Da igual que vayas en moto, caminando o a caballo. Los árboles hablan. Tan solo hay que saber escucharlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *