bricochapuzas

Podcast: Viajo en Moto con Emilio Scotto

Escucha”Viajo en Moto con Emilio Scotto” en Spreaker.

Emilio Scotto es una leyenda viviente para muchos de los que tenemos afición por el mototurismo desde hace años. Sus dos vueltas al mundo consecutivas, su récord Guiness, sus más de 270 países visitados en moto… son sólo la punta del iceberg de este argentino apasionado de los viajes. Además nos hablará de la publicación en español de su libro The Longest Ride.
Además de Emilio, Raúl nos sigue deleitando con los paisajes sonoros de India, poniéndonos los dientes largos y despertando nuestras ansias de aventura. En esta ocasión nos da nun paseo por los monasterios indios, tanto budistas como hinduistas.

Charly nos trae noticias frescas de la Baja California y nos anima a seguir atentos a lo que le depara su particular guionista. Las complicaciones en las pistas de la Sierra de San Pedro ya han quedado atrás pero seguro que vendrán nuevas aventuras.
Y despedimos a dos Mamuts que se van a a dar la vuelta al mundo desde Barcelona. Olga Ferro los entrevista y los somete a un quinto grado.
Finalizamos con una primicia, la presentación de Aventurerinos 2017, la cita de los humildes en Cangas del Narcea, en el occidente de Asturias.

Tutorial: cambiar el aceite a la moto

Aquí estamos con otro pequeño tutorial para animar a los motoristas y moteros a hacer pequeñas tareas en casa (además de planchar, poner la mesa y pasar el mocho). Hoy: Cambiar el Aceite.

Y no, no me refiero a nada que tenga que ver con el sexo sino a sustituir la “sangre” del motor de la moto cuando llega el momento. En mi caso el momento llegó hace justo siete u ocho mil kilómetros pero, circunstancias de la vida, no lo cambié hasta hoy. En la Suzuki vStrom 650 DL se recomienda cambiar el aceite cada 6000 km. Yo lo cambio cada 10.000. Y aún me parece poco.

En esta ocasión la cosa se alargó hasta los 12.000 pero he de decir en mi descargo que la máquina consume un poco y le voy añadiendo de vez en cuando o sea que se va “reponiendo”. Aquí los puristas pondrán el grito en el cielo y me dirán que eso está muy mal, que así no se alarga la vida del motor y no se cuantas cosas más. Responderé con una foto del cuentakilómetros de mi vehículo que marca 175.000 km. ¿A dónde quieren alargar la vida del motor? ¿Acaso no tengo derecho a cambiar de moto nunca jamás?

Vamos al lío.

Estas cosas y alguna más son las que vas a necesitar para la obra.

Aceite, filtro, llave para filtro y pegatina publicitaria

    Aceite, filtro, llave para filtro y pegatina publicitaria

Tomamos la pegatina publicitaria, quitamos el papel de protección y la pegamos en el “armario de la moto” que tenemos en el taller, garaje o galpón y que está lleno de pegatinas. Buscaremos un hueco.

Ahora empezaremos arrancando la moto para calentar un poco el aceite y que fluya como la mente de un monje budista en plena meditación. Para ello oprimimos el botón negro donde pone “start”. Oirás un ruido como de motor. Es el motor, no te alarmes. Mantenlo encendido unos minutos: tres, cinco, siete… tú verás.

cambio aceite moto

Aquí no pone “start” pero nos hacemos una idea. Este es el botón, te lo aseguro.

Desde que ha pasado un rato apagamos el motor pulsando el botón rojo que hay un poco más arriba del de arranque. Ahí lo ves, en la foto de arriba. Observarás que el ruido ha cesado y se produce un silencio incómodo. Tranquilo, canturrea “la gozadera” o una del Fary y el silencio desaparecerá por ensalmo. Quita el contacto.

Esta es la herramienta que yo uso:

Mannesmann M98430 – Maletín con llaves de vaso y otras herramientas (215 piezas, tamaño: 12x36x51 cm)

Maletín grande de 215 piezas de 1/4" - 6,3 mm, 3/8" - 10 mm y 1/2" - 12,5 mm
Elaborado con cromo-vanadio / acero especial
En maletines de plástico sólido con soporte especial para las puntas con cuadrado interior

Additional images:

Product Thumbnail

Price: 100,98

Buy Now

Ahora retira el cubrecarter. Si tu moto no tuviera cubrecarter puedes saltarte este paso pero yo, voy a quitarlo. No del todo, por pura vagancia extraigo los dos tornillos posteriores y dejo que se caiga al suelo, con estrépito, la parte trasera. De este modo se le cae un poco de mugre y se rompe el silencio incómodo.

cambio aceite moto

IMG_2646

Observa la cantidad de óxido y de mugre que tiene el cubrecarter. No te alarmes, es normal.

Ahora vamos a sacar el aceite, verás como fluye. Para ello desenroscamos el tornillo que hace las veces de drenaje del aceite pero antes habremos tenido la precaución de colocar debajo del cárter un recipiente para recoger el aceite usado. Hay que tener en cuenta que ahí dentro puede haber dos o tres litros de aceite así que obra en consecuencia y escoge uno con la capacidad adecuada. El tornillo igual tiene un nombre técnico mucho más molón pero nosotros le vamos a llamar “tornillo de drenaje”, así, en plan profesional.

Cuando esté a punto de salir te caerá un chorro de aceite en los dedos así que, si has calentado mucho el motor, te quemarás y romperás de nuevo el silencio. También puede suceder que, con el sobresalto y los improperios, se te caiga el tornillo en el interior del recipiente: no pasa nada, de ahí no sale solo y así evitarás perderlo.

cambio aceite moto

Este es el tornillo que vamos a quitar.

En la foto anterior puedes ver, en detalle, el tornillo de drenaje que vamos a aflojar. Recuerda que para aflojar un tornillo hay que girarlo en sentido contrario a las agujas del reloj. Si tienes reloj digital basta con que gires hacia la izquierda (el tornillo, tú no). Como este tornillo está boca arriba gíralo a la derecha. En caso de duda prueba en los dos sentidos y dale vueltas hacia donde notes que necesitas hacer menos fuerza.

Y pasará esto:

cambio aceite moto

¡Qué bello es fluir! Obsérvese el puro color negro que ha adoptado el aceite después de casi 13.000 km. de servicio.

Antes de que salga todo el líquido puedes optar por rebuscar entre el aceite usado y sacar el tornillo que se te ha caído. Conforme vaya ascendiendo el nivel de aceite en el recipiente te costará más trabajo encontrarlo.

Ahora puede ser el momento de mirar si has comprado el aceite correcto y si tienes un filtro nuevo o tienes que dejar el viejo. Si te has acordado de comprar uno nuevo, quita el viejo. Para ello tendrás que usar una llave de fleje para filtros de aceite, a la venta en el Amazon por seis o siete euros. Hay más tipos de llave, más cómodas y elegantes,sin duda, pero a nosotros nos gusta lo engorroso. Además esta sirve para cualquier medida de filtro y cuando la perdamos no nos va a dar ninguna pena.

cambio filtro aceite

Qué plasticidad y qué belleza ebúrnea! Apretamos el fleje de la llave alrededor del filtro. Ya sabes, para apretar gira el pomo hacia la derecha, hacia el mismo lugar que se cae tu ideología cuando vas haciéndote viejo. Una vez apretado el fleje gira el filtro hacia la izquierda…. Menudo lío ¿no? Primero apretar, luego aflojar… parece que estás ligando en una discoteca. Ahora se te resbala el fleje… eso es que has apretado poco. Vuelve a probar y gira la llave hacia la izquierda en movimiento levógiro.

Cuando se mueva verás que la llave no da la vuelta completa porque tropezará con alguna de esas cosas que hay repartidas por el motor y que no sabes qué son. Llegados a este punto afloja de nuevo la llave de fleje y vuelve a la posición inicial. Ahora vuelve a apretar la llave y repite la operación hasta que consigas aflojar el filtro con la mano.

cambio filtro aceite moto

La foto está desenfocada, bien lo veo, pero me daba pereza quitar el filtro nuevo para hacer otra foto

Ahora solo tienes que esperar a que salga todo el aceite. Es buen momento para fumar, echar unos vapeos o llamar a Charly Sinewan. Después de un rato todo el aceite habrá salido a ver el exterior. Trae un poco de serrín para poner el el suelo porque el cartón que has puesto de protección era, a todas luces, insuficiente.

Una vez consultado el Facebook y mostrado a todas tus amistades la pericia que tienes en esto de la mecánica de mantenimiento, abre la caja del  filtro nuevo y quítale el plástico de protección. Que limpio y que bien huele! Hasta parece que apetece comer en él. No lo hagas. Unta tu dedo en aceite y pásalo por la junta de goma, esto hará que no se deteriore la tórica.

Con el filtro en la mano atorníllalo en el lugar en el que estaba el filtro viejo que acabas de retirar. Recuerda, para apretar gira hacia la derecha. Apriétalo fuertemente con la mano, hasta que no puedas más. Ten cuidado de no hacer un esguince de muñeca que son muy malos de curar.

Cuando te parezca que ya no dispones de más fuerza y decidas apuntarte a un gimnasio el año que viene, usa la llave de fleje para darle un apriete final. ¿Cuánto? No se, lo que te parezca pero sin pasarte, no vayas a estropear la rosca y te salga una avería seria. Si no has apretado lo suficiente goteará un poco de aceite cuando caliente el motor y sabrás que tienes que darle más apriete, tampoco es el fin del mundo.

Mira qué pinturero queda el filtro nuevo.

Igual, en tus pesquisas por internet, ves algún filtro cromado. Si decides usarlo te ruego que no sigas, que olvides todo lo que has leído hasta aquí y que salgas de esta página de inmediato. Gracias.

cambio filtro aceite

Sólo te falta volver a llenar de aceite. Te recomiendo que no hagas pruebas para ver cómo suena el motor sin aceite o que, si te surge algún recado urgente en este momento, uses otro vehículo.

Ya casi está.

Coloca el tornillo de drenaje en su sitio. ATENCIÓN! Este tornillo tiene una arandela de aluminio, es superimportante que la sustituyas cada vez que realices un cambio de aceite. Yo no se la cambio porque la mía ya tiene ocho años y le he pillado cariño. Es un amor plano.
Como siempre, no te pases con el apriete pero tampoco te quedes corto. Estrena tu llave dinamométrica y dale un par de apriete de 21 newtons. Luego recuerda contarlo en Facebook.

Aquí tienes una llave dinamométrica muy vendida.

Tengtools 1492AG-E – Llave dinamométrica 1/4″ 5-25 Nm

DINAMOMETRICA 1/4 "
5-25 Nm
LONGITUD 277 mm

Additional images:

Product Thumbnail

Price: 48,40 44,34

Buy Now

cambiar el aceite

Busca el tapón de llenado y añade aceite hasta que esté en la marca “full” del ojo de buey. Puedes llenar un poco más porque el aceite no habrá entrado en el filtro y cuando lo haga bajará el nivel. Como cuando llevas discutiendo mucho rato con alguien en un foro. Ve a buscar más serrín porque estás poniendo el suelo perdido; tendrías que haber usado un embudo. Si quieres puedes añadir un poco de Metal Lube, te quedarás más tranquilo, la moto gastará menos aceite y correrá como un maldito engendro. Con 30 ml. por litro de aceite va que chuta.

aditivo metal lube

Ahora solo te falta arrancar la moto y calentar un poco el motor para que el aceite lo inunde todo como una marea roja en Rianxo. Deja pasar tres minutos (consulta el Facebook, Twitter, mira a ver si tienes correo electrónico y contesta los mensajes de whatsapp) y comprueba de nuevo el nivel. Si ves que falta añade hasta el máximo, no seas rácano.

Vuelve a poner el tapón.

Deja la moto tranquila hasta la primavera que no es tiempo de andar pillando frío por ahí.

NOTA. ¿Qué hacer con el aceite usado y el filtro? Lo metes en una garrafa y se lo llevas al cualquier taller del barrio, que estarán encantados de colaborar en la preservación del Medio Ambiente. No lo tires en el contenedor de aceites de cocina que es una marranez.

Otra Nota: Si quieres hacerte un buen lío  puedes leer mi artículo “generalidades sobre los aceites“, publicado hace algún tiempo.

Nota final: Si has llegado leyendo hasta aquí y te ha gustado, compártelo por ahí, que es bueno para esta santa casa posicionarse para resultar atractivos a un anunciante que nos apoye económicamente.

Tutorial: cambiar los rodamientos de dirección

Con 165.000 km, la vStrom venía necesitando un cambio de rodamientos de dirección. Los cojinetes originales duraron ocho años a pleno rendimiento pero todo tiene un límite. Después de pedir un par de presupuestos para este trabajo no conseguí que la cosa bajara de los 130€ que subían a más de 160 si escogía los rodamientos originales. Estaba resuelto a llevar la moto al taller cuando aparecieron, desde Bilbao, Roberto y Paco, dispuestos a hacerse cargo del trabajo.

Bajo tal advocación nos pusimos manos a la obra (sobre todo ellos) y comenzamos la tarea. Decidí colocar rodamientos cónicos, en lugar de los originales de bolas. Con esto se gana en estabilidad aunque la dirección irá un poco más dura.

Para realizar el cambio de rodamientos hay que desarmar toda la dirección de la moto. En la vStrom no es necesario quitar los carenados ni el depósito, se puede hacer con un poco de maña.

Lo primero que hay que hacer es quitar la rueda, las pinzas de freno y el guardabarros. también soltaremos el reenvío del velocímetro. Para ello ponemos la moto sobre el caballete central y la levantamos con unos calces, tal y como se aprecia en la foto. Hay calces más profesionales pero también los hay menos.

IMG_2539

Una vez tenemos desarmada la zona baja quitamos el manillar (no tengo muy claro que sea necesario). No hace falta retirar las piñas ni los cables. Se quitan los tornillos que lo sujetan y mueve hacia la zona delantera. Opcionalmente se puede sujetar con un “pulpo” elástico para evitar que se mueva. Las guías de los cables de acelerador, latiguillos y cables también hay que soltarlas para trabajar con más comodidad y no deteriorar nada.

IMG_2540

Retiramos la tapa del tubo de la dirección.

IMG_2541

IMG_2542

Después procederemos a retirar las barras de la suspensión. Para ello retiramos los cuatro tornillos que las sujetan a las tijas. Es conveniente guardar las barras de modo que no nos confundamos al colocarlas. La derecha tiene que volver a estar en la derecha y viceversa.

IMG_2543

La tija superior, una vez liberada, no hace falta sacarla, basta con retirarla un poco hacia la zona delantera. De este modo nos evitamos soltar todo lo que hay anclado a ella: el bombín del contacto y bloqueo, los cables, etc.

IMG_2544

Ya tenemos a la vista la tuerca y contratuerca que sujetan todo el conjunto a la moto. Aquí tenemos dos opciones: o usamos una llave especial para sacar las tuercas (es lo más recomendable) o sacamos las tuercas con un botador y un martillo pequeño. Luego, a la hora de montar no tendremos la posibilidad de controlar el par de apriete y es previsible que la tuerca quede un poco machacada. En mi caso, con una moto a la que seguramente no haya que volver a cambiarle los rodamientos porque reventará de vieja por otro lado, preferí no gastar los 34€ de la llave especial y resignarme a unas marcas en el interior de la dirección.
Nota: He visto que hay llaves más baratas, 12€

Pero no adelantemos acontecimientos, vamos a soltar la tija inferior. Hay que acordarse de soltar el latiguillo de freno, que va sujeta a ésta.

IMG_2547

Despiece de la dirección de la vStrom según en manual de taller.

Despiece de la dirección de la vStrom según en manual de taller.

Comenzamos a golpear suavemente con el botador de cabeza plana hasta soltar la contratuerca. Entre la contratuerca y la tuerca hay un freno que no es otra cosa que una chapa doblada.

IMG_2549

 

 

 

 

Barra de dirección

Detalle del “freno”

Una vez que retiramos las tuercas quitamos el guardapolvo de goma.

IMG_2552

Ya tenemos fuera la tija inferior. Con ella sale el rodamiento de bolas pero aún queda en el interior de la pipa de dirección, la pista, es decir el asiento de las bolas del rodamiento.

IMG_2554

Ahora sacamos el rodamientos superior. No es necesaria herramienta, sale con los dedos. También queda en el interior la pista correspondiente.

IMG_2555

Ahora hay que sacar las pistas. La situación ideal sería disponer de un extractor, una herramienta especialmente diseñada para ello. Pero no la tenemos. Así las cosas tiraremos de herramientas un poco más “brutas” pero igual de efectivas: martillo y barra de acero. La barra tiene un reborde que facilita la tarea de empujar las pistas al exterior. La zona en la que se aloja cada pista en la pipa de la dirección tiene un “rebaje” diseñado para poder golpear esos asientos o pistas sin deteriorar nada. Procedemos con golpes firmes y contundentes.

La pista inferior sale hacia abajo, golpeando desde arriba y la superior hacia arriba, golpeando desde abajo. Esta última es una tarea cansada.

IMG_2557

IMG_2561

Esta es una de las pistas. Se ven claramente las marcas que han dejado las bolas. Como éstas ya han creado un asiento la dirección hace como un pequeño” salto”.

IMG_2558

Una vez que tenemos las pistas viejas fuera hay que instalar las nuevas. Para ello engrasamos bien la zona con el objetivo de que las nuevas pistas se deslicen en su sitio. Es un decir porque no se deslizan: hay que meterlas a golpes, poniendo especial cuidado en que no se nos atraviesen y que entre por todos los lados a la vez.

IMG_2563

Después del engrase colocamos la pista nueva.

IMG_2586

Ahora toca administrar golpes certeros hasta que llegue a hacer tope. Obviamente no se puede golpear la pista directamente, hay que usar un sufridor. Como no teníamos un taco de teflón a mano usamos un leño de abedul pero podría usarse roble, castaño o lo que se tenga a mano. La cuestión es no estropear la pista y que entre por todos los lados a la vez.

IMG_2587

IMG_2591

Después de esta delicada operación de corte profesional y efectividad extrema, la pista ya está en su sitio pero aún tiene que entrar más. Para ello nos ayudamos del botador y poco a poco, con mucho tiento, vamos golpeando con un martillo pequeño hasta que hace tope. Una vez terminada la operación colocamos el rodamiento. No hay foto pero no parece que sea una operación muy complicada, sólo hay que posar el cojinete, bien engrasado, sobre la pista. Con la inferior hacemos lo mismo: La empujamos golpeando con el martillo y un sufridor hasta su sitio. Luego podemos terminar con el botador o, mejor aún, con un tubo de medida inferior a la pipa de dirección.

Estas dos fotos son de la parte inferior de la pipa de dirección.

IMG_2579

IMG_2581

Cuando haga tope en su sitio pasamos a la siguiente fase.

IMG_2572

Completado el asunto del pincho de media tarde nos centramos en quitar el rodamiento que nos queda y que está fijado en la parte inferior de la tija. Hay quien lo corta con una “dremel” pero nosotros optamos por sacarlo a golpes para evitar dañar el aluminio. No es tarea sencilla y hay que andar con tiento. De nuevo, si tuviéramos un extractor, la tarea sería mucho menos engorrosa pero, al igual que San Pablo, haremos de la carencia virtud y nos apañaremos con lo que tengamos: martillo y botador.

Arrancamos el guardapolvos sin miramientos y comenzamos la tediosa tarea de extraer el cojinete.

IMG_2566

Golpe, golpe, golpe… y lo que aquí se solventa en un par de fotos en la realidad nos lleva un rato largo. Cuando, por fin, extraemos el rodamiento , engrasamos bien el tubo de dirección y colocamos el guardapolvos nuevo y el rodamiento cónico. Al igual que con las pistas, si tenemos un tubo de la medida del rodamiento lo introducimos por la barra de la dirección y vamos golpeando hasta que el rodamiento llega a su sitio.

IMG_2567

Aquí el guardapolvos nuevo:

IMG_2571

Y ahora colocamos el nuevo rodamiento cónico. Primero una buena dosis de grasa…

IMG_2575

…y luego “p`adentro” con tiento. Cuidado que hay que llevarlo sin que se atraviese, todo a la vez y paralelo a la tija.

IMG_2577

Ya lo hemos llevado a su sitio y estamos en el punto de inflexión de la obra. Ahora toca volver a montarlo todo.

IMG_2578

Volvemos con la parte inferior de la tija a la pipa de dirección.

IMG_2593

Y, poco a poco, volvemos a poner cada cosa en su sitio pero en orden inverso a como lo hicimos antes.

La tarea de cambiar los rodamientos de dirección, más que complicada, es tediosa, sobre todo si no se dispone de las herramientas adecuadas. Hay que tener en cuenta que los rodamientos van metidos a presión y es necesario tener cuidado con que todo quede bien porque la dirección es una cosa bastante importante en la moto, no hace falta que explique por qué, supongo.

Yo solo no me hubiera puesto a ello pero con la inestimable ayuda de Roberto Navas y Paco todo ha sido muy fácil. Muchas gracias a los dos.

Lubricar el motor con plátanos

Desde muy pequeño recuerdo la anécdota de unos aventureros que se habían quedado tirados en el desierto con su Citroën 2CV. Contaban los chavales mayores, expertos ellos en motores, en sexo y en cientos de cosas más, que el coche de estos dos intrépidos overlanders se había quedado sin aceite y estaban abocados a una muerte segura. Yo, escuchándolos atentamente, me imaginaba las dunas de Sáhara, el calor axfixiante y el “dos caballos” abrasándose bajo un sol tórrido.

Según los instructores que nos guiaban a la vida adulta, a los dos arrojados conductores se les ocurrió llenar el carter con plátanos machacados: eso lubricaría el motor y así conseguirían salir de aquel atolladero. Y así lo hicieron. No sólo salieron de la situación sino que demostraron que el motor del Citroën era practicamente indestructible.  Después de esta anécdota, con pinta de leyenda urbana, solían hablar de una competición que había en Francia y que consistía en intentar volcar el 2CV en una curva muy cerrada. Hasta la fecha nadie había conseguido ponerlo patas arriba por mucha velocidad con que tomasen la “paella”.

Investigando sobre la anécdota, ésta aparece publicada bajo el título “Historias destacadas del Citroën 2CV” (Hoogtepunten huit de geschiedenis van de 2CV), o algo así, publicada en Bélgica en el año 1967. Según esta versión los hechos sucedieron en el desierto de Atacama y los plátanos fueron provistos por un “indiesito” que pasaba por allí. No estaban tan el peligro de muerte, por lo que se ve, si había movimiento de indios con plátanos en el bolso.

¿Pero, es cierta la historia de las bananas?

Los conductores del 2Cv eran Jacques Seguela y J.C. Baudot, estudiantes de medicina que en 1958 salieron de parís para lar la vuelta al mundo. recorrieron más de 100.000 Km. y pasaron aventuras de lo más rocambolesco que dejaron plasmadas en un libro: “La Vuelta al Mundo en un 2CV”. Actualmente está descatalogado y no he encontrado muchas referencias a la edición española de Plaza y Janés. No parece que en el libro se comente nada del tema.

Hay más versiones del “banaba affair”: se cuenta que un Volkswagen Escarabajo que participaba en un rally, el Bugazon en Baja California, se quedó sin aceite y un crío que pasaba por allí tuvo la idea de rellenar el carter con masa de plátano. Ni qué decir tiene que consiguieron terminar la etapa.

También se repite la misma anécdota con un camión del ejército en la Segunda Guerra Mundial. En en año 1976, en la revista Popular Sciencie, un lector preguntaba por ello.

¿Puede un motor funcionar con plátanos en lugar de aceite? ¿Tú que crees?

 

Lavado de la cazadora a presión

Los lectores habituales de esta página recordaréis que hace unas semanas tuve un incidente con un gato. Por si no os apetece leer la historia completa la resumiré diciendo que un gato se cagó en mi cazadora Dainesse, cosa que me dio mucho asco y me llenó de odio y rencor. Por si esto no fuera suficiente antes de la defecación usó la prenda, de Goretex para más señas, como dormitorio o cubil. El resultado de todo ello fue que la cazadora apestaba a gato, tenía una cagada en la zona de la espalda y estaba llena de pelos.  Hubo quien  dijo que el animal estaba enfermo, y que era vómito y no excremento, aunque creo que eso es irrelevante pues el resultado objetivo fue, vómito o mierda, más o menos el mismo.

Decidido a solventar la situación con métodos expeditivos se me ocurrió que, antes de meter en la lavadora la prenda, podría quitarle los restos biológicos del gato con agua a presión. Casualmente tengo una de esas máquinas hidrolavadoras por casa así que me puse manos a la obra. Después de quitarle las protecciones y el forro, colgué la cazadora y le metí presión en moto “chorro plano” y en modo “chorro fino”. Los pelos se resistieron durante un rato pero la masa, otrora viscosa y ahora de solidez pasmosa, salió con gran facilidad. Ya puestos, y viendo que la cosa funcionaba, estuve un buen rato dándole con saña, eliminando antiguas manchas de grasa, polvo saharaui y restos de asfalto. Parecía que el dicho  “no hay mal que por bien no venga” venía que ni pintiparado para la situación.

Pero no.

Poco dura la alegría en casa del pobre. Después de someter la cordura a desinfección violenta y un lavado y centrifugado en la lavadora, una vez en el tendal, me di cuenta de que el método empleado había sido demasiado expeditivo y el agua a presión había hecho mella en el tejido.

Aquí unas fotos que ilustran perfectamente la hecatombe.

Cazadora Dainesse

cazadora dainese

Así pues, queridos lectores, si alguna vez os caga un gato en vuestra ropa de moto procurad, primero, cazar al gato para que la cosa no se repita y segundo, no ser obsesivos con el agua a presión porque los resultados se alejan mucho de ser los esperados.

Cómo pulir la pantalla del casco para quitarle los arañazos

arcilla-blanca-para-limpiar-pulir-proteger-y-abrillantar-4649235z0Que se te caiga el casco, con ese sonido tan desagradable que todos conocemos, y que se te raye la pantalla al rodar por el suelo, es una desgracia en toda regla. Pero antes de desembolsar un dineral por una pantalla nueva prueba a seguir nuestros consejos e intenta pulir la pantalla por ti mismo. Verás que no resulta difícil y que aún puedes seguir con la misma durante un tiempo.

Para ello solo tienes que disponer de una Dremel (o la versión barata de imitación) y un bote de Arcilla Blanca, Robin, Pierre Verte o similar, una pasta limpiadora de uso doméstico.