Cinco consejos prácticos para no tener que llevar la moto al taller.

mecanico-gileraEsta serie de consejos está extraída de Consumer Reports, una asociación de consumidores que viene desarrollando su labor de informar y reclamar desde el año 1936.

¿Qué es lo que tienes que hacer para que tu moto vaya con menos frecuencia al taller?

Pues según el estudio que Consumer Reports ha hecho entre los mecánicos hay que seguir estas indicaciones:

  1. Seguir un mantenimiento adecuado. Es el consejo principal. No esperar a que las pastillas se gasten y estropeen el disco, no dejar los filtros hasta que se agujerean, estar atento a los cambios de aceite… Son cosas que a muchos motoristas se les olvidan, bien sea por dejadez o por usar la moto de forma poco habitual. Sea como fuere, a menos atención al mantenimiento más averías.
    El “mantenimiento preventivo” es la clave de la longevidad de la moto.
  2. Mantener la presión de los neumáticos. Cada mecánico mencionó la presión de los neumáticos incorrecta como una de las taras constantes en las revisiones que hacen. Con baja presión en las ruedas la moto es inestable, no tumba como debiera y la dirección va más dura.
    Comprueba las presiones cada semana.
  3. Revisar los frenos. Las pastillas de freno son un repuesto que no resulta demasiado caro pero una vez que llegan más allá de su límite los surcos en el disco de freno están asegurados.
  4. Inspeccionar la moto con regularidad. Generalmente, antes de un viaje largo, le dedicamos a la moto un buen rato. Miramos por aquí y por allá para ver que todo esté correcto. Acostúmbrate a dedicarle tiempo más a menudo fijándote en sus “tripas”. Busca fugas, babeos, desgastes… No descuides la seguridad pasiva.
  5. Guardar correctamente. La gente que tiene la moto parada durante semanas o meses es la que debe prestar más atención a un correcto almacenamiento.
    Ruedas levantadas del suelo para evitar el agrietamiento, batería desconectada o con cargas de mantenimiento, un estabilizador de gasolina para evitar que el combustible envejezca y oxide…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *