Dos motos del absurdo

Deja una respuesta