Programa 35. Póquer de Damas

Programa número 35. Póquer de Damas

poker-de-damasUna vez hemos dejado atrás los meses veraniegos y los grandes viajes estivales, encaramos este otoño de meteorología imprevista con una buena jugada, un Póquer de Damas que nos harán viajar y que nos transportarán a paraísos lejanos y a edenes cercanos.

En este póquer de damas tengo el honor de presentar, por orden de grabación a Anita Hernández, Belén Meléndez y Olga Ferro, tres chicas aguerridas que se han lanzado a la carretera com les ha dado la gana. Anita lo ha hecho en una Marauder de 125 y se embarcó en un viaje en solitario por el Norte de España que, además, era su primer viaje largo en moto.

Belén se fué con Sergio Morchón a Cabo Norte pero no en la BMW de Sergio, que va. En una Derbi de 125, a su ritmo y sin prisa.
Olga, experimentada motorista desde hace años, se lió la manta a la cabeza y, con unos cuantos compañeros de viaje, se fue a recorrer el Norte de la India en una Royal Enfiel alquilada allí.
Las tres nos cuentan cómo les fue en sus respectivos viajes.

Luego tenemos a otra chica que ya conoce lo que es dar la vuelta al mundo en moto, que sabe de la Moyale y de manejarse a la perfección a los mandos de una BMW, Alicia Sornosa a la que pillamos en Japón a la espera de embarcar su moto hacia Madrid. Alicia lleva dos meses y pico viajando, ha atravesado Kazajistán, Mongolia y Rusia y ahora está en Tokio. La hemos visto vestida de maiko y nos hemos quedado ojipláticos. Ella misma nos cuenta eso y otras mil cosas.

 

3 comments on Programa 35. Póquer de Damas

  1. Jose Nieto dice:

    “alguien te pone una moto entre las piernas…” Este comentario ya vale por todo el post. Mi mas sincera enhorabuena por el programa de hoy y me quito el craneo con las protagonistas de este podcast.

  2. Angel dice:

    Yo no sé de que te ríes, yo he ido a Normandía con la moto de Belén (cuando era de Martita 🙂 se la pedí prestada, jeje)

  3. Olgatt dice:

    Graciasssssssss!!!!
    Fue un auténtico placer grabar con Roberto y las demás moteras, aunque el miedo a pisarnos unas a otras creó que lo hizo un pelín soso 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *