sidecar

Viajo en Moto como editores

Programa muy variado este 176. Después de la homilía con la que, en ocasiones, os deleito (desde la humildad), arranca un programa muy viajero y lleno de contenidos originales.

Anne France Deautheville

Ángel Sanz, editor de Interfolio Libros, ha decidido contar con todos nosotros para editar la versión en español de J´ai suiví le vent, un libro apasionante de Anne France Deautheville.

Si a ti también te parece que los que van por la vida en sidecar son gente peculiar, no te pierdas la entrevista a Pedro, un apasionado de estas máquinas que responderá a un montón de dudas sobre la conducción de motos con sidecar.

Nico “Ride me Five” sigue evolucionando por África. Ahora está un pco parado pero en África, aunque estés parado, sigues viajando.

Olga nos trae una entrevista que, estoy seguro, hacía años que tenía ganas de hacer. Tanto es así que se le ha ido la mano y nos ha recogido una entrevista enorme. No importa, saldrá en dos veces.

Rakatanga-Tours vuelve con Viajo en Moto, esta vez sí, y nos lleva hasta el Hotel Vilas, un palacio del Maharajá de Rajastán reconvertido para la hostelería. Allí, con el tataranieto del maharajá, siempre hay buenas fiestas. Creo que son mejores que las recepciones del embajador. Raúl siempre nos trae lo más granado de la India.

Para finalizar nos vamos con Julia y Gonzalo hasta Mongolia, hasta Ulan Bator… pero en una Honda CB de 125 cc. El que no viaja, desde luego, no es por falta de vehículo. No es necesario tener la moto más moderna, ni la más grande… solo las ganas… y el tiempo.

Y recuerda, que puedes colaborar con el programa haciendo tus compras desde nuestros enlaces de afiliado.

Educando en moto

 

Sucede, en ocasiones, que se dan una serie de circunstancias, que los astros se colocan en línea para que tengas el “santo de cara”. He de reconocer que tengo el “santo de cara” muchas veces y no me sonroja el reconocerlo. Este fin de semana ha vuelto a pasar.

Recibí un e-mail hace unas semanas. Venía de alguien del foro de Horizons Unlimited. En él, un motorista francés me preguntaba cosas sobre Asturias porque iba a empezar un viaje el septiembre con una Ural y blablabla. No le presté demasiada atención porque me pilló en plena vorágine del mes de agosto y no tenía yo el cuerpo para más fiesta.

Contesté y hubo un segundo mensaje. confirmando el viaje. Y un tercero confirmando la visita.

Y llegó Olivier con Zac, su hijo de nueve años en una Ural con sidecar. Y nos dejó a todos medio flipados.

Olivier es una de esas personas especiales que, en unos instantes transmite más que otros en toda su vida. Es de esos que crees conocer de toda la vida y de esos que, más que mirarte a los ojos, te inundan con una mirada cálida y llena de serenidad. Si, creo que está bien descrito: te sumerges en su mirada.

Yo, que no suelo ser fácilmente impresionable, quedé prendado inmediatamente. Me contó su proyecto de viaje, un año viajando con Zac por toda Europa y, a cambio, fui un buen anfitrión.

Visitas como las de Olivier me demuestran, una vez más, de qué pasta están hecha las personas que viajan en moto despreocupadamente. Y hacen que me sienta afortunado por poder recibirlos y formar parte, durante unas horas, de su viaje. De este modo yo también viajo con ellos.

Olivier, Zac… buen viaje.

Zac y Olivier.

Zac y Olivier.