curiosidades

Madrid, ese pueblo enorme

gran_víaAl igual que le ocurría a Paco Martínez Soria, me pierdo en las grandes urbes. Y en las pequeñas también, para qué nos vamos a engañar. Soy un pueblerino irredento que, por momentos, se muestra orgulloso de ello, de la paletez supina y de la existencia pacífica alejada del mundanal ruido.

Aunque en ocasiones salgo del retiro monacal por ver qué tiene el mundo que ofrecerme y qué grandes avances ha hecho la humanidad sin la concurrencia de mi humilde presencia. Hace unos meses nos fuimos, Elena y yo, a un sarao magnífico en Pamplona. Es una ciudad cara y, en palabras de alguno de sus habitantes “el lugar donde follar es un milagro”, pero si no tomas vino aborigen puedes hacer unas jornadas de agradable chateo y obviar sus otras carencias. Ah, si… y los toros y tal, pero eso es harina de otro costal.

De Pamplona nos fuimos a Madrid a la presentación de la nueva tienda de Royal Enfield en España. Fuimos por Alfaro y Almenar, que también son pueblos y no sirven para acotar la ruta, pero su extravagante mención la traigo a modo de homenaje a lo aldeano. No hay muchas montañas por allí, ni grandes arboledas que mitiguen el efecto del viento así que la moto fue culebreando hasta la Capital del Reino con grandísimo pánico por parte de Elena. A decir verdad yo también iba acongojado pero mi condición de conductor me impedía mostrar ese tipo de emociones.

Una vez en Madrid, guiados por el navegador del teléfono móvil, llegamos al hostel que habíamos reservado a un paso de la Gran Vía. Era el centro de la ciudad, el meollo, el culmen de la vida metropolitana. Y allí estábamos, como cualquier ciudadano anónimo, sin saludar a la gente que pasaba y sin que nadie reparase en nuestra discreta presencia. Estas cosas en el pueblo no pasan, ya se sabe.

Mientras posaba el casco, con temeraria despreocupación, sobre el asiento de la moto, vi a Pipo sentado en una terraza. Pipo se fue de nuestro pueblo a Madrid hace un montón de años para escribir el guión de su vida y cada año lo sorprenden nuevos giros de la trama. El caso es que no habíamos quedado, ni siquiera tenía previsto hacerlo porque nos habíamos visto, en el pueblo, la semana anterior en el transcurso de varios saraos de índole alcohólica. Lo saludé con indiferencia impostada, igual que si nos cruzáramos todos los días en la calle. Él, se mostró muy sorprendido por el encuentro, como si fuese algo extraño en toparse con “uno de Grandas” en el centro de Madrid. Estaba trabajando de ayudante de producción en una película que rodaban en el hostal de al lado.

Antes de eso, cuando estábamos con la moto aparcada encima de la acera, intentando ubicarnos en Google Maps, vimos pasar a una sobrina de nuestros amigos de Pamplona, a los que acabábamos de dejar hacía unas horas.

Y después del encuentro con Pipo, al irnos de Madrid un par de días más tarde, me encontré en la calle con José María García, que en aquellos días estaba preparándose para ir a Argentina a correr el Dakar y andaba medio tarumba con los preparativos.

En fin, que para una vez que voy a Madrid, me encuentro con que tengo que saludar por la calle y no dar demasiado la nota porque, al igual que en el pueblo, está lleno de conocidos.

 

Atropello a un motorista

Hay gente que tenía que tener prohibido salir de casa. En este caso, a pesar del “karma instantáneo”, el conductor del coche le jodió la vida a una persona, la otra se libró por poco.

-Piden 10 años a acusado de atropellar intencionadamente al conductor de una moto tras una discusión

La Fiscalía va a solicitar penas que suman diez años de prisión para un hombre acusado atropellar intencionadamente al conductor de una motocicleta con quien había mantenido una discusión de tráfico previa y al que persiguió a lo largo de una avenida, embistiéndole varias veces con su turismo.

La Fiscalía va a solicitar penas que suman diez años de prisión para un hombre acusado atropellar intencionadamente al conductor de una motocicleta con quien había mantenido una discusión de tráfico previa y al que persiguió a lo largo de una avenida, embistiéndole varias veces con su turismo.

El Ministerio Público imputa a J.R.L. la presunta comisión de un delito de homicidio en grado de tentativa por el que interesa ocho años de cárcel y otro de lesiones por imprudencia grave ya que, en la huida posterior al atropelló, colisionó con un camión del servicio de recogida de basuras y causó heridas a su copiloto por las que este quedó parapléjico.

Los hecho se remontan a las 19,47 horas del 1 de septiembre de 2010 cuando el acusado, al votante de su vehículo, mantuvo una discusión de tráfico con la víctima, que conducía un ciclomotor por la Avenida Mare Nostrum, en el barrio de El Puche de la capital almeriense.

Tras la pelea, y “con la intención de acabar con la vida” de su oponente, J.R.L. empezó presuntamente a perseguirlo “a gran velocidad” con su coche, “embistiéndole en varias ocasiones” hasta que hizo volcar la moto.

A continuación, según remarca el fiscal, pasó supuestamente “por encima” del cuerpo de la víctima una vez este había caído al suelo y con el objetivo de “provocarle los máximos daños físicos posibles”.

El herido sufrió lesiones que “comprometieron seriamente su vida” y hubiese fallecido si no hubiese recibido atención médica urgente. Aún así, estuvo incapacitado durante 150 días, 22 de ellos en ingreso hospitalario y le han quedado numerosas secuelas.

La compañía con la que tenía asegurado su ciclomotor le indemnizó con la cuantía de 10.697 euros por los gastos médicos ocasiones.

Dos colisiones en la fuga

Según el relato del Ministerio Público, el acusado, una vez perpetró el atropello, no detuvo la marcha y se dio supuestamente a la fuga, “perdiendo el control del vehículo debido a la velocidad inapropiada que llevaba”, por lo que terminó “empotrándose varios metros más adelante contra la parte trasera de un camión del servicio de recogida de basuras”, causándole daños por valor de 2.487,87 euros.

Como consecuencia de esta colisión, el copiloto que iba en el asiento delantero derecho sufrió un traumatismo raquimedular con fractura-luxación de la vértebra cervical C-6, lo que le causó una lesión medular completa y quedándole como secuela paraplejía. El herido falleció en julio de 2012 tras renunciar a cualquier acción civil o penal contra el acusado. En su huida, y debido a sus “maniobras irregulares al volante”, también chocó con un turismo que estaba estacionado en la vía y le ocasionó daños por importe de 1.530, 52 euros.

El Ministerio Público fija la responsabilidad civil, que señala como directa de la compañía aseguradora del vehículo conducido por J.R.L., en 21.660 euros por las secuelas y las lesiones, a lo que hay que sumar 4.560 euros del valor de la motocicleta. También pide que corra con los gastos que generaron los daños causados al camión de Urbaser y al coche estacionado en la avenida. Además de la pena privativa de libertad, interesa para el acusado, que será enjuiciado en la Audiencia Provincial de Almería en mayo, que no pueda acercarse al herido a menos de 200 metros y que no pueda comunicarse con él por periodo de nueve años.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/2729277/0/tribunales-piden-10-anos-acusado-atropellar-intencionadamente-al-conductor-moto-tras-discusion/#xtor=AD-15&xts=467263

Cascos para gatos espartanos

casco_gato

Hace ya algún tiempo que en Japón, país donde lo que aquí es excéntrico no pasa allí de ser vulgar, están de moda los cascos con orejas. Algunos de ellos sirvieron para ilustrar la entrada los cascos más raros del mundo de hace unos meses.

Por fortuna las modas japonesas, en lo tocante a la apariencia, no suelen llegar a Europa con demasiado ímpetu, exceptuando algún caso de originalidad extrema. Se quedan en el país nipón para disfrute exclusivo de la variada fauna urbana que puebla la isla. Pero en el caso de los cascos “con orejas” la moda avanza hacia el Oeste, amenazando con llegar a las fronteras europeas.

La empresa rusa Nitrinos, que quizá te suene por sus famosos cascos Predator, a través de la línea “Neko Helmets“, nos ofrece 12 modelos de casco “cabeza de gato” con la posibilidad de realizar diseños a medida. 

Afirman que las orejas están fabricadas en fibra de vidrio y están pegadas a la calota exterior. “En caso de accidente las orejas se desprenden, no suponiendo ningún peligro”, nos garantiza Nitrinos.

Así que ya sabes, si eres recalcitrante amante de los gatos, esos seres entrañables, y quieres ser el más original de la carretera, deja de lado el coeficiente CX y aparca tu sentido del ridículo: Nitrinos es tu marca.

IMG_2861 IMG_2862

Pero quieto ahí! Si sientes algún tipo de animadversión a los gatos o crees que eres un tipo duro y “no te pega”, Nitrinos tiene tu casco ideal: Espartano! El HS-15 es otra de sus creaciones peculiares que, además de hacerte gritar ¡Ahú! y sentir la necesidad imperiosa de matar a rey Jerjes, puede servirte para barrer el garaje.

espartano
escoba_de_casco

Moteros parestésicos y manos dormidas


fig32

Quizá te haya pasado alguna vez que, después de varias horas conduciendo, se te “duermen” el dedo meñique y anular. Esta sensación de entumecimiento de las extremidades se denomina parestesia y suele estar producida (descartando enfermedades) por la presión prolongada en algún nervio. Cuando conducimos la moto durante mucho tiempo es relativamente fácil que la posición que adoptamos no sea del todo correcta y provoquemos una presión inadecuada.

Por la muñeca pasan tres nervios muy importantes: el ulnar, en medio y el cúbito. Éstos discurren por la parte interior del brazo y la palma de la mano con lo que al apretar con fuerza el puño sobre el manillar durante mucho tiempo provocamos que esa presión inflame los nervios. Se produce una sensación de aumento de la densidad muscular seguida del clásico hormigueo. Después de esforzase en hacer funcionar los dedos desaparece el hormigueo, sustituido por una sensación de frío que, paulatinamente, se ajusta ala temperatura corporal normal. A veces la sensación puede prolongarse durante varios días. No hay que preocuparse demasiado porque llega a desaparecer totalmente. Se recomienda reposo y la ingesta de algún antiinflamatorio así como baños alternativos de agua fría y caliente en la extremidad afectada. Como es natural, si el problema persiste habrá que acudir a un especialista.

alzas manillarPara evitar este síndrome debemos procurar conducir relajados, evitando ir en tensión continua y con la presión adecuada sobre los puños. En conductores novatos es habitual que se lleve la moto en modo “agarrotado”, con una ligera sensación de estrés. Poco a poco hay que ir ganando confianza en nosotros mismos y tendiendo llevar a la moto con más naturalidad para que la sensación de cansancio y la parestesia desaparezcan.

puños neoprenoEs importante tener el manillar a la altura adecuada y por supuesto, a la distancia que más se adecue a nuestra fisonomía. Tenemos que lograr un puesto de pilotaje lo más ergonómico posible. Para ello existen en el mercado alzas de manillar y adaptadores que nos hacen más cómoda la conducción. También es importante usar unos guantes con buen acolchado que amortigüen la presión que hacemos sobre los puños.

Una buena opción puede ser usar puños con una goma más blanda, neopreno o similar, que proporcionen buen agarre pero que no sean tan duros como los originales.

 control cruiserPor último, para viajes largos, habrá que sopesar el uso de cualquier complemento anti-fatiga, también llamados control-cruiser, en el acelerador que reduzca la carga sobre la muñeca. Los hay de muchos tipos y son de gran ayuda en la conducción por autopista.

 

 

 

Cascos de ciencia-ficción

La tecnología o, como gustan de decir en los noticiarios, “las nuevas tecnologías” nos rodean y nos envuelven en una vorágine de chismes que no tiene parangón en la historia. Cada semana nos sorprenden con un aparato nuevo que hace las cosas aún mejor que el anterior, aunque éstas sean de dudosa utilidad.

El penúltimo en llegar a esta carrera por ser el más puntero ha sido el casco de BMW, un prototipo conceptual que llega como respuesta a otros que ya están a la venta, como el Skully. Fue presentado en el CES 2016 de Las Vegas, la feria tecnológica más importante a nivel mundial. Pero si se cumple la máxima de Julio Verne de que “cualquier cosa que un hombre pueda imaginar, otro podrá hacerla realidad”, tenemos que prepararnos para una nueva generación de cascos y equipamiento en general que nos dejarán boquiabiertos. Y es que, hay muchas personas con imaginación desbordante.

A día de hoy estas soluciones quizá puedan parecer un poco exageradas, ciencia-ficción de última hornada basada en películas violentas y juegos de ordenador. Pero si comparamos un casco de cuero de los primeros tiempos de la motocicleta con estos últimos que se han presentado el año pasado, el salto tecnológico y de diseño que nos muestran estos artistas “futuronautas” no es tan exagerado.

Volemos hacia el futuro.

Cara de cabreo con el ceño fruncido, pantalla fotosensible y aspecto de guerrero post-apocalíptico es lo que nos presenta el artista canadiense Nivanh Chanthara en esta creación.

Sus diseños incluyen robots, cascos, armaduras, armas y todo un universo futurista que nos transporta a un mundo de película basado en la defensa y el ataque.

La mezcla de guerrillero de la resistencia con motorista recién salido de Mad Max proyecta una imagen indómita de luchador independiente. Un héroe del desierto.

 

El californiano Tim Fangon nos presenta, no solo el casco sino toda una armadura de protección fabricada en carbono y termoplásticos creados con nanotecnología. El conjunto nos recuerda un poco a Robocop y sinceramente, no se si me atrevería a poner semejante atrezzo.

El casco está dotado con sensores de visión nocturna, ventilación superior y en la mentonera, hud, cámara y toda una serie de gadgets de serie.

La armadura de protección es lo suficientemente flexible como para no restar demasiada movilidad al piloto a la par que nos ofrece una protección espectacular. Está dotado de interior termoregulable y el exterior viene recubierto por una película que reduce el coeficiente de rozamiento con el aire. Esto hace que los ruidos se vean mitigados.

Mike Andrew Nash es especialista en escultura digital, diseño, dibujo, renderización… Es capaz de esculpir las cosas más inverosímiles sin necesidad de tocar otra cosa que no sea un ordenador.

Nos presenta un casco destinado a la industria militar de la que, como sabemos, muchas soluciones técnicas acaban pasando a usos civiles.

A la vista de este diseño podemos pensar que su coeficiente de rozamiento es enorme y que esto provocará mucho ruido en el interior.. Puede ser.

Las soluciones hidráulicas empleadas para su ajuste y la ausencia de pantalla transparente nos hacen pensar en un interior lleno de tecnología punta. Sensores, cámaras, sistema de refrigeración… todo computerizado e insertado en el interior de este casco de polímeros fabricado íntegramente en impresoras 3D de última generación.

La imaginación es el motor de avance de la sociedad y estos ejemplos solo son un somero atisbo de lo que nos espera. O no.

Gestos obscenos y saludos moteros

Proliferan las fotos en internet (y supongo que, si aún existen las fotos fuera de internet, también) en las que se ve a un motero o motera haciendo el hermoso y simpático gesto de “la peineta”. Imagino que a quien lo hace se le pasará por la cabeza que es un gesto muy “in” porque no quiero pensar que va dedicado a la persona que dispara la foto. Ignoro el motivo por el que se ha popularizado este “jódete” entre el gremio pero estoy seguro que la gran mayoría de los que lo hacen desconocen su origen.

Como en Viajo en Moto, además de ser irreverentes nos dedicamos a desasnar a la tropa, vamos a dar un par de pinceladas culturales a esta sana costumbre de enseñar el dedo.

Empezaremos diciendo que el término correcto para designar al gesto del dedo medio levantado es “higa”. Esta imagen, por si había alguna duda, representa un pene enhiesto con los testículos en forma de puño y suele ser considerado en la actualidad como algo ofensivo. Yo mismo viví en mis carnes una serie de amenazas al realizarlo, amenazas que solventé blandiendo la manivela del gato y lanzando improperios como una cerda histérica, que diría F.C Barrio.

Es ofensivo prácticamente desde que el mundo es mundo pues ya hay referencias de su insultante uso en la obra del griego Aristófanes que vivió casi 500 años antes de nuestra Era. Los romanos, que fueron especialistas en copiar las buenas costumbres de los griegos, también lo adoptaron y lo rebautizaron como dígitus impudicus, que les sonaba como más científico. Como entre romanos y griegos nos educaron para ser lo que somos en Occidente, las culturas influenciadas por ellos lo adoptaron dándole, además del insulto, un uso más práctico: protegerse de las maldiciones.

Metaleras4

Precisamente aquí llegamos a otro símbolo usado también en ciertos ambientes moteriles y contra el que el digitus impudicus era infalible: los cuernos o maloik. En contra de lo que muchos creen, los cuernos formados con el meñique y el índice, también llamado mano cornuta, no tiene nada que ver, al menos en origen, con el Diablo y con sectas satánicas. Ni siquiera con los heavys malos malotes que lo asimilan a la música satánica. El malochio o mano cornuda es posible que tenga también un origen greco-romano y en los tiempos pretéritos era usado para contrarrestar el mal de ojo o para formular esa maldición, las dos cosas.. El que lo popularizó en los ambientes musicales del rock duro fue el pequeño James Dio, que lo empezó a usar en sus conciertos porque su abuela se lo hacía, cuando era pequeño, para curarle las más variopintas enfermedades y afecciones infantiles. Lo siento por Gene Simons, el de Kiss, que se atribuye su invención pero antes que él, Dio ya lo usó en la portada de su primer disco en solitario Holy Diver. En la portada sale un diablo arrojando a un cura encadenado por un acantilado mientras hace la señal de los cuernos con su mano.

Este signo no debe de ser confundido con otro muy parecido con el meñique y el pulgar estirados mientras los otros tres se mantienen plegados. Este origen de este es hawaiano y significa “amor” o “te amo”.

El uso, por parte de algunos moteros, de estos signos hay que buscarlo en la contracultura y en la disconformidad, casi siempre impostada todo hay que decirlo, de algunas tribus motociclistas contra la sociedad. Vamos, pose o como se dice ahora, postureo.

Y ya que estamos con los juegos de manos, hablemos de la popular V del saludo motero. La primera referencia de este signo como saludo está en el manuscrito Macclesfield Psalter, que es un tochazo escrito en latín lujosamente ilustrado y datado en el año 1330, cuando las motos aún estaban muy lejos del tecnológico aspecto actual. Si alguno tiene curiosidad irrefrenable por ver al primer protomotero, el Salterio está en el Museo Fitzwilliam en Cambirdge. El retrato de este libro está muy bien pero después de aquello siguió habiendo uves. Según la leyenda cuando los franceses luchaban contra los ingleses en La Batalla de los Cien Años, allá por 1415, prometieron cortar los dedos índice y medio a los arqueros enemigos para, de este modo, evitar que siguieran siendo arqueros (tonterías, con matarlos a todos ya estaba solucionado). Cuando los ingleses ganaron la Batalla de Agincourt salieron enseñando los dedos como diciendo “aquí están, mis dedos intactos, pardillos!” Y ahí se quedó el signo como señal de victoria.

François Rabelais, un escritor francés del Siglo XVI también hace referencia a este signo pero no me he molestado en leer su obra, lo siento.

Pero también la V tiene su significado insultante. Además de desear la paz o la victoria si se pone la palma hacia afuera, puede resultar muy ofensivo si va con la palma hacia dentro, al menos en la cultura anglosajona. Y también hay constancia gráfica de ello en una película grabada con ocasión de unos disturbios laborales en  Inglaterra a principios del Siglo XX.

Sin salir de Inglaterra, los críos de los años 50 se insultaban con el dedo gordo en la nariz (cosa de críos, ya se sabe) y este gesto parece ser que evolucionó hacia los dos dedos, el índice y el medio en las fosas nasales.

El caso es que su uso como gesto ofensivo se considera bastante feo.

Durante la ocupación alemana de Francia y Bélgica en la Segunda Guerra Mundial, al ex-ministro de justicia  Victor de Laveleye se le ocurrió que los ciudadanos podrían hacer este gesto a las fuerzas de ocupación para minarles la moral. Y ahí los tienes, como en la serie de “los lagartos de uve”, pintarrajeando carteles y fastidiando a los alemanes. La idea era que pensaran que, en cuanto se dieran media vuelta, una horda de civiles se les echaría encima. En Inglaterra, viendo que aquello triunfaba, establecieron el programa “V for Victory”. Partió de la BBC pero pronto todos los aliados estaban usando la V de victoria en sus discursos. De ahí a usarlo en todas las guerras por cada uno de los bandos combatientes solo hubo un paso.

¿Y cómo llega esto a ser un saludo motorista?

Dicen que fue el piloto Barry Sheene en los años 70, que hacía la señal cada vez que ganaba, el que popularizó el gesto (al igual que Dio en sus conciertos). Otros afirman que los correos motorizados que se desplazaban por el bombardeado Londres en la Segunda Guerra Mundial lo usaban para saludarse y que Sheene solo lo puso de moda.

Particularmente, prefiero el saludo de los motoristas ingleses, inclinando levemente la cabeza cuando te cruzas con ellos. Lo uso habitualmente porque yo, también intento ser un caballero.

Triunfos y fracasos: las motos diesel

Muchos son los que sueñan con una moto que pueda repostar cada 800 km, que sea barata de mantener o que tenga una mecánica robusta y fiable que se pueda reparar en cualquier sitio. Estos requisitos podrían encajar en una moto con motor diesel pero lo cierto es que, ni los usuarios ni la industria muestran demasiado interés por estos artilugios, más allá de unas cuantas aventuras empresariales que desembocan, casi siempre, en el fracaso.

Los inconvenientes de una moto diesel son muchos y variados. Empezando por el sonido “tractoril” que no es lo que el usuario desea, hasta las vibraciones, las inercias o el peso. Eso sin olvidarnos del calentamiento del motor o el precio del combustible, en ocasiones por encima de la gasolina. Aún así hubo un montón de intentos por sacar a la venta una moto propulsada por gas-oil, veamos alguno.

Hayes HDT JP8/MT1030M1

La de más éxito quizá haya sido la  HDT JP8 Diesel fabricada por Hayes, una empresa norteamericana que ya no fabrica para la venta al publico y que solo se dedica a la industria militar y a la investigación. Hayes recibió el encargo de desarrollar una moto para el Cuerpo de Marines que funcionase con fuel o con queroseno con el objetivo de que todos los vehículos del ejército de los EE.UU. funcionasen con el mismo combustible. Después de una fase de investigación de nueve años se entregaron las primeras siete unidades que resultaron sobrepasar todas las expectativas. En el año 2010 Hayes seguía desarrollando el modelo y refinando el producto con base Kawasaki KLR. Ahí siguen con el ejército.

Enfield Sommer Hatz

La Sommer no puede calificarse de fiasco porque  Jochen Sommer sigue fabricando y vendiendo sus motos. Eso sí, a un público muy peculiar. A mediados de los 90 vio la luz este curioso artilugio de 11 caballos, una velocidad máxima de 100 Km/h y 2,2 litros de consumo a los cien. Se ensambla a mano en Eppstein, una ciudad al noreste de Frankfurt, con piezas que proporcionaba la propia Royal Enfield, aunque por cuestiones de licencia no tomó todo el nombre.  Jochen Sommer usa motores de la empresa Hatz Diesel, pequeños y ligeros que le dan buena autonomía y, según él, cero problemas. Según el fabricante esta es la moto ideal para viajes al extranjero, sin prisas y con buena disponibilidad de combustible en cualquier parte.

Enfield_diesel

Track T-800CDI

Esta moto es, quizá, la me más suene a todo el mundo porque su presentación se movió mucho en foros y revistas especializadas en el año 2009, cuando las primeras unidades salieron a la venta. Lleva un motor Mercedes derivado del Smart y, entre otras curiosidades, dispone de un acelerador electrónico con variador que le hace funcionar como un ciclomotor automático. La empresa holandesa EVA Products BV cesó su producción en el año 2012 después de haber sacado al mercado unas 20 unidades.

 

Royan Enfield Taurus y Royal Enfield Sooraj

Inicialmente las motos diesel de Royal Enfield se montaban sobre modelos Bullet de segunda mano pero, al ver que tenían cierto éxito comenzaron a fabricarlas en producción “seria”. Llevaban un motor Lombardini de 345 cc., como el de las segadoras, y estaban destinadas al mercado anglosajón y alemán. La moto, en su conjunto, era un manojo de nervios con vibraciones exageradas y su velocidad máxima era de 80 Km/h.
Otra de las aventuras de Royal Enfield fue la Sooraj Diesel, que llevaba un motor diseñado especialmente para esta máquina. Dicen que no tenía tantas vibraciones como la Taurus pero la leyenda urbana afirma que “para montar la Sooraj se necesita la fuerza de un buey, los reflejos de una serpiente y la paciencia de un buitre“. Los que la han probado dicen que no es para tanto.

Thundestar 1200 TDI

La que probablemente sea la moto diesel más avanzada fue presentada al público en 2005 por Twin Stars Motors. A Kees van der Starre, el co-propietario de la marca le pareció que los motores diesel ya estaban suficientemente avanzados como para adaptarlos a una moto y se puso manos a la obra partiendo de la base de un motor WV Luppo. Con más de 100 CV y más de 200 Nm de par la cosa ya se ponía interesante. Aunque el sonido seguía estando bastante lejos de lo que esperamos de una RR. Al final no llegó a entrar en producción.

 

Hay más ejemplos como Neander 1400, la Dieselfighter, o la Boost AVL pero todas con un recorrido parecido.

Identificar motos, coches y otros vehículos en el cine

Seguro que más de una vez has visto en una película, quizá de forma fugaz, una moto que llamó tu atención. O puede que recuerdes aquella otra de acción, cuando eras un chaval, en la que salían motos haciendo el cabra.

Si tienes curiosidad por averiguar la marca y modelo de cualquier moto que haya salido en el cine no tienes más que acudir al Internet Movie Cars Database que, como su nombre indica, incluye casi todos los vehículos que aparecen en cualquier película. Bueno, quizá sea un poco exagerada esta afirmación pero lo cierto es que son miles los coches, motos y camiones que puedes encontrar en esta inmensa base de datos.

Puedes realizar búsquedas por título de la película, por marca y modelo, por el país de fabricación del vehículo… Las opciones son amplias y variadas.

Internet Movie Cars database

Internet Movie Cars database

Al alcance de un click tienes la posibilidad de explorar, no sólo las motos que protagonizan en mayor o menor medida la escena sino que, en ocasiones, puedes identificar la marca y modelo de vehículos aparcados en la calle que son simplemente, figurantes. Puedes encontrar, por ejemplo, la Yamaha Catalina de 1966 en manos de Batman y a partir de aquí, seguir la pista de esta moto y volver a encontrártela en el documental Car Carzy. O encontrar una Harley Davidson de 1015 en una película de Buster Keaton.

Entre películas, documentales, videoclips (sí, también hay vídeos musicales), películas de animación, miniseries, etc. hay más de 43.500 obras audiovisuales. Con semejante cantidad de material uno puede satisfacer su curiosidad más insana por los vehículos en el cine y/o la tele.

El artífice de todo esto es Antoine Potten, un programador belga que, en su tiempo libre, colecciona coches a escala y construye maquetas de Lego. Además ha creado un programa, Ant Movie Catalog, para gestionar colecciones de películas,vinilos, casettes, vídeos, DVD, etc. que distribuye totalmente gratis y que está en constante mejora desde el año 2000.

El vellocino de térmica de Dainese

¿Nunca has pensado en comprarte un vellocino de térmica? ¿Sabes lo que es un vellocino? Usualmente puede ser la lana que se le esquila a una oveja o un pellejo como el que yo llevo en el asiento de la moto que, como supondrás, ni es Dainese, ni se le “parese”. La marca ha sacado una nueva línea de productos que nos anuncia profusamente en Facebook pero se ve que el presupuesto para publicidad era de lo más menguado y no les ha quedado para pagar a un traductor. Así nos cuelan en el anuncio la traducción automática de Facebook.

La imagen de marca queda seriamente dañada con cosas como esta.

 

chaqueta dainese

Facebook dispone de las herramientas necesarias para evitar estos errores y Dainese debería cuidar más sus mercados, eligiendo el target, no sólo por preferencias, edad o sexo, si no también por idioma. Ahora, si quiero un vellocino de térmica se compraré a la competencia.

Lubricar el motor con plátanos

Desde muy pequeño recuerdo la anécdota de unos aventureros que se habían quedado tirados en el desierto con su Citroën 2CV. Contaban los chavales mayores, expertos ellos en motores, en sexo y en cientos de cosas más, que el coche de estos dos intrépidos overlanders se había quedado sin aceite y estaban abocados a una muerte segura. Yo, escuchándolos atentamente, me imaginaba las dunas de Sáhara, el calor axfixiante y el “dos caballos” abrasándose bajo un sol tórrido.

Según los instructores que nos guiaban a la vida adulta, a los dos arrojados conductores se les ocurrió llenar el carter con plátanos machacados: eso lubricaría el motor y así conseguirían salir de aquel atolladero. Y así lo hicieron. No sólo salieron de la situación sino que demostraron que el motor del Citroën era practicamente indestructible.  Después de esta anécdota, con pinta de leyenda urbana, solían hablar de una competición que había en Francia y que consistía en intentar volcar el 2CV en una curva muy cerrada. Hasta la fecha nadie había conseguido ponerlo patas arriba por mucha velocidad con que tomasen la “paella”.

Investigando sobre la anécdota, ésta aparece publicada bajo el título “Historias destacadas del Citroën 2CV” (Hoogtepunten huit de geschiedenis van de 2CV), o algo así, publicada en Bélgica en el año 1967. Según esta versión los hechos sucedieron en el desierto de Atacama y los plátanos fueron provistos por un “indiesito” que pasaba por allí. No estaban tan el peligro de muerte, por lo que se ve, si había movimiento de indios con plátanos en el bolso.

¿Pero, es cierta la historia de las bananas?

Los conductores del 2Cv eran Jacques Seguela y J.C. Baudot, estudiantes de medicina que en 1958 salieron de parís para lar la vuelta al mundo. recorrieron más de 100.000 Km. y pasaron aventuras de lo más rocambolesco que dejaron plasmadas en un libro: “La Vuelta al Mundo en un 2CV”. Actualmente está descatalogado y no he encontrado muchas referencias a la edición española de Plaza y Janés. No parece que en el libro se comente nada del tema.

Hay más versiones del “banaba affair”: se cuenta que un Volkswagen Escarabajo que participaba en un rally, el Bugazon en Baja California, se quedó sin aceite y un crío que pasaba por allí tuvo la idea de rellenar el carter con masa de plátano. Ni qué decir tiene que consiguieron terminar la etapa.

También se repite la misma anécdota con un camión del ejército en la Segunda Guerra Mundial. En en año 1976, en la revista Popular Sciencie, un lector preguntaba por ello.

¿Puede un motor funcionar con plátanos en lugar de aceite? ¿Tú que crees?

 

11 curiosidades sobre motos que te dejarán con la boca abierta

Cada vez son más personas las que cuelgan el cartel de “vendo coche” y se pasan a las dos ruedas. Velocidad, libertad y un cierto halo romántico son valores comúnmente asociados a las motos. Sin embargo, hay aún mucho por descubrir sobre estas maravillosas máquinas. A continuación te traemos once curiosidades que esperamos te parezcan tan interesantes como a nosotros:

  • La motocicleta de motor de combustión fue inventada en 1885 por Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach, fundadores de Mercedes-Benz.
  • Si quieres saber si los radios de una rueda están tensados, dales un pequeño golpe con un destornillador. Si el sonido es agudo, están tensados. Si es grave, indica que están flojos.
  • El récord de velocidad actual en la categoría motos prototipo lo ostenta Dave Campos que, en 1990, alcanzó los 518,450 km/h a lomos de una Harley-Davidson de dos motores.
  • En Reino Unido, una moto “tone up” aquella que puede llegar a las 100 millas por hora (160 km/h). Se acuñó esta denominación cuando pocas motos alcanzaban tal velocidad.
  • En Canadá los motociclistas noveles tienen prohibido circular por las autopistas. Durante la noche, no pueden tampoco transitar por el resto de vías. Además, si el conductor novato es cazado con alcohol en sangre, se quedará sin licencia para siempre.
  • En el argot motociclístico de americanos y australianos, las Money Laps o “vueltas del dinero” son los giros finales en los que los participantes luchan cuerpo a cuerpo por vencer.
  • Harley Davidson fabricó más de 20.000 motos para uso militar para los Aliados durante la Primera Guerra Mundial.
  • A principios del siglo XX, fábricas de armamento como la británica BSA, la belga Fabrique National o la sueca Husqvarna empezaron a fabricar motos, ya que el equipamiento con el que se creaban los cañones de las armas servía también para producir cilindros de motocicleta.
  • Durante la Segunda Guerra Mundial se fabricaron pequeñas motos plegables que podían lanzarse en paracaídas.
  • El Vaticano tuvo la propiedad de más de la mitad de las acciones de la empresa Ducati en el período entre su fundación y el final de los años sesenta.
  • Cada 18 minutos una moto es robada. El 75% de las veces esto sucede en las casas de sus dueños.

Las primeras motos en el cine

Mabel at the wheel, del año 1914, no es la primera película en la que sale una moto. Creo que la primera es A Motorbike Adventure, dirigida por Alf Collins diez años después de que se inventase el cine en el año 1895, pero apenas si he encontrado información sobre ella. A cambio tenemos a Charlie Chaplin haciendo de motero malo-malote en 1914. En el cine, ya desde sus comienzos, parece que subirse a una moto es sinónimo de maldad, de convertirse en un ser vil y perverso. Aún así, la imagen de Chaplin gobernando la moto bajo una elegante chistera es un icon0 que me resulta ciertamente atractivo.

Este metraje de 24 minutos, como la mayoría del cine “de moteros” que se hizo toda-la-vida es un tostón bastante insufrible en el que no abundan los gags humorísticos y sí mucha mala baba por parte del que habría de convertirse en el entrañable Charlot. El atractivo de la película reside en los primeros minutos donde podemos ver la que probablemente sea una moto Thor IV del año 1913. La empresa que fabricaba estas motos, la Aurora Automatic Machinery Company, fue pionera en la fabricación de motores eficientes a principios del siglo XX. El motor de la Thor, una moto que comenzó a fabricarse sobre 1989, más o menos, estaba derivado de las De Dion, fabricadas en Francia. Es probable que fuese una copia de este pero con muchas mejoras puesto que no había quien lo superase. Después de aquello vino la sociedad formada por Hedstrom, el propietario de AAMC, y Hendee, dueño de Indian, para proveer de motores a la segunda, llegando a convertirse esta en el mayor fabricante de motocicletas del mundo.

Además eran proveedores de motores y otras piezas para Harley Davidson, Henderson, etc. En el año 1920 anunciaron el cese de la producción., Hedstrom se retiró a su rancho de 500 acres en Illinois y ahí se terminaron 30 años de exitosa industria.

 

La película, como queda antedicho, es un soberano tostón, una pieza de baja calidad y la última en la que Charlie Chaplin no sería su propio director. Es la primera en la hisoria del cine en la que una moto ocupa una parte importante de las secuencias.
Aprovechemos los primeros minutos del metraje y sigamos con otra cosa, por ejemplo salir a dar un paseo en moto.