tutoriales

Tutorial: cambiar el aceite a la moto

Aquí estamos con otro pequeño tutorial para animar a los motoristas y moteros a hacer pequeñas tareas en casa (además de planchar, poner la mesa y pasar el mocho). Hoy: Cambiar el Aceite.

Y no, no me refiero a nada que tenga que ver con el sexo sino a sustituir la “sangre” del motor de la moto cuando llega el momento. En mi caso el momento llegó hace justo siete u ocho mil kilómetros pero, circunstancias de la vida, no lo cambié hasta hoy. En la Suzuki vStrom 650 DL se recomienda cambiar el aceite cada 6000 km. Yo lo cambio cada 10.000. Y aún me parece poco.

En esta ocasión la cosa se alargó hasta los 12.000 pero he de decir en mi descargo que la máquina consume un poco y le voy añadiendo de vez en cuando o sea que se va “reponiendo”. Aquí los puristas pondrán el grito en el cielo y me dirán que eso está muy mal, que así no se alarga la vida del motor y no se cuantas cosas más. Responderé con una foto del cuentakilómetros de mi vehículo que marca 175.000 km. ¿A dónde quieren alargar la vida del motor? ¿Acaso no tengo derecho a cambiar de moto nunca jamás?

Vamos al lío.

Estas cosas y alguna más son las que vas a necesitar para la obra.

Aceite, filtro, llave para filtro y pegatina publicitaria

    Aceite, filtro, llave para filtro y pegatina publicitaria

Tomamos la pegatina publicitaria, quitamos el papel de protección y la pegamos en el “armario de la moto” que tenemos en el taller, garaje o galpón y que está lleno de pegatinas. Buscaremos un hueco.

Ahora empezaremos arrancando la moto para calentar un poco el aceite y que fluya como la mente de un monje budista en plena meditación. Para ello oprimimos el botón negro donde pone “start”. Oirás un ruido como de motor. Es el motor, no te alarmes. Mantenlo encendido unos minutos: tres, cinco, siete… tú verás.

cambio aceite moto

Aquí no pone “start” pero nos hacemos una idea. Este es el botón, te lo aseguro.

Desde que ha pasado un rato apagamos el motor pulsando el botón rojo que hay un poco más arriba del de arranque. Ahí lo ves, en la foto de arriba. Observarás que el ruido ha cesado y se produce un silencio incómodo. Tranquilo, canturrea “la gozadera” o una del Fary y el silencio desaparecerá por ensalmo. Quita el contacto.

Esta es la herramienta que yo uso:

Mannesmann M98430 – Maletín con llaves de vaso y otras herramientas (215 piezas, tamaño: 12x36x51 cm)

Maletín grande de 215 piezas de 1/4" - 6,3 mm, 3/8" - 10 mm y 1/2" - 12,5 mm
Elaborado con cromo-vanadio / acero especial
En maletines de plástico sólido con soporte especial para las puntas con cuadrado interior

Additional images:

Product Thumbnail

Price: 100,98

Buy Now

Ahora retira el cubrecarter. Si tu moto no tuviera cubrecarter puedes saltarte este paso pero yo, voy a quitarlo. No del todo, por pura vagancia extraigo los dos tornillos posteriores y dejo que se caiga al suelo, con estrépito, la parte trasera. De este modo se le cae un poco de mugre y se rompe el silencio incómodo.

cambio aceite moto

IMG_2646

Observa la cantidad de óxido y de mugre que tiene el cubrecarter. No te alarmes, es normal.

Ahora vamos a sacar el aceite, verás como fluye. Para ello desenroscamos el tornillo que hace las veces de drenaje del aceite pero antes habremos tenido la precaución de colocar debajo del cárter un recipiente para recoger el aceite usado. Hay que tener en cuenta que ahí dentro puede haber dos o tres litros de aceite así que obra en consecuencia y escoge uno con la capacidad adecuada. El tornillo igual tiene un nombre técnico mucho más molón pero nosotros le vamos a llamar “tornillo de drenaje”, así, en plan profesional.

Cuando esté a punto de salir te caerá un chorro de aceite en los dedos así que, si has calentado mucho el motor, te quemarás y romperás de nuevo el silencio. También puede suceder que, con el sobresalto y los improperios, se te caiga el tornillo en el interior del recipiente: no pasa nada, de ahí no sale solo y así evitarás perderlo.

cambio aceite moto

Este es el tornillo que vamos a quitar.

En la foto anterior puedes ver, en detalle, el tornillo de drenaje que vamos a aflojar. Recuerda que para aflojar un tornillo hay que girarlo en sentido contrario a las agujas del reloj. Si tienes reloj digital basta con que gires hacia la izquierda (el tornillo, tú no). Como este tornillo está boca arriba gíralo a la derecha. En caso de duda prueba en los dos sentidos y dale vueltas hacia donde notes que necesitas hacer menos fuerza.

Y pasará esto:

cambio aceite moto

¡Qué bello es fluir! Obsérvese el puro color negro que ha adoptado el aceite después de casi 13.000 km. de servicio.

Antes de que salga todo el líquido puedes optar por rebuscar entre el aceite usado y sacar el tornillo que se te ha caído. Conforme vaya ascendiendo el nivel de aceite en el recipiente te costará más trabajo encontrarlo.

Ahora puede ser el momento de mirar si has comprado el aceite correcto y si tienes un filtro nuevo o tienes que dejar el viejo. Si te has acordado de comprar uno nuevo, quita el viejo. Para ello tendrás que usar una llave de fleje para filtros de aceite, a la venta en el Amazon por seis o siete euros. Hay más tipos de llave, más cómodas y elegantes,sin duda, pero a nosotros nos gusta lo engorroso. Además esta sirve para cualquier medida de filtro y cuando la perdamos no nos va a dar ninguna pena.

cambio filtro aceite

Qué plasticidad y qué belleza ebúrnea! Apretamos el fleje de la llave alrededor del filtro. Ya sabes, para apretar gira el pomo hacia la derecha, hacia el mismo lugar que se cae tu ideología cuando vas haciéndote viejo. Una vez apretado el fleje gira el filtro hacia la izquierda…. Menudo lío ¿no? Primero apretar, luego aflojar… parece que estás ligando en una discoteca. Ahora se te resbala el fleje… eso es que has apretado poco. Vuelve a probar y gira la llave hacia la izquierda en movimiento levógiro.

Cuando se mueva verás que la llave no da la vuelta completa porque tropezará con alguna de esas cosas que hay repartidas por el motor y que no sabes qué son. Llegados a este punto afloja de nuevo la llave de fleje y vuelve a la posición inicial. Ahora vuelve a apretar la llave y repite la operación hasta que consigas aflojar el filtro con la mano.

cambio filtro aceite moto

La foto está desenfocada, bien lo veo, pero me daba pereza quitar el filtro nuevo para hacer otra foto

Ahora solo tienes que esperar a que salga todo el aceite. Es buen momento para fumar, echar unos vapeos o llamar a Charly Sinewan. Después de un rato todo el aceite habrá salido a ver el exterior. Trae un poco de serrín para poner el el suelo porque el cartón que has puesto de protección era, a todas luces, insuficiente.

Una vez consultado el Facebook y mostrado a todas tus amistades la pericia que tienes en esto de la mecánica de mantenimiento, abre la caja del  filtro nuevo y quítale el plástico de protección. Que limpio y que bien huele! Hasta parece que apetece comer en él. No lo hagas. Unta tu dedo en aceite y pásalo por la junta de goma, esto hará que no se deteriore la tórica.

Con el filtro en la mano atorníllalo en el lugar en el que estaba el filtro viejo que acabas de retirar. Recuerda, para apretar gira hacia la derecha. Apriétalo fuertemente con la mano, hasta que no puedas más. Ten cuidado de no hacer un esguince de muñeca que son muy malos de curar.

Cuando te parezca que ya no dispones de más fuerza y decidas apuntarte a un gimnasio el año que viene, usa la llave de fleje para darle un apriete final. ¿Cuánto? No se, lo que te parezca pero sin pasarte, no vayas a estropear la rosca y te salga una avería seria. Si no has apretado lo suficiente goteará un poco de aceite cuando caliente el motor y sabrás que tienes que darle más apriete, tampoco es el fin del mundo.

Mira qué pinturero queda el filtro nuevo.

Igual, en tus pesquisas por internet, ves algún filtro cromado. Si decides usarlo te ruego que no sigas, que olvides todo lo que has leído hasta aquí y que salgas de esta página de inmediato. Gracias.

cambio filtro aceite

Sólo te falta volver a llenar de aceite. Te recomiendo que no hagas pruebas para ver cómo suena el motor sin aceite o que, si te surge algún recado urgente en este momento, uses otro vehículo.

Ya casi está.

Coloca el tornillo de drenaje en su sitio. ATENCIÓN! Este tornillo tiene una arandela de aluminio, es superimportante que la sustituyas cada vez que realices un cambio de aceite. Yo no se la cambio porque la mía ya tiene ocho años y le he pillado cariño. Es un amor plano.
Como siempre, no te pases con el apriete pero tampoco te quedes corto. Estrena tu llave dinamométrica y dale un par de apriete de 21 newtons. Luego recuerda contarlo en Facebook.

Aquí tienes una llave dinamométrica muy vendida.

Tengtools 1492AG-E – Llave dinamométrica 1/4″ 5-25 Nm

DINAMOMETRICA 1/4 "
5-25 Nm
LONGITUD 277 mm

Additional images:

Product Thumbnail

Price: 48,40 44,30

Buy Now

cambiar el aceite

Busca el tapón de llenado y añade aceite hasta que esté en la marca “full” del ojo de buey. Puedes llenar un poco más porque el aceite no habrá entrado en el filtro y cuando lo haga bajará el nivel. Como cuando llevas discutiendo mucho rato con alguien en un foro. Ve a buscar más serrín porque estás poniendo el suelo perdido; tendrías que haber usado un embudo. Si quieres puedes añadir un poco de Metal Lube, te quedarás más tranquilo, la moto gastará menos aceite y correrá como un maldito engendro. Con 30 ml. por litro de aceite va que chuta.

aditivo metal lube

Ahora solo te falta arrancar la moto y calentar un poco el motor para que el aceite lo inunde todo como una marea roja en Rianxo. Deja pasar tres minutos (consulta el Facebook, Twitter, mira a ver si tienes correo electrónico y contesta los mensajes de whatsapp) y comprueba de nuevo el nivel. Si ves que falta añade hasta el máximo, no seas rácano.

Vuelve a poner el tapón.

Deja la moto tranquila hasta la primavera que no es tiempo de andar pillando frío por ahí.

NOTA. ¿Qué hacer con el aceite usado y el filtro? Lo metes en una garrafa y se lo llevas al cualquier taller del barrio, que estarán encantados de colaborar en la preservación del Medio Ambiente. No lo tires en el contenedor de aceites de cocina que es una marranez.

Otra Nota: Si quieres hacerte un buen lío  puedes leer mi artículo “generalidades sobre los aceites“, publicado hace algún tiempo.

Nota final: Si has llegado leyendo hasta aquí y te ha gustado, compártelo por ahí, que es bueno para esta santa casa posicionarse para resultar atractivos a un anunciante que nos apoye económicamente.

¿Por qué escribo tutoriales?

cropped-logo-sepia.jpg

Me comentaba en Twitter un amigo, en tono jocoso, que si ya era un experto para hacer tutoriales por haber cambiado el amortiguador una vez. En realidad no había leído mi último tutorial porque, tal y como explicaba, ya era la segunda vez que cambiaba el amortiguador trasero.

La pregunta, a pesar de ser una broma sin mala intención, me dio que pensar. ¿Por qué hago tutoriales? En realidad no me dedico a ello, simplemente, cuando hago alguna tarea inusual en la moto, a veces la documento, sin que a eso se le pueda llamar tutorial en sensu stricto, aunque luego me permita la licencia de llamarle “tutorial”. En otra de mis páginas también hice varios de estos “reportajes educativos” por llamarlos de otro modo. Manejo de mapas, creación de contenidos en la nube y otros temas de corte profesional. Tampoco soy  un experto en esos temas pero los domino con la soltura suficiente como para explicárselo a cualquiera.

No me autotitulo experto como tampoco me autotitulo aventurero, pero hay cosas que sé hacer y no me produce rubor decir que sé hacerlas. Puedo ser muy humilde si me da la gana pero lo que no tengo es falsa modestia.

Volviendo al tema, ¿por qué hago tutoriales, sin ser experto?

Considero que compartir conocimientos es algo inherente al ser humano. Nos define como especie y ha posibilitado que hayamos llegado al lugar en el que estamos ahora. Internet vino a democratizar el conocimiento, a posibilitar la tarea de compartir el saber popular y experiencias de forma masiva sin la intermediación de terceros que coartaran ese trasvase informativo. Yo me sumé a la red de redes en el año 1994 y desde entonces me he dedicado a compartir mis conocimientos y los de otros a través de los distintos medios que había disponibles en cada momento. Estoy imbuido de ese espíritu pionero de la Internet de entonces y creo en la utilidad de la red más allá de vender objetos. Si quitamos de la ecuación a los millones de personas que volcamos contenido (sea más o menos útil) ¿qué es lo que nos queda? Escaparates, vendedores de productos a una masa acrítica que no obtendrá más información que la que le quieran dar las grandes corporaciones con el único objetivo de obtener beneficios.

¿Por qué hago tutoriales? Porque, los que verdaderamente son expertos no los hacen. Así de sencillo. El especialista en equilibrado de neumáticos no te contará los secretos de su trabajo, como tampoco lo hará el experto en muchos otros “secretos” de la mecánica. Siempre habrá una disculpa: no sé hacerlo, no sé transmitir, no escribo bien, no tengo tiempo… o no me da la gana de enseñar a los demás las cosas que yo sé. Nada que reprochar, faltaría más que cada uno tuviera que explicar todo lo que sabe en la red…

Pero lo que está claro es que, sin todos los creadores de contenido esto de internet sería un lugar inútil, un catálogo enorme en el que no habría nada de utilidad. Los más antiguos recordarán como era Infovía, la red precursora de Internet en España: un burdo escaparate dedicado a empresas que murió por su propia inutilidad.

Así que, si me permiten, seguiré haciendo tutoriales, haciendo podcast, contando mis desvaríos y compartiendo mis conocimientos porque, por exiguos que sean, siempre habrá a quien le resulten de utilidad. Y no solo eso, animo a todos a compartir sus conocimientos en la red, a dar la receta de la tarta de la abuela, a enseñar a encuadernar un libro o a explicar cómo se cambia un amortiguador de una moto.

Tutorial: cambio de amortiguador en Suzuki vStrom Dl 650

Mantener las suspensiones de la moto en buen estado es garantía de una conducción placentera y segura. No solo absorben los baches y las irregularidades del terreno sino que son responsables de mantener la estabilidad de la moto y el aplomo de la misma. Cuando la vStrom cumplió los 100.000 Km cambié el amortiguador porque, a pesar de no notar ninguna molestia, tantos kilómetros con equipaje o viajando a dúo pasan factura. En aquel momento me hice con uno de segunda mano con 20.000 km que me costó poco menos de 90 €. Aguantó 70.000 Km más pero comenzó a dar síntomas de fatiga. La moto dejó de comportarse de la forma en que estaba acostumbrado, haciendo un leve flaneo en curvas rápidas y amplias a más de 110 Km/h. Es una sensación ciertamente desagradable que no experimentaba desde mis tiempos con la Suzuki Intruder americana.

Decidido a cambiar o reparar el amortiguador escribí varios emails a empresas de reparación y venta de amortiguadores de moto, cinco para ser exactos. De las cinco empresas contestaron tres. De MDX Suspensión no obtuve respuesta, lo mismo que de Motoverde, S.L. Factory Suspensión contestó diciendo que estaban en Albacete en el C.E.V. pero no volví a saber nada de ellos. Como es natural, yo soy el cliente y no volví a insistir con ninguno.

Amortiguadores de Moto, de Sevilla me contestó, muy amable y muy rápido, interesándose por el asunto. Me reparaban el amortiguador viejo, que es lo que estaba buscando, con un sustancioso descuento como patrocinio de la página. Me parecieron muy serios y responsables, no solo por el hecho de que me hicieran un descuento sino porque se preocuparon de contestar en tiempo y forma. Llevan 30 años dedicados a las suspensiones.

Al final opté por la oferta de Hagon, una marca de amortiguadores europea, del Reino Unido, que me ofreció un amortiguador nuevo en lugar de reparar el viejo. Gerard Van Nierop lleva en España desde 1984 y desde 2001 es el importador oficial de Hagon. Había colaborado con Álex y conmigo en nuestro viaje a Turquía.

Gerard, después de preguntarme mi peso, la altura y si viajaba con equipaje, solo o en compañía y un montón de cosas más, me envió un amortiguador hidráulico ajustable con equilibrio automático entre compresión y extensión. La pre-carga de muelle es regulable mediante una tuerca grande y viene con un vástago de 18mm de diámetro para darle buena estabilidad. En el interior el pistón de 38mm de diámetro se mueve en una cámara de aceite la cual tiene una carga de nitrógeno que se separa del aceite mediante un separador flotante. Además lleva un mando  remoto para ajustar la pre-carga de muelle. Este dispositivo permite variar la pre-carga de muelle según necesidad sin tener que emplear herramientas y en muy pocos segundos.

La Obra.

Desembalaje y comprobación de medidas con otro amortiguador viejo, no vayamos a tener alguna sorpresa cuando esté todo desarmado.

Amortiguador Hagon

Quitar rueda

Lo primero que hice fue quitar la rueda trasera para tener acceso al amortiguador y porque, sin quitarla, resulta imposible cambiarlo. Al acceder me di cuenta de que hace mucho tiempo que no lavo los bajos de la moto: todo estaba pringado de grasa negra y me dio mucha vergüenza. Opté por no contar a nadie de mi entorno este detalle de higiene distraída.

Una vez superada la fase del rubor y con las primeras manchas en las manos, retiré el tornillo pasante que sujeta las bieletas para poder acceder al otro tornillo pasante, el que sujeta el amortiguador por abajo. Llave vaso nº 17 y presión con el pie.

Biletas amortiguador   Bieletas

Cuando las bieletas están sueltas estas se descuelgan hacia el suelo y se puede acceder al otro tornillo que acabo de mencionar, el que sujeta el amortiguador. Opcionalmente se puede rociar toda la zona con algún desengrasante para no parecer un guarro si te da por hacer un tutorial.

Ahora hay que quitar el tornillo pasante que sujeta el amortiguador. Llave de vaso nº 14, un poco de fuerza y fuera tornillo. Si hemos tenido la precaución de limpiar la zona de trabajo no tendremos las manos llenas de mierda. No es mi caso, el quitagrasas de la cocina no es efectivo en cortos lapsos de tiempo. Me levanto y rocío las manos con el quitagrasas de la cocina.

Amortiguador

Nótese que señalo los tornillos de la izquierda: los del otro lado corresponden al vástago y no es el sitio correcto para aflojarlos porque la llave no hace mordaza y los podemos dañar. Extraermos el pasante y el amortiguador queda libre en su zona inferior.

Bieletas sueltas

Nos levantamos trabajosamente entre ayes y lumbalgias. Eso siempre y cuando no dispongamos de un elevador hidráulico en cuyo caso, no sé qué haces leyendo este tutorial porque se supone que ya eres un “pro”. Vamos a soltar el pomo del mando de pregarga. Este chisme es el que regula la “dureza” de la suspensión. Con él regulamos la carga a la que está sometido el muelle antes de trabajar (el muelle, se sobreentiende). Al darle vueltas a la rosca alargamos o acortamos la longitud del muelle y, por ende, su recorrido antes de hundirse. Influye un poco en la altura de la moto pero lo más importante es que, si está muy blanda, es decir, con poca precarga, la moto se va a mostrar bailona y si está muy dura, con mucha pregarga, nuestra espalda se va a resentir en los baches. Como este amortiguador me lo han hecho para mi peso (estoy en el ideal) y para mi altura (soy de estatura contenida), voy a estar en la gloria.

Llave de vaso, o de “pipa” que dice mi padre, y soltamos el pomo.

pomo de precarga

Ahora vamos a soltar el amortiguador por la parte superior. Como no tenemos ganas de desarmar media moto porque somos de naturaleza inquieta y hay más cosas que hacer, retiramos la caja de fusibles para acceder, en precario, al tornillo pasante superior. Está situada en el lugar donde aparece el recuadro rojo.

Zona superior del amortiguador

Aún con la caja suelta no es sencillo aflojar el tornillo porque hay muy poco espacio y, como he dicho, no estamos dispuestos a quitar más que lo imprescindible. Así las cosas, nos armamos de paciencia, de una llave de carraca con vaso del nº 14 y poco a poco, aflojamos con cuidado de que no se nos escape la mano contra el depósito con doloroso estrépito. No fue posible. Se oyen ayes y lamentos vacuos que se escapan, arrastrándose con una leve letanía murmurada.

Amortiguador

Una vez realizada esta operación y relativamente indemnes, extraemos el amortiguador viejo por el único lugar posible, por abajo. Como seguramente nos hayamos olvidado de soltar la presa que sujeta el cable del mando de la precarga, la soltamos , mirando hacia los lados a ver si alguien se ha percatado de nuestro lapsus. Estamos solos, nadie nos ha visto e interpretamos esto como un triunfo de la pericia.

Colocamos el amortigador viejo sobre la mesa de trabajo para que, si viene alguien a hacernos una visita, se de cuenta de que somos unos manitas de primera. No llega nadie. Interpretamos esto como un fracaso en la previsión de acontecimientos.

amortiguador_viejo

Ahora solo nos resta colocar el nuevo amortiguador siguiendo los pasos en orden inverso. Puede ocurrir que la cabeza no ajuste perfectamente en el hueco disponible. En ese caso tiramos de lima o lija y rebajamos un poco hasta que ajuste perfectamente.

Y ya tenemos la amortiguación trasera lista para, después de quitar toda la grasa de las manos, ir a la manguera más cercana provistos de quitagrasas y dejar la moto como una patena. Ah, sí, y dar una vuelta.