Enajenación

Como un caballo loco. Como un perro rabioso enjaulado. Está deseando salir a la carretera. La miro, desesperada, luchando con denuedo por escapar, aferrándose a una esperanza que se convierte en ira por momentos.
Un descanso mínimo y otro impulso.
Mientras la miro sé que no podrá huir jamás. Y que su sufrimiento sólo terminará cuando se acabe la gasolina.
Pero no puedo apartar la vista. Es hipnótico.
Vuelve a acelerar, rabiosa.
Está tan ciega por soltarse que ya nada le importa.
Creo que los dos sabemos como terminará esto.


Video von Gaskrank

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *