Los Motoristas Apandadores

Beagle Boys. CC WikipediaHace unos años que vengo publicando crónicas de viajes. Hay quien dice que lo hago por vanidad y por afán de protagonismo. O por puro exibicionismo, añadiría yo. Sea como fuere la página es mía y publico, más o menos, lo que me viene en gana. Hay textos mejores, los hay peores y los hay difícilmente soportables. Los hay cargados de razón, fundamentados o puros disparates atolondrados. 

Pero son míos. No se los he copiado a nadie, ni los he fusilado de otra página aunque, a veces, la tarea de documentación no quede suficientemente reflejada. Si hago una cita literal menciono al autor y si extracto algo de otra página, pongo el enlace. Creo que es lo correcto y el justo reconocimiento a alguien que ha escrito algo que me resulta útil.

Pero no todo el mundo opina lo mismo y hay quien siente un total desprecio por los que volcamos contenido propio en la red. Precisamente ayer me avisaron de la inclusión, en varios foros, de algunos artículos publicados en esta página. No pasa nada. Ni son obras maestras de la literatura ni pretenden llegar más allá de unos pocos cientos de lecturas en el mejor de los casos. A un lector le gusta uno de los escritos, lo copia y lo pega en su foro de cabecera. Nada sabe de licencias CC ni nadie se ha preocupado de instruirlo en cuestiones de ética básica: todo lo que sale en la pantalla de su ordenador, además de ser gratis, es de su propiedad, que para eso está en casa. Insisto, no pasa nada porque no hay afán de lucro ni mala voluntad.

Pero hace unos meses encontré uno de mis textos en otra página web orientada a esto de la moto y con varias secciones de carácter comercial. Hacía bastante tiempo que no la visitaba y, cuando entraba, me iba directamente al foro, de modo que ni siquiera sabía lo que se publicaba en la página principal. Sin embargo cuando, de casualidad, pasé por el "home" allí estaba una de mis crónicas de viaje ilustrando su blog como un colaborador más. No sería nada deleznable, más allá del mal  gusto de no notificar al autor la inclusión de su relato en página ajena. Sin embargo en esta ocasión ni siquiera habían citado el nombre del autor. De poner un enlace ya, ni hablamos. ¿Tanto trabajo cuesta, de paso que copias el texto, copiar la dirección de la página web original en incluirla al final?

Después de la sorpresa inicial me puse en contacto con los administradores de la página y les dije que, por favor, retiraran el texto. Además de afearles su comportamiento, por haber incuído el artículo sin mi permiso y sin poner siquiera un enlace, les comuniqué que mi intención era publicar un libro y que no era bueno que los contenidos anduviesen por ahí sin control. Lo del libro, en aquel momento era cierto. Se me pasó por la cabeza en varias ocasiones y, en una de ellas comencé a recopilar textos, a corregir, a darle forma. Hasta que me cansé y a otra cosa mariposa. Bendita inconstancia.

Continuando con el hilo. Cuando los administradores recibieron el mensaje me contestaron, cada uno por separado, con sendas misivas incendiarias. Me acusaban de haberme aprovechado de su foro para labrarme un nombre y, ahora que ya era famoso, olvidarme de ellos. También me decían que iban a prohibir poner firmas con enlaces a páginas web en los mensajes del citiado foro y que después de la cantidad de crónicas que había publicado en su página yo era, poco menos que un sinvergüenza por no permitirles colgar una de ellas. Lo cierto es que yo nunca colgué una crónica completa en ningún foro, si acaso un pequeño extracto y un enlace a la página en que está publicado. No me parece que los foros sean el lugar adecuado para colgar crónicas. No solo por la extensión y lo poco atractivo del formato, sino porque no eres dueño de lo que has escrito, al menos en cuanto al soporte se refiere. Para eso se han inventado los blogs y las páginas personales.

Para rematar, los dos administradores flautos, me dicen que no saben por qué he tardado tanto tiempo en decírselo, insinuando que había dejado el texto en su página web para hacerme aún más famoso. Pero cómo coño me voy a hacer famoso si no ponéis mi nombre ni la dirección de mi página web? Tais tontos?

Me parece muy loable que estas personas quieran ganar dinero y rentabilizar las horas que invierten en la gestión del foro pero lo que ya no me parece tan admirable es que, en la página "escaparate", en la que venden merchandising, productos de y para la moto, o ejercen de agencia de viajes organizando rutas, inserten textos ajenos sin permiso para hacerla más atractiva y fidelizar al cliente potencial.

Encima ni siquiera era una de las mejores crónicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *