Concentraciones

No habrá Pingüinos 2016

PingüinosMariano Parellada, presidente de Turismoto ha dicho que son conscientes “de los esfuerzos realizados desde el Ayuntamiento para encontrar una sede que nos pudiera satisfacer y convertirse en definitiva” pero que los socios rechazaron las parcelas propuestas. Según la organización ninguna de las parcelas que se propusieron, tanto por parte del Ayuntamiento como por parte de Ecologistas en Acción, reunían las condiciones adecuadas para celebrar el evento.

Así las cosas en 2016 no habrá Concentración Internacional Invernal Pingüinos y las siguientes ediciones también están en el aire. Según Parellada no van a buscar una nueva ubicación para Pingüinos, «ni ahora ni en el futuro»: si el Ayuntamiento encuentra una parcela adecuada se brindan a organizar la concentración en 2017, en caso contrario no organizarán nada.

En su intervención del lunes día 21 de septiembre de 2015 en el Ayuntamiento de Valladolid, Mariano Parellada ha criticado, de forma velada, a Ecologistas en Acción para terminar afirmando «que la solución pasa por desproteger o la permuta de protección de la zona de pinar necesario para la acampada por otra”, aunque ha reconocido que es una opción difícil.

Según palabras del Alcalde de Valladolid, Óscar Puente, desde el Consistorio estarían dispuestos a que la Concentración se celebrase en la parcela del Pinar de Antequera, asumiendo los riesgos de una denuncia por parte de Ecologistas en Ación, riesgos a los que los socios de Turismoto se negaron en redondo.

Pingüinos: o en Valladolid o en ningún lado.

Parellada ha dejado muy claro que la Concentración Internacional Invernal Pingüinos se celebrará, si es que vuelve a organizarse, en Valladolid y ha zanjado cualquier especulación en este sentido:  «Para acallar a todos aquellos que esgrimen argumentaciones contrarias a las expresadas, el Club Turismoto quiere dejar claro que no organizará Pingüinos en otra localidad» 

Fuente: Noticias de Castilla y León, El Norte de Castilla

Reflexiones personales.

Al margen de los daños que se puedan producir o no en el famoso pinar, éste goza de protección ambiental. Las cosas hay que pensarlas antes y si hace más de seis años, con la primera denuncia de Ecologistas en Acción, se hubiese pensado en una ubicación alternativa quizá ahora no estaríamos inmersos en estos lodos. Un juez ha dicho que allí no se puede hacer entonces… ¿a qué viene tanto marear la perdíz con la misma parcela? Han recurrido la decisión y han perdido ¿merece la pena seguir empecinados en celebrar la Concentración en un espacio protegido?

En cuanto a la «desprotección» del pinar no parece que el Ayuntamiento vaya a solicitar que se levante la protección ambiental, no sólo porque sería una medida bastante impopular sino porque Ecologistas en Acción iniciaría una campaña de acoso mediático de gran calibre. Por otra parte, hay que recordar que fue el propio Ayuntamiento quien promovió la protección ambiental de toda la zona por considerar que esta es el «pulmón verde» de Valladolid. Aún más, ¿qué dirían los habitantes de la ciudad a los que ni les gustan las motos, ni ganan nada con el evento?  Me imagino las reacciones al titular: «Se levanta la protección ambiental de una zona para celebrar una concentración de motos»…

Corolario

Turismoto es dueño de Pingüinos y si no quieren sacar la concentración de Valladolid están en su derecho. Si no hay parcela adecuada en la ciudad tendrá que desaparecer la concentración. No hay nada que objetar y nada que añadir.

¿El final de Pingüinos?

Iglú PingüinosMal pintan las cosas para que pueda celebrarse, no solo la Concentración Internacional Invernal Pingüinos 2016, sino cualquier otra edición. Un parón de dos años sería difícil de soportar, tanto por los usuarios como por la organización del evento.

Y es que, según han quedado las cosas después de la reunión mantenida ayer martes 15 de septiembre entre Turismoto y el Ayuntamiento de Valladolid, no parece que pueda encontrarse una solución satisfactoria. La situación anterior a esta reunión ya la hemos tratado en profundidad en días anteriores: Ecologistas en Acción dice que la parcela de La Hípica tiene el mismo grado de protección que el Pinar de Puente Duero y que allí no se puede celebrar. Ofrecieron como alternativa otra parcela en la que no pondrían objeciones y el Ayuntamiento lo vio con buenos ojos.

Conscientes de la protección ambiental que el mismo Ayuntamiento promovió y que ahora impide la realización de este tipo de eventos, han ofrecido otra parcela que reuniría las condiciones de distancia a Valladolid y superficie para albergar a más de 30.000 personas (son 15 has) pero los terrenos son un erial en el que resulta difícil organizar nada. Se supone que esta parcela es la misma que propuso Ecologistas en Acción y que Turismoto no dio por buena

¿Cuales son los inconvenientes principales de la nueva parcela?

Para empezar la parcela ofrecida se convierte en un lodazal en cuanto caen cuatro gotas lo cual complicaría mucho el tránsito y cualquier instalación en caso de lluvia. En segundo lugar es un área desprovista de vegetación, sin árboles bajo los que acampar y resguardarse del frío.

¿En qué situación estamos?

Según Mariano Parellada esta reunión ha sido un paso atrás y mantiene que la única parcela viable para Pingüinos 2016 es la que se contemplaba como primera opción, el pinar de La Hípica.

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

Es difícil de aventurar pero se supone que, llegados a este punto, Ecologistas en Acción no variará su postura con respecto a los terrenos que gozan de protección ambiental puesto que ya han recurrido la decisión de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de otorgar los permisos y hanpropuesto nuevas ubicaciones. Con la prohibición expresa del juez de celebrar Pingüinos en estos terrenos resulta impensable que Turismoto y el Ayuntamiento se aventuren en esta enmarañada senda. La nueva parcela no ofrece las condiciones adecuadas y el tiempo pasa.

A esto hay que sumar algunos problemas burocráticos en las obras de La Hípica que, recordemos, era el lugar autorizado antes del recurso de Ecologistas en Acción.

¿Será este el final de la concentración más famosa de España? Mucho tienen que cambiar las cosas para que Turismoto decida aceptar la última oferta del Ayuntamiento de Valladolid…

 

Situación de las diferentes parcelas propuestas

Fuente: El Norte de Castilla

Nuevas trabas para Pingüinos 2016

pingüinos_05

La Concentración Invernal Internacional Pingüinos 2016 va camino de convertirse en un culebrón en toda regla a la par que genera más expectación que ningún año por estas fechas. Después de que el Ayuntamiento de Valladolid se comprometiera, después de la anulación del año pasado, a encontrar una parcela para la ubicación definitiva de la Concentración, los problemas e inconvenientes parecen perseguir a cualquier emplazamiento que se busque.

La parcela de La Hípica, lugar designado para el evento, cuenta con una protección ambiental similar, aunque inferior, al pinar donde en 2015 fue imposible celebrar la concentración. Además las obras van atrasadas y ciertos problemas burocráticos lastran la rehabilitación del edificio. Mientras, Ecologistas en Acción ha recurrido la decisión de la Junta de Castilla y León de autorizar la parcela para realizar Pingüinos 2016, precisamente por el nivel de protección ambiental que tiene. Cabe señalar aquí que la protección ambiental de este lugar ha sido pedida, hace años, por el propio Ayuntamiento.

Tras una reunión entre el grupo ecologista y el Ayuntamiento, los primeros han aportado como alternativa tres parcelas situadas en la zona que no tienen protección ambiental. Dos de ellas son públicas y la tercera privada, con lo que habría que contar con autorización del dueño.

¿Cuál es el problema con estas parcelas?

Que las actividades serían en La Hípica (donde se está trabajando en la adecuación de todos los servicios) y la acampada en cualquiera de las parcelas propuestas.

El equipo de gobierno ha visto esta opción como «muy interesante» y han ido a ver las parcelas propuestas por Ecologista en Acción.

¿Qué ha dicho Turismoto?

En declaraciones de Mariano Parellada, presidente del motoclub, «la parcela está autorizada y autorizada» y «no hay posibilidad de modificación», refiriéndose a La Hípica. Según la organización no se pueden separar las actividades y la acampada porque esto iría en contra del espíritu del evento. ‘Pingüinos’ es una «zona común», por lo que es impensable dividir el espacio destinado al descanso de los motoristas de las zonas de servicios y actividades destinadas al ocio de los mismos, ha dicho Mariano Parellada.

A nadie se le escapa que, entre otras cosas, si la acampada no está cerca de las carpas de tiendas y hostelería muchos moteros se quedarían en sus campamentos, con sus hogueras y su gente, y no pisarían el recinto de servicios. En la práctica ya hay muchas personas que apenas si salen del ámbito más inmediato del campamento, pero separar la acampada de la zona de ocio supondría un divorcio de facto: equivaldría a tener dos concentraciones paralelas.

Con este panorama solo nos resta esperar al 15 de septiembre en que se reunirán Turismoto y el Ayuntamiento de Valladolid. En ese momento, a la vista de la propuesta definitiva, la organización de Pingüinos 2016 tomará una decisión en firme sobre la realización o no del evento.

Pingüinos 2016 en el aire

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Edificio de la Hípica

De nuevo, cuando todos pensábamos la Concentración Invernal Internacional Pingüinos 2016 era un asunto resuelto, surgen dudas sobre la celebración del evento.

Problemas administrativos están impidiendo que las obras en el área escogida por el Ayuntamiento para la Concentración estén avanzando. Desde el Consistorio aseguran que este es el único lugar en que se puede celebrar y que las actuaciones necesarias no pueden ir a otro ritmo por problemas heredados de la anterior corporación. Desde enero hasta junio no se ha hecho nada.
Por otro lado, está el asunto de la ejecución de las obras. El Ayuntamiento detectó «patologías importantes» en los edificios ubicados en el solar que se utilizarán durante la concentración. Eso hizo que se detuviera parte de la actividad para realizar un segundo proyecto que elimine esas deficiencias. Las obras de saneamiento y electricidad parece ser que están terminadas pero el segundo proyecto, el del edificio, es el que está dando más problemas.

Mariano Parellada, presidente de Turismoto, que es el motoclub que organiza La Pingüinos, ha mantenido una reunión con los concejales de Cultura y Turismo, Ana Redondo, y Urbanismo, Manuel Saravia. ha manifestado que hasta finales de septiembre, que se reúnan con el Ayuntamiento de nuevo, todo está en el aire. Recalca que la parcela propuesta es la que les han ofrecido y no la que ellos han escogido. La decisión de usarla o no se tomará en la asamblea de socios.

El año pasado Turismoto suspendió la Concentración y su organización hasta finales de octubre por lo tanto en ese mes tendrían que tener ya algo definitivo.

Por otra parte Ecologistas en Acción ya ha asegurado que «van a seguir con su posición» de recurrir la autorización ambiental de uso de la parcela, si bien Parellada entiende que el equipo de Gobierno municipal tiene «sus cauces para dialogar y llegar a un acuerdo» mediante la concesión de un uso especial o el traspaso de la protección ambiental a otra zona de la ciudad.

Según un informe del Ayuntamiento no hay otra parcela en todo el término municipal de Valladolid capaz de albergar la cita así que, o se hace en la Hípica o no se hace en ningún sitio.
El 20 de agosto representantes del Ayuntamiento se reunirán con Ecologistas en Acción y el 21, presumiblemente, se hará la recepción de la primera fase de las obras.

Así las cosas, habrá que esperar a finales de septiembre para saber si se terminarán las obras en plazo, si los socios de Turismoto aceptan los nuevos terrenos en La Hípica, si Ecologistas en Acción no hace alegaciones, si el proyecto consigue superar las trabas burocráticas y si los usuarios de la concentración no se cansan de tanto meneo.

Fuentes:
Tribuna de Valadolid
Cadena Ser 

 

 

Editado el lunes 24 de agosto de 2015:

recorte de prensa pingüinos

Algunas concentraciones invernales emblemáticas

Concentracion PingüinosDespués de haberse anulado la concentración Pingüinos 2015 muchos aficionados nos quedamos  cariacontecidos y con un sentimiento de falta. Probablemente Pingüinos no sea la mejor, ni la más auténtica, ni la más emblemática pero es, sin lugar a dudas, toda una institución dentro de las concentraciones de motos invernales. Sin embargo no se termina aquí el mundo ni vamos a hacer un drama porque el año que viene volverá con más fuerza y porque, además de Pingüinos, hay otras concentraciones muy interesantes.

Antes de salir a rodar en pleno invierno es necesario tener la moto en condiciones óptimas para poder encarar la carretera con seguridad. En época invernal, más que en cualquier otra, hay que tener un buen seguro de moto, con una buena asistencia, tipo La Mutua, por ejemplo, y que nos saque de cualquier percance con premura. Con la máquina, lo mismo. Neumáticos con dibujo en buen estado, niveles de aceite y refrigerante en su sitio y batería sin mácula, son algunas de las cosas que has de tener en cuenta antes de salir a la ruta. Recuerda que no es lo mismo viajar en pleno verano, con temperaturas agradables, que hacerlo en invierno, con carreteras heladas, con posibilidad de nieve (véase Motauros este año) y con menos horas de luz.

Puede que no sea mala idea hacerse con unas manoplas que, si bien no aportarán nada bueno estéticamente a nuestra moto, sí que notaremos una diferencia muy grande a la hora de rodar con frío. Por supuesto, puños calefactables, ropa térmica y otros adminículos enchufables de los que ya hemos hablado alguna vez en esta página, son más que recomendables.

Una vez que tenemos nuestra moto en orden y nuestro cuerpo debidamente equipado podemos plantearnos acudir a cualquier concentración invernal o ruta aventurera con plenas garantías de éxito.

Para los que no le tenéis miedo a los rigores invernales, aquí os proponemos algunas de las concentraciones invernales con más solera en España.

Enero:

 Concentración Motorista invernal Pingüinos, (Valladolid)

Este año, como decía al principio, nos hemos quedado sin Pingüinos pero seguro que en 2016 volverán con más fuerza que nunca y con un emplazamiento que no suponga ningún problema. Es la mayor concentración de España y la única superviviente de las tres grandes concentraciones que había en este país junto con Santiago de Compostela y Marbella.

Concentración motorista internacional de invierno Motauros, Tordesillas, (Valladolid)

Motauros, con inscripciones que rondan las 10.000 personas, es otra de las grandes concentraciones. Al igual que Pingüinos, su estratégica situación en el centro de la Pénínsula hace que sea uno de los destinos invernales más apetecibles. Buenos conciertos y mucho para ver el fin de semana de la concentración en la población de Tordesillas.

Concentración invernal motociclista Bullas (Murcia)

Ya son 30 los años que se viene realizando esta concentración de motos en la población de Bullas. Murcia es un destino ideal en invierno puesto que es fácil que las temperaturas sean mucho más soportables que en cualquier otro lugar de España.

 Reunión libre Estrella de Javalambre, Manzanera, (Teruel)

El Motoclub Zona Estival de Salóu se esfuerza por ofrecer una reunión invernal auténtica donde lo que prima, por encima de todo, es el compañerismo y el espíritu libre de la reunión. El desafío de esta concentración consiste en subir cada año hasta la cota de nieve para recoger la Estrella, emulando a la Stella Alpina. Quizá sea una de las reuniones más auténticas que quedan en España.

Febrero:

Jabalistreffen, Anzánigo, (Huesca)

En el Camping de Anánigo llevan ya 25 años organizando esta mítica reunión que juega, a nadie se le escapa, con el nombre de Elefantentreffen. Es una de esas concentraciones que cuenta con abonados fijos, tanto es así que es necesario reservar con bastante antelación si no quieres quedarte sin sitio en este enclave del Pirineo.

Concentración Invernal Villa de Rota, Rota, (Cádiz)

El Motoclub de Rota ya nos avisa en su página que en la concentración están prohibidos los caballitos y los cortes de encendido. Seguramente este no sea el motivo principal para visitar Rota pero es toda una declaración de intenciones por parte de la organización que puede ayudar a que nos decidamos por rodar en dirección Sur.

Reunión invernal motociclista Riberas del Voltoya, Juarros de Voltoya (Segovia)

Persiguen, en palabras del Motoclub El Foro, recuperar el espíritu que imperaba en las concentraciones de los años 70 y 80. Y eso sólo se puede conseguir en una concentración invernal que no esté masificada: la inscripción está limitada a 200 personas.

Marzo:

Concentración motociclísta Fallas Benicarló, Peñíscola, (Castellón)

En Peñíscola tienes la opción de alojarte en un hotel con otros 200 moteros o pernoctar al modo tradicional invernal: en tienda de campaña. En el Gran Hotel Peñíscola dispones de todas las comodidades para disfrutar de la concentración a «otro nivel».

Concentración Mototurística Ruta N-634, Mondoñedo, (Lugo)

Los gallegos también llevan unos cuantos años (26) organizando «la invernal de Galicia». Es fácil que en Mondoñedo te toque rodar en agua algún kilómetro aunque las temperaturas suelen ser bastante benignas. Desde la capital de A Mariña Central puedes conocer carreteras recónditas que no te van a defraudar y, si hay suerte, tropezarte con alguna «meiga».

Diciembre:

Reunión Invernal de Arguis

Esta es la reunión más antigua de España y está organizada por el Motoclub Monrepós. Reunión donde todo se comparte, con un ambiente muy especial, exponente de un espíritu y modo de entender el motociclismo que no ha variado en sus más de 40 años de existencia. El formato de la reunión le ha conferido un gran prestigio que ha traspasado fronteras.

Crónica en frío de Motauros 2015

Aún no llevo rodados ni veinte kilómetros y ya comienzo a notar el frío. Delante de mí la quitanieves va abriendo un exiguo camino y dejando ver una tira de asfalto hendida en el paisaje nevado. Voy cómodo. Tanto que adelanto al camión cuando éste me da paso. Ahora circulo por las rodadas. Saludo a dos peregrinos que avanzan penosamente entre la ventisca. De algún modo parecemos solidarizarnos y me devuelven el saludo de forma efusiva. El paisaje está hermoso y yo me alegro de haber tomado la decisión de emprender la ruta.

Puerto del Acebo

En realidad no se muy bien a qué voy a Motauros, más allá de saludar a Alex. Hace frío, nieva, la carretera está peligrosa y comienzo a estar un poco harto de estas concentraciones que siempre terminan igual: con resaca y cansancio acumulado. Creo que debo ir pensando en retirarme. Por lo menos de las concentraciones.

Al llegar al Bierzo un sol apocado y tímido se asoma por encima del Morredero y, a pesar de que apenas calienta, el sólo hecho de su presencia me reconforta y me da ánimos. la A6 es aburrida, sobre todo después de pasar el Puerto del Manzanal. A partir de este punto la planicie castellana se adueña de todo condenando al viajero a la monotonía de un paisaje sin sobresaltos. Colores pardos y llanura.

Voy escuchando una de las playlist que elaboré para las fiestas de las Navidades y de vez en cuando se me cuela algún villancico. Sones extemporáneos que se me antojan tan lejanos que apenas si los recuerdo. La Navidad ya está perdida en la noche de los tiempos y, a pesar que que sólo han transcurrido quince días, sólo es un recuerdo difuso, unos días borrosos que se alejan cada vez más.  Me gusta la Navidad. Y antes, de chaval, me gustaba aún más. Ese darse abrazos sin ton ni son, esos buenos deseos, la mayoría de las veces bien sinceros, esa predisposición de todo el mundo a la fiesta y a la sonrisa. Es una lástima que no duren más tiempo. O por lo menos, que esos momentos álgidos no sean más largos. Me gustaban de chaval y me gustan ahora pero ya nada es lo mismo. Mis mañanas post-fiesta son menos llevaderas que antaño y la fiesta misma ya no es lo que era. Al igual que todo en el medio rural las fiestas se van deslavazando y perdiendo fuelle de modo tal que cualquier celebración no es más que un remedo del ambientazo de años anteriores.

La moto va fina, fina. Como siempre. Le acabo de cambiar la cadena y los piñones. Esta vez ha durado poquísimo, ni siquiera 20.000 kilómetros. He visto los retenes entre el taco de barrillo grasiento que se forma en el interior de la tapa. Se han caído más de veinte. Allí estaban, como testigos mudos y avergonzados. El caso es que siempre la limpio con queroseno, tal y como recomienda el fabricante. Es queroseno de ese azul, del que se usa para las estufas. Hasta ahora siempre creí que era lo más adecuado pero, visto lo visto, quizá sea mejor mantener una higiene un poco más distraída con la cadena.

También he cambiado el aceite y el filtro. Y un neumático nuevo. Vamos de punta en blanco los dos. Ella con sus repuestos nuevos y yo… Bueno, yo subido en la moto que ya es motivo suficiente para ir contento.

Tengo la inscripción para Motauros. Ya la hice a través de Internet para evitarme colas y esperas pero estoy viendo que no fue buena idea. La única taquilla en la que hay cola este viernes invernal es, precisamente, donde nos entregan la acreditación a los que tenemos la inscripción electrónica.

Una vez instalado, con la tienda perfectamente en orden de revista me dispongo a esperar a Álex y a Nicolás que vienen desde Cataluña. Me llama la atención que haya tantas furgonetas en el interior del recinto de acampada. También alguna autocaravana. No me gusta. No me parece buena idea y creo que los vehículos de cuatro ruedas deberían estar fuera. No sólo por una cuestión de estética motera, sino porque el espacio para acampar no es especialmente enorme y las tiendas quedan muy apretadas. Al menos en la zona en la que he acampado yo.

Mayúscula sorpresa amanecer con nieve en la acampada

Mayúscula sorpresa amanecer con nieve en la acampada

Definitivamente creo que estoy viejo. Uno de los síntomas típicos de la senectud es la intransigencia y voy por ese camino: cada vez más cascarrabias. Resulta que ahora me molestan los cortes de encendido. Y de eso hay en Motauros. Me molesta el ruido de los escapes bramando a lo loco y lo único que deseo es que se rompa pronto ese motor. Pero nunca ocurre, claro. La última vez que pasó algo divertido con una moto cortando fue hace un montón de años en la concentración de Sanxenxo cuando a un idiota se le quemó la moto entera por calentarla demasiado. Él también terminó en llamas y la situación llegó al paroxismo cuando unos cuantos moteros, de esos rudos con chupa de cuero, intentaban apagarlo a chaquetazos. No se que le dolería más si las quemaduras o los golpes con las chaquetas. Cuando llegó un camarero con un extintor, por la moto ya no se podía hacer nada, estaba totalmente calcinada. Es curioso lo sencillo que resulta pasar de héroe de multitudes a ser un pobre bufón. Aunque, pensándolo bien, seguramente era bufón desde el principio.

Uno de los chavales que ha venido de Lugo está borrachísimo. Durante cinco o diez minutos se dedica a subir el motor de vueltas acelerando en vacío. Fotos, exclamaciones de admiración, ruegos para que se detenga, risas… Luego, cuando termina de hacer ritmos con el escape, tropieza con los vientos de una tienda de campaña y se va a suelo rebozándose entre la arena. Apenas puede levantarse. Ah, bufones, qué efímeros son vuestros minutos de gloria.

Me paso la mañana del sábado con un horrendo dolor de cabeza fruto, sin duda alguna, de la variada ingesta alcohólica nocturna. En la variedad está el gusto. Un poco de esto, un poco de lo otro, a ver a qué sabe lo de más allá… Las consecuencias casi siempre rayan lo nefasto. Además he vuelto a fumar. Espero que sólo haya sido un desliz nocturno.

Hogueras, olor a humo y sensación mugrienta. Al menos he dormido bien. Dos sacos y un edredón hicieron que me olvidase del frío. Está bien la idea del edredón. Es una frikada, lo sé, pero abriga. Ocupa mucho sitio en la moto y, junto con los sacos, es una barbaridad el bulto que hace todo esto. Pero abriga.

Es domingo por la mañana, las ocho, creo. Remoloneo un rato dentro de la tienda, recreándome en el calor mortecino del edredón pero las ganas de hacer pis me resultan tan apremiantes que no me queda más remedio que levantarme. Hay nieve. La hay en el suelo, en las motos en las tiendas… No es suficiente espesor como para resultar preocupante pero tengo tres puertos de montaña bastante pejigueros ante sde llegar a casa. Pensar en ello me resulta molesto así que, de un plumazo, consigo desechar de mi cabeza la nieve del regreso y me afano en empaquetar todo. Es curioso esto del empaquetado y los equipajes. Cuando sales de casa siempre está todo correctamente colocado en su lugar, ocupando la exacta proporción de moto que le corresponde. El Universo instaura el orden y los objetos encajan sobre la moto como si estuvieran diseñados para ir colocados ahí y no en otro sitio. Cuando regresas, por el contrario, las cosas parecen haberse rebelado contra el orden establecido y cada una pretende ocupar más espacio que su congénere más inmediata. De este modo las maletas disponen de menos espacio y un edredón constreñido sufre en la mochila por falta de aire. Misterios.

A partir de Benavente ya no había nieve. la monotonía soporífera de la meseta volvió a adueñarse del paisaje, sustituyendo al manto blanco que había unos kilómetros más atrás. Pero ahora, subiendo el Puerto del Manzanal, la nieve y la niebla ocupan todo el espacio disponible a mi alrededor. La pantalla se está congelando y sobre las manoplas también hay una ligera capa de escarcha. Sería un buen momento para conectar las plantillas térmicas porque llevo los pies helados. Sería si funcionasen. En realidad funcionan correctamente pero los cables de conexión a la batería no encajan: los dos son hembra. Me parece recordar que en algún momento comprobé esto pero supongo que sería una prueba estándar, sin llegar a hacer un análisis exhaustivo.

El Manzanal se sube y se baja enseguida, tan liviano es el paso que cuando has llegado otra vez al valle de la cara Norte, antes de que te de tiempo a entrar en calor, ya estás ascendiendo Pedrafita do Cebreiro. Al caer las primeas nevadas, Pedrafita es el lugar predilecto de los reporteros televisivos para venir a entrevistar a las gentes de pueblo. Siempre se repite el mismo patrón: reportera haciendo preguntas obvias a los habitantes, habitantes que enseñan el leñero, comentarios sobre el duro invierno que llega, habitantes que enseñan el arcón congelador. Risas, bromas y otro año más damos por inaugurada la temporada invernal en la tele. A partir de aquí, y durante tres meses, se repetirá esta imagen por distintos pueblos de España y la estampa de la reportera en lo más alto de la comunidad autónoma será un habitual en cada anuncio de temporal. «Desde que Protección Civil descubrió el invierno, pasamos más miedo que frío«, leí una vez.

Un caldo,- pido en un bar, al salir de la autovía.
Con un terrible acento gallego, como una caricatura de sí mismo, el chaval que hace las veces de camarero me pregunta  –¿Pero… cómo un caldo?… Porque caldo gallego* hoy no tenemos…
No, caldo de sopa, consomé.– respondo algo airado.
Es que… caldo… ¿Lo que quiere es una sopa?
– Si, como una sopa pero sin los fideos.
– Es que… caldo… no se… Pero tenemos callos, ¿no prefiere callos?-inquiere con entusiasmo.
No, no quiero callos, quiero caldo. Si lo hay.
– Espere, que voy a preguntar si hay sopa.

Una señora de generosas proporciones hace su aparición detrás de la barra en este momento.

Mamá, hay caldo?
¿Cómo? – responde su madre.
Que si hay sopa…
No– dice la señora sonriéndome, –pero hay callos. ¿No quiere callos?
Chaval, ponme un café cuando puedas, –le ordeno.
¿Ya no quiere callos?
No, un café que tengo prisa y está nevando.

Al menos tienen buenos pinchos de beicon para acompañar el café.

Ahora, ya en casa, no me atrevo a deshacer el equipaje por miedo a una onda expansiva letal. Esperaré a mañana. Una ducha y una taza de caldo es lo que necesito.

*Caldo gallego=potaje

Pingüinos: Denuncian presiones de Turismoto para impedir concentración alternativa

pingüinosEn un amargo comunicado, la Asociación  de Vecinos de Puente Duero ha denunciado presiones por parte de Turismoto para que no se celebre la «alternativa a Pingüinos» en su barrio.

Tal y como habíamos informado desde nuestro podcast y desde esta página, un particular había ofrecido, sin ánimo de lucro, una parcela para que la concentración de motos pudiera celebrarse en una ubicación alternativa. Conviene recordar que el pinar en el que se celebraba la concentración desde hace unos años quedó vetado para el evento por decisión judicial al ser un espacio protegido. La parcela cedida, con accesos rodados y equipada con electricidad y agua, iba a albergar a todos aquellos que quisieran acudir a pesar de haberse suspendido la concentración Pingüinos de forma oficial. Los asistentes, según información de Onda Cero y según los datos de que disponía la Asociación de Vecinos, podrían ser varios miles (en la radio se hablaba de más de 10.000 personas)

Desde la asociación vecinal señalan que Turismoto ha estado presionando y amenazando al propietario que cedía su parcela de forma gratuita con graves sanciones. También señalan que se está instando a los posibles asistentes a que anulen sus reservas en hoteles y casas rurales y, por parte del responsable de comunicación de Turismoto, a no pisar Puente Duero. A consecuencia de ello el propietario ha decidido retirar su propuesta de cesión de la parcela.

Ahondando en el tema señalan que ya en el mes de marzo ofrecieron una parcela alternativa a Turismoto, ésta alquilada, que era más grande que el lugar habitual en la Hípica pero que desde el Club no aceptaron su propuesta. Además del pinar en Puente Duero, siempre según sus palabras, ofrecían varias instalaciones para albergar a los que quisieran pernoctar a cubierto.

Eskimós 2015

Ya tenemos aquí, con un adelanto inusitado, el cartel de la concentración invernal de Eskimós 2015. Se trata, como sabrán los asiduos a esta página, de una concentración pequeña que se celebra en la Serra da Estrela, en el distrito de Guarda, al Este de Portugal. Allí está el punto más alto del país, el Pico de Torre. Como es de suponer, acampar a 1500 metros de altitud, en plena sierra, es un asunto que hay que tomar con cierta «frialdad».

Quien se acerque por allí que no espere encontrar strip-teases, ni fiestas de la cerveza, ni macroconciertos musicales. Allí se va a lo que se va: a hablar de motos, de viajes y motores. A confraternizar con los portugueses y con su peculiar y auténtico modo de vivir la moto, en hermandad y en convivencia.

No nos importaría volver a pasar por la misma experiencia que en Eskimós 2014, cuando un manto de nieve hizo que nos arrebujásemos, aún más, alrededor de las hogueras.

Temos aqui, com um avanço sem precedentes, o sinal de concentração de inverno de esquimós 2015. Isto é, como sabem os frequentadores a esta página, uma pequena concentração realizada na Serra da Estrela, no distrito da Guarda, o leste de Portugal. Lá é o ponto mais alto do país, o Pico de Torre. Como você pode imaginar, acampamento a 1500 metros acima do nível do mar, na Serra, é uma questão de ser tomadas com uma certa «frieza».

Quem se aproxima lá, que não espera encontrar stripteases, festivais de cerveja ou macroconcerts música. Haverá o que está acontecendo: a falar sobre motocicletas, viagens e motores. A confraternizar com o Português e com a sua forma distintiva e autêntica de viver motocicleta, irmandade e convivência.

Nós não importaria de passar pela mesma experiência que os Eskimós 2014, quando um manto de neve feito apretásáemos-nos ainda mais, em torno de fogueiras.

Eskimós 2015

 

Si quieres saber lo que allí se celebró en años anteriores, tenemos alguna crónica_

Eskimós, en el techo de Portugal

Eskimós, la invernal portuguesa

Eskimós 2012

Eskimós 2013

Eskimós 2014

Eskimós 2014 (en portugués)

y algunas fotos

 y si aún quieres más fotos…

Las 12 concentraciones moteras más famosas del mundo

Te presentamos las concentraciones de motos más famosas del mundo. Algunas son enormes, como Sturgis, otras de carácter minimalista, como la Kristal Rally pero todas tienen en común que son la representación de lo más mítico en cuestiones de eventos moteros. Seguramente echarás en falta alguna, quizá esa invernal tan especial, pero créeme, es mejor que no la divulgues o terminará perdiendo su carácter íntimo y reservado que tanto te gusta.

A mi ya se me ha pasado un poco la afición por las concentraciones de motos, al menos por las más ruidosas. Sigo acudiendo regularmente a alguna cita anual, sobre todo en invierno, pero ya he dejado atrás, de forma casi definitiva, los festivales veraniegos. Pero, de todas las concentraciones de motos que hay el el mundo, no me importaría acudir a alguna de las que aquí aparecen.

En este mapa te presentamos la ubicación de estas míticas reuniones, de estas concentraciones emblemáticas que pasan de ser una simple fiesta. Puedes escoger el mapa de fondo sustituyéndolo por una imagen de satélite y puedes realizar búsquedas de ubicaciones. Pulsando sobre cada una de las «chintetas» de evento dispones de información sobre la concentración con imagen y enlaces a las páginas de los organizadores o a algún otro sitio donde puedes ampliar datos.


Ver mapa más grande