El Motero Más Auténtico

Ser el más auténtico en algo es una especie de carrera de fondo. No se trata de ser el mejor, ni uno de los más buenos en el asunto en cuestión. Ser el más auténtico tiene otras connotaciones que van más allá de lo meramente pragmático. Quizá ese ir más allá en el concepto es lo que hace que esta cosa de la autenticidad sea tan difícil de explicar.

Porque… ¿Qué es ser “el más auténtico”?

Esa autenticidad, si nos vamos a un diccionario para aclarar ideas, sería algo que esta desprovisto de trampa, que no tiene visos de mentira en ninguna de sus acepciones y que, el que se hace merecedor del calificativo de auténtico, es verdadero hasta en lo más hondo de su ser.

Ciñéndonos al mundo de la moto, que es lo que a veces intentamos en este blog, si vemos, por ejemplo, a un tipo bien “plantao” sobre su moto “custom”, con todos los adminículos propios de lo que esperamos debe de ser un “born to ride”, se nos puede escapar aquello de “qué auténtico”. Es decir, lo acreditamos como cierto y verdadero.

Otro ejemplo: la moto de aventuras. Habrá quien, al ver la moto con pegatinas de unos cuantos países pueda pensar, “qué auténtica” y por extensión, que su dueño sea un “motero auténtico”.

Survival bike

Survival bike

La autenticidad como medida de lo motero. Pero esa autenticidad no es más que la extensión de una verdad individual. Es decir, yo puedo pensar que tal o cual motero es muy auténtico pero lo único que me lleva a pensar eso son las pintas del personaje en cuestión. Una moto llena de mierda, oxidada y que se cae a trozos, con un personaje barbudo y mugriento puede despertar algunos suspiros de admiración y llevarnos a pensar que es “un auténtico”.

Sin embargo la cuestión primordial es que medimos la autenticidad por algo tan poco poco auténtico como la apariencia, lo cual no deja de ser un contrasentido.

Aunque, eso es lo de menos. Aún podemos ir más allá y preguntarnos por qué alguien siente la necesidad de parecer y sentirse auténtico. ¿Por inseguridad en uno mismo? ¿Por el ego?

En primer lugar, sentirte como abanderado de lo auténtico te convierte, de forma automática, en una farsa, en un impostor. En segundo lugar, si eres auténtico sabrás que lo eres y no tendrás necesidad de demostrarlo, de lo contrario volverás al punto anterior.

Es decir, si te crees auténtico ya no lo eres y si lo eres nadie se entera y sólo serás auténtico para ti mismo, como todos.

¿Qué lío, verdad?

Aún podemos retorcerlo más.

Por qué alguien desearía ser “motero auténtico”? Quién, en su sano juicio, puede sentir algo “especial” por ser “motero”? Serlo no es más importante o especial que ser surfero, quadtrero o cocinero. Sentir más allá de eso y verlo como algo muy especial es como identificarse con un nacionalismo o una ideología de partido. No es más que marcar unas líneas, unos límites dentro de los cuales uno se siente protegido y superior a los demás. Sentimiento de tribu.

Exceptuando los casos más extremos de grupos que viven de, por y para la moto, entroncados, en ocasiones, con la delincuencia, el resto no somos más que gente variada con una afición común. ¿Es esto suficiente como para sentirse formar parte de un grupo?

Bien, admitamos que pertenecemos a ese grupo, somos moteros y, por ende, se supone que amamos unos valores supremos por encima de otras cosas. Ese “ser libre” tan traído y llevado, ese individuo a lomos de su motocicleta nacido para rodar y para ser independiente… Entonces… qué hacemos dentro de un grupo? En qué quedamos, somos libres e independientes o necesitamos sentir que formamos parte de una tribu?

Ni idea, pero tú y yo somos auténticos. Y moteros. Seguro.

18 comments on El Motero Más Auténtico

  1. julian dice:

    Autentico ni me siento ni lo pretendo
    Pero motero hasta la médula

  2. rococa dice:

    Yo lo veo mas sencillo que eso…El motero autentico puede ser aquel que huye de “divismo” apostando por la sencillez y la humildad,aquel que se hace sentir cercano a los demás,o ,tambien,aquel con el que se pueda hablar sin tapujos y no te retire la palabra.Lo demás…mero accesorio que viene dentro del envoltorio….

    Por cierto….hay tan poquitos…..

    1. Pero… eso no tiene nada que ver con ser motero o no. Hablas, más bien, de amistad, de empatía, de relaciones humanas…

      1. rococa dice:

        No exactamente,Roberto y mas cuando el circulo social gira en torno al mundo motero,tambien se podría comprender que lo autentico es el motero como tal y tambien extrapolable al autentico fontanero,autentico electricista,autentico etc,etc,etc… Tu ya me entiendes….

        1. Lo que pasa es que, en un oficio eres bueno, malo o el mejor pero “lo auténtico” siempre se circunscribe a aficiones o a asuntos en los que prima más la apariencia que otra cosa. Al fin y al cabo, andar en moto es un hobbie no una profesión.

  3. Koper dice:

    Rococa lo ha descrito muy bien. Al motero “de verdaz” le importan unos cojones los sponsors, o mas bien poco… va por su historia y poco mas. Es mas, los patrocinadores, si los tuviera, ya cuentan con la personalidad del personaje, valga la rebuznancia.

    1. No me refería al mundillo de los viajes sino a un concepto más amplio y difuso: lo “auténtico” en el mundo de la moto y lo vacío que resulta el término.

      Aunque es aplicable a muchos otros aspectos de la vida.

  4. Sergio dice:

    Joder que profundo el artículo, me ha dado que pensar en lo filosófico del tema a donde voy?con mi moto?con mi vida?nacemos solos y vivimos solos?la vida es un camino hacia la muerte??Anda ya Roberto!!Me voy a coger la moto que llego tarde al curro que al menos para los del trabajo soy un autentico motero cuando llego en mi BMW (2ªmano que conste) en las frias mañanas del invierno alicantino dicese entre 10º y 15º jajjaja 😉

    1. La reflexión, aunque personificada en el mundo de la moto, es extensible a cualquier otra cosa donde se hable de algo tan abstracto como la “autenticidad”.
      Por cierto, qué haces perdiendo el tiempo en internet antes de trabajar? jajajaja

      1. Sergio dice:

        shhhhh a ver si te va oir mi jefe!!;)

  5. Pablo Pérez dice:

    No me gusta mucho la palabra “motero”, me recuerda a futbolero, ¿no es mejor ser “motorista”?

    1. Buena pregunta. Yo creo que no es lo mismo motorista que motero. Como tú has dicho no es lo mismo futbolista que futbolero… para ser motero no es necesario tener moto 🙂

      1. micc dice:

        Y un motero sin moto, ¿es auténtico?.

        1. ¿Un motero sin moto? Según la definición oficial un “motero” es una aficionado a las motos así que, si, puede haber moteros sin moto. Ahora bien, por muy aficionado que seas a las motos, si no te subes en una difícilmente podrás ser motorista.

  6. Ismael dice:

    A mi, “motero” me suena a flipao, y “motorista”a benemérita.

  7. aeroffr dice:

    buenísimo, descrito a la perfeccion….hay mucho matao q se cree algo especial…jejeje

  8. aeroffr dice:

    Hace ya tiempo q me borre d motero autentico, mas q nada por lo q conlleva, basicamente obligaciones q siempre he odiado para empezar la d ir en grupo, en realidad hay mucho motero autentico q para demostrar su autenticidad tiene q hacer idioteces de las q luego el mismo se arrepiente, en concreto conozco a alguno q citais en vuestros post, q representa todo lo contrario a ser motorista.
    A pesar d haber conocido a impresentables de tal indole, sigo teniendo mi blog (www.xtrememototouring.blogspot.com) para intentar aportar mi pequeño grano de arena a la comunidad motorista y mas q nada como tributo a mi amigo desafortunadamente desaparecido JC Nokalkorretant, quien en los pocos km q llevaba recorridos fue mas motorista q muchos d autenticos, aventureros, overlanders, y cualquier vocablo nuevo, para describir a alguien q va enmoto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *