tecnología

Cascos Inteligentes

Vamos a contaros como ha quedado el proyecto Skully y los otros proyectos que hay en marcha, así como las realidades que puedes llevarte a casa por unos cuantos euros.

Luz láser antiniebla

Siguiendo con el tema de la seguridad en carretera hoy hablaremos de la luz láser antiniebla, un invento que ya lleva unos años rodando por ahí pero que nunca he visto en vivo. La idea es sencilla: una luz láser de color rojo que marca un línea detrás de nuestro vehículo y que el que nos sigue no debería de rebasar. No resulta peligroso para el resto de conductores porque el láser siempre apunta al suelo y no hay peligro de deslumbramiento. El precio de esta tecnología novedosa es… cinco euros! Puedes encontrarla en eBay buscando «laser fog«, por ejemplo. Pero que no se te pongan los ojos haciendo chiribitas porque me imagino que este invento no estará homologado en España. Además del modelo básico con la línea roja los hay de fantasía que proyectan imágenes en el asfalto (balones de fútbol, setas, estrellitas…)

Aquí os dejo un vídeo del aparato en cuestión.

Laser antiniebla

Luz láser antiniebla colocada en un scooter.

HUD Ride. Una minipantalla exterior para el casco

El año 2014 nos dejó un montón de cacharrería tecnológica a la que el mundo de las motos no fue ajena. Se presentaron prototipos, se diseñaron objetos de consumo, se fantaseó… Y algunos proyectos llegaron a ponerse en marcha.

Este es el caso de HUD Ride de Nuviz, una especie de microproyector que nos muestra información en el dispositivo. Recuerda un poco a los cascos de los pilotos de combate en el que una micropantalla va mostrando la información al usuario.

nuviz2

El dispositivo de Nuviz va montado en el exterior del casco y muestra la información en un display diminuto. Una información que por las propias limitaciones del sistema es casi minimalista. Pero el defecto se convierte en virtud ya que, al mostrar información menos detallada, hay menos riesgos de distracción. Por ese mismo motivo se han negado a usar imágenes de una hipotética cámara posterior, para no despistar al usuario. En palabras de los responsables de diseño, «si la cabeza gira a la derecha, la imagen que se muestra es la de la izquierda y eso manda señales contradictorias al cerebro«. Por ese motivo no han querido implementar la visión «retrovisor«. Por otra parte los espejos parecen más eficientes y baratos. En lo que sí están trabajando es en una cámara inalámbrica anclada a la parte posterior de la moto que no tendría los problemas que supone girar la cabeza.

En el display se proyecta la información que escojamos desde un mando anclado al manillar y que se puede accionar con los guantes puesto. ¿Qué es lo que nos muestra en HUD? Información sobre la meteorología, navegación GPS, telemetría variada, comunicaciones telefónicas, música, etc.

Lo bueno de este dispositivo es que no resulta tan invasivo como otros lo cual no entorpece nuestro campo de visión y no compromete la atención del piloto. Lo peor es que, al no ir integrado en el casco, provocará ruidos y afectará, de uno u otro modo, a la estética.

Las innovaciones en todo lo relacionado con la implementación de tecnología de última generación son constantes. La bajada de precios de muchos microdispositivos como cámaras, pantallas o sensores, unida a la popularización de los smartphones de última generación, hará que durante los próximos años asistamos a todo un boom tecnológico, especialmente alrededor de los cascos.

Nand Smart Logic, el casco con sensores, cámaras, alerta de colisión y más.

Nand Smart Logic

Nand Smart Logic, el casco más ambicioso en cuestión de tecnología.

Hace unos días nos hacíamos eco de los cascos que vienen, la combinación de tecnología y protección que tiene como objetivo nuestra cabeza. Cascos de fabricación rusa a norteamericana equipados con, a tenor de lo que vamos a ver, la penúltima tecnología. Si, la penúltima, lo que dentro de tres días será obsoleto porque lo último viene de la mano de Nand Logic, un proyecto que aún está en fase de prototipo pero que promete. Y mucho.

Según la revista Gizmag un chip multinúcleo será el que gestione todo lo que este casco trae dentro, a excepción de nuestra cabeza. Acelerómetro, giroscopio, sensor de luz ambiental, módulo Bluetooth y módulo GPS, además de sensores de temperatura y humedad son algunas de las golosinas tecnológicas con las que va a venir equipado este supercasco. Con todo ello será capaz de grabar nuestro viaje en HD tanto en visión delantera como en trasera lo cual puede servirnos, a la moda rusa, para posibles reclamaciones en accidentes. Esta cámara no funcionará como «retrovisor», al contrario que el en casco Reevu. Pero para lo que sí sirven estas cámaras es para, utilizando complicados algoritmos de seguimiento de objetos, determinar si va a haber una colisión inminente con cualquier otro usuario de la vía y lanzarnos una alarma sonora y de led´s.

Usando su acelerómetro, su giroscopio y el GPS en casco es capaz de determinar nuestra posición, de saber cuando hay una frenada o un giro y encender las luces de freno o intermitentes según sea necesario.

En el apartado «sensores» dispone de un medidor de luz que detecta cuando se hace de noche o se entra en un túnel y es la hora de encender sus led. Con los sensores de temperatura y humedad el casco «sabe» cuando hay mucho calor y puede abrir ventilaciones y encender el ventilador que lleva incorporado.

Si en el exterior el ruido del viento resulta molesto los micrófonos externos lo detectarán y harán que se active el modo silencioso en el sistema de audio. Al mismo tiempo, si lo que detecta es una sirena de servicios de emergencia nos avisará con una alerta para que actuemos en consecuencia.

Por supuesto la comunicación con el smartphone será total de modo que podremos ir escuchando música, recibiendo o haciendo llamadas o dándole órdenes a nuestro asistente de voz para que envíe un tuit a @viajoenmoto.

El casco fue presentado en el CES de Las Vegas y pretende obtener la financiación necesaria a través de Kickstarter . Lo más sorprendente es que la empresa pretende que el casco tenga un precio inferior a los 500$, un precio muy inferior a los productos de la competencia.