pingüinos

Podcast. De Birmania a México por Cantalejo

Escucha»Viajo en Moto Directo. De Birmania hasta México por Cantalejo» en Spreaker.

Empezamos el año con un nuevo programa y viajamos hasta Birmania con Carlos, un hombre plurinacional enamorado de las dos ruedas. Seis meses en una ruta que lo ha llevado por tierra, desde Madrid hasta Tailandia. Además ha tenido la suerte de ser de los pocos que ha conseguido atravesar Birmania con su propio vehículo. En Myanmar están a punto de volver a cerrar la posibilidad de desplazarse por libre. En realidad tampoco es desplazarse por libre, ya que tienes que ir con agencia: es el llevar tu propia moto.
Hablamos un poco de dos de las concentraciones invernales por excelencia en España, Pingüinos y La Leyenda Continúa, analizando las estrategias de promoción de cada una de ellas.

También le damos un repaso a conceptos básicos en todo lo que tiene que ver con los aceites de motos. Son cuestiones sencillas que casi todo el mundo conoce pero no está de más repasar.

También tenemos la sección de Charly Sinewan que, desde sus vacaciones en California, nos cuenta cómo le van las cosas.

También nos envía saludos Water Astrada desde Buenos Aires, unas horas antes de tomar el vuelo hacia Bangkok. Recogerá allí su Royal Enfield para seguir viajando por el mundo

Concentraciones invernales de motos.

campamentoEn invierno hay varios tipos de concentraciones de motos. Por un lado están las macroconcentraciones, encarnadas principalmente en Pingüinos y Motauros. Son un referente en este tipo de fiestas de la moto y llevan años celebrándose. Aunque son bastante parecidas en cuanto a planteamiento, desarrollo y por supuesto, temática, tienen sus adeptos y sus detractores. Son saraos enormes orientados a grupos de motoristas y colectivos principalmente, ya que las hogueras y los campamentos se prestan a ello. Resulta sencillo, por lo general, integrarse en cualquiera de estos grupos y disfrutar del calor de la hoguera en compañía.

Luego están las concentraciones de corte íntimo. Aquí casi todo el mundo se conoce y éstas, bien sea por falta de personal, de apoyos o por infraestructura, no suelen tener aspiraciones de convertirse en macroevento. Algunas, por la dureza de las condiciones en las que se desarrollan, son un mito en el seno del mototurismo y es raro que evolucionen hacia otra cosa que no sea una reunión de unas cuantas decenas de motoristas alrededor de la hoguera.

Entre los dos extremos hay concentraciones que, dependiendo del año, se inclinan más en uno u otro sentido, suficiente oferta para escoger el lugar al que acudir.

Este año vuelve Pingüinos. Después de las diferentes polémicas en las que se vio envuelta y después de un cambio en la directiva del motoclub organizador, Turismoto, parece que han quedado definitivamente atrás los problemas legales de la organización y los problemas ambientales por el lugar donde se celebraba. Han cambiado de ubicación, tienen el apoyo de las instituciones y todo parece miel sobre hojuelas. Espero que esta situación se mantenga en el tiempo.

Creo que, una vez que han quedado atrás las tiranteces y la mala imagen que se proyectó en todo el país, Pingüinos volverá a ser lo que era. No es una fiesta íntima ni creo que sea eso lo que van buscando los que ya acudieron alguna vez. Es una celebración masiva que quiere ser eso, multitudinaria y con vocación de enormidad. Y no tiene que pretender ser otra cosa. Es bueno que se batan récords de asistencia y que sea un referente a nivel europeo en cuestión de concentraciones de motos. Es bueno que se llene de expositores, de bares y de público porque este es el marchamo de Pingüinos, una fiesta en la que puedes encontrar a todo tipo de personajes, en la que puedes quedarte los tres días al calor de la hoguera o en la que puedes beber y bailar hasta caerte de culo. Hay opciones para todos los gustos. Pingüinos es grande y debe seguir siéndolo, de lo contrario no sería Pingüinos.

Lo malo de esto es que, si eres de los que le tienes alergia a la tienda de campaña te resultará difícil encontrar alojamiento. Hay gente que muchos meses antes ya tiene el hotel reservado en Valladolid o en cualquieras de las poblaciones adyacentes. Para esto no hay solución o te espabilas y reservas con tiempo o te aficionas al frescor nocturno de la tienda de campaña.

Puedes mirar a ver si queda algo libre todavía  

En este sentido puede ser útil la aplicación que ha desarrollado Machucapps para Pingüinos 2017 en la que, además de alojamientos, tienes la programación por días, las zonas de los eventos geolocalizadas y la normativa.

Si me preguntan qué tipo de concentraciones prefiero respondo sin dudar que las invernales. Creo que hay menos margen para el postureo y la gente que te encuentras es más motorista que motera. Si tengo que escoger entre concentraciones íntimas y recoletas o macrofiestas de la moto no tengo preferencias, me gustan ambas por igual, cada una tiene sus atractivos, por supuesto, su momento.

Ni Valladolid ni Cantalejo

Desde que empezó todo esto del Pingüinosgate hace ya más de un año hemos ido descubriendo cosas que no sabíamos. Corrieron los rumores, las falsedades, las medias verdades y se destaparon intereses bastardos que permanecían medio ocultos. Fuimos testigos de luchas internas y desde el principio, vimos a pretendientes interesados que intentaron arrimar el ascua a su sardina.

En líneas generales asistimos a un espectáculo lamentable, a una lucha de egos aderezada con la codicia y  la mezquindad en la que los aficionados a las motos nos convertimos en moneda de cambio. Yo no soy moneda de cambio de nadie, oiga. No iré a ninguna reunión en la que me traten como mercancía, como una caja de caudales con patas. No iré a la reunión que organicen unos por vengarme de la que organizan los otros y, desde luego, no acudiré a la llamada de hosteleros de ningún punto del orbe a menos que lo que tengan que ofrecerme sea algo verdaderamente atractivo, un «quid pro quo» en el que no sienta que me están hurgando en la cartera.

Al igual que tú, lector, tengo una visión muy particular del «mundo de la moto» y en esa visión no entran todos los tejemanejes que vimos estos últimos tiempos. Las llamadas al espíritu motero me resbalan. Los gritos de las verduleras me entran por un oído y me salen por el otro. Las guerras infantiles de abanderados de la verdad me producen hilaridad. Los adalides de la autenticidad me resultan bastante patéticos.

Así que, bajo estas premisas, no iré ni a Cantalejo ni a Valladolid. Ese fin de semana saldré en moto, claro, pero a una reunión más íntima en la que no hay intereses políticos o económicos de por medio. Una reunión en la que lo importante son las personas, no las motos.

Con su pan se lo coman.

puerto del Acebo

Bienvenido Mister Marshall; adiós Mister Pingüino

Al igual que en la película de Berlanga «Bienvenido Mister Marshall», los americanos no pasarán por Cantalejo.

Tal y como comentábamos en la entrada «Cagadas de pingüinos«, el club Yo Soy Pingüino ha decidido no celebrar la concentración prevista para el segundo fin de semana de febrero en este pueblo de Segovia. Con las reservas en hoteles, hostales y casas rurales al cien por cien ha sido un jarro de agua fría para el gremio de la hostelería que ya se estaba frotando las manos ante la visita de unos cuantos miles de motoristas.

Pero el Plan Marshall de dinamización económica va a pasar de largo en Cantalejo y no se producirá la tan ansiada lluvia de millones. O si, porque los empresarios del ramo intentan mantener la convocatoria pese a todo y seguir adelante con la concentración de motos. Quizá piensen que para que acudan a su evento miles de motoristas solo tienen que encender cuatro hogueras en el pinar, contratar a dos estripers celulíticas y un grupo musical en declive para que se produzca el llenazo.

Es comprensible que después de haber hecho planes, después de hacerse ilusiones con llegar a ser, algún día, la mayor concentración de Europa, después de pensar en el gran negocio que iban a hacer, se lleven una desilusión tremenda y quieran mantener, como sea, la concentración programada. Pero una cosa es la desilusión y otra distinta hacer el ridículo.

¿De verdad creen que alguien va a acudir a una concentración invernal que tiene como objetivo último llenar los bolsillos de los hosteleros? Si bien  ya sabemos que lo que quieren vecinos, ayuntamiento y empresarios en cualquier pueblo en el que se organiza una concentración es que los moteros sintamos la hospitalidad, la bondad de sus gentes, la cultura y blablabla, a nadie se nos escapa que somos una inyección económica de primera magnitud. Pero para obtener los favores del colectivo hay que dar a cambio algo más que verbena y cubalibres. Eso sirve para el verano pero una invernal necesita un poco de «espíritu», un poco más de «autenticidad».

Personalmente creo que no llegará a celebrarse nada en Cantalejo y, en caso de que se haga, no será nada comparable a lo que tenían previsto. Vendrá a ser un remedo para «salvar los muebles» este año y abandonar el proyecto el año que viene. Sin embargo estos movimientos despejan la niebla castellana y vemos mejor la carretera.

ACTUALIZACIÓN: Al final en Cantalejo han optado por organizar una reunión en lugar de una concentración. http://viloriosierte.com/web/comunicado-sobre-la-concentracion-motera-en-cantalejo-si-hay-evento/

Cagadas de pingüinos

Como todos sabréis a estas alturas, la concentración de Cantalejo, «La Leyenda continua» (que nunca se si es continua o continúa por la continua ausencia de tilde), se ha suspendido. Según el comunicado oficial del Ayuntamiento, las presiones sufridas por el grupo Yo Soy Pingüino y más concretamente por su presidente, Mariano Parellada, ha dado al traste con la cita.

No me cabe ninguna duda que las presiones han tenido que ser muchas y muy grandes. Por una parte Ecologistas en Acción advirtió que iba a denunciar cualquier concentración motorista en el pinar. No es de extrañar. Después de haber propuesto un sitio (sea adecuado o no) y de que no se aceptase por Turismoto debían de tener un cabreo considerable. No voy a entrar en si el lugar es o no el idóneo porque eso, desde el punto de vista de Ecologistas en Acción quizá sea lo de menos. Ellos propusieron un lugar y les tuvo que repatear mucho que, no sólo no se aceptase, sino que se fueran a hacer la concentración a otro pinar a 100 km. para, según su punto de vista, agredirlo medioambientalmente.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Valladolid, temeroso de ver como volaban miles de pingüinos con sus carteras repletas de billetes lejos de la ciudad, organizó una concentración llamémosle, «de transición». Todo ello en espera de que Parellada perdiese la presidencia de Turismoto en favor de Navas, el tesorero y así recuperar en 2017 el nombre legal de Pingüinos para seguir con la concentración tradicional haciendo borrón y cuenta nueva.

Cuando Parellada y sus afines contraprogramaron el evento de Cantalejo el susto en el consistorio pucelano tuvo que ser de aúpa. A un mes de la Fiesta de la Moto y les sale competencia. No sólo eso, además una competencia que tenía visos de convertirse en habitual, una competencia que pugnaría por llevarse a todos los moteros lejos de Valladolid. Eso no podían consentirlo. La trastienda política y las cocinas del partido debieron de movilizarse a todos los niveles posibles para eliminar el mal de raíz. Si además Ecologistas en Acción metía caña, aún mejor.

El resultado de todo esto fue el que muchos esperaban: la concentración se suspende y ganan el combate el Alcalde de Valladolid, Navas y los hosteleros pucelanos.

¿Qué va a pasar en 2016 y los siguientes? Vaya usted a saber. Lo más probable es que Parellada pierda la presidencia de Turismoto, que Navas se haga cargo del club y una vez recupere el control el ala afín al Ayuntamiento, se celebre la invernal Pingüinos en 2017 bajo ese nombre. En cuanto al asunto económico, para los que ganan dinero con el evento, seguirá más o menos igual: hoteles, restaurantes, gasolineras, bares y chiringuitos del recinto, volverán a recibir ganancias y la ciudad se verá beneficiada.

¿Y los de las motos? Depende. Si la concentración sale bien volveremos a Valladolid cada año, sin importarnos mucho quién es el presidente del motoclub, si ganan más o menos dinero, o si viene Carlos Jean o la artista antes conocida como Tamara. Todo eso no son más que asuntos accesorios en una concentración de motos. Los motivos que nos impulsan a viajar en invierno por la estepa castellana o las serranías turolenses tienen que ver con la camaradería, con el placer de ver a viejos amigos y con el amor por las motos, más que con el roñoso espectáculo de un streptease o un caldo pésimo que sabe a gloria.

Sea como fuere, el espectáculo que han dado todas las entidades implicadas en el Penguingate ha sido bastante lamentable hasta la fecha. Hemos asistido a lucha de egos, a una guerra por el control económico y a una encarnizada batalla en la que aficionados, empresarios y organizadores, han salido perdiendo.

Pingüinos y pájaros bobos

En 2016 no iba a haber Concentración Pingüinos y resulta que ahora hay dos. No es exactamente así pues con el nombre de Pingüinos no habrá ninguna pero sí dos sucedáneos, dicho sin ánimo peyorativo, a celebrar en Valladolid y en Cantalejo (Segovia) en el mismo fin de semana.

Después de todas las vueltas que dió el Asunto Pingüinos todo parecía indicar que en 2016 volveríamos a quedarnos huérfanos de la mayor concentración invernal de Europa ante la imposibilidad de que Turismoto pudiese organizarla. Los motivos hay que buscarlos en los problemas internos del club y en la protección ambiental de los terrenos en los que se venía realizando.

Como la ausencia de la concentración supondría un varapalo enorme para la economía de la ciudad, desde el Ayuntamiento decidieron hacer una «Fiesta de la Moto» los días 8 a 10 de enero de 2016. Nadie en la ciudad parecía dispuesto a quedarse sin el evento. El hecho de que fuese organizada por el Ayuntamiento y que el objetivo principal (aunque no declarado) fuese el mantener la actividad económica en unas fechas en las que no se mueve «un duro» no sentó muy bien en algunos sectores del mototurismo. Aún así la organización del evento siguió adelante.

Mientras tanto, una parte de los socios de Turismoto, organizados en torno a una nueva asociación creada en 2014, «Yo soy Pingüino», decidieron montar otra concentración en las mismas fechas, fuera de Valladolid y con el nombre de «La Leyenda Continúa, yo soy Pingüino». Ésta se celebrará en la localidad de Cantalejo, en la provincia de Segovia.

Las reacciones en Valladolid no se hicieron esperar y el Alcalde acusa a «Yo soy Pingüino» de contraprogramar un evento para dinamitar la concentración de la ciudad.

El caso es que ni una ni otra se llamará Pingüinos porque la marca es propiedad de Turismoto y esta asociación no está, por el momento y a causa de sus problemas internos, en disposición de organizar. Además rechazaron hacer ningún evento en la parcela propuesta por el Ayuntamiento al considerar que ésta no cumplía los requisitos necesarios.

Al margen de polémicas cabe preguntarse qué nos haría decantarnos para acudir a una u otra cita. Lo que se organiza en Valladolid tiene todos los visos de ser un evento pensado para dar promoción a la villa y activar la economía. Ese es precisamente, el motivo que le restará una buena parte del éxito. Lo hemos visto en otras ciudades y lo hemos visto en otros alcaldes que quisieron aprovechar el tirón motero para mover los euros en su municipio.

Lo que se organiza en Cantalejo, alejado de hoteles y sin contar con los recursos económicos de una ciudad grande, tiene más visos de ser una reunión motorista organizada por motoristas pero no se parecerá a los Pingüinos de años anteriores.

Y quizá sea ahí donde radique su éxito.

Motos, concentraciones y mentiras

Durante las últimas semanas he leído con interés mucho de lo que se ha publicado con relación a la Concentración Internacinal Invernal «Pingüinos», desde noticias de prensa hasta blogs personales. También acudí a la fuente, Turismoto, en busca de la verdad, ese ser tan escurridizo que muta dependiendo de quien afirme estar en su posesión. Pocos aficionados a esta concentración se quedaron indiferentes ante la decisión de suspender, nuevamente, la cita invernal por excelencia.

Desde el invierno pasado, con la primera suspensión, todo esto olía a cuerno quemado: se parecía sospechosamente a lo ocurrido hace 20 años, cuando hubo una escisión en el motoclub que organizaba la concentración en Tordesillas. Por aquel entonces, en 1995, hubo una guerra interna en la que el principal motivo de discusión era la tesorería del club. Enrique Medrano acusó a Mariano Parellada de amañar las elecciones, de no cumplir los plazos para la presentación de candidaturas y de apropiación indebida de la tesorería del motoclub entre otras cosas. Esto tuvo como consecuencia que se organizaran dos concentraciones a la vez, con el mismo nombre, Pingüinos, y cada una de ellas organizada por una facción del club.

Después de varios pleitos y acusaciones más, Parellada dejó en motoclub y fundó otro: Mototurismo. Mientras, Medrano organizó con la Junta Gestora del club, un Pingüinos en Renedo que fue deficitario y que terminó con la corriente crítica, acabando por desaparecer. Mototurismo volvió a ser Turismoto.

Ahora,20 años más tarde, la Tesorería del motoclub vuelve a ser el centro de las disputas, en esta ocasión entre Parellada y José Manuel Navas que acusa al primero de organizar las reuniones con gente afín y no respetar a los que realmente tienen derecho de voto. Se da la circunstancia de que Navas es el Tesorero y se niega a aportar su firma para que Parellada pueda mover un céntimo de Turismoto. Cuando el Alcalde de Valladolid se enteró de estos entresijos acusó a Parellada de «engañar al ayuntamiento» y muchos nos preguntamos ¿Cómo tenía pensado organizar Parellada la concentración Pingüinos 2016 si no tenía acceso a las cuentas del club?

He visto a decenas de moteros echando pestes de «los ecologistas», de «los políticos» y de los «defensores del medio ambiente» durante estos días. Muchos, amparados en su ignorancia, son de la opinión de que su afición por la concentración de motos debería de estar por encima de la ley que da protección al pinar y manifiestan un odio iracundo hacia los «ecologetas». Ahora, a la vista de todo este despropósito que rodeó a la desorganización de Pingüinos cabría preguntarse si no fue una cortina de humo, muy oportuna, la denuncia de los ecologistas. Parellada se encargó de enardecer los los ánimos contra Ecologistas en Acción, haciéndolos responsables de que el evento no se pudiera celebrar en el pinar pero ¿podrían haberlo organizado si no hubiera denuncia?

Por otra parte el Ayuntamiento ofreció varias parcelas propuestas por Ecologistas en Acción que fueron rechazadas de forma sistemática por Turismoto. A la vista de los acontecimientos y de todo lo que ignorábamos de la situación también cabe preguntarse si rechazaron las ubicaciones porque eran inadecuadas o porque desde el primer momento sabían que no iban a poder organizar nada por la situación de bloqueo en sus cuentas.

Aquí se han ocultado muchos datos a la opinión pública, al colectivo de motoristas que, año tras año, acudían a la concentración llenos de ilusión. Se ha señalado a Ecologistas en Acción como responsables máximos de lo que estaba ocurriendo y se ha puesto el punto de mira en los políticos cuando bajo toda esa maraña de apariencias lo que subyacen son luchas internas e intereses personales entroncados con el asunto monetario. Mucho tienen que cambiar las cosas para que la cita vuelva a ser lo que era y para que Pingüinos vuelva a ser un referente europeo en las concentraciones invernales.

En esta guerra habrá vencedores y vencidos, víctimas colaterales y egos devastados. Cuando termine veremos si son capaces de resucitar lo que ahora están matando.

 

El Alcalde de Valladolid acusa a Turismoto de mentir

El asunto de la Concentración Invernal Internacional de Pingüinos sigue dando que hablar y se está convirtiendo en el culebrón del otoño. Si hasta hace unos días se apuntaba a Ecologistas en Acción y al Ayuntamiento como responsables de la no celebración de Pingüinos 2016, ahora el alcalde de Valladolid, Oscar Puente, contraataca acusando a Turismoto de mentir.

Según palabras del alcalde en declaraciones a la CadenaSer, Turismoto tiene las cuentas bancarias intervenidas judicialmente y no están en disposición de organizar ningún evento. En unas duras declaraciones ha acusado a Mariano Parellada de mentir y de no ser un interlocutor válido al no estar éste «en condiciones de mover un céntimo de euro de las cuentas bancarias de Turismoto». Según esto, y «a consecuencia de los litigios societarios del motoclub no hay nadie, en estos momentos, capaz de organizar Pingüinos 2016» porque las dos personas que pueden mover el dinero de Turismoto están enfrentadas judicialmente.

El Alcalde se ofreció para solventar todos los problemas jurídicos, legales y de ubicación que hay en torno a la Concentración Pingüinos en un plazo récord pero, y siempre según palabras del regidor,  el enfrentamiento entre las dos facciones de Turismoto hace imposible que haya un interlocutor válido y, por ende, una persona que organice la Concentración

A la pregunta de si sentía engañado por Parellada ha respondido: No me siento, he sido engañado»

El alcalde ha sido muy contundente: «Con Turismoto ahora es imposible, como ya explicaremos y detallaremos documentalmente. Turismoto no está en condiciones de organizar nada en este momento. Aunque no hubiera Ecologistas, aunque no hubiera pinos, aunque no hubiera Valladolid. Turismoto en este momento no puede realizar absolutamente nada y esto sí que lo digo clara y contundentemente.»

«No me siento, he sido engañado. Él (Parellada) me decía que sabíamos que había conflictos judiciales, sí claro, pero no sabíamos el alcance material que esos conflictos judiciales se traducían, que no es otra cosa que un bloqueo económico de la organización que impide tomar ninguna decisión. No se pueden cargar facturas en la cuenta si no hay firma tanto del tesorero como del presidente, no se puede hacer ningún desembolso, hacer ningún pedido. No hay capacidad económica en este momento para afrontar un evento de estas características. En este momento, presidente y tesorero se relacionan a través de notario, no se dirigen la palabra. En estas circunstancias que los dos tengan que firmar para hacer gastos y que esa firma no se produzca… me dice que ni siquiera se atienden los gastos ordinarios de la organización porque el tesorero no los firma. ¿No se atienden estos gastos y se iba a organizar Pingüinos? Nos ha tomado el pelo descaradamente».

 

No habrá Pingüinos 2016

PingüinosMariano Parellada, presidente de Turismoto ha dicho que son conscientes “de los esfuerzos realizados desde el Ayuntamiento para encontrar una sede que nos pudiera satisfacer y convertirse en definitiva” pero que los socios rechazaron las parcelas propuestas. Según la organización ninguna de las parcelas que se propusieron, tanto por parte del Ayuntamiento como por parte de Ecologistas en Acción, reunían las condiciones adecuadas para celebrar el evento.

Así las cosas en 2016 no habrá Concentración Internacional Invernal Pingüinos y las siguientes ediciones también están en el aire. Según Parellada no van a buscar una nueva ubicación para Pingüinos, «ni ahora ni en el futuro»: si el Ayuntamiento encuentra una parcela adecuada se brindan a organizar la concentración en 2017, en caso contrario no organizarán nada.

En su intervención del lunes día 21 de septiembre de 2015 en el Ayuntamiento de Valladolid, Mariano Parellada ha criticado, de forma velada, a Ecologistas en Acción para terminar afirmando «que la solución pasa por desproteger o la permuta de protección de la zona de pinar necesario para la acampada por otra”, aunque ha reconocido que es una opción difícil.

Según palabras del Alcalde de Valladolid, Óscar Puente, desde el Consistorio estarían dispuestos a que la Concentración se celebrase en la parcela del Pinar de Antequera, asumiendo los riesgos de una denuncia por parte de Ecologistas en Ación, riesgos a los que los socios de Turismoto se negaron en redondo.

Pingüinos: o en Valladolid o en ningún lado.

Parellada ha dejado muy claro que la Concentración Internacional Invernal Pingüinos se celebrará, si es que vuelve a organizarse, en Valladolid y ha zanjado cualquier especulación en este sentido:  «Para acallar a todos aquellos que esgrimen argumentaciones contrarias a las expresadas, el Club Turismoto quiere dejar claro que no organizará Pingüinos en otra localidad» 

Fuente: Noticias de Castilla y León, El Norte de Castilla

Reflexiones personales.

Al margen de los daños que se puedan producir o no en el famoso pinar, éste goza de protección ambiental. Las cosas hay que pensarlas antes y si hace más de seis años, con la primera denuncia de Ecologistas en Acción, se hubiese pensado en una ubicación alternativa quizá ahora no estaríamos inmersos en estos lodos. Un juez ha dicho que allí no se puede hacer entonces… ¿a qué viene tanto marear la perdíz con la misma parcela? Han recurrido la decisión y han perdido ¿merece la pena seguir empecinados en celebrar la Concentración en un espacio protegido?

En cuanto a la «desprotección» del pinar no parece que el Ayuntamiento vaya a solicitar que se levante la protección ambiental, no sólo porque sería una medida bastante impopular sino porque Ecologistas en Acción iniciaría una campaña de acoso mediático de gran calibre. Por otra parte, hay que recordar que fue el propio Ayuntamiento quien promovió la protección ambiental de toda la zona por considerar que esta es el «pulmón verde» de Valladolid. Aún más, ¿qué dirían los habitantes de la ciudad a los que ni les gustan las motos, ni ganan nada con el evento?  Me imagino las reacciones al titular: «Se levanta la protección ambiental de una zona para celebrar una concentración de motos»…

Corolario

Turismoto es dueño de Pingüinos y si no quieren sacar la concentración de Valladolid están en su derecho. Si no hay parcela adecuada en la ciudad tendrá que desaparecer la concentración. No hay nada que objetar y nada que añadir.

¿El final de Pingüinos?

Iglú PingüinosMal pintan las cosas para que pueda celebrarse, no solo la Concentración Internacional Invernal Pingüinos 2016, sino cualquier otra edición. Un parón de dos años sería difícil de soportar, tanto por los usuarios como por la organización del evento.

Y es que, según han quedado las cosas después de la reunión mantenida ayer martes 15 de septiembre entre Turismoto y el Ayuntamiento de Valladolid, no parece que pueda encontrarse una solución satisfactoria. La situación anterior a esta reunión ya la hemos tratado en profundidad en días anteriores: Ecologistas en Acción dice que la parcela de La Hípica tiene el mismo grado de protección que el Pinar de Puente Duero y que allí no se puede celebrar. Ofrecieron como alternativa otra parcela en la que no pondrían objeciones y el Ayuntamiento lo vio con buenos ojos.

Conscientes de la protección ambiental que el mismo Ayuntamiento promovió y que ahora impide la realización de este tipo de eventos, han ofrecido otra parcela que reuniría las condiciones de distancia a Valladolid y superficie para albergar a más de 30.000 personas (son 15 has) pero los terrenos son un erial en el que resulta difícil organizar nada. Se supone que esta parcela es la misma que propuso Ecologistas en Acción y que Turismoto no dio por buena

¿Cuales son los inconvenientes principales de la nueva parcela?

Para empezar la parcela ofrecida se convierte en un lodazal en cuanto caen cuatro gotas lo cual complicaría mucho el tránsito y cualquier instalación en caso de lluvia. En segundo lugar es un área desprovista de vegetación, sin árboles bajo los que acampar y resguardarse del frío.

¿En qué situación estamos?

Según Mariano Parellada esta reunión ha sido un paso atrás y mantiene que la única parcela viable para Pingüinos 2016 es la que se contemplaba como primera opción, el pinar de La Hípica.

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

Es difícil de aventurar pero se supone que, llegados a este punto, Ecologistas en Acción no variará su postura con respecto a los terrenos que gozan de protección ambiental puesto que ya han recurrido la decisión de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de otorgar los permisos y hanpropuesto nuevas ubicaciones. Con la prohibición expresa del juez de celebrar Pingüinos en estos terrenos resulta impensable que Turismoto y el Ayuntamiento se aventuren en esta enmarañada senda. La nueva parcela no ofrece las condiciones adecuadas y el tiempo pasa.

A esto hay que sumar algunos problemas burocráticos en las obras de La Hípica que, recordemos, era el lugar autorizado antes del recurso de Ecologistas en Acción.

¿Será este el final de la concentración más famosa de España? Mucho tienen que cambiar las cosas para que Turismoto decida aceptar la última oferta del Ayuntamiento de Valladolid…

 

Situación de las diferentes parcelas propuestas

Fuente: El Norte de Castilla

Nuevas trabas para Pingüinos 2016

pingüinos_05

La Concentración Invernal Internacional Pingüinos 2016 va camino de convertirse en un culebrón en toda regla a la par que genera más expectación que ningún año por estas fechas. Después de que el Ayuntamiento de Valladolid se comprometiera, después de la anulación del año pasado, a encontrar una parcela para la ubicación definitiva de la Concentración, los problemas e inconvenientes parecen perseguir a cualquier emplazamiento que se busque.

La parcela de La Hípica, lugar designado para el evento, cuenta con una protección ambiental similar, aunque inferior, al pinar donde en 2015 fue imposible celebrar la concentración. Además las obras van atrasadas y ciertos problemas burocráticos lastran la rehabilitación del edificio. Mientras, Ecologistas en Acción ha recurrido la decisión de la Junta de Castilla y León de autorizar la parcela para realizar Pingüinos 2016, precisamente por el nivel de protección ambiental que tiene. Cabe señalar aquí que la protección ambiental de este lugar ha sido pedida, hace años, por el propio Ayuntamiento.

Tras una reunión entre el grupo ecologista y el Ayuntamiento, los primeros han aportado como alternativa tres parcelas situadas en la zona que no tienen protección ambiental. Dos de ellas son públicas y la tercera privada, con lo que habría que contar con autorización del dueño.

¿Cuál es el problema con estas parcelas?

Que las actividades serían en La Hípica (donde se está trabajando en la adecuación de todos los servicios) y la acampada en cualquiera de las parcelas propuestas.

El equipo de gobierno ha visto esta opción como «muy interesante» y han ido a ver las parcelas propuestas por Ecologista en Acción.

¿Qué ha dicho Turismoto?

En declaraciones de Mariano Parellada, presidente del motoclub, «la parcela está autorizada y autorizada» y «no hay posibilidad de modificación», refiriéndose a La Hípica. Según la organización no se pueden separar las actividades y la acampada porque esto iría en contra del espíritu del evento. ‘Pingüinos’ es una «zona común», por lo que es impensable dividir el espacio destinado al descanso de los motoristas de las zonas de servicios y actividades destinadas al ocio de los mismos, ha dicho Mariano Parellada.

A nadie se le escapa que, entre otras cosas, si la acampada no está cerca de las carpas de tiendas y hostelería muchos moteros se quedarían en sus campamentos, con sus hogueras y su gente, y no pisarían el recinto de servicios. En la práctica ya hay muchas personas que apenas si salen del ámbito más inmediato del campamento, pero separar la acampada de la zona de ocio supondría un divorcio de facto: equivaldría a tener dos concentraciones paralelas.

Con este panorama solo nos resta esperar al 15 de septiembre en que se reunirán Turismoto y el Ayuntamiento de Valladolid. En ese momento, a la vista de la propuesta definitiva, la organización de Pingüinos 2016 tomará una decisión en firme sobre la realización o no del evento.

Pingüinos 2016 en el aire

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Edificio de la Hípica

De nuevo, cuando todos pensábamos la Concentración Invernal Internacional Pingüinos 2016 era un asunto resuelto, surgen dudas sobre la celebración del evento.

Problemas administrativos están impidiendo que las obras en el área escogida por el Ayuntamiento para la Concentración estén avanzando. Desde el Consistorio aseguran que este es el único lugar en que se puede celebrar y que las actuaciones necesarias no pueden ir a otro ritmo por problemas heredados de la anterior corporación. Desde enero hasta junio no se ha hecho nada.
Por otro lado, está el asunto de la ejecución de las obras. El Ayuntamiento detectó «patologías importantes» en los edificios ubicados en el solar que se utilizarán durante la concentración. Eso hizo que se detuviera parte de la actividad para realizar un segundo proyecto que elimine esas deficiencias. Las obras de saneamiento y electricidad parece ser que están terminadas pero el segundo proyecto, el del edificio, es el que está dando más problemas.

Mariano Parellada, presidente de Turismoto, que es el motoclub que organiza La Pingüinos, ha mantenido una reunión con los concejales de Cultura y Turismo, Ana Redondo, y Urbanismo, Manuel Saravia. ha manifestado que hasta finales de septiembre, que se reúnan con el Ayuntamiento de nuevo, todo está en el aire. Recalca que la parcela propuesta es la que les han ofrecido y no la que ellos han escogido. La decisión de usarla o no se tomará en la asamblea de socios.

El año pasado Turismoto suspendió la Concentración y su organización hasta finales de octubre por lo tanto en ese mes tendrían que tener ya algo definitivo.

Por otra parte Ecologistas en Acción ya ha asegurado que «van a seguir con su posición» de recurrir la autorización ambiental de uso de la parcela, si bien Parellada entiende que el equipo de Gobierno municipal tiene «sus cauces para dialogar y llegar a un acuerdo» mediante la concesión de un uso especial o el traspaso de la protección ambiental a otra zona de la ciudad.

Según un informe del Ayuntamiento no hay otra parcela en todo el término municipal de Valladolid capaz de albergar la cita así que, o se hace en la Hípica o no se hace en ningún sitio.
El 20 de agosto representantes del Ayuntamiento se reunirán con Ecologistas en Acción y el 21, presumiblemente, se hará la recepción de la primera fase de las obras.

Así las cosas, habrá que esperar a finales de septiembre para saber si se terminarán las obras en plazo, si los socios de Turismoto aceptan los nuevos terrenos en La Hípica, si Ecologistas en Acción no hace alegaciones, si el proyecto consigue superar las trabas burocráticas y si los usuarios de la concentración no se cansan de tanto meneo.

Fuentes:
Tribuna de Valadolid
Cadena Ser 

 

 

Editado el lunes 24 de agosto de 2015:

recorte de prensa pingüinos