opinión

60 libros de viajes en moto

image

Muchos me preguntáis por tal o cual libro de viajes en moto y cuales recomiendo de toda la oferta actual. Yo, más que recomendar o hacer de guía iniciático puedo decir lo que a mi me gustó, lo que me agradó menos o lo que, directamente, me parecía infumable. Tenéis una buena muestra de ello en las críticas que escribo sobre alguno de los libros pero claro, eso no significa que se sean buenos o malos, solo es el reflejo de mis “gustos literarios”.

Poco a poco me voy haciendo con una buena colección de libros de viajes en moto que, si bien es algo ínfimo en comparación con la de Bernd Tesch, tampoco persigo hacerme con una estantería llena de publicaciones de este “subgénero”. Si quieres comprar alguno de estos libros puedes hacerlo a través de esta misma página.

Los he nombrado, más o menos, según están en el estante, es decir que no llevan orden de ningún tipo. Y los he leído todos, algunos con un considerable esfuerzo por mi parte. Si habéis leído alguno os agradecería que dejarais vuestra opinión en los comentarios para intercambiar puntos de vista y pareceres.

Motoristas egregios y fans irredentos

No duda uno, en ocasiones, en sentir admiración por personajes que, a pesar de ser reales, viven en nuestra imaginación. Personajes a los que moldeamos a nuestro antojo y a los que atribuimos cualidades que, ni de lejos, tienen cuando nos enfrentamos a la persona de carne y hueso.

Read More

¿Por qué escribo tutoriales?

cropped-logo-sepia.jpg

Me comentaba en Twitter un amigo, en tono jocoso, que si ya era un experto para hacer tutoriales por haber cambiado el amortiguador una vez. En realidad no había leído mi último tutorial porque, tal y como explicaba, ya era la segunda vez que cambiaba el amortiguador trasero.

La pregunta, a pesar de ser una broma sin mala intención, me dio que pensar. ¿Por qué hago tutoriales? En realidad no me dedico a ello, simplemente, cuando hago alguna tarea inusual en la moto, a veces la documento, sin que a eso se le pueda llamar tutorial en sensu stricto, aunque luego me permita la licencia de llamarle “tutorial”. En otra de mis páginas también hice varios de estos “reportajes educativos” por llamarlos de otro modo. Manejo de mapas, creación de contenidos en la nube y otros temas de corte profesional. Tampoco soy  un experto en esos temas pero los domino con la soltura suficiente como para explicárselo a cualquiera.

No me autotitulo experto como tampoco me autotitulo aventurero, pero hay cosas que sé hacer y no me produce rubor decir que sé hacerlas. Puedo ser muy humilde si me da la gana pero lo que no tengo es falsa modestia.

Volviendo al tema, ¿por qué hago tutoriales, sin ser experto?

Considero que compartir conocimientos es algo inherente al ser humano. Nos define como especie y ha posibilitado que hayamos llegado al lugar en el que estamos ahora. Internet vino a democratizar el conocimiento, a posibilitar la tarea de compartir el saber popular y experiencias de forma masiva sin la intermediación de terceros que coartaran ese trasvase informativo. Yo me sumé a la red de redes en el año 1994 y desde entonces me he dedicado a compartir mis conocimientos y los de otros a través de los distintos medios que había disponibles en cada momento. Estoy imbuido de ese espíritu pionero de la Internet de entonces y creo en la utilidad de la red más allá de vender objetos. Si quitamos de la ecuación a los millones de personas que volcamos contenido (sea más o menos útil) ¿qué es lo que nos queda? Escaparates, vendedores de productos a una masa acrítica que no obtendrá más información que la que le quieran dar las grandes corporaciones con el único objetivo de obtener beneficios.

¿Por qué hago tutoriales? Porque, los que verdaderamente son expertos no los hacen. Así de sencillo. El especialista en equilibrado de neumáticos no te contará los secretos de su trabajo, como tampoco lo hará el experto en muchos otros “secretos” de la mecánica. Siempre habrá una disculpa: no sé hacerlo, no sé transmitir, no escribo bien, no tengo tiempo… o no me da la gana de enseñar a los demás las cosas que yo sé. Nada que reprochar, faltaría más que cada uno tuviera que explicar todo lo que sabe en la red…

Pero lo que está claro es que, sin todos los creadores de contenido esto de internet sería un lugar inútil, un catálogo enorme en el que no habría nada de utilidad. Los más antiguos recordarán como era Infovía, la red precursora de Internet en España: un burdo escaparate dedicado a empresas que murió por su propia inutilidad.

Así que, si me permiten, seguiré haciendo tutoriales, haciendo podcast, contando mis desvaríos y compartiendo mis conocimientos porque, por exiguos que sean, siempre habrá a quien le resulten de utilidad. Y no solo eso, animo a todos a compartir sus conocimientos en la red, a dar la receta de la tarta de la abuela, a enseñar a encuadernar un libro o a explicar cómo se cambia un amortiguador de una moto.

El poder de las chicas

motorcycle_chick_sketch_by_jamescreationsEn estos tiempos en los que se habla tanto de machismo, de sexismo y de igualdad, nadie queda fuera de alguna etiqueta. El mundo de la moto no es ajeno a estas desigualdades y todos sucumbimos al separar por sexos ciertas actividades. Pongamos un ejemplo.

Tienes un viaje en mente, uno de esos viajes en moto dignos de patrocinar pero que necesitan tener detrás unos cuantos miles de seguidores que avalen tu proyecto a la hora de ponérselo delante a cualquier empresa. Tienes tu moto, tu idea y todo lo necesario para salir a conseguir el dinero pero, chico, la cosa cuesta trabajo: te dan con la puerta en las narices en todas partes. Ah, espera, que eres una chica… la cosa cambia. No solo escucharán tus propuestas (a veces con cara de querer follarte) sino que vendrás avalada por un montón de miles de seguidores que lo son por el único hecho de que seas una mujer.
El mismo viaje necesitará cuatro o cinco veces más apoyos, más seguidores y más gancho si quien lo va a realizar en un hombre. Así son las cosas. Da igual que te avalen lustros de experiencia, que hayas viajado haciendo el pino en la moto o que tu proyecto sea de mucha más calidad: si eres un tío procura que tu competencia a la hora de conseguir patrocinios no sea una mujer porque lo vas a tener crudo.

Una vez en marcha, si quien maneja la moto es una fémina, su penetración mediática va a ser infinitamente superior que si el que conduce es un hombre. No hace falta juzgar la calidad del trabajo, ni siquiera me planteo eso. Los dos pueden hacer lo mismo con igual solvencia pero la repercusión de lo que haga la chica va a se mayor. Y esto es machismo. Ese tipo de machismo que algunas fomentan y del cual se aprovechan sin ningún tipo de rubor porque, en este caso, ser tía es una ventaja. Es el machismo de los que que se hacen seguidores de un tía, simplemente, por que está buena. Da igual si su proyecto es más o menos atractivo, si nos lo cuenta con mayor o menor gracia: ella es mujer y eso es motivo suficiente para seguirla aunque su trabajo sea mediocre.

¿Qué pasa con esto? Pues el primer daño es para la protagonista, que siempre tendrá la duda de si la siguen por lo que dice, por lo que hace o por sus tetas. El segundo es para quien tiene un proyecto de viaje serio y atractivo, que va a quedar eclipsado por el relumbrón de la feminidad. Y el tercero es para toda la sociedad, que seguimos persiguiendo culos y tetas desde que el mundo es mundo y nunca llegaremos a una sociedad igualitaria.

Yo lo tengo muy claro: hombres y mujeres no somos iguales, nunca lo seremos y, mientras nosotros tengamos en nuestra impronta genética la necesidad atávica de echar un polvo, las relaciones entre hombres y mujeres seguirán, básicamente, igual. Por caminos cada vez más civilizados, desde luego, pero con los mismos objetivos de siempre: ellas siendo conscientes de su poder y nosotros creyendo que lo tenemos.

Carta Abierta a los Aventureros Mayúsculos

Carta abierta a todos los moteros aventureros que quieren ser los primeros en lo que sea:

El ser humano además de, por regla general, tener el deseo de agradar para sentirse seguro dentro de la tribu, hay veces que tiene la necesidad de trascender. Algunos lo consiguen por tener dotes especiales para una u otra tarea. Escriben una obra maestra, consiguen descubrir la penicilina o inventan la Internet. Otros, los que somos más mediocres, tenemos que conformarnos con no trascender más allá de unos límites constreñidos que conciernen a familia y amigos. Algunos ni eso. Pero hay un tercer grupo que intenta destacar haciendo lo que sea, aunque ese “lo que sea” esté basado en el engaño y la autopromoción de gestas que no son tales. Estoy hablando de los Grandes Aventureros y Aventureras.

Una aventura, ciñéndonos a una descripción más o menos fiable, es un suceso extraño o poco frecuente que es emocionante y que entraña algún riesgo, creo que ya lo había comentado en otra entrada de este blog. Según esta definición, el hecho ha de estar perlado de acontecimientos inusuales y con cierta dosis de riesgo.

Si unimos la aventura con la necesidad de trascender nos encontramos, en el acotado mundo de los viajes en moto, con toda una caterva de personajes que nos quieren vender su aventura particular como la gran gesta del siglo XXI. En este punto habrá quien diga que si ellos quieren vender yo tengo la facultad de no comprar y que sobra toda crítica. Pues no. Desde el momento en que sometes tu aventura al juicio público (y lo haces en cuanto publicas algo) estás expuesto a que tipos como yo examinen todo lo que haces y te critiquen de forma despiadada. Se siente.
En esa “venta” de la aventura tienen cabida exageraciones e hiperbólicas mentiras de todo tipo. En ese periplo publicitario se tiende a cometer excesos y a magnificar el proyecto como si los protagonistas estuvieran dotados de superpoderes.

El público, los aficionados a los viajes e incluso, los que no tienen ni idea de esto, leen los detalles del proyecto y se preguntan en qué especie de universo paralelo vivimos el resto de los mortales para comulgar con semejantes ruedas de molino. ¿Quieren ustedes, aventureros de pro, que pase por aventura su viaje en una moto de 15 o 20.000€, cargada de tecnología, con teléfono vía satélite, con seguimiento en tiempo real y con, pongamos, 3.000€ en el bolsillo? El mundo está globalizado y todo está mucho más cerca de lo que lo estaba hace cincuenta años, no me vengan con milongas.

Ya lo dijo Fabián C. Barrio: “una aventura es lo que vive la gente que cruza todos los días la Moyale porque viven allí”. Una aventura es atravesar a pie el Norte de África, desde Costa de Marfil hasta Italia, para encontrar un empleo de mierda recogiendo naranjas. Una aventura es bajar todos los días del año a una mina de plata en Potosí para llevar a casa un sueldo exiguo cada semana. Lo que ustedes hacen no es una aventura, es un viaje de negocios.

Quieren hacernos creer que su viaje, con toda la tecnología y las dosis de seguridad correspondientes, pase por ser un hecho insólito y digno de admiración. Y aún podemos ir más allá si le añaden eso tan mentado de ser “los primeros en”. Recuerdo, cuando era niño, que también me hacía ilusión ser el primero en hacer algo. Cada vez que nevaba en el pueblo salía temprano a pisar nieve virgen y me decía a mi mismo que era el primer ser humano en pisar esa nieve. A partir de aquel hecho insignificante, una huella en la nieve, me convertía en el primero y ya no habría nadie en el planeta que pudiera hacerlo de nuevo. Podrían volver a pisar, pero no la nieve virgen que yo había pisado porque mi huella ya estaba allí.

Ser el primero en algo, si no va acompañado de una dificultad especial, que entrañe peligro y cierta dosis de riesgo, no significa nada. Al igual que yo fui el primero, miles de veces, en pisar nieve virgen sobre la que no pisaría otro pionero, hacer algo por primera vez no tiene por qué conllevar un mérito especial que los demás tengamos que admirar.

Me encantan los viajes en moto, lo míos y los de los demás. Me gusta ver a otras personas en moto que me descubren paisajes e historias pero no soporto a los impostores, a los que quieren hacerme creer que su viaje es único y una gesta de proporciones homéricas. Eso puede estar bien para la prensa generalista o para vender el proyecto y conseguir patrocinadores externos pero, créanme, dentro del mundillo de los viajes en moto, los aficionados se ríen de ustedes.

 

Seis rutas sobrevaloradas

Internet está lleno de recomendaciones de todo tipo: que si los pueblos más bonitos, las ciudades más hermosas, los mejores destinos para ir de fiesta, los mejores restaurantes… Somos adictos a las listas y nos encanta saber qué es lo mejor, aunque sea a través de la opinión de los demás. Necesitamos que nos digan qué es lo más exclusivo y atractivo para no ir contracorriente por aquello que hablábamos de sentirse aceptado por el grupo.

Pero ¿son los lugares de esas listas lo que nosotros estamos buscando? A veces lo que es bueno para los demás no lo es para nosotros. Con frecuencia, visitamos lugares que hemos visto en la red y que, por una foto retocada, nos parecen espectaculares.  No son menos las veces en las que estos lugares nos desilusionan porque no cumplen con las expectativas que habíamos generado.

Pego de Inferno en Tavira

Hace unos días mi amigo Fran Brighton colgaba unas fotos en Facebook en las que contrastaba el enfrentamiento entre la cruda realidad y las expectativas emocionales. El Pozo do Inferno de Tavira, en Portugal, pasaba de ser un lugar mágico por mor del retoque fotográfico a convertirse en una poza infecta.

A mi también me pasa. He visitado sitios que parecían espectaculares y que no resultaron ser más que un triste “bluf” bajo el prisma de mi cámara de fotos porque, sabed amigos, que la realidad no tiene filtros. Bajo este barniz de desilusión vamos a desmitificar algunas de las carreteras que aparecen en os típicos listados de lugares por los que merece la pena pasar.

1- Carretera del Atlántico

Esta carretera noruega es una de las más fotografiadas y más mitificadas del mundo. Se nos presenta como una ruta emblemática digna de recorrer, tanto por sus paisajes como por el peculiar trazado que discurre entre islas e islotes separados por puentes de extraña belleza.
La realidad es que el tramo “espectacular” de la carretera no llega a tres kilómetros en los que nos encontramos el famoso puente curvo Storseisundet, uno de los ocho que conforman la ruta. En mi opinión es una carretera sobrevalorada cuyo principal atractivo reside el los paisajes espectaculares que hay para llegar allí. La Carretera del Atlántico en sí misma no es para tanto.

2- Pesso de Régua. La mejor carretera del mundo

La empresa de alquiler de vehículos Avis nos sorprendía hace algún tiempo con un estudio en el que se afirmaba que la mejor carretera del mundo para conducir estaba en Portugal.  Se basaron en una serie de parámetros que fueron elaborados por un diseñador de montañas rusas, un físico cuántico y un diseñador de circuitos.

Si bien la carretera N-222 desde Pinhão a Pesso da Régua discurre por paisajes hermosos, no tiene el trazado único que me esperaba y desde luego, está muy lejos de obtener un título tan pretencioso como el de “mejor carretera del mundo”.

3- La Costa Azul. Cannes

Rotondas, atascos y paisaje humanizado en cada recodo es lo que nos nos vamos a encontrar en este tramo icónico de la Costa Azul. hay que decir que gusta porque lo dice todo el mundo y nosotros no queremos ser bichos raros pero lo cierto es que tanto glamour aturulla. Aquí se confunden y entremezclan las campañas publicitarias del correspondiente departamento francés con los aires de exclusividad a que nos tiene acostumbrado el cine y el famoseo de las revistas del colorín. Si hablamos única y exclusivamente de la carretera, de la ruta, esta es otra de las que muchos viajeros evitan por lo engorroso de atravesar la zona.

4- El desierto del Sáhara

Tentados de emular a Laurence de Arabia, aunque sea en otro desierto, nos adentramos en la carretera de Senegal, la que va desde Marruecos hacia el sur atravesando el Sáhara Occidental. Vamos pensando en playas enormes y carretera con encanto al lado del mar pero lo que nos encontramos es un coñazo de ruta recta en la que el mayor atractivo reside en salir pronto de allí. Kilómetros y kilómetros de aburrimiento total, rodeados de piedras y con el mar en la lejanía, sumido en un manto de bruma y polvo. Por fortuna el tráfico es escaso y las molestias que causa el olor a pescado podrido de los camiones, pasajero.

5- Ruta de Don Quijote

Me caerá la del pulpo pero, aún a riesgo de parecer antipático, me cuesta trabajo encontrarle atractivos espectaculares a esta ruta. Si restamos la belleza visual de los típicos molinos de viento nos quedamos con una carretera recta en la mayor parte del trazado que no ofrece, apenas, singularidades. Si además sumamos el nulo atractivo de una urbe anodina como Ciudad Real, completamos un cuadro que únicamente está destinado a dinamizar una zona deprimida desde el punto de vista turístico.

6- Ruta das Rías Baixas

A pesar de ser un enamorado de Galicia y de las Rías Baixas, he de reconocer que la carretera costera tiene un atractivo nulo. A un paisaje humanizado hasta el hastío hay que unir el intenso tráfico de verano y el famoso “feismo” gallego. Eucaliptos, abandono y escaso interés por la estética cuidada es lo que nos vamos a encontrar en este rincón de España que podría ser sublime. Por fortuna, aunque la carretera no ofrezca grandes incentivos, toda la comarca goza del encanto de sus gente, de ese cariño tan gallego y de esa hospitalidad que caracteriza a toda la región. Y los precios.

Ejemplos como estos los hay a patadas, no solo en rutas sino en paisajes, monumentos y cualquier otra cosa sometida al dictado de la publicidad y que tenga que ver con el turismo. Lo que recomiendo es que no hagas ni caso a este artículo y vayas a ver por ti mismo esos sitios emblemáticos para comprobar con tus ojos si responden a las expectativas que te creaste.

Consejos para lanzarse al viaje

Alejandro y Guada, llevan 14 años viajando en moto de forma ininterrumpida. Son muchos años dedicados a la ruta y a la moto. Desde una isla de Venezuela, me enviaron este texto con la esperanza de animar a la gente a viajar, a romper con sus miedos y lanzarse a la carretera.

Lo publico para que le sirva de inspiración a aquellos que dudan, a los que están esperando que alguien los empuje para dar el primer paso.


Ale_y_guada

¡Hola, amigos apasionados por las motos y los viajes!

Somos Alejandro Conde (Cuco) y Guadalupe Acuña, esos que andamos por el mundo en moto desde el año 2002 hasta la fecha. En esta ocasión queremos compartir con ustedes un poco de nuestra humilde experiencia, la cual hemos adquirido a través de todo este tiempo.

Nos atrevimos a escribir estas líneas con una sola finalidad: ANIMARLOS A HACER KILÓMETROS EN SUS MOTOS.

No importa el destino, tiempo estipulado o incluso el presupuesto, que tengan en mente. En realidad lo importante es que: sobre dos ruedas conozcan el mundo.

Mentaliza y proyecta: El viaje que siempre has querido.

Verás que es muy fácil. Al final de cuentas solo tienes que subir a la moto y salir.

Lo ideal sería que no perdieras tu valioso tiempo dando explicaciones o compartiendo tus planes con la gente; ya que seguramente trataran de echarte a perder la fiesta. La mayoría de las personas suelen no entender a los que disfrutamos de andar en moto. Y como ya sabrán de antemano, cualquier cosa que gire alrededor de la moto será visto con recelo, especialmente un viaje. Al compartir tu plan de viaje, lo más probable es que te digan que estás loco, que fracasarás, o simplemente trataran de manera inconsciente de contagiarte sus miedos. Eso es peligroso, especialmente si eres una persona a quien le preocupa la opinión de los demás… porque terminarás contagiándote de esos temores ajenos. Mantén cerrada la boca y avisa cuando se acerque la fecha de partida. Te aseguro que te ahorras muchos dolores de cabeza. Habrá personas a las que tarde o temprano tengas que contarle sobre tu proyecto de viajar en moto. Me refiero a personas muy cercanas a ti, como la pareja o la familia. Pero aún así, te aconsejo que le avises cuando tengas casi todo armado.

Si quieres invitar a una persona en especial, y esta duda en formar parte de tu aventura; no te limites por su indecisión. Que una respuesta afirmativa o una negativa; no sea motivo para posponer o dejar de lado tu plan de viajar.

NO NECESITAS LA APROBACIÓN DE NADIE. HAZ LO QUE TANTO ANHELAS. DE LO CONTRARIO SE TE PASARÁ LA VIDA… EL EGOÍSTA NO ERES TÚ, SINO EL QUE NO TE APOYA.

Entre adultos todo está claro, pero es verdad que un hijo, cambia el panorama y la prioridad de un viaje. Pero hay una buena noticia: Tu hijo crecerá, se independizará y entonces será tu tiempo de realizar ese tan esperado viaje.

 “Un motociclista no necesita vestirse de negro o portar un chaleco para que lo reconozcan. Un motociclista se conoce porque siempre está arriba de una moto”… Alejandro Conde (Cuco)

Tu viaje, no tiene que ser UNA VUELTA AL MUNDO ni un viaje que dure años. Esto, no hace a una persona más motociclista que otra… No se trata de una competición absurda. Cada viaje es único; y aunque mucha gente ruede sobre el mismo camino, las vivencias personales serán las que marcaran la diferencia. Lo más importante del viaje eres tú; encima de tu moto, en cualquier arteria del planeta.

Las personas solemos olvidar una cosa de manera constante, y es: Vivir la vida. “Vivir” es disfrutar el presente. Recuerda que estás vivo y que solo lo que experimentas por ti mismo es real. Los viajes de otros solo deben servirnos de inspiración.

“La pasión por la moto no se mide en centímetros cúbicos”… Alejandro Conde (Cuco)

Hacer 100 kms por tu provincia y sobre tu motito de 50cc, es más emocionante, que dar 10 vueltas al mundo en una super moto 1200cc, pero de manera virtual… No podemos quedarnos detrás de un ordenador toda la vida viajando a través de terceros y especulando sobre esto o aquello. Sal de tu guarida y experimenta la sensación de libertad por ti mismo.

Arréglate con lo que tienes. Que no te importe lo que los demás digan. Pues hacer lo que quieres siempre despertará uno de los 7 pecados capitales: la envidia. Y no olvides una cosa: Tu moto, debe ser un motivo de orgullo, pues solo tú sabes el esfuerzo o historia que hay detrás de ella.

RECUERDA QUE HAY MUCHOS VIAJEROS CON MOTOS DE CILINDRADAS PEQUEÑAS Y EN PÉSIMAS CONDICIONES. PERO QUE HAN HECHO MILES DE KILÓMETROS POR EL MUNDO.

 “Conforme hago kilómetros, me doy cuenta de que: Yo no hago la ruta, ella me hace a mi”… Alejandro Conde (Cuco)

No se quemen la cabeza en las cosas que tienen que llevar. Usen su sentido común y si algo les falta, será una lección aprendida. Con seguridad en su siguiente viaje irán mejor preparados. No hay un manual para formar MOTO VIAJEROS. Lo importante es ir en busca de aventuras y vivencias propias.

La vida es simple, y los únicos que complicamos las cosas, somos nosotros mismos.

Aún así, voy a hacer hincapié en algunas cosas que se necesitan para tener una buena experiencia de viaje, especialmente si es el primero.

1-Documentos en regla, bien protegidos y en un lugar seguro. Yo por ejemplo los llevo en una caja de plástico con tapa, de esos donde llevamos la comida al trabajo.

2-Asegúrense de no olvidar sus herramientas. Y les sugiero que al menos aprendan a cambiar una rueda y a controlar el aceite de su moto.

3-Lleven agua (al menos unos 3 litros) y comida, ya sean latas o un mini kit para cocinar. En ocasiones el dinero no es suficiente para adquirir alimentos: especialmente un domingo, un día feriado, o en un lugar apartado. Recuerden ese dicho: Estómago lleno, corazón contento.

4-Una tienda de campaña es indispensable, tanto si vas a acampar o por si tienen que pasar una noche por ahí. Hay zonas donde los hoteles no son comunes.

5- No olvidar una buen saco de dormir, porque pasar calor puede ser molesto, pero pasar frío es una mierda.

TODAS ESTAS SUGERENCIAS TE SERÁN ÚTILES EN TU VIAJE, YA QUE HAY QUE TRATAR DE SER LO MAS INDEPENDIENTE POSIBLE, ASÍ GARANTIZAS TU LIBERTAD DE VIAJE.

Si quieres parar en mitad de la montaña a disfrutar de una noche maravillosa y estrellada, o si alguien te invita a acampar en su finca, estarás listo para esa experiencia. No hay nada más frustrante que decir:

“Si hubiera tenido tal o cual cosa ese día, hubiera pasado un día maravilloso en x lugar…”

“Que la escasez de medios no sean un obstáculo para lograr su objetivo”…

El mejor medio para lograr algo es la voluntad.

Si tu viaje es corto: de ida y vuelta, todo será más sencillo, pero no quiere decir que sea menos importante.

Disfruta del lugar, y no te frustres por cosas secundarias como una comida exótica, un servicio poco eficiente o cualquier cosa que sea diferente a lo que estas acostumbrado. No olvides que la diferencia que encuentras a cada kilómetro es lo más sorprendente e enriquecedor de un viaje. Si eres de los te quejas por todo, tienes dos opciones: o te adaptas, o te quedas en tu casa. Si viajas acompañado no le jodas el viaje al otro con tus comentarios. Es mejor cerrar la boca y evitar discusiones absurdas. Es incómodo escuchar a alguien que ve solo cosas negativas a su alrededor. Si te contagias de negatividad: Respira profundo, relájate y ve el lado positivo de cada situación.

Si lo que deseas es viajar por un tiempo considerable y no cuentas con mucho dinero te voy a dar un consejito más: marca una fecha para salir, junta el dinero que puedas, y sal sin ningún temor. El verdadero viaje comenzará cuando cruces la frontera de tu país. No temas, porque el mismo viaje te irá marcando las pautas para continuar. Es un error dejar pasar el tiempo, aferrándote a la idea de hacer el colchón financiero o esperando la respuesta de un posible patrocinador.

No esperes a ser la estrella viajera de una serie en un canal, porque es limitarse a una sola posibilidad. Existen medios más sencillos para sobrevivir en un viaje: tocar un instrumento musical en una plaza por monedas, contar chistes con un altavoz en un semáforo, vender sándwiches o calcomanías en un parque, que sé yo, hay un millón de opciones en el mundo para vivir de manera honesta.
El hombre es un ser con una capacidad de adaptación maravillosa; y es precisamente la necesidad lo que logra desarrollar nuestra creatividad. Después de un tiempo te darás cuenta de una cosa: “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”.

Hay que liberarnos de los prejuicios absurdos. Normalmente en otro país tú eres un perfecto desconocido y es genial porque te   pones a prueba constantemente. Allá, en el culo del mundo no eres el Dr. Fulano de Tal, o el Lic. Juan X; eres simplemente una persona… Eres un “viajero”, alguien que se atrevió a explorar un poco más allá de su entorno. Un observador, un embajador, un aprendiz.

Un viaje físico, te llevará a un viaje interno porque arriba de la moto, tienes tiempo para ti, para conocerte, para pensar, para conversar contigo mismo y hasta para crear.

Simplemente: La moto es una máquina maravillosa que genera felicidad.

 “El tiempo es oro”… entonces: ¡soy millonario!… Alejandro Conde (Cuco)

Muchas veces las personas planean un viaje largo, de cientos y cientos de kilómetros… haciendo itinerarios y cumpliendo plazos de tiempo. Lo peor de todo es que lejos de disfrutar cada kilómetro, se estresan pues se enfrascan en cubrir su recorrido diario y si no lo logran se frustran. Es mejor hacer pocos kilómetros pero relajado. El afán por llegar a x punto, en determinado tiempo, puede poner en riesgo tu vida. Cualquier acontecimiento o inconveniente que cambie tus planes, no es una fatalidad o un sinónimo de fracaso: sino una experiencia irrepetible que te causará orgullo contarla.

Vive con intensidad el momento, ya sea que estés en una situación agradable o no; porque “ Todo lo vivido nos enriquece”.

Quita de tu pensamiento la idea absurda de comparación. El pueblo o país en el que naciste no es mejor o peor que en el que estás, simplemente es diferente.

NO EXISTE EL PAÍS PERFECTO. Y HASTA EL ESPACIO MAS INHÓSPITO DEL PLANETA TIENE SU ENCANTO.

LA MAGIA O DESENCANTO DE UN LUGAR, SE LA DARÁS TU MISMO A TRAVÉS DE TU MIRADA.

Nota de la autora (Guadalupe Acuña):

Las reflexiones anteriores, son el producto de horas y horas de conversaciones entre dos seres que se conocieron en un punto de América Central, y unieron sus vidas para perderse entre las maravillas de un planeta. Esos seres se fusionaron a través del tiempo, en el lomo de una moto. Sus ideas se dibujaron con verde fluorescente en mitad de la noche oscura, creando frases que ascendieron en forma de espiral.

El origen de todo esto fue dentro de una humilde pero cálida tienda de campaña: hogar de los nómadas motorizados. Él y ella entrelazaron sus manos al hablar, observando la magia de las estrellas, mientras sus mentes trabajaban en la combinación de letras.

Los pensamientos se materializaron y reclamaron: Libertad.

Algunas de estas palabras fueron liberadas entre las dunas del Sahara y otras sobre el manto blanco de los Pirineos. Y fue necesario alimentarlas con los enigmas ancestrales del Amazonas e hidratarlas entre las olas nocturnas del Caribe.

Sea cual fuera el origen de estas palabras, no fueron producto de una casualidad…

Gracias.

 

“Unos hacen el viaje de su vida.

Yo, hago de mi vida: un viaje”

                                         Alejandro Conde (Cuco).

Guadalupe Acuña.

Premio a Honda por su nulo apoyo al mototurismo

Estos días, con tanta gente hablando de la nueva África Twin, no puedo evitar pensar en la publicidad gratuita que esto supone para Honda. La marca se está ahorrando un montón de dinero en promoción gracias a miles de usuarios que se lanzan a los concesionarios a probar la moto y luego contarlo en las redes sociales. Y resulta doblemente curioso porque HONDA es una de las pocas marcas que en España nunca apoya a los viajeros que usan sus máquinas. A Fabián C. Barrio le dieron con la puerta en las narices cuando dio la vuelta al mundo en una Transalp. Lo mismo le ocurrió a Fernando Quemada con su África Twin. A Charly Sinewan tampoco le brindaron ni un ápice de apoyo mientras viajó con la Varadero y desprecio fue lo único que recibieron Alejandro y Guada después de 14 años en la ruta, también con una Transalp.

También resulta chocante ver que muchos de los que le hacen la corte a Honda despotrican contra BMW deseando su pronta extinción a pesar de que la marca alemana apoyó, desde sus inicios a infinidad de viajeros. Lo hicieron con Danny Liska, con Charly Boorman y Ewan McGregor, con Alicia Sornosa, con Miquel Silvestre y con decenas de viajeros que se acercaron a la marca con un proyecto que encajase en su política de ventas. Honda no. Honda siempre se limita a la alta competición y no hace ni caso a los motoviajeros. Si tienes dudas solo tienes que escribir en cualquier buscador “viaje en moto patrocinado por BMW” y luego cambiar BMW por la marca japonesa.

Que el nulo apoyo de HONDA a cualquier cosa que tenga que ver con los viajes en moto sea recibido con tantos parabienes y tanto entusiasmo me produce una cierta desazón y un poco de tristeza.

A Viajo en Moto nos pagan lo mismo los de Honda, los de BMW, o los de cualquier otra marca de motos: NADA. Pero si tenemos que apoyar a alguien del modo que sea no va a ser a quienes muestran desprecio por los motoviajeros y el mototurismo. Ya puede ser la mejor moto del mundo, la más fiable y la más mejor del mundo mundial, no lo pongo en duda, pero mis aplausos no los tendrá.

unlike

Ni Valladolid ni Cantalejo

Desde que empezó todo esto del Pingüinosgate hace ya más de un año hemos ido descubriendo cosas que no sabíamos. Corrieron los rumores, las falsedades, las medias verdades y se destaparon intereses bastardos que permanecían medio ocultos. Fuimos testigos de luchas internas y desde el principio, vimos a pretendientes interesados que intentaron arrimar el ascua a su sardina.

En líneas generales asistimos a un espectáculo lamentable, a una lucha de egos aderezada con la codicia y  la mezquindad en la que los aficionados a las motos nos convertimos en moneda de cambio. Yo no soy moneda de cambio de nadie, oiga. No iré a ninguna reunión en la que me traten como mercancía, como una caja de caudales con patas. No iré a la reunión que organicen unos por vengarme de la que organizan los otros y, desde luego, no acudiré a la llamada de hosteleros de ningún punto del orbe a menos que lo que tengan que ofrecerme sea algo verdaderamente atractivo, un “quid pro quo” en el que no sienta que me están hurgando en la cartera.

Al igual que tú, lector, tengo una visión muy particular del “mundo de la moto” y en esa visión no entran todos los tejemanejes que vimos estos últimos tiempos. Las llamadas al espíritu motero me resbalan. Los gritos de las verduleras me entran por un oído y me salen por el otro. Las guerras infantiles de abanderados de la verdad me producen hilaridad. Los adalides de la autenticidad me resultan bastante patéticos.

Así que, bajo estas premisas, no iré ni a Cantalejo ni a Valladolid. Ese fin de semana saldré en moto, claro, pero a una reunión más íntima en la que no hay intereses políticos o económicos de por medio. Una reunión en la que lo importante son las personas, no las motos.

Con su pan se lo coman.

puerto del Acebo

Bienvenido Mister Marshall; adiós Mister Pingüino

Al igual que en la película de Berlanga “Bienvenido Mister Marshall”, los americanos no pasarán por Cantalejo.

Tal y como comentábamos en la entrada “Cagadas de pingüinos“, el club Yo Soy Pingüino ha decidido no celebrar la concentración prevista para el segundo fin de semana de febrero en este pueblo de Segovia. Con las reservas en hoteles, hostales y casas rurales al cien por cien ha sido un jarro de agua fría para el gremio de la hostelería que ya se estaba frotando las manos ante la visita de unos cuantos miles de motoristas.

Pero el Plan Marshall de dinamización económica va a pasar de largo en Cantalejo y no se producirá la tan ansiada lluvia de millones. O si, porque los empresarios del ramo intentan mantener la convocatoria pese a todo y seguir adelante con la concentración de motos. Quizá piensen que para que acudan a su evento miles de motoristas solo tienen que encender cuatro hogueras en el pinar, contratar a dos estripers celulíticas y un grupo musical en declive para que se produzca el llenazo.

Es comprensible que después de haber hecho planes, después de hacerse ilusiones con llegar a ser, algún día, la mayor concentración de Europa, después de pensar en el gran negocio que iban a hacer, se lleven una desilusión tremenda y quieran mantener, como sea, la concentración programada. Pero una cosa es la desilusión y otra distinta hacer el ridículo.

¿De verdad creen que alguien va a acudir a una concentración invernal que tiene como objetivo último llenar los bolsillos de los hosteleros? Si bien  ya sabemos que lo que quieren vecinos, ayuntamiento y empresarios en cualquier pueblo en el que se organiza una concentración es que los moteros sintamos la hospitalidad, la bondad de sus gentes, la cultura y blablabla, a nadie se nos escapa que somos una inyección económica de primera magnitud. Pero para obtener los favores del colectivo hay que dar a cambio algo más que verbena y cubalibres. Eso sirve para el verano pero una invernal necesita un poco de “espíritu”, un poco más de “autenticidad”.

Personalmente creo que no llegará a celebrarse nada en Cantalejo y, en caso de que se haga, no será nada comparable a lo que tenían previsto. Vendrá a ser un remedo para “salvar los muebles” este año y abandonar el proyecto el año que viene. Sin embargo estos movimientos despejan la niebla castellana y vemos mejor la carretera.

ACTUALIZACIÓN: Al final en Cantalejo han optado por organizar una reunión en lugar de una concentración. http://viloriosierte.com/web/comunicado-sobre-la-concentracion-motera-en-cantalejo-si-hay-evento/

El toro de Motauros

Las disquisiciones morales siempre tuvieron un gran atractivo sobre mi. Puede que sea por mi condición de amoral, por disponer de doble moral o por intentar comprender la moral del otro, opuesta en ocasiones a la mía. De cualquier forma se me plantean enormes dudas que fluctúan, mutan y se resienten con cada giro intelectual que intento darles.

Esto mismo me pasa con la Concentración Motauros. Hace unos días saltó la polémica, una vez más, con el boicot de algunos grupos animalistas (o no) a todo lo que se lleve a cabo, se celebre o se fabrique en Tordesillas, en protesta por el Toro de la Vega. Me imagino que a los lectores de España no habrá que explicarles en qué consiste la celebración del Toro del a Vega pero como en otros países quizá no estén al corriente de nuestros festejos patrios baste decir que se alancea un toro hasta que se consigue darle muerte. Esta fiesta, considerada por muchos salvaje y cruel, es el origen del boicot a todo lo que suene a Tordesillas.

Y aquí viene mi dilema moral: ¿asisto a la concentración Motauros o secundo el boicot? Desde algunos sectores del consumo responsable se propone ir más allá y no quedarse sólo en Tordesillas, sino rechazar todo lo que venga de la provincia de Valladolid y de Castilla y León, para forzar a sus vecinos a ejercer presión sobre los habitantes de la localidad. Medicina ética, lo llaman. Aquí cabría preguntarse por qué detenerse en Castilla y León pudiendo boicotear a los productos de toda España y hacer así mayor presión. ¿No somos acaso, los habitantes de este país, responsables en el mismo grado que los de León o los de Soria? ¿No tenemos el mismo nivel de culpabilidad uno de Los Ancares que otro de Miranda de Ebro? Ya tengo enunciada mi primera duda, los destinatarios del boicot.

Luego tenemos el asunto del Motoclub. Se llama Motauros y su logotipo es un toro, clara alusión al Toro de la Vega y a la afición local por el bóvido en cuestión. Desde el club se esfuerzan en señalar que nada tiene que ver una cosa con otra, que es una fiesta de moteros y allí no hay toros ni nada que se le parezca. Pero el logotipo es un toro…. Segunda duda existencial.

Si continúo horadando en los pros y los contras vuelvo a quedarme atascado, esta vez en la generalización. ¿Serán todos los habitantes del pueblo cómplices de la muerte del Toro de la Vega? Habrá gente, supongo, a la que le de igual o que, incluso, esté totalmente en contra de la celebración.

Y aún está el tema de la efectividad. ¿Sirve de algo hacer boicot a una concentración de motos, una maratón o unos polvorones para terminar con el festejo taurino?

Por último me pregunto si debo secundar el boicot cuando estoy usando zapatillas Nike, comprando en Zara, usando teléfono móvil con coltán y moviendo mi moto con el petróleo que patrocina decenas de guerras en todo el mundo sin que todo eso me afecte en demasía. ¿Debo, pues, abrazar una causa por encima de otras? ¿Debería abrazarlas todas?

El pedante lenguaje policial

Personada una dotación en el lugar previamente establecido se procederá a realizar las correspondientes prueba de alcohol espirado a los usuarios de la vía con el objeto de llevar a cabo las pertinentes medidas de control…

Guardia CivilCada vez que salen los efectivos policiales en televisión asistimos a una retahila de pedantería y chorradas que no tiene parangón más que en programas de humor. Como si se tratase de un atestado policial, caduco y acartonado, hacen declaraciones ante la cámara dignas de una parodia de sí mismos. ¿Alguien, que no sea de los cuerpos policiales, habla así en la vida real? Y me refiero al lenguaje verbal porque en el lenguaje escrito me consta que los atestados son un verdadero monumento al barroquismo. De verdad es necesario usar esos términos tan pedantes para dar imagen de seriedad?
El atestado policial está sujeto a una serie de formalismos, frases hechas y en general, un conservadurismo léxico que se enroca como la justicia a la que sirve. Pero ¿es necesario su uso, siempre impostado, para informar a los televidentes de un hecho?

Lo que consiguen la Guardia Civil y la Policía con este lenguaje rimbombante es dar una imagen caduca y “demodé”, alejada de toda naturalidad y, en ocasiones, inextricable. El lenguaje es una herramienta de comunicación pero, a tenor de lo que escuchamos, en sus bocas parece más bien destinado a confundirnos. Usar esos términos pretendidamente jurídicos, esas expresiones rebuscadas con tecnicismos huecos es un acto de pedantería rayano con lo ridículo. Ver a la Guardia Civil de Tráfico en la tele explicando accidentes, controles de alcoholemia o cualquier otra tarea sencilla de entender por cualquier ciudadano es como escuchar a uno de aquellos primeros programas de inteligencia artificial.

Capítulo aparte merece a moda instaurada, de un tiempo a esta parte, entre todos los cuerpos policiales del país: disponer de un cuerpo agradable de ver como portavoz oficial. Como quien no quiere la cosa han ido colocando en los puestos de portavocía a las jovencitas más atractivas que tenían en plantilla. El resultado es que cada vez que en el noticiario sale un asesinato, una aprehensión de droga o cualquier asunto relacionado con el quebrantamiento de la Ley, hay una tía buena vestida de uniforme para ilustrar la actuación policial. Si además la fémina usa la jerga judicial tenemos el cóctel perfecto para hacernos una idea de lo que la gerontocracia policial entiende por un unas fuerzas de seguridad modernas y al día.

Después nos hablarán de machismo, de la mujer como objeto y de igualdad.