace unas semanas y publiqué el correspondiente artículo a modo de tutorial. Este trabajo es una tarea sencilla, a poco acostumbrado que estés a aflojar y apretar tornillos. El cambio de los muelles, el aceite y los retenes ya es otra cosa.

No es que sea difícil pero resulta bastante más latoso y es una tarea un poco más delicada. Poco más. Pasaré a explicaros, paso a paso, como llevé a cabo la operación.

Después del unboxing y colocar la pegatina de Hagon en el armario me quedé mirando los muelles y la moto de forma alternativa, como quien no sabe muy bien por dónde empezar. Por fortuna me había empapado de videotutoriales sobre el trabajo a llevar a cabo así que, más o menos, conocía los pasos a seguir. La cosa es más sencilla de lo que parece pero, como se verá, hay algunas cosas que conviene no olvidar.

Vamos al lío.

Lo primero desarmar el tren delantero. Soltar pinzas de freno, quitar la rueda, el guardabarros, soltar los latiguillos, el reenvío del velocímetro… Más o menos todo lo soltable.

IMG_2539

Una vez que se está seguro de que las barras van a salir de su ubicación soltamos los tornillos que las unen a la tija. No creo que esto precise de mucha explicación pero, por si acaso, veamos la foto:

IMG_2543

Al aflojar el último tornillo hay que tener la precaución de sujetar la barra para que no se nos deslice hasta el suelo mientras cerramos los ojos al oír el sonido del impacto.

Una vez que tenemos las barras fuera nos damos cuenta de que el tornillo superior no se afloja tan fácil así que, con paciencia, volvemos a colocarlas en su sitio bien seguras y aflojamos un poco los tapones de las barras. Ya de paso, aprovechamos para aflojar el tornillo que le da precarga al muelle, así éste no saltará por los aires cuando saquemos el tapón.

La moto, sin el tren delantero, ofrece un lamentable aspecto de desamparo, como de desnudez extrema. Hay que procurar no recrearse en esta imagen y centrarse en el trabajo.

cambio muelles horquilla

Una vez que hemos sacado las barras, las hemos vuelto a meter, hemos aflojado los tapones y el tornillo de la precarga estamos listos para vaciar el aceite. Esto es una operación que pringa bastante el espacio de trabajo así que procurad ser cuidadosos o tener a mano una bolsa de serrín.

barra horquilla

horquillas

tapón horquilla

Obsérvese que la herramienta usada para tal menester es la que Suzuki (a quien Dios guarde muchos años) provee con sus motos. No es, ni de lejos, lo más adecuado para trabajar en la moto pero peor sería tener que usar herramientas de los chinos.

Sin más dilación ya, sacamos el tapón, el casquillo espaciador, la arandela si la hubiere, el muelle y procedemos al vaciado del aceite. Observaremos, espantados, que sale de un color oscuro y desagradable que nos hace pensar si no somos un tanto descuidados con el mantenimiento de la moto. Salpicamos un poco el suelo.

horquilla

cambio muelles horquilla

Ahora que tenemos las manos pringadas de aceite y nuestro taller ha perdido la pátina de impolutez que nos tenía tan orgullosos, tenemos que sacar el tubo del interior de la botella. Para eso, en la parte inferior de esta última, hay un tornillo allen que aflojaremos. Ahora seguro que no «rueda» pero cuando haya que volver a montarlo, como no tenemos herramienta especializada para sujetarlo por el interior de la botella, ya veremos cómo nos arreglamos. Dios proveerá.

horquilla

Como se ve, las barras llevan por dentro un montón de chismes y tendremos que fijarnos bien en la posición en la que están para procurar volver a poner todo en su sitio. Especialmente un separador de aluminio de unos cuatro o cinco centímetros que no sale en la foto porque estaba encima del banco de trabajo.

Luego hay que quitar el guardapolvos de goma y el retenedor de clip que sujeta el retén. Esto suena así un poco raro, pero se quita haciendo palanca con un destornillador y un poco de maña.
horquilla

Ya casi está. Para sacar la barra que, recordemos, ya no está unida a la botella, metemos el eje por el agujero de la segunda y lo sujetamos con ambos pies. Luego tiramos hacia arriba con fuerza y saldrá el retén con la barra. Notaremos que unas gotas de aceite nos han vuelto a manchar el pantalón y los zapatos.

cambio muelles horquilla

Para el observador avezado no habrán pasado inadvertidas las manchas de aceite que jalonan el suelo: no hay que preocuparse, es normal.

Ahora hay que poner un retén nuevo. Lo míos han venido de alguna tienda de Internet así que desempaqueto todo comprobando, con cierto regocijo, que la medida es la correcta. Como se dice ahora, «soy un crack». Volvemos a montar todo en orden inverso y, una vez que la barra está atornillada a la botella con su correspondiente tornillo allen, introducimos el anillo redondo que llamamos retén por la parte superior. Hay que procurar que no se atraviese y que entre en su sitio de forma correcta. Como, de nuevo, no tenemos herramienta especializada, nos fabricamos una con un tubo de PVC que habrá sobrado de alguna obra de fontanería casera.

horquilla

Una vez que hemos construido el útil, lo introducimos por la parte superior y golpeamos con suave contundencia hasta que el retén se acomoda perfectamente en el espacio destinado para tal fin en la botella de la horquilla. Quizá con una foto se entienda mejor:

horquilla

El retén estará, presumiblemente, en su sitio así que solo nos resta volver a poner el clip y el guardapolvos, que luego se nos olvida.

La cosa está cerca.

Medimos la cantidad de aceite que nos indica el libro de taller, 0,514 litros en el caso de la vStrom y, si disponemos de embudo, rellenamos la barra. Ahora, con un movimiento que denominaremos de forma técnica como «arriba y abajo», sacamos todo el aire que se haya quedado en el fondo del conjunto. Esta operación de meter y sacar evoca, de forma subrepticia, actividades que hoy no toca comentar pero que nunca está de más recordar.

Cuando nuestro instinto mecánico nos dice que ya no queda más aire, medimos la distancia que hay desde el borde de la barra hasta la superficie de aceite contenida en su interior: 143 mm., creo recordar. Rellenamos o vaciamos, según convenga, hasta que la medida se ajuste a lo especificado por los sacrosantos ingenieros de Hamamatsu y metemos el muelle en su sitio. Es importante usar el muelle nuevo para esta operación. El muelle de Hagon ha sido escogido teniendo en cuenta mi peso, el tipo de conducción y el hecho de viajar bastante cargado habitualmente. De todo eso se han encargado los de Hagon.

Cerramos en conjunto con el tapón y colocamos la barra en la moto.

Finalizada la primera parte repetiremos todos los pasos con la barra y la botella que hemos dejado tirada en el suelo y con la que hemos tropezado varias veces.

Bien, ya tenemos las dos barras colocadas, solo queda terminar de montar todo y poner la rueda. Esto es, como se puede ver, pan comido. Aún son las doce de la noche y ya está casi todo listo. Dirigimos nuestra mirada felina hacia el banco de trabajo y vemos que reposa, con una languidez tangible, el separador de aluminio de cuatro o cinco centímetros que ya mencionamos con anterioridad y calificamos como pieza importante. Nos rascamos la cabeza mientras pensamos «no me lo puedo creer». Tomamos la pieza entre los dedos y la miramos durante unos instantes con ojos incrédulos.

Tomamos aire.

Retiramos la primera barra que ya estaba colocada en las tijas, quitamos el tapón, sacamos el separador, la arandela y el muelle. Vaciamos el aceite en un recipiente limpio y un chorro sale disparado como por ensalmo. Apretamos los dientes mientras repetimos entre dientes, «no me lo puedo creer». Sacamos el guardapolvos, el clip, el retén, soltamos la barra, juramos en arameo y separamos el conjunto.

Colocamos en su sitio la pieza que se nos había olvidado sobre el banco de trabajo. El resto de operaciones colegirá el avispado lector que vienen siendo, más o menos, como la primera vez.

De nuevo, tomamos aire con la mirada entornada preguntándonos qué hados cachondos guían nuestras acciones.

Ahora que no sobra ninguna pieza ponemos la barra en su sitio y volvemos a colocar las pinzas de freno, fijamos los latiguillos y nos disponemos a ubicar el guardabarros en el lugar que le corresponde. Con gran sorpresa por nuestra parte vemos que la barra derecha está a la izquierda y por fuerza, viceversa, la de la izquierda a la derecha. Procedemos a quitar las pinzas de freno, a soltar los latiguillos y a extraer todo el conjunto de amortiguación mientras recitamos el manido y resignado «no me lo puedo creer» una vez más. Colocamos todo correctamente y nos hacemos conscientes de nuestro sino.

Aún es la una y media de la mañana así que tenemos tiempo de espolvorear serrín por la zona de trabajo y confiar en que, por un principio simple de capilaridad, mañana esté todo de nuevo, impoluto.

La tarea se da por terminada a la 1:45h.

Viajo en moto está quemado

Dejamos atrás Los Carnavales y volvemos a disfrazarnos de motoristas. Nos vamos a recorrer el mundo y lo haremos, en esta ocasión, de la mano de dos amigos de la casa.

María Ceballos entra en primer lugar para hablarnos de un viaje muy especial. Se trata de la vuelta al mundo por relevos que va a llevar a cabo un grupo de mujeres, las de la Women Riders World Relay. Irán portando un testigo, de una a otra, hasta conseguir que éste complete la vuelta al mundo. Porque… no todo es de color rosa.

Después entrará Josín Castro, abanderado de un trío de “calaveras” que han ido a pasar unas cuantas semanas de moto a la África del Este. Josín nos hablará de carreteras, de paisajes y de lo bien que se lo está pasando con un viaje de tantas semanas por delante. Eso sí, no pueden estar más de dos meses porque en mayo tendrá que hacer acto de presencia en Aventurerinos, en Cangas del Narcea.

Y en la homilía de hoy hablaremos de incendios forestales y de la Ley de Montes. De fracaso que supuso, como prevención de incendios, prohibir el acceso motorizado al medio natural.

Todo esto y más en otro animoso programa dedicado a los viajes en motocicleta.

Los 1000 de 2TMoto

Apúntate a “Los 1000 de 2TMoto”, edición 2019

La prueba extrema de motociclismo no competitiva con roadbook “Los 1000 de 2TMoto” hará las delicias de los aficionados; ¡inscríbete y disfruta pilotando!

Para los que nos gusta la moto, pocas experiencias igualan un recorrido con roadbook. ¿Te apetece participar en una prueba extrema de motociclismo? Los 1000 de 2TMoto se lanza a su tercera edición con la idea de repetir los éxitos del pasado y manteniendo su esencia, pero con un recorrido algo más exigente.

Prepara tu equipo de motero y reserva el tercer fin de semana de mayo. A continuación te damos más información.

¿Qué son Los 1000 de 2TMoto?

Los 1000 de 2TMoto plantea un recorrido de 1000 kilómetros en un día a través de diversos puntos de control perfectamente definidos y controlados. Toda la prueba se realiza por carretera; no hay tramos off-road, sólo asfalto.

El roadbook es la esencia de la prueba. Recorrer el trazado, diseñado por Carlos Llabres, encontrando los distintos controles de paso nos hace sentir como verdaderos pilotos de rally. Además, nos permitirá disfrutar de impresionantes paisajes, enclaves culturales y, por supuesto, tramos donde ponernos a prueba y gozar de la conducción.

Es un evento exclusivo orientado a aficionados, destinado a solamente 30 participantes y con todos los detalles de organización muy cuidados por un equipo con amplia experiencia. Para que vivas una experiencia única con tu moto.

¿Dónde y cuándo?

La prueba se realizará los días 17, 18 y 19 de mayo de 2019 en Malpartida de Plasencia (Cáceres), que es la localidad donde se encuentra el hotel Puerta de Monfragüe y donde se ubican la salida y la llegada.

La prueba en sí comienza la mañana del día 18, y el límite de llegada para los participantes se sitúa en la madrugada del 19, a las 03:00.

Detalles prácticos 

El dorsal incluye dos noches de hotel en habitación individual (o doble si vas acompañado), pack de bienvenida y cena en hotel. Antes de la cena habrá un briefing para discutir los detalles del día siguiente. La organización puede proporcionarte un transponder.

Para poder participar necesitarás un lector de roadbook con iluminación en tu moto, es probable que tengas que conducir de noche.

Detalles técnicos 

  • Recorrido de 1000 km con duración máxima establecida (16-18 horas).
  • Libro de ruta con 35 puntos de control verificados por telemetría.
  • Salida individual cada dos minutos.
  • Dorsal, roadbook y diploma de participación.

Puedes encontrar toda la información detallada y realizar tu inscripción en esta página web. Usa este código para llevarte una taza de desayuno de Viajo En Moto con en la inscripción. Código: VIAJOENMOTO

Viajo en Moto elefantiástico

En este Viajo en Moto número 194 tendremos al discretísimo y bien educado McBauman, motorista de largo recorrido, amante de puentes, faros y otras obras menores de la ingeniería civil.

Acaba de llegar de los Elefantes, la concentración de Elefantentreffen que se celebra todos los años en Alemania, cerca de la república Checa. Viene con los recuerdos … frescos.

Como aquí nunca le habíamos dedicado tiempo a esta concentración, hoy vamos a quitarnos esa espinita.

Después de Fernando McBauman tenemos a otro Fernando, El Búfalo, que está recién llegado de Sudáfrica donde los problemas se le fueron acumulando hasta que ya no pudo más.

Nos hará un pequeño retrato de los pasos que ha dado para comprar moto allí, los lías con los talleres, con la burocracia y todas esas cosas que tanto gustan a los viajeros.

Además comentaremos los mensajes que nos vais dejando en iVoox, en iTunes y en la página web y alguna cosa más que se me vaya ocurriendo por el camino.